Crónicas Literarias

Reseña: Donde Haya Tinieblas, de Manuel Ríos San Martín


Leer Donde Haya Tinieblas es adentrarse en un thriller policíaco que deja muy buen sabor de boca. Karolina Mederev es una modelo rusa de diecisiete años a la que le falta el ombligo. ¿Es importante este último dato? Ya se verá, según avancemos, que desaparecerá en Madrid y aparecerá muerta en una iglesia de Extremadura…

Estamos ante una novela moderna, actual, que se mueve en el mundo de las redes sociales. El autor afirma que no somos conscientes de toda la información personal que exponemos en la red. Quiénes somos, dónde vivimos, nuestros amigos, nuestra rutina… Ella dio demasiados datos. Pero los inspectores serán el corazón de la historia, y no podrían ser más diferentes. Por un lado, tenemos a Martínez, cincuentón, casado con hijos, anticuado, caótico, algo machista, te sacará más de una sonrisa con sus ironías. Su compañera, Pieldelobo, joven, guapa, feminista… Dos policías que te generan la duda de si lograrán entenderse para poder trabajar en equipo en las tres líneas de investigación que se manejan. Vais a disfrutar tanto de sus investigaciones como de sus vidas. No obstante, la primera hipótesis señala una red de prostitución de lujo, fiestas, menores de edad y cierta finca enigmática. La segunda apunta a un seguidor obsesionado con las fotos eróticas que la modelo subía a su cuenta de Instagram. En cambio, la tercera línea es mucho más tenebrosa, al rodearse de imágenes bíblicas y simbología religiosa, arrastrando a estos dos policías a través de una España diferente, llena de lugares misteriosos y sagrados que, a simple vista, asemejan ser tranquilos. Pero nada más lejos de la realidad.

Todo se complica cuando aparecen dos nuevos cadáveres, uno en un monasterio de Huesca y el otro en un santuario de Guipúzcoa. Pero entonces quién: ¿Los rusos? ¿Aquel fan obsesivo? ¿Un fanático religioso? Una espléndida novela que se mueve entre el perdón y la venganza. Repleta de conflictos y contrastes, muy bien estructurada en capítulos breves de mucha intensidad narrativa. Utilizando además la añeja técnica de los escritores de folletín, que al final de cada capítulo dejaban al lector con las expectativas muy altas y unas enormes ansias por seguir leyendo lo que vendría a continuación.

Donde Haya Tinieblas es tremendamente atractiva, trama de buen ritmo y magníficos diálogos. Donde asoman asuntos de intolerancia o la dicotomía entre el pecado y la belleza, con parte de la historia bíblica. Aunque lo que en verdad atrapa al lector es que, siendo una trama de asesino en serie en tiempos «modernos», también toca temas clásicos. Ese siempre siniestro mundo religioso y su arte. Temblamos ante un criminal que disfruta asesinando, trasladando esos cuerpos sin vida a lugares religiosos de diferentes Comunidades. Cada crimen lleva consigo un peso alegórico. Otros personajes a destacar son: el asistente personal de la modelo, la pareja de Karolina, la madre de la chica, Enrique Castejón, el inspector friki que investigará dentro del mundo digital, un sacerdote y un Guardia Civil fanático religioso. Casi nada.

Asesinatos rituales desconcertantes, narrado en primera persona por el inspector Martínez, que nos irá transmitiendo todos sus turbios pensamientos. Nuestro autor, Manuel Ríos, hizo una excelente mezcla, uniendo tragedias personales, religión y mafias, usando un lenguaje ágil, agradable y sazonado de buen humor, en el que destacan fases de la trama bien ajustadas, acompañadas de excelentes giros y buena documentación de los templos que aparecen en la novela. Aunque tal vez con demasiadas descripciones. Pero aparte de eso, se agradece la atención al detalle. No pasaremos por alto el claro mensaje de intolerancia o el acoso al que se ven sometidas las mujeres en el mundo de la moda.

La historia no da respiro. Entremezclando aventura y cultura nos conduce por sus atmósferas de forma lineal y directa. Complicándose, cada vez más, pero logrando mantener el listón alto, teniendo al lector en ascuas hasta el final y sin adivinar cuál es el enigma que envuelve el misterio. Pues solo quien asume la culpa merece el perdón.

Un libro que merece mucho la pena leer.

Categorías

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.