Crónicas Literarias

Reseña: Hija de las Sombras, de Felicidad Martínez


Hay libros que llego a ellos por quien lo escribió. Otros en cambio me siento atraída por su titulo. Hija de las Sombras, me gustó. Tenía ese algo misterioso que atrae a los lectores, por que el veneno suele concentrase en botellas pequeñas al igual que el perfume. Ese título fue como una fragancia embriagadora que me arrastró hacia él. Aunque voy a reseñar el primero, no se trata de ninguna trilogía. En realidad, viene a ser un libro que se partió en tres partes, publicándose de esa forma. Fantasía con un fondo sobrenatural cuya historia toma vida en el París de 1785, unos años antes de la Revolución, nuestra protagonista principal Sophie Dumartin, es una mujer joven que pertenece a la baja nobleza. Hasta ahora había gozado de una vida tranquila en su estatus social, pero una noche se perderá en el laberinto de callejones que forman el lado más oscuro de París, topándose con un monstruo de piel humana y sed de sangre. Nos lleva hacia un estremecimiento satisfactorio, cuando ella sienta el miedo de saber que se encuentra junto al monstruo y aun así no puede evitar sentir placer sexual. Atracción por él.

Estamos ante una novela de vampiros contada en primera persona por su protagonista femenina, mientras que un narrador va acercándonos hacia la otra parte de la historia. Es una narración sencilla, pero bien escrita. Es verdad que se siente juvenil por la edad de Sophie, al ser una chica adolescente, su vocabulario sus pensamientos deben ir acorde con su edad. Pero no os dejéis engañar, hay suficientes elementos victorianos que nos transportan hacia el autentico mito del vampiro. El no-muerto viajando en una carroza gracias al hecho de que en ese siglo se utiliza como un medio de transporte. Los síntomas de la posesión vampírica o ese encantador monstruo susurrando órdenes. Ataúdes escondidos en un mausoleo, el requisito del permiso para cruzar un umbral o la capacidad de hipnotizar. Nuestra autora sigue los patrones vampíricos Stoker con su Drácula o eso creí entende. Sin dar tiempo a reaccionar, jugará con nuestras obviedades y les dará la vuelta.

No es una trama predecible. Es la historia de una joven y un secreto familiar, un juego de supervivencia de monstruos, pero también es la historia de la liberación de una mujer. Una época en que las mujeres eran consideradas poco más que un adorno para el hombre. Un tiempo revolucionario de ataque a las clases sociales. Casi diría que este volumen se puede dividir en su encuentro con el monstruo sobrenatural y su encuentro con el monstruo humano. Al ser el primer volumen algunas cosas dan la sensación de quedarse en el aire, como si la autora se hubiera olvidado de ellas. No os preocupéis, todo está medido para dejar intriga. Aquí lo que vamos a seguir es el crecimiento personal de una chica que se hace mujer demasiado rápido. El misterio del legado queda ahí dormido entre odios, amor y venganzas. ¿Quiénes son los hechiceros? Dolor, sufrimiento… Felicidad Martínez supo ponerse en la piel de Sophie, le entregó la dulzura de la juventud que ve la vida pasar. La autora en las últimas páginas entendió que un monstruo nunca siente que es un monstruo. ¿Es malvado el gato por que tortura a la presa?

El Mal es una cuestión de perspectiva.

Un final casi cerrado que te deja con la sensación de que queda lo mejor en los siguientes libros. Y eso siempre es bueno. Un motivo para esperarlos.

Categorías

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.