Crónicas Literarias

Reseña: Marvels X, de Alex Ross, Jim Krueger y Well-Bee


No sé si sois conscientes algunos de lo que es realmente disfrutar de un cómic Marvel. De lo que es. Llevar haciéndolo tantos años y que el gusto no decaiga. Si en algún momento os paráis a pensar fríamente, no es otra cosa que COMER. Tragarnos cosas que nos gustan y muchas de las veces, cuando ya alcanzas un nivel de paciencia (y tienes tiempo), pararse a masticarlo. Eso es el disfrute, eso es apostar por algo que nos gusta: saber de mundos, aventuras, arcos argumentales, historias llenas de actividad… esto es, en definitiva, leer un buen cómic Marvel. Son las reflexiones que me han venido a la mente al terminar la miniserie Marvels X, tomito que acaba de publicar Panini Cómics y que recoge los seis números que la componen. Una historia con sabor clásico, pese a ver visto la luz el año pasado (año de mierda) en USA.

Marvels X ya entra por los ojos con la enorme portada de mi amado Alex Ross, ese ilustrador primigenio universal el que es llamado Aquel Que Es Capaz de Hacer Real Todo Lo Que Ilustra. Que da paso a una trama donde nos vamos a un mundo donde todas las personas están obteniendo superpoderes y un joven encontrará que el mundo de la heroicidad no es tan bonito como imaginaba.

Y es que David ama a los superhéroes, pasa horas jugando con sus favoritos Capitán América, Spider-Man e Iron Man, para disgusto de su familia. Mas, en medio de su sueño de ser un héroe con poderes, el mundo tiene otros planes: un virus misterioso comienza a transformar a los humanos comunes en seres con habilidades especiales y la familia de David decide aislarse y esperar poder sobrevivir a lo que se avecina. No obstante, el virus se apodera de los padres de David cuando este se encuentra al cuidado de su hermana y abuela. El cambio afecta a todos y de diferentes maneras. Su hermana se niega a ser vista y su abuela se está muriendo. A medida que el mundo continúa derrumbándose a su alrededor, David se encuentra en un mundo peligroso lleno de seres que ya poseen lo único que siempre deseó: súper poderes. Un chico que va de un lado para otro con una máscara del Duende Verde… Marvels X es la precuela de Earth X (Tierra X), el legado de Alex Ross de mostrar el mundo de los héroes a través de los ojos de ciudadanos comunes. Un tema que me interesa muchísimo, de hecho, podría decir que es el tema dentro del pijameo que más me mola.

Allá por 1999, Earth X fue una versión increíblemente revolucionaria y épica de Elseworlds para un futuro mundo de superhéroes de Marvel. La narrativa de un futuro distópico (no necesariamente nueva), para ver qué sucedía con los superhéroes en un arco donde todo el mundo tenía poderes. Supongo que lo veis: esto no es otra cosa que un modo de convertir a los superhéroes en personas normales. En Marvels X, sus creadores Alex Ross y Jim Krueger vuelven a juntarse para contarnos cómo ese mundo se hizo pedazos. Una colección de precuelas en realidad que empieza aquí, con la historia de un joven, una mirada profundamente humana y realista de un joven enamorado de los superhéroes que navega por una realidad donde lo extraordinario se vuelve corriente. Vais a encontrar desde un primer momento en Marvels X, una historia bellamente diseñada que recuerda de todas-todas a los cómics de mis queridos años 80. Los personajes, especialmente David, son convincentes. La historia tiene un ritmo perfecto y atrae con la promesa de una trama emocionalmente satisfactoria. El mundo que Ross y Krueger han creado para toda la serie me alucina pues tiene ese toque maravilloso y peligroso que gusta de los cómics de antaño. Uno quiere seguir sabiendo de David y su viaje.

Pero no todo es bonito aquí. De hecho, alegaría que este cómic lleva intrínseco un intenso drama en su interior. Personajes que pasan de ser humanos a tener súper poderes, hechos muy caóticos en algunos casos, pues ciertamente no todo el mundo vale para ello. Es decir, para muchos de esos personajes su mundo se desmorona a su alrededor. Comenzamos entonces a ver una versión interesante de los héroes que amamos entre toda la calamidad.

Well-Bee remata una historia chula con un arte impresionante que mantiene el foco en los personajes. El diseño del arte cumple con el viaje emocional que vive David, cada página tiene algo que llama la atención.

Categorías

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.