Crónicas Literarias

Reseña: Malasangre, de Helena Tur


En la segunda mitad del siglo XIX, mientras la reina Isabel viaja hasta Ponferrada, Henar, joven huérfana de dieciocho años, va hacia dicha comarca para trabajar en una granja de abejas. Un lugar al que debía de haber llegado una niña que desapareció en extrañas circunstancias. Allí se encuentra con la dueña, una mujer gallega de las duras, poco amable y con un marido cruel que se dedica a asuntos poco legales. Pero bajo ese techo la chica recién llegada, hallará paz junto a la hija de su ama. También conocerá la pasión en brazos de un buscavidas. En sí, podría ser la historia de tantas chicas ganándose el sustento y conociendo el amor, si no fuera por que con su llegada han comenzado a aparecer niñas asesinadas con un corte en el cuello del cual no queda ni una sola gota de sangre…

Lo primero que quiero deciros es, que más allá de la historia es un libro con una prosa muy hermosa, contada en tercera persona y que usa un vocabulario rico y relajante. Me ha gustado ese fondo histórico acompañado de misterio y suspense. En cambio me pareció raro que muchas de las situaciones se resolvieran tan fácilmente, el factor suerte siempre parecía estar ahí, una historia que se movía con encuentros demasiado casuales dejando fuera el elemento sorpresa en varias situaciones. Henar es la protagonista principal de los personajes, pero hay otro más inquietante al que sentiremos respirar en cada página. La comarca leonesa del Bierzo es ese escenario verdaderamente impresionante, y la ambientación creada por la autora, sobresaliente. Un libro escrito para ser leído con calma, repleto de detalles, a veces acompañándolos con un tono poético.

La situación política de entonces de la España dividida en carlistas, isabelinos e incluso republicanos, destaca en la historia siendo parte importante en algunos momentos. Sencillo de leer, no cansa al lector. Todo fluye de la mano de una mujer que sabe narrar y mover unos personajes con carácter, fuertes, tiernos, cercanos, todos bien preconcebidos. Entre ellos tendremos huérfanas, contrabandistas, hidalgos, apicultores y lo más terrorífico de todo un terrible mito (donde Helena Tur usa la historia real de un asesino), para construir esta ficción.

Novela de intriga que bucea en el Terror, atrapándote en esa tierra desapacible que esconde su propio secreto. Aun así, queda tiempo para un romance, que nos recuerda que el destino existe. Ese comienzo tranquilo irá cogiendo fuerza a mitad del libro para que intuyamos al asesino. La autora consciente que eso podía quitarle interés le dará un giro inesperado. Podría decir sin tapujos que juega un poco con el lector moviendo a sus protagonistas dentro del enigma. El ambiente rural de la época le da un tono opresivo, maligno en la estructura narrativa. Por lo que me ha gustado, lo he disfrutado, no sentí que la autora forzará nada trabajando unos diálogos simples que se sienten creíbles. Un libro que se deja leer hasta el final sabiendo que el tiempo que le dedicaste valió la pena.

Dicen que la verdad está escrita en la tierra, también dicen que está escrita en la sangre. En Malasangre podréis ver que es cierto.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.