Crónicas Literarias

Reseña: Enero Sangriento, de Alan Parks


Siempre que leo el nombre de Escocia me viene a la mente: prados verdes, castillos, lugares de leyenda pero… olvidaros de eso. Si tuviera que puntuar libros, sin ninguna duda le pondría un diez a Enero Sangriento.

Enero del año 1973. Está siendo un duro invierno, nieva y hace mucho frío. Eso no evitará que un hombre mate en plena calle de Glasgow. Luego, imitando una gran sonrisa en su cara, colocará su arma hacia sí mismo y se suicida. El detective Harry McCoy vio esa escena en primera fila. Él debió impedir ese asesinato. Convencido de que no fue un acto violento casual, junto a su compañero Wattie, investigará el caso. Todavía no lo sabe pero todo empeorará tanto, que años más tarde será recordado todo como El Enero Sangriento. En pocas semanas los cadáveres irán amontonándose, buscando culpables llegará hasta un clan poderoso e intocable, la familia Dunlop. Le advertirán a nuestro detective una y otra vez que los deje en paz. Que se mantenga lejos de ellos. Ni de coña…

Una historia oscura de hombres malos, mafiosos, policías corruptos, no faltarán escenas de gran brutalidad y es que el autor recrea la época de la entrada de la heroína y el coste que eso llevó en delincuencia y crímenes; para contarnos una historia con el antihéroe detective McCoy. Un hombre que arrastra demasiados problemas, no muy amante de la limpieza, bebedor, jugador, frecuentador de prostitutas y que siente debilidad por la gente sin hogar, por los desechados. Tiene una relación muy personal con un jefe criminal del inframundo. Sabremos de dónde llegó esa amistad. Un pasado que todavía recuerda…

Una novela escocesa cruda, muy gráfica, con un fondo sombríamente real en la que se recreará la pobreza, la cultura o las rivalidades criminales. Usó para contarla una atmósfera opresiva dentro de un clima invernal donde no hay suficientes capas de nieve para borrar toda la sangre. Narrativa maravillosa que nos coloca en el lugar que corresponde con unos personajes vivos y unos diálogos sobresalientes. Usando un lenguaje lleno de palabras malsonantes de la gente de la calle, pero con una narrativa nítida que te hace pasar las páginas volando. Una trama que se ajusta a la historia, no es que haya mucha violencia o abuso sexual, es que era así, el autor solo trajo de vuelta la realidad.

Muchos crímenes, pero aquí el protagonista es Harry McCoy. Tiene sus secretos pero sabe que la ciudad también. Con todos esos defectos, siempre acaba en el lado donde toca estar. Le advierten, pero su objetivo es destapar el mal y no hay nadie que pueda impedírselo. Como llegue, que métodos use, no nos importará, estaremos rendidos a sus pies. Por que una vez lo conozcáis, nunca lo podréis olvidar. A su lado sentiréis la miseria que emanan las calles en un tiempo de corrupción, drogas perversión y mucha, demasiada violencia. Un McCoy que no se rinde aunque eso pueda costarle la vida contra una familia que cree que puede y debe comprar la ley.

Una historia de ficción criminal que rompe con lo que hemos leído en otras novelas de género negro. No vais a encontrar la típica historia en la cual el policía bueno acaba atrapando a los malos. No. Aquí todo es más trágico. Más brutal. Pocas risas y mucho sufrir. Así que nada más que desvelar, salvo que la aplaudo y la aplaudo. Esperando que sea una serie de muchas más con este detective que me rompió el corazón.

Magnífica novela negra, magnífica.

Categorías

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.