Crónicas Literarias

Reseña: La Belleza del Mal, de Annie Ward


Pocas veces recomiendo un libro al principio de mi reseña. Estaba tan convencida que sería un thriller más de tantos que…, ¡qué malos son los prejuicios! ¡Qué alegría comprobar mi equivocación! A nuestra protagonista, Maddie, le asustan muchas cosas, algunas de ellas: cuando su hijo llora, los hospitales, los lagos o cuando su marido se enfada. Sus miedos me ponían nerviosa haciéndome sentir cierta intranquilidad en cada página. Pero todo comienza con una extraña llamada a la policía. En una casa bonita de esas que desde fuera rebosa paz y tranquilidad, y que está situada en un pequeño pueblo llamado Meadowlark (Kansas), en ella, un agente que se horroriza ante la cantidad de sangre que hay en el suelo y salpica los muebles. ¿A quién pertenece? Ese será el misterio principal de varios hilos a seguir tales como un matrimonio, un niño pequeño y una amistad de aquellas que no somos capaces de romper. ¿Quién engaña a quién?

Contada mayormente por la propia Maddie, nos llevará a diferentes escenarios. Países como Bulgaria y Macedonia donde conoció a su gran amiga Joanna y a su actual marido Ian. La autora hace un tremendo trabajo narrativo en esta parte contándonos las vidas de cada personaje, buscando la mayor realidad posible. Le pone voz a cada uno de ellos, y aunque no somos capaces de escucharlos más que en nuestra imaginación lectora, nos asustan, nos intimidan, los sentimos vivos. Puede que algunos detalles sobren o no aporten nada al misterio, pero recomiendo leerlo despacio, con calma, pues en ellos se encuentra la llave para abrir esta escalofriante caja de pandora.

Estamos ante una trama que puede ser un tratado sobre la amistad y a la vez enlazar emociones psicológicas. Profunda y oscura, explora el tema del abuso. Bien escrita, la autora sabe sostener a sus personajes ricamente desarrollados mientras mantiene el suspense. Deseos, engaños y obsesiones enfermizas, todo bien equilibrado, nos preguntamos en qué momento algo hermoso se convierte en maligno. Contada desde diferentes puntos de vista, con saltos en el tiempo, leeremos pensamientos de sus protagonistas, mensajes escritos que nunca se enviaron, trozos que nos removerán por dentro y entenderemos la importancia de escribir algo y borrarlo luego ante la duda. ¿Qué hubiera podido cambiar si al final hubiese sido leído por su destinatario?

Mentiras, lagunas mentales en busca de la realidad, son pequeñas minucias que nos va dejando su autora para que seamos capaces de ver las manos mientras tantean el crimen perfecto. Personalidades fuertes, inseguras, moviéndose entre realidad y delirio, provoca ansiedad reconocer ese lado oscuro nuestro que creemos controlar o incluso esconder. Casi cuatrocientas páginas para averiguar qué ocurrió en esa casa, pues hay personas que se pasan la vida planeando, hay personas a las que amamos demasiado.

Una novela demasiado real.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.