Crónicas Literarias

Reseña: La Oscuridad que Conoces, de Amy Engel


La Oscuridad que Conoces, comienza con el asesinato de dos niñas de doce años. Ambientada en la parte más pobre de Missouri Ozarks, en una pequeña ciudad con grandes secretos, Eve Taggert se encuentra inconsolable tras el asesinato de su hija y su objetivo es descubrir al asesino y qé sucedió. Eve sabe perfectamente cómo es el lado oscuro de la vida, su propia madre, una drogadicta, se encargó de enseñarle. Y eso que intentó por todos los medios no ser como ella, pero ahora necesita esa crueldad para enfrentarse a la verdad. En su búsqueda de justicia vuelve a aquellos bosques tranquilos. Lo más aterrador: regresar al remolque de su madre.

La Oscuridad que Conoces es mucho más que un thriller de asesinatos. Creemos que la vida nos tratará bien por ser buenas personas, no matamos, no robamos, pero la vida juega su partida ajena a la nuestra. Eve luchó por una vida mejor al lado de su hija y ahora alguien la mató, para nada le valió todo su sacrificio. No estamos ante una lectura fácil ni bella y algunas partes son duras de leer. Contada en primera persona por Eve sabremos del dolor de una madre empapando cada página. Ella compartirá con nosotros su existencia desde la infancia, pasando por los abusos de su madre. No es dulce en sus palabras, su voz la sentiremos oscura, tensa, tal vez porque ya sin una hija a la que cuidar descubrió que se parece demasiado a aquella que tanto odia. Su búsqueda de justicia la arrastrará de vuelta, no sólo a las partes más tenebrosas de la ciudad, sino también a unos recuerdos del pasado que creía olvidados. Y es que la novela indaga en las relaciones entre madres e hijas, amor y traumas, esos que nunca se curaron.

Cruda e inquietante, una trama que viviremos con intensidad porque abarca lo que es la clase trabajadora que lucha por salir de la pobreza. Maravillosamente bien narrado, aunque su realismo deprime, una madre buscando venganza, sus palabras en cierto modo oprimen y nos hielan la respiración intentando digerir la historia. Vueltas y giros te mantienen atrapado. Todos parecen sospechosos, todos tienen algo que esconder, aun así, intuimos al asesino, no es difícil, la autora tampoco quiso esconderlo y a nosotros los lectores no nos importa demasiado ese detalle. Eso se debe a que la atmósfera conmovedora que mueve la protagonista lo llena todo, es ella la que nos empuja a seguir leyendo.

Una desgarradora historia de maternidad y crimen, una impecable trama directa a apuñalar el corazón mientras explora, la pérdida, el dolor, la dignidad y la supervivencia; dentro de unos personajes fuertes algunos retorcidos de emociones intensas. Siendo ellos la verdadera fuerza de este libro. Un thriller psicológico de venganza que nada tiene que ver con otros libros de misterios, pero aquí hay una construcción compleja por parte de la autora contada desde la propia madre de la víctima.

Destacar la evolución del carácter de Eve. Un trabajo narrativo tremendo. Alguien tendrá que responder por la muerte de su hija y Amy Engel nos llevará de viaje a la otra cara de la vida. Abrumadora historia afilada sobre lazos familiares de mujeres que lucharon en las circunstancias más extremas y aprendieron que, a pesar de todo, los lugares más terribles pueden transformarse cuando necesitas refugio.

A veces, las respuestas son peores que las preguntas. A veces, es mejor seguir en la ignorancia. Un final sorprendente que emociona. Uno de los mejores libros que llevo leídos este año.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.