Reseña: La PasaEspejos. Los Novios del Invierno, de Christelle Dabos

Los lectores que amamos esos lugares donde los libros y la magia son parte protagonista, estamos de suerte. Los Novios del Invierno es el primero de una tetralogía perteneciente a la saga denominada La PasaEspejos. Su autora Christelle Dabos con este universo repleto de aventuras, magia y fantasía ha logrado ganar varios premios literarios. Pero lo primero deciros que no os engañe la cubierta del libro, la historia no es tan juvenil como parece. Tiene su lado oscuro. Arranca con nuestro planeta fragmentado, dividido en islas flotantes llamadas Arcas, allí habitan diferentes familias. Lo extraordinario de esas Arcas, es que cada una de ellas está gobernada por un espíritu inmortal. Cuentan que son los supervivientes de aquella destrucción. Me pareció interesante conocer el motivo de esa división de la Tierra. Algunas sagas comienzan con mundos rotos, pero no te cuentan nada más. Aquí, lo vais saber. Y Ophélie será la protagonista femenina, vive en el Arca Ánima, es la chica más feliz del mundo trabajando en un museo, concretamente en los archivos del sótano.

Su vida cambiará para siempre tras el compromiso concertado con Thorn, el tesorero que vive en el Arca del Polo. Ella no quiere casarse, pero no hacerlo es señalar a su familia en la deshonra. No, no estamos ante ningún relato de amoríos, digamos que la construcción de la historia se irá moviendo a través del romance, sí, pero aquí empezará el primer misterio: ¿Por qué entre todas es Ophélie la elegida? Prepararos para leer la construcción de un universo repleto de magia inequívoca enlazada perfectamente en esta confabulación creada. Quedaréis maravillados cuando conozcáis una ciudad que se construyó hacia arriba, subiendo hacia las estrellas. Y si la magia hace poderosa la narración al hallarse por todas partes, no son menos importantes sus variados personajes muy bien construidos, brillando en su individualidad. Seguiremos la trama a través de Ophélie, una heroína bastante inusual. No es guerrera, aunque sí valiente, sencilla, tímida, lleva gafas, sí, habéis leído bien, lleva gafas, y una bufanda un tanto especial. En cambio, Thorn, pertenece al clan de los Dragones, posee su propia magia y oculta ciertos asuntos; tiene una tía llamada Berenilde, un personaje poco fiable. También conoceremos a la protectora Rosaline, la tía de Ophélie, y a Farouk, Archibald…

Estamos ante una historia repleta de secretos y un matrimonio que no es otra cosa que una alianza política, porque ella es especial, tiene un don extraordinario que la obliga a llevar siempre guantes… Cuando conozcáis su poder vais a quedar alucinados. Además puede viajar atravesando espejos. Perop pronto entenderá que no puede confiar en nadie, que la verdad de todo es más escalofriante de lo que pensaba y que su futuro marido posee grandes enemigos con ganas de vengarse, incluso hay clanes en guerra…

El ritmo tal vez lo encontréis un poco lento al principio, daros cuenta que es el primer volumen y debió de crearse ese mundo junto a sus personajes y eso requiere páginas. Según avancéis la lectura la acción va tomando fuerza. La prosa se siente completa pero nunca autoritaria, a veces parece enigmática y evocadora. Los giros traen más de una sorpresa. Hay momentos repletos de tensión y otros que os sacarán alguna sonrisa. Complots, traiciones, aliados inesperados…humanos que poseen poderes especiales.

Cada comienzo de capitulo lleva una ilustración en blanco y negro, recordándote que estas ante un libro de literatura mágica. Pero no son las únicas ilustraciones, hallaréis un dibujo de Citacielo (la capital del Arca del Polo), un mapa genealógico de los clanes del Polo y cerrando el libro a nuestros protagonistas Ophélie y Thorn. Lo mejor de todo es que por muchos sucesos que vayan ocurriendo siempre tienes la sensación que queda mucho más bajo la superficie. He disfrutado leyendo. Es de esos libros que te hacen olvidar la rutina diaria, llevándote lejos, muy lejos.

Deseando tener en mis manos el siguiente volumen.