Crónicas Literarias

Reseña: Efímera, de Juan F. Valdivia


En verdad, hay que aplaudir el maravilloso mundo creado de este autor que ha construido un universo creativo personal lleno de detalles. Con la esencia del gótico antiguo nos lleva hasta Efímera, una ciudad de una época pasada donde la magia manda y tienen a sus dioses encerrados. Personajes sencillos en una vida monótona y corriente, allí en su puerto en barcos que avanzan a golpes de remos en el horizonte se perfila una tormenta. Con ella hará su entrada un navío completamente calcinado del que sale un humanoide arrastrándose… La angustia llegará cuando la sacerdotisa les diga que los versos de la canción han temblado. Ante esta amenaza zarpará la galera La Embestida, con el capitán Asbaros Mistraquiis, su tripulación y los tres representantes de los poderes más importantes de la ciudad para detener la amenaza.

Prácticamente toda la historia se recreará en el mar. Un barco que debe soportar el peso de una parte de la tripulación dotada de poderes. Sentiremos la historia crecer a partir de las emociones de la tripulación, la naturaleza áspera del océano y las muchas dificultades que pueden surgir en una situación de este tipo.

Juan F. Valdivia usa un vocabulario muy diverso sin caer en la pedantería lo que dará una sensación de orden al texto. Alabar el trabajo de documentación de lo que es la jerga naval, es de rigor. Sabe introducirnos en el ruido ensordecedor del viento, de las olas inmensas que zarandean el barco, de los extraños fenómenos que trae la tormenta, ese peligro insondable que guarda el mar con unos personajes que deberán batirse en el mundo de la magia. Comenzará en un ambiente tranquilo en busca de esa extraña tormenta y poco a poco la atmósfera de la historia ira haciéndose cada vez más oscura, esa sensación de que algo ocurrirá, hasta que los protagonistas se vean inmersos y arrastrados a lo sobrenatural. Báculos que crean muros de aislamiento, sacerdotisas sin párpados, relojeros que esconden cuerpos deformes bajo sus hábitos negros, rituales, canciones de piratas… todo ello para enfrentarse con la tejedora blanca.

Una aventura que mantiene despierto al lector, vivencias realistas juntándose con poderes que escapan a toda comprensión. Un libro hermoso de leer y con misterios por desentrañar. Algunos quedarán para el final. Juan F. Valdivia sabe dejarnos con ganas, embarcándonos como uno más de esa entrañable tripulación Animaros a saber cómo acabo esta batalla. Abrid el libro y dejad que la magia os atrape.

Lo recomiendo.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.