Crónicas Literarias

Reseña: El Ángel Negro, de John Verdon


El Ángel Negro es una novela de misterio policíaco donde regresa el ex-detective con un nuevo caso de la serie Dave Gurney. Nuestro autor John Verdon nos volvió a dejar una trama inteligente repleta de personajes bien definidos y crímenes que suelen tener consecuencias sociales. No sé si conoceréis al detective Dave, es una especie de un Sherlock Holmes moderno, persiguiendo detalles por pequeños que sean, quedaréis asombrados por su perseverancia llevando el asunto hasta el final. Nunca se rinde. Todos los misterios en que se ha visto envuelto han sido complejos, aunque este nuevo contiene un suspense que desafía la realidad. Los hechos tienen lugar en Larchfield, pequeña localidad rural al norte de Nueva York. La historia comienza cuando un viejo amigo le pide al detective, retirado de la policía de Nueva York, que le ayude a investigar la muerte de un miembro importante de la ciudad: el poderoso millonario Angus Russell, en su mansión de Harrow Hill.

Dave no tiene ni idea del desafío que se le presenta. Según lees las descripciones que va narrando Dave del lugar, te niegas a pensar que en un valle de praderas color esmeralda, lagos de aguas cristalinas rodeado de sauces, pueda llegar instalarse el Mal. Aunque la verdad que el asesino es bastante fácil de encontrar, ya que el ADN y el motivo están claros; Billy Tate, un conocido criminal metido en asuntos de brujería con un gran resentimiento contra Angus, dejó pruebas por toda la escena del crimen. El caso debería haber sido cerrado, si no fuera por que Billy Tate encontró su final el día anterior cuando se cayó del techo de una iglesia… Ahora llega lo terrorífico, una cámara de seguridad de la funeraria grabó como rompía el ataúd desde dentro saliendo por sus propias piernas perdiéndose entre la oscuridad.

Ahí tenemos a nuestro detective con la mosca tras de la oreja. No es nada normal que estas cosas ocurran, pero el tipo tocaba las artes ocultas y ante esas circunstancias temblamos. Algunos otros asuntos tampoco cuadran. El miedo rompe la paz de Larchfield cuando el muerto viviente comienza a desatar una ola de histeria en la ciudad a medida que va degollando a más vecinos. Nosotros, junto al detective, empezaremos a sospechar que toda esta locura tiene un propósito ¿Pero cuál? Sangre que desaparece del cuerpo de una las víctimas, ¿con qué propósito? En los asesinatos no vamos a estar, sabremos que hay un nuevo muerto a la vez que el detective. No son crímenes descritos de forma horrible, simplemente pequeños detalles de la manera en que murieron. Diálogos hay muchos, se debe interrogar, ahí entre esas palabras se encuentra el corazón de la historia, la llave para llegar a la trama. Nos adentramos en una red de relaciones enfermizas, resentimientos entrecortados y desagradables luchas de poder. Mentiras que llevan a otras mentiras, que esconden una verdad espeluznante. Al conocer los mismos hechos que Dave, seguiremos juntos las pocas pistas que vayan saliendo. Es todo un desafío para el lector.

Lo he disfrutado mucho. A medida que avanza la trama y vayamos sabiendo más del pasado de los habitantes iremos entendiendo. Los vecinos cargan armas, hay brujas, satánicos, cazadores de zombis y ese asesino de ultratumba…,  lo peor está por llegar. Traer la paz a ese bonito lugar, no va a ser fácil. Dave debe resolver uno de los sucesos más inquietantes a los que se haya visto expuesto hasta ahora.

Una pasada. Lo recomiendo mucho. El mejor de la saga, sin ninguna duda.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.