Reseña: El Jardín de los Enigmas, de Antonio Garrido

Simplemente una historia maravillosa. Un thriller que nos transporta al Londres de 1850. Una historia cautivadora en la que se fusiona de manera extraordinaria la ficción con personajes inolvidables e increíbles hechos reales. Antonio Garrido nos deleita con una ciudad absorbente repleta de tonalidades y detalles que nos llevan desde los bajos fondos en los que la gente está condenada a malvivir junto a las ratas, a las lujosas fiestas de la alta sociedad. Un autor que homenajea a los clásicos anglosajones con misterio, pasión, peligros, espionaje y exotismo colonial.

En El Jardín de los Enigmas estamos en un momento histórico, concretamente en los meses previos a la celebración de la 1ª Exposición Universal. Narrada en tercera persona y enfocada en lo que será nuestro protagonista principal Rick Hunter, un cazarrecompensas con grandes dotes de observación tras sobrevivir a una emboscada, el susodicho sigue una pista que le llevará hasta una floristería llamada Pasión de Oriente. Recordad que estamos en la época victoriana donde la moralidad impedía exteriorizar las pasiones. Pero aquí, entre plantas, se envian mensajes ocultos. Lo que parecía ser un simple entretenimiento amoroso de historias de lujuria y sexo, era en realidad un sistema criptográfico entre personas con poder que se dejaban ver en las fiestas de Kensington Palace. Nuestro protagonista se verá arrastrado hacia una trama de asesinatos.

Historia increíble de aventuras que vais a leer aquí. Un Londres tan fascinante como peligroso. Personajes enfrentándose a amenazas y conflictos políticos, mezclando documentación con una atmósfera fastuosa. Nos iremos adentrando en subtramas, una de ellas nos llevará hasta la India a maldiciones de los antiguos cultos hindúes; fumaderos de opio, servicios secretos, el Crystal Palace y los oscuros muelles del Támesis con el increíble lenguaje de las flores. Además, sabremos de oscuros secretos, enigmáticos ojos azules que se iluminan, caracteres violentos y obsesivos, negocios que acarrearan terribles consecuencias, hombres poderosos, miserables, amor, venganza, ambición y crímenes. Encontraremos personajes reales que ayudarán a la resolución de enigmáticos hechos. John Rusell, el que fuera primer ministro, o Lord Henry Palmerston, secretario de exteriores. También tendremos una protagonista inspirada en la que fuera la hija de Lord Byron. Pero yo quedé enamorada de Memento, inventando artilugios mecánicos mientras esconde un rostro desfigurado. Aunque si debo ser justa lo mejor de todo es ese dialogo entre Rick y Daphne en la floristería.

Los jardines de Cremorne, las mansiones aristocráticas, llevan el sabor y la delicadeza recordándonos a novelistas de la talla de Jane Austen. La prosa y la trama se tejen ambas con gracia y un hábil dominio del lenguaje. El flujo de sus palabras es elegante e intrincado. Descripciones detalladas se juntan con diálogos que se sienten reales dentro de una lectura inolvidable. Dicen que todo crimen oculta un secreto pero, ¿podría un simple ramo de flores provocar la caída del imperio más poderoso del mundo?

Adentraros entre sus páginas y descubridlo.