Crónicas Literarias

Reseña: Museo Yōkai. La Colección de Yumoto Koichi


«Yōkai» es el nombre que se usa para los fantasmas del folclore japonés. Son una parte importante de su historia y su tradición. Muchos artistas se han sentido atraídos por ellos. Koichi Yumoto ha recogido recuerdos culturales de los yōkai para mostrar cómo estos fantasmas han cambiado a lo largo de los siglos y cambiaron esas épocas. Una colección visual que abarca desde el período Edo (1603-1868), hasta mediados del siglo XX. Estamos ante la mayor exposición dedicada a estos monstruos sobrenaturales, más de tres mil artículos que incluyen pinturas, grabados en madera, tesoros de la antigüedad como un traje de guerrero, cubiertas de la hoja y kimono y/o objetos de interés más modernos. Por ejemplo, carteles, anuncios, máquinas, juegos… Mientras se discute si existen o no, tampoco podemos negar que no sean reales. Este libro es un testimonio de la importancia del yōkai en la imaginación y cultura japonesa.

Un libro de tamaño grande, la portada de por sí ya es impresionante. Su interior simplemente os fascinará con su colorido y tamaño de las láminas. Algunas ocupan dos páginas completas. Criaturas extrañas e incluso leeremos un poco de historias de fantasmas. Un verdadero tesoro visual que destaca como una colección de arte. Y consta de seis capítulos.

El primero nos comenta los Rollos Ilustrados, donde apreciamos entre otros, el rollo ilustrado del desfile nocturno de los cien demonios, el rollo ilustrado de monstruos a granel o rollo ilustrado de los dos mundos. Seguiremos con El Mundo de los Libros Yōkai; de nuevo sabremos del desfile nocturno de los cien demonios, el libro ilustrado de monstruos, libro de dibujos de las cien historias o Nueva Historia de los Monstruos de lo Profundo de la Montaña.

La tercera parte nos lleva a todo color, al mundo de Nishiki-e; una técnica de impresión mediante moldes de madera. Veremos a los yōkai aparecerse en sueños al Emperador retirado Go-Toba, las cien historias de China y Japón o el Minamoto no Yorimitsu enfrentándose a la araña Tsuchi-Gumo… La cuarta parte se llama Yōkai para Jugar. Durante el periodo Edo no todos los fantasmas eran criaturas terroríficas, habían muchos que eran amistosos. De ellos salieron varias clases de juegos y pasatiempos para el entretenimiento, tablero de juegos de los monstruos de historias antiguas, tablero de juegos de los monstruos reptantes, juego de cartas de fantasmas… La quinta parte se titula Los Yōkai que Acechan en la Vida Cotidiana, y es que estos seres no se limitaban a estar solo en ilustraciones o en dibujos. En cierta forma, llegaron a entablar una relación próxima con humanos y estos los llevaron a estar entre sus objetos de a diario: kimonos, obi, chaquetas, abanicos… En el último capítulo titulado Yōkai y Oraciones nos encontraremos con artículos relacionados con la fe y los peregrinajes a los templos sintoístas y budistas: láminas, tablillas y demás que servían de ofrendas. Pero el libro no acaba aquí, cerrando páginas, tendremos una descripción de las obras y unas postales yōkai.

¿Increíble, verdad? Un libro que es una joya.

Cuentan que el yōkai se imaginó primero, susurrando en la oscuridad, haciendo crujir más allá de las pantallas de papel y la proyección de sombras distorsionadas… Luego, impulsado por el miedo y la imaginación del hombre, se hizo real. Adentraos en este misterioso mundo, en este maravilloso libro, no os arrepentiréis.

Categorías

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.