Crónicas Literarias

Reseña: Último Suspiro, de Robert Bryndza


Estamos ante otro de los títulos de la serie de Erika Foster. Como todos los demás libros, se puede leer de forma independiente. Cada uno son casos diferentes. Aunque si decidís leerlos en orden, es verdad que la capa individual de ellos hace que entendáis mejor el desarrollo del personaje principal, la detective Erika Foster. Pero ya os digo, aparte de animaros a saber de la saga, esta historia la vais a disfrutar por sí misma.

Una trama oscura, maligna, donde regresa la detective Erika para resolver unos crímenes de un asesino en serie. Sabremos del cuerpo de una chica joven dentro de un contenedor de basura, ha sido torturada salvajemente antes de morir, pero por lo visto no es la única; en el pasado, otra chica fue asesinada en las mismas circunstancias. Se usó la misma tortura. Pero mientras Erika y su equipo investigan el suceso, será secuestrada una tercera. Hay que buscar al sádico antes que utilice ese cuerpo para destrozarlo de nuevo…

Con un prólogo bestial, donde solo leyendo esas pocas páginas vais a estar enganchados. El asesino es espeluznante, sonríe ante su obra, espanta con la mano las moscas de la muerte, sentiréis en ese momento que vais a leer algo muy bueno. Robert Bryndza se tomó su tiempo dando vida a los personajes. Si sólo trabajara en la acción, el libro no tendría alma. Si sólo fueran personajes, sería plano. En cambio, combina los dos elementos para crear una historia que pone los pelos de punta. Él no se basa sólo en la acción para llevar la historia, lo equilibra con momentos empáticos entre sus protagonistas. Colocándolos luego en una situación en la que experimentamos un miedo genuino, auténtico, porque los ha hecho reales para nosotros. Eso sí, podría decir que tal vez tomó un riesgo creativo al desviarse de su fórmula exitosa que utilizó en los otros libros, pues aquí sacude al lector en una trama más arriesgada y le funcionó. Bryndza no sacrifica nada en su calidad de trabajo, el repentino giro que dará todo es una verdadera delicia.

¿La parte más interesante? Vamos a conocer al asesino pero eso no le va a quitar ni un poco de misterio a la trama, es todo un placer estar en su mente, saber qué pasos da. Recordad, las primeras muertes fueron amables. Descubrimos los detalles de mano del forense que nos mantenía en una distancia segura. Para la tercera víctima no tenemos tanta suerte, estaremos ahí. Experimentamos cada corte del bisturí a medida que la carne se separa del hueso y el grito se separa del alma…

Una maravilla, es lo que es, repleto de tensión, el corazón en un puño. Cuatrocientas y pico páginas en dos días, con eso ya digo más que suficiente. Aunque nos encontramos cara a cara con el horror, aquí hay un pacto entre el lector, el autor y la protagonista. Es un menage emocionante lleno de placeres inesperados y miedos. Así que no olvidéis que por internet se esconden asesinos dispuestos a utilizar su arma blanca. Quedar por la red en busca de una cita, en esta novela se convierte en la noche perfecta para ser su próxima víctima.

Lo aplaudo.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.