Crónicas Literarias

Reseña: Impías, de Carmen Moreno


Pilar Pedraza tiene razón en su Prólogo, qué sencillo es separar «juntaletras» de la palabra escritor. Unos escriben porque les apasiona escribir, Carmen Moreno escribe por que sabe hacerlo, ésa es la diferencia. Contada en tres secciones, esta poderosa historia se alimenta de los fuegos de la libertad femenina. Utiliza a tres mujeres y su papel a través del tiempo. No retiene nada mientras explora el mundo desde la Inglaterra del siglo XIV hasta la Guerra Civil en España junto a los años de la Transición. Unas mujeres que aún estando separadas por el tiempo, siguen unidas como si de hilos de telaraña se tratase. Ellas son fuertes, rebeldes, no desean ser sometidas, entendieron su fuerza, su coraje. Las historias son tremendas, sin llegar a tener ese punto en el universo del Terror, pero estremecen, porque cuentan que los mayores escalofríos los experimentamos en los hechos que sentimos reales.

Sabremos sobre Juana de Leeds , que siendo monja quiso seguir su sueño de convertirse en prostituta y es que ya se sabe, los caminos del Señor son inescrutables. Me encantó la personalidad que le dio su autora, ese grito de que cada uno hace de su cuerpo lo que le da la gana, aunque somos conscientes del alto precio que conlleva romper las normas.

En la segunda historia conoceremos a Judith, la parte narrativa más larga de las tres. Una chica que es obligada a recluirse en un convento tras sufrir lo insufrible, con una vida que es el verdadero corazón de este libro conteniendo las escenas más terribles. Esas que nos llevan a presenciar la lamentable realidad.

La tercera historia la protagoniza Eleanora. A ella la sentiremos más cercana al transcurrir su momento en la dictadura franquista. A través de sus ojos, sabremos qué horrores vio cuando se refugió dentro de una iglesia.

Pero lo verdaderamente maravilloso es el modo en que lo escribió Carmen. La narrativa es minimalista y directa. No hay palabras desperdiciadas para inflar las páginas. Ese relleno que tanto molesta a los lectores. Aquí no ocurre. Su lenguaje es duro, desolador, en algunos momentos, sin pasar por ningún filtro, hace que el conjunto se beneficie de un enfoque esbelto. Nos deja un libro que ensalza la belleza en las imperfecciones de la humanidad al mismo tiempo que celebra y llora la condición de ser humano y sus cargas. La autora quiso y consiguió que fueran mujeres las que sostienen esta historia. Pilares. Sin pedir disculpas, ella va atrayendo al lector, y no hay forma de leer este libro sin permanecer indiferente. Como una luz demasiado molesta, el libro ilumina las sombras que escondemos en nuestros corazones.

Ciento y sesenta y dos páginas tan sufridas como maravillosas. Ficción, aventuras de unas féminas que sólo quisieron romper las ataduras establecidas. Desgarrador, su autora supo escribir lo que su mente y su consciencia le dictaba. Recomendarlo se me queda corto. Lo aplaudo.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.