Reseña: El Mentalista, de Camilla Läckberg y Henrik Fexeus

El Mentalista es el comienzo de la extraordinaria trilogía de crímenes de la famosa autora Camilla Läckberg y el mentalista Henrik Fexeus, de Suecia. ¿Qué clase de asesino es capaz de acabar con la vida de una mujer encerrándola en un ataúd y atravesándola con múltiples espadas? La agente Mina Dambrini forma parte de una élite de oficiales de policía que se ocupan de desentrañar crímenes que nadie más puede. Ella es hábil y diestra en sus tareas, fóbica e insistente, callada y no muy apegada a sus compañeros, socializa poco y tiene sus reservas. Encontrándose en un punto muerto en la investigación, e intentando también mantener a los medios fuera, Mina acudirá por ayuda a Vincent Walder, un conocido mentalista. Cuando aparece otro cadáver, Vincent decodificara un código que indica una cuenta regresiva… El tiempo se les acaba y deben detenerlo si no quieren encontrarse con más víctimas. Pronto se dará una relación personal entre Mina y Vincent, dos personas en verdad muy distintas… Pero como bien sabemos, los extremos siempre se atraen. Además, Vincent parece estar conectado de alguna manera al caso, y también arrastra un sórdido pasado…

Läckberg vuelve al ruedo con el género que le dio fama. Esta es la primera vez que escribe un libro a cuatro manos, con un colaborador. No cualquier colaborador, sino con el espiritista más famoso de Suecia. De manera tal, que por un lado tendremos la clásica prosa de suspense, cibercrimen y psicología criminal de Läckberg, con la de Fexeus, que pone toda su experiencia en el mundo de la magia y los misterios arcanos para el personaje de Vincent, que en definitiva es un trasunto del propio escritor. Con ambos autores siendo unos especialistas más que probados en el campo de la literatura, la trama negra y realista está asegurada. Su lenguaje es simple pero elegante.

Siempre con la silueta de Estocolmo de fondo, sabremos de un asesino en serie que usa trucos de magia para matar, tendremos varios escenarios de crímenes, uno de ellos será un mercado de flores. La novela tiene un alto componente de ilusionismo y magia. Todo esto irá aderezado con enigmas, suspense y sorpresas repentinas que harán que el lector se quede pegado a las páginas, desesperado por saber cómo continúa el relato. La narración tratará sobre los recovecos de la existencia y los héroes anónimos. Y aquí es donde hallaremos alguna pizca de humor, para aliviar un poco la sordidez de la trama, cargada de misterios y crímenes. Tendremos cuotas de violencia, buen terror, escenas duras de digerir, ya que los autores se recrean reproduciendo hechos luctuosos en detalle, sin guardarse nada, trasvasando al papel los sentimientos de las víctimas y manchando las páginas de la novela con su sangre. También hay dramas familiares e incluso algún momento de romance.

Es una novela multifacética, más allá de los dos protagonistas principales, otros miembros del equipo policial también colaboran en el caso, engrandeciendo la historia con sus asuntos personales, todos los personajes aportan algo. Setecientas páginas que dan para mucho. El lector pasará nervios, y a medida que se acerca el final le embargará una sensación fuerte de ansiedad. Y es que esta es claramente la intención de los autores. No nos dejarán en paz hasta que no conozcamos cuál es el último truco que se oculta en la oscuridad. ¿Quién es el asesino? Yo no lo averigüé, porque desenlace, aunque sea una trilogía vamos a tener, quedaos tranquilos. Buscaros un lugar apacible, aquí hay una buena historia que leer.