Reseña: Los Crímenes de la Academia, de Louis Bayard

La nueva oferta de Louis Bayard es un tour literario por la novela detectivesca victoriana, esta vez con el joven Edgar Allan Poe como asistente de detective. ¿Os suena? Sí, sí, Los Crímenes de la Academia que reeditará en breve Roca Editorial es la novela en la que se basará la próxima gran película de Netflix protagonizada por Christian Bale, Harry Melling y el gran Robert Duval. Pelotazo, pelotazo de novela del ya distinguido Louis Bayard, escritor de notables obras con dones para los diálogos y la imaginación tal como declaró en su día la maestra Joyce Carol Oates.

Con una trama brillante y absorbente, desde muy pronto el lector notará que Bayard se divierte mucho con su prosa mientras Poe y el ex-agente de policía de Nueva York, Gus Landor, resuelven dos espeluznantes asesinatos en West Point allá por 1830. Pues el señor Landor habiéndose retirado al norte del estado por su salud, ahora es llamado informalmente al servicio para investigar la muerte del cadete Leroy Fry, encontrado ahorcado y con el corazón extirpado quirúrgicamente… La discreción es la palabra, en estos casos, por lo que, al necesitar un hombre de dentro del cuerpo como ayudante para que estas informaciones no cundan el pánico ni amarilleen la prensa; Landor recluta al cadete Edgar Alan Poe para recopilar información, ya que está seguro que Fry fue asesinado y mutilado por uno de sus compañeros… Y es que Landor y Poe encuentran evidencia de un sacrificio satánico en la escena del crimen. Y poco después, otro cadete es encontrado colgado y sin corazón, y esta vez también castrado. Con una deducción clásica al estilo de los sabios, Landor reduce el campo de sospechosos a Artemus Marquis, un carismático estudiante de último año cuyo padre resulta ser el cirujano residente de West Point.

Y hasta ahí puedo leer.

Leyendo (devorando) esta genial novela que es Los Crímenes de la Academia (The Pale Blue Eye… Mmmm…), uno se imagina que gran parte del disfrute de Bayard provino de la creación de un conjunto de eventos que más tarde influirían en toda la escritura de Poe. No sé si me entendéis. Trabajando hacia atrás, inventando inspiración para sus poemas y cuentos, del hombre que no mucho después fue conocido como el Rey del Terror literario, Louis Bayard ficcionaliza ricamente el corto período de tiempo que Poe estuvo en dicha academia. Y en última instancia, las razones detrás de su expulsión en menos de un año. El objetivo, la idea, la inspiración era contar un caso distinguido de aquel tiempo que estuvo el excéntrico poeta durante su breve estancia en West Point y ajustar los hechos a un caso real muy similar ocurrido en aquellos años.

Con algunos adornos, le ha quedado de maravilla. Podría decir incluso que Poe probablemente podría aplaudir este «rescate» de aquel suceso. Después de este triunfazo de novela que fue con su publicación en USA, los lectores norteamericanos y muchos de por aquí, quedamos expectantes por ver en quién pondría su mirada Bayard para su próxima novela. Y no tardó mucho más en volver a dar espectáculo.

Dos cosas. Primero decir que tras la lectura de Los Crímenes de la Academia, el lector puede querer comenzar de nuevo desde el principio. Incita a eso.

Y segundo. Esta nueva edición se publica en nuestro país el 15 de septiembre. Ya tardaban en llevar a la pantalla esta maravillosa trama.

No se la pierdan.

Reseña: HYDE, de Craig Russell

Hyde es el capitán de la policía de Edimburgo y está profundamente preocupado por su pasado y su tiempo como soldado en la India. También sufre de una forma rara una epilepsia que le provoca alucinaciones y episodios que lo sacan del mundo real. Estos episodios seguidos de la pérdida de tiempo y memoria de los hechos que le precedieron hacen que se preocupe por su estado de ánimo y las cosas de las que es capaz. Mientras lucha contra extrañas visiones, se encuentra de pronto en el lugar de un espantoso asesinato en el que le acomete un inquietante grito de Banshee… Pero a medida que investiga el asesinato, salen a la superficie más y más cosas impactantes y se revelan secretos que deberían haber permanecido ocultos; sociedades secretas, rituales celtas, la resurrección del diácono, los perros del infierno… Aumenta la intensidad de la historia y nos agarra hasta el final. Mas, ¿puede Hyde detener al asesino antes de que vuelva a atacar o se encontrará cara a cara con el monstruo que se esconde dentro de sí mismo? Edward Hyde tiene un don extraño y una maldición.

HYDE es uno de los grandes títulos que se marca Roca Editorial para este final de año. De hecho, llega perfecto para disfrutar en época de Halloween, sin duda, el mejor momento para disfrutar de esta obra que atrapa tanto. Un thriller que se agarra al Terror como un niño pequeño se agarra a su padre ante el miedo. Craig Russell dándolo todo una vez más. Una historia de estilo procedimental policial que sigue al capitán Hyde, que investiga un asesinato inusual que se asemeja a la triple muerte famosa de los cuentos celtas, la historia es una versión intrigante del Dr. Jekyll y Mr.  Hyde que todos conocemos y que habla sobre la naturaleza del hombre. El Bien y el Mal. La eterna dualidad del Universo, además, con el detallito de contener un párrafo de Robert Louis Stevenson como Prólogo y Epílogo que siempre gusta encontrar.

Lo que me encantó de HYDE es que está impregnada de ese Terror de folclore clásico que tanto mola. A base de leyendas crea un entorno atmosférico tan inquietante como fascinante. Una historia que dejando migajas por el camino, se llena de elementos que forman un todo al final. ¡¡Y qué final!! Estuve tan metido en la historia desde que la empecé que me llegué a obsesionar con los mitos celtas y cuentos escoceses tanto que he pillado algunos compendios por ahí para ver de dónde sale tanto elemento sobrenatural en esa tierra. Y no me refiero a mi amiga Banshee, por supuesto; ser que conozco sus habilidades hace tiempo. Pero HYDE es espeluznante, inquietante y escalofriante en ciertos momentos. No tenía a Russell por un buen autor de Terror.

En HYDE, la historia es un poco más pesada al principio. El ritmo es más lento y se toma tiempo para establecer los diferentes puntos de la trama y preparar las diferentes revelaciones. Como escritor, os diré que esto se hace adrede para que todo se asiente en la mente del lector como se debe. Aunque algunos arriesgan tanto que el lector no aguanta. Pero no es el caso. La lucha por la salud mental y el trastorno de personalidad sí que tiene su atractivo. Y llega a dar miedo de verdad, por la idea simple de que todos estamos a un paso de la locura. Sin embargo, llegamos a saber qué pasa exactamente por la mente de Hyde y esto está terriblemente bien logrado.

Un libro que además cuenta con personajes fascinantes, con los que si das con la esencia de cada uno y su comportamiento, hallarás la mejor manera de darle la vuelta a la historia y complementarla con su poderoso final.

Que para nada es lo que esperaba.

HYDE es una historia de Terror que sumerge en un mundo interesante. Los elementos paranormales y el folclore son súper molones, insisto. El entorno atmosférico y la ominosa nube oscura que se cierne alrededor del personaje principal proporciona el telón de fondo perfecto para el estilo gótico de la historia. Había visto otras veces críticas asombrosas de obras de este autor, pero no sé porqué nunca le eché demasiado cuenta. Por norma general, suelo huir de escritores de bestsellers (excepto de mi Tito King). Y ahora tengo la emoción de querer leer más libros de Craig Russell. Va directamente a mi lista de autores “perseguidos”.

Aunque miedo me da pensar que HYDE su única buena novela buena de Terror.

Reseña: Los Sonámbulos, de Chuck Wendig

Siempre es un atractivo leer tanto a un nominado, como a un ganador a los Premios Bram Stoker. El más preciado premio del género de Terror que se dan en USA y que son un referente en el mundo entero. Sin embargo, se me juntan varias cosas con Chuck Wendig, autor prolífico (polifriki, lo llamaría yo) que ha hecho cantidad de cosas para diversos temas. De hecho, yo lo conocí como autor de novelas del universo expandido de Star Wars. Pero llevo tiempo escuchando recomendaciones sobre Wanderers (Los Sonámbulos), y aprovechando que Roca Editorial la acaba de publicar en español, ¿quién se va a perder dicha oportunidad? Y más cuando muchos categorizan a Los Sonámbulos como su obra maestra. Y es que estamos ante una historia colosal que ocupa una franja de espacio literario entre lo distópico, la ciencia ficción y los acontecimientos actuales. Diría, una sinfonía de elementos narrativos que chocan con un trasfondo muy real. Una historia que impacta pese a las similitudes con obras como The Stand (¡El eterno King siempre!), pero digo más. Este libro es Apocalipsis y La Hora Final juntos. Sazonado con algo techno de Johnny Mnemonic. Una temática centrada en algo muy dificil de explicar sin spoilers. La mitad del tiempo, no tenía idea de adónde diablos iba la historia pero de pronto click, me hackea el cerebro la trama y entiendo lo que Wendig quiere contar. Además, el ritmo de la narración es un desafío. Los Sonámbulos es un tochal, un libro-ladrillo, como yo los llamo yo, pero un cuento cuyas páginas arden, se esfuman rápidamente y te mantienen la mirada perdida. Cada capítulo, bien escrito, pero en lugar de galopar cuentan detalles que se resumen muy bien al final. Aunque hasta la mitad de la novela aproximadamente no se acelera todo.

Una mañana del 3 de junio, en la pequeña ciudad de Maker’s Bell, Pensilvania, Shana se para junto a la cama de su hermana pequeña y piensa: «Nessie se escapó de nuevo». Nessie se escapaba a menudo, y como Shana era la hermana mayor y protectora de Nessie, era un problema. Sin embargo, Nessie salió de la granja en mitad de la noche sin nada más que un vestido. Lo que Shana no sabía en ese momento, pero aprende rápidamente, es que Nessie es sonámbula. O como se la conocerá más tarde, una caminante. Nessie ha comenzado una larga caminata y nada puede detenerla. Shana no se queda atrás. A medida que pasan los días, el grupo de caminantes crece. Si vas a darte un paseo por el campo, te tropezarás con este tipo de gente, jóvenes o mayores, todos caminan con determinación. Y hay gente que se dedicará a recoger a estos caminantes para que no se hagan daño…, pero mientras los sonámbulos caminan, la opinión del mundo está dividida sobre qué tipo de criatura se han vuelto esas personas. ¿Hay algún tipo de tema extraterrestre de por medio? ¿Son experimentos científicos o portadores de enfermedades? Sean lo que sean, el lado de derecha de la política estadounidense, Kreel, siente que hay algo impío en ellos. ¡Deberían detenerlos! Y el gobierno no hace nada. Además, mientras los caminantes hacen su larga marcha, el mundo se ve sacudido por una pandemia.

Un tipo de gripe que se propaga rápidamente, que mata sin piedad y vuelve loca a la gente.

Estamos ante una novela coral donde todos los personajes son protagonistas y nadie es verdaderamente un héroe. Todos los personajes se desarrollan y cambian. Y debido a que la narrativa se cuenta desde muchos puntos de vista, puedes tener una idea de lo que piensa o sufre cada uno/a. Todos están lidiando con el mundo que se derrumba a su alrededor. Los disturbios políticos y el deseo desesperado de proteger a los caminantes, muchos de ellos, familia, deja mucho que desear. En segundo lugar, hay personajes muy bien escritos y descritos. Te gustarán algunos tanto que querrás que vivan, sobrevivan y a veces no lo harán. Y esos otros que odias, tal vez quieras que sufran un poco. Hay buenas personas como Benji, Aram y Pete, pero quizás estos no siempre tengan la razón. Realmente, Wendig hace una cosa muy bien. No traza líneas. Nadie es realmente bueno ni realmente malo. Wendig presenta muy bien un mundo lleno de grises. La vida real donde nadie se ve a sí mismo como un villano. Además, Chuck Wendig no es nada amable con los que sufren el sonambulismo. Ahí lo dejo.

Lo más importante de todo es que hay esperanza en Los Sonámbulos. Ante tiempos desesperados, qué podría ser más aterrador que una pandemia para la que no hay esperanza. No la vi a través de las malas hierbas de algunas partes de la historia pero sí en los detalles. Además, llegué a decirme: ¡Dame algo a lo que aferrarme Wendig!

Los Sonámbulos comienza lento (¿Es una moda como con las series de TV?), y una buena parte de sus ochocientas páginas transcurren antes de que lleguen los gritos y las muertes. Pero poco tiempo después de empezar, el peligro al que se enfrentan los personajes se infiltró en mi cerebro y el libro amenazó con apoderarse de mi vida porque no podía dejar de leerlo. Una historia de colapso sistémico que parece que podría ser una nueva advertencia de lo que nos espera en esta década que empieza.

Quedáis advertidos.