Crónicas Literarias

Reseña: El Campamento, de Blue Jeans


En la primera página encontramos una lista de los personajes, que viene muy bien al ser bastantes. Le sigue un mapa del Campamento. La sinopsis es de esas tramas que te mantienen agarrado al libro, no es una novela increíble pero se deja leer. Diez jóvenes han sido escogidos por un multimillonario para pasar tres semanas en un campamento situado en el interior de los Pirineos. Allí serán observados. De todos ellos, el magnate elegirá a uno que en un futuro llevará su imperio. Sin internet, ni móviles, la comunicación con el exterior es inexistente. En el segundo fin de semana los coordinadores del campamento desaparecen y uno de los jóvenes muere de manera extraña. Pero no será la única muerte. ¿Estamos ante una nueva versión de Diez negritos, de Agatha Christie? Sí, puedo afirmarlo y no sólo yo, el propio escritor lo confirma nombrando a la autora de leyenda varias veces. Pero no os quedéis con este detalle, Blue Jeans más allá de homenajearla crea un misterio extraordinario. Y digo esto porque es casi imposible averiguar quién es el asesino. La estructura creada te hace sospechar de todos. La intriga genera pura ansiedad lectora. No exagero. Da igual que pocos personajes vayan quedando. No logras visualizar al asesino. Y no es sencillo llegar a este nivel, os lo digo yo que he leído cientos de libros de esta temática.

Los personajes hacen de la historia lo que es. Son tan realistas que el lector adquiere una familiaridad empática. Todas sus emociones, ricas en matices, crean una base a partir de la cual crece el resto de la historia. Así como en las novelas de Christie suelen ser todos millonarios y poco a poco van desapareciendo, aquí son chicos y chicas jóvenes que han llegado a la fama a base de su creatividad y esfuerzo; escritora, instagramer, influencer, actor, atleta, cantante… La historia es multifacética y cubre todo tipo de personas, de esta forma, se siente más veraz. El autor incluye temas difíciles como el estrés de vivir en público, la exposición en las redes sociales, el alcoholismo, el feminismo… Temas que se agregan a las tramas como elementos. Un nivel de conciencia que añade profundidad al realismo. Contado por un narrador omnisciente y en tercera persona (no sé si fue acertado este modo de dejarlo escrito), al mover tantos personajes, hubiera quedado mejor en tiempo real. Pero esto es una opinión personal. En cambio, el ritmo es rápido. La historia nunca deja descansar al lector. Varias tramas bien entretejidas con las que me encontré clavada en el sillón mientras trataba de adivinar qué pasaría a continuación. El autor no muestra piedad con sus personajes, mientras continúa ajustando la trama hasta que el lector siente que debe llegar a alguna conclusión antes de seguir sufriendo debido a la tensión.

Saltos en el tiempo que funcionan, manteniendo todavía más la intriga. Cada capítulo está dedicado a uno de los personajes, iremos conociéndolos mejor en este suspense que no hace más que retorcerse y nada es lo que parece. Giros buenos con diálogos que abusan un poco de la jerga juvenil. Entiendo que sean jóvenes y hablen de esa manera, pero creo que son excesivos la cantidad de tacos en algunos momentos. Mas, una novela clásica de gente encerrada sin poder salir. Trama adictiva en la que se sigue una buena investigación, aunque nuestro narrador demasiadas veces saca conclusiones que deberían haberse dejado al lector. ¿Quién es el asesino? O mejor todavía, ¿por qué están ocurriendo esas muertes? Deberéis adentraros en estas páginas y dar con el placer de hallar las respuestas para estar seguro de lo que pensáis. Con final cerrado que, aunque no es poderoso, convence.

Me ha gustado, lo he disfrutado, no es otra adaptación más de una obra de Agatha Christie. El Campamento contiene suficiente intriga, un libro con fuerza para brillar por sí mismo.

Categorías

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.