Reseña: Torpedo 1936 (Integral), de Enrique Sánchez Abulí y Jordi Bernet

Cinco ediciones se dice pronto cuando estamos hablando de un tomo como Torpedo 1936. Panini Cómics y su sello Evolution vuelven a poner en el candelero esta magnifica obra integral tanta veces requerida por los amantes del buen cómic que por una cosa o por otra perdieron la iniciativa de poder hacerse con un ejemplar anteriormente. Un integral que recogía por primera vez en nuestro país todas las historias de Torpedo 1936; .la mejor historieta de serie negra de las últimas tres décadas, que cosechó un éxito mundial desde sus inicios a ambos lados del charco.

Las historias de Torpedo siempre fueron de lo mejor que se podía leer en cómic de género negro, y no sólo en nuestro país, me atrevería a decir que en cualquier lugar del mundo. Una sátira del crimen con clase con un impecable pedigrí. Originado por la leyenda de tiras de cómics europeo Enrique Sánchez Abulí y diseñado y elaborado en su día (las dos primeras historias, al menos) por el considerado como dios americano de los cómics, Alex Toth; Torpedo venía a contar las extralimitaciónes y casos de baja factura (o no) de un sicario a tiempo completo llamado Luca Torelli, alias Torpedo. Un inmigrante italiano que arañaba, cada día un poco más, su ascenso hacia la cúpula del crimen en la ciudad de Nueva York.

Pero este cómic sufrió cambios…, para bien. Las estilizaciones amaneradas e hipnóticas de Toth fueron reemplazadas por la línea visceral y detallista de Jordi Bernet. Otro grande y autor patrio que da un toque maravilloso para llevar a la cúspide a este cómic. Y ubicarlo como: OBRA INDISPENSABLE DEL NOVENO ARTE. Así es, la obra que hoy es estoy reseñando. Un cómic en el que guión y dibujo se fusionan en una sola idea para darlo todo. Y ahora, para este gran momento comiquero que estamos viviendo, vuelve a estar disponible en librerías, presente y nuevamente un personaje que os va a deleitar.

Como os decía, Torpedo narra la historia de un inmigrante de origen italiano, la de un asesino a sueldo que reparte su particular justicia por las calles de Nueva York en los años de la Gran Depresión. El mérito debe atribuirse a dos genios como Sánchez Abulí y Jordi Bernet. Dos auténticas figuras del cómic nacional, un tándem creativo e irrepetible, que han dado vida a una leyenda del tebeo; fruto de unos guiones llenos de ingenio de Abulí que muestran el lado más oscuro del alma del ser humano. Con la ayuda del mágico pincel seco de Bernet y su gran sentido del ritmo cinematográfico. Por lo tanto, Torpedo es un inmoral, cabroncete giboso, duro e imperterrito por siempre. Nunca dejará a quien tiene como objetivo hacer desaparecer de la faz de la Tierra. Es un mafioso de cuidado. Y es incluso capaz de cobrar un trabajo “en carne”. Conoceréis desde el primer momento lo despiadado que es este sicario hijo de puta… y sin embargo, genial personaje. Y real, los hay así, os lo aseguro. Deberíais saberlo…, ya tenemos una edad. Historias donde de forma magistral se asumen esos golpes de humor negro que también el maestro Abulí es soberbio mostrándonos a un Torpedo que habla haciendo juegos de palabras maravillosos.

Un maravilloso integral indispensable en cualquier cómicteca que se precie. Un “Solo para Adultos” de los de antes pero que se disfruta en los años de ahora. El pasado le resbala. Nunca envejecen historias así. Un tipo cabrón, un deleznable y sin miramientos que lo peor de todo es que muchas veces os pondréis de su parte. El hombre es un lobo para el hombre, ya sabéis.

Lo importante es que ha regresado en tapa dura, como se merece, y a un precio genial, como su anterior edición. Si este pájaro se te escapa es solo por que no disparaste a tiempo.