Crónicas Literarias

Reseña: La Corporación, de Rob Hart


A medida que el mundo está aterrorizado por la violencia, el cambio climático y la pobreza, solo Cloud una poderosa corporación virtual parece ser un faro de esperanza. Tiene todas las respuestas y busca brindar seguridad a los ciudadanos asediados a cambio de mano de obra. Deberán trabajar para ellos. Parece un trato justo, pero… No hay alegría sin Cloud, o al menos, eso es lo que el mega-monopolio en el libro de Rob Hart hace creer a los ciudadanos.

Podría decir que esta historia es ficción, pero escuchando las noticias actuales es difícil leerla como tal. La narración es en gran medida un recuento de los eventos actuales que se desarrollan en nuestros días y una distopía muy real. Horrible en su precisión, la corporación Cloud busca satisfacer cada necesidad, mejor, más rápido y más barato que nadie. No hay competidores reales. Cualquier pequeña tienda cae bajo la presión y la eficiencia de ella. Al igual que los Centros de Cumplimiento de un Amazon (apenas disfrazado por el autor) que parecen ser el equivalente del mundo real; a los empleados se les promete un lugar perfecto para trabajar lleno de oportunidades. En realidad, la máquina insaciable del progreso mastica a los trabajadores. Su existencia se convierte en una contradicción…

Rob Hart escribe como alguien que ha experimentado ese lugar de primera mano. Esto no es inusual. En nuestro mundo real de ahora, muchos trabajadores se ven obligados a vivir la misma experiencia infernal que él describe. Corporaciones que descansan sobre las espaldas inclinadas y golpeadas de los trabajadores que deben trabajar a velocidades inhumanas, compitiendo contra mecánica y robots, para mantener sus trabajos. «La Ley de Responsabilidad del Trabajador» os pondrá los pelos como escarpias. Funcionan si están enfermos o agotados, los pobres y sin educación son arrullados por cantos de sirena. Prometen salarios altos, una voz y la oportunidad de subir un escalón más. En realidad, todo lo que van a ver son los paquetes interminables que alimentan a un monstruo insaciable impulsado por el consumidor.

El autor no se basó solo en un supuesto Amazon, también hay otros como Apple Watch o un gobierno más preocupado por satisfacer a la corporación que a los propios humanos. Construye su historia con personajes detallados y bien desarrollados y una trama que hace que sea una pesadilla aterradora de leer. En parte, esto se debe a su hábil habilidad como escritor, pero también al reconocimiento que encontramos en esta historia de nuestro propio mundo. Y el vistazo detrás de la cortina en las fábricas que ofrecen nuestra comodidad y a qué precio…

Todo esto lo iremos sabiendo de las narraciones alternas de los tres personajes principales. Paxton trabaja allí después que su pequeño negocio se arruinara por culpa de esa empresa. Zinnia tiene una misión secreta y Gibson es el fundador de Cloud. Cada narración nos aporta diferentes puntos de vista desde el poder del capitalismo al trabajador. En definitiva, un thriller fascinante contado dentro de un tono oscuro que nos hace pensar en una realidad demasiado cercana. Inteligente y estremecedor con un punto de suspense, pero con un final que deja muchas respuestas en el aire.

Buen libro, lo recomiendo.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.