Crónicas Literarias

Reseña: La Conspiración Médici, de Barbara Frale


Estamos ante una novela que aborda el episodio más fascinante del Renacimiento.

El caso (sin resolver) del asesinato de Giuliano de Médici.

¿Qué mejor lectura se puede conseguir actualmente un tanto vedada de grandes obras, que un policial negro, negrísimo pero anclado en la fascinante época del Renacimiento? Pues esta que tienes en tus manos, osado y desprevenido lector, es una novela en la que abundan los crímenes, la intriga palaciega y la conspiración como arma política para la obtención de poder. Con la ambientación de novela negra viajamos al pasado, a lo que se conoció bajo el nombre de “Conspiración de los Pazzi”, un veintiséis de abril de 1478.

Ya en las primeras páginas sabemos que el golpe de estado fracasó y que los conspiradores tuvieron su merecido. ¿Entonces? Ah, amigo lector, tenemos un asesinato que esconde un auténtico misterio pero que deja una pregunta en el aire: Si era Lorenzo de Médici quién gobernaba, ¿por qué asesinaron a su hermano Giuliano con tanta ira? La trama se desarrolla en la legendaria Florencia de los Médici y de Lorenzo de Médici (El Magnífico), gran mecenas de las Artes y las Ciencias. Trata también de su enfrentamiento con la infame familia Pazzi, históricos rivales de los Médici. Esta trepidante narrativa nos sitúa en la conjura en la que la familia Pazzi quiso deshacerse para siempre de los Médici y así hacerse con el control político y financiero de Florencia.

Barbara Frale recrea una ambientación magnífica de la Italia renacentista.

Y cuando digo magnífica no escatimo en elogios. Ella es una historiadora de renombre, paleógrafa y experta en la Edad Media y el Renacimiento. Usa un lenguaje vivo, un cóctel de referencias de todo tipo, que logra situar al lector de manera cuasi cinematográfica en la Florencia del Quattrocento. Los personajes reales, el ambiente artístico, la cultura, la arquitectura florentina, todo se logra palpar de manera sensual a través de páginas vibrantes y cargadas de historia, donde no falta su buena dosis de intriga. La acción está rodada desde distintos planos, y hablamos de rodada y no escrita porque logramos observar los acontecimientos como si estuviéramos presentes, viendo el accionar de los conspiradores y de las víctimas.

Una historia que no se detiene, siempre ocurre algo en ese escenario de pasión, traición, familia, muerte, poder y venganza. Encontraremos exquisitos los cameos de Simonetta Vespucci, que murió también un veintiséis de abril, pero dos años antes. ¿Casualidad con la fecha del crimen de Giuliano? Sandro Botticelli también saldrá a escena, su efímera presencia destapará algún secreto junto al gran historiador Angelo Poliziano; figuras relevantes y fundamentales del arte y cultura de la época. Ambos son claves en las revelaciones que se guardan entre las páginas de esta bella novela. Lectura de tintes afrodisíacos, por su belleza y su carga de terrible suspense que logra erizar la piel. De la que pedimos más y más.

El regusto final del libro es uno que determina las sensaciones potentes que han quedado tras la lectura. En la política siempre aflora el lado más oscuro del carácter humano. Ese capaz de las peores iniquidades con tal de obtener poder o riquezas. Que queréis más que os diga, me ha encantado.

Categorías

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.