Reseña: GOOMER (Edición Integral), de Nacho y Ricardo

Cuando tuve el cajote en mis manos por primera vez entonces fui consciente del sueño cumplido. Aparte de mega-integrales de cómics de ROM, de Astro City, Zarpa de Acero, Concrete… y otros muchos que espero, deseo y alento cada no mucho a las editoriales para que los publiquen; uno de los de ese podium de deseos… era, sin duda, tener la colección completa algún día de un eterno cómic, una serie que marcó mi juventud como fue Goomer. Cuando me enteré que se publicaba fue de esas cosas que uno piensa que nunca van a pasar y cuando pasan, casi crees que está viviendo un sueño. ¿Sentirá lo mismo al que le toca la lotería por fin después de tantos años imaginándolo? Debe ser una sensación parecida.

Joya, tesorito, Integral del Año, edición eterna, maravilla del cómic publicada, sueño Cumplido, Norma Editorial petándolo de nuevo con la edición de un cómic tan esperado… Así lo definí en redes sociales. Y es que siempre digo lo mismo. Viva la Ciencia Ficción cuando se brinda por el humor. Las pocas historias que tengo publicadas de Ciencia Ficción siempre fueron sazonadas con humor. Me salieron de dentro asi y quizás sea porque para mí es la mezcla perfecta de géneros. Y Goomer es eso en esencia. Y no solo magnifíco esta idea yo. Son muchos los autores y artistas que a lo largo de su carrera han optado por ello y les salió bien. Insisto, no solo lo digo yo. El Prólogo que aparece en el primer tochal de dos de esta edición calentita que vio la luz el pasado Salón del Cómic de Barcelona y ya está en librerías, viene escrito por un friki de cuidado. Pero también uno de los grandes actores, directores y guionistas de este país. El amigo Santiago Segura «habla el avangelio”, en dos paginítas y dice cosas que me tocaron el alma porque describen perfectamente a como me siento con esta publicación entre manos. Dos cositas en concreto. Una es que, si esperáis un reseñador (prologuista) ideal que se fan de esta obra, ese soy yo. Pero si se necesita un reseñador (prologuista) crítico, sesudo y experto en trasfondos gafapastas con ella, buscad en otro lugar. Y dos. “Cuando supe que por fin podría tener TODAS las aventuras de Goomer reunidas en una sola colección, di literalmente, saltos de alegría”.

Los vellos de punta.

En fin. ¿Qué o quién es Goomer para quién (oh dios) no lo conozca? Goomer fue una serie de historietas de humor creada a finales de los benditos años 80 por el guionista NACHO Moreno y el dibujante RICARDO Martínez para El Pequeño País (una revista infantil que acompañó al suplemento dominical del periódico El País entre 1981 y 2009). Tuvo tal éxito que fueron muchos los padres y abuelos que compraban el diario el fin de semana sí o sí porque tenían detrás a hijos o a nietos esperando con ansia esta publicación. Y hablo de abuelos-nietos porque me consta que no sólo fue mi caso. Pero lo más curioso-chulo y a la vez casi indignante es que cada publicación era únicamente una página, un gag, un chiste ultra-corto que rara vez tenía más de una sola carilla. Hecho que fomentaba el ansia por conseguirlo todo-todito-todo del personaje y leerlo más de una vez. Y llegaron entonces recortes, encuadernaciones particulares…, pero no mucho después aparecieron más historias en otras revistas y fue adaptada a película de animación e incluso llegué a verlo no hace mucho en serie web. Pero no es lo mismo. Lo que sí que triunfaron fueron los álbumes al estilo cómic europeo que publicó en su día Ediciones B. Recuerdo a un amigo que apenas salía con nosotros porque guardaba la paga para comprarlos…

Goomer narra las aventuras de un astronauta terrestre que se adapta a vivir en un planeta lejano habitado por una civilización inteligente. En la historieta se dan a conocer diferentes tipos de sociedades, personajes escalofriantes y formas de vida desconocidas, pero a veces de una gran inocencia comparadas con el «terrorífico» habitante procedente de la Tierra. Son chistes, son gags “a lo periódico”, con un transportista espacial que se convierte en inmigrante casi no deseado en un planeta alienígena de una galaxia muy muy lejana. Calvo, perezoso y de pocas luces, Goomer encaja en ese entorno como un guante, comportándose como un Han Solo de pacotilla, sin nave, princesa ni gloria. Un antihéroe que nos representa porque es como somos, no como nos gustaría ser… Pero el caso es que por fin Goomer, el mítico aventurero espacial, perezoso y caradura puede estar en vuestras cómictecas de forma completa con todas sus historietas publicadas en una edición integral. Un cofre-caja contenedora de dos tochales que incluyen las mil doscientas treinta páginas publicadas en diferentes revistas semanales, además de numerosos extras. Una ocasión inmejorable para que las divertidas peripecias de Goomer conquisten a nuevos lectores con su humor atemporal para todas las edades.

Los magnificos guiones de NACHO le perseguirán siempre allá donde esté. Nacho Moreno fue guionista de cómics, viñetista político, escritor, editor, cocinero y restaurador español con esa gracia de la mezcla explosiva que puede salir de alguien nacido en el País Vasco y llevarse decenas de años viviendo en Cádiz. Fue creador también de Mot junto al gran Azpiri. Otra obra que espero Norma Editorial rescate, ¡pliiiiiiiiiiiiisssssssssssssssss! El maestro guionista nos dejó en 2021 víctima de una horrorosa enfermedad.

Por otro lado, pero no muy lejos, RICARDO (Ricardo Martínez – Santiago de Chile (1956)) sigue dando guerra aún como ilustrador editorial y humorista gráfico en nuestro país.

¿Qué más decir entonces? OBRA INDISPENSABLE. Nadie -y digo nadie- debería perderse esta oportunidad. Con una muy chula lámina en su interior.

A las pruebas me remito.

Reseña: Star Trek. El Conflicto Q, de Scott y David Tipton y David Messina

Nunca uno dice no a disfrutar de una historia divertida de Star Trek considerando que el fan moderno de esta saga entre los que me hallo, ha seguido el camino de todo-todito-todo lo que ha ido saliendo en los diferentes formatos frikis como pueden ser pelis, novelas y cómics. Sí, lo reconozco, soy de los casi últimos en llegar por culpa de esa libre obsesión de leer y leer y probar todo de todos los campos habidos y por haber de la buena Ciencia Ficción. Y fue que me encontré no hace mucho con un nuevo tomito publicado por Drakul Editorial; lugar donde podréis encontrar varias obras de la saga como Star Trek: Countdown (https://www.drakul.es/component/virtuemart/star-trek-countdown-detail), novela gráfica precuela oficial de la espectacular película de Paramount Pictures que abre el universo alternativo creado por J.J. Abrams; Picard: Countdown, obra que reseño aquí: https://www.cronicasliterarias.es/?p=6837 o el cómic que guionizó el conocido escritor de CF, Harlan Ellison, denominado La Ciudad al Borde de la Eternidad (https://www.drakul.es/component/virtuemart/star-trek-la-ciudad-al-borde-de-la-eternidad-1-detail).

¿Y entonces El Conflicto Q? Lo mejor de esta miniserie es que no involucra ninguna de las tonterías de Kelvin Timeline ni está remotamente asociado con J.J. Abrams y la “reinvención” que comenzó en 2009. Es un cómic hecho por y para el fan más acérrimo de la franquicia. Los hermanos Scott y David Tipton han escrito un gran número de guiones para los cómics de Star Trek y para otras series como Angel o Tortugas Ninja, y aquí nuevamente se magnifican junto a David Messina, un prolífico dibujante de cómics italiano con un gran número de títulos publicados especialmente los relacionados con el universo alternativo de J.J. Abrams (como por ejemplo el antes mencionado Star Trek: Countdown). Un ilustrador muy a tener en cuenta ya que ha hecho sus pinitos también con Superman, True Blood, Lobezno, La Patrulla X, Spiderman, Wonder Woman e incluso Iron man. Se puede decir que es el dibujante por excelencia de los cómics de Star Trek publicados por Drakul Editorial en nuestro país.

¿Y El Conflicto Q? La historia nos lleva a conocer a Q junto con algunas otras especies alienígenas altamente avanzadas e incluso trae nuevamente a escena a las tripulaciones de la Kirk Enterprise, Picard Enterprise, Sisko DS9 y la súper famosa Voyager. Esto me pareció maravilloso y…

… me encantó la parte a modo de borrador en la que se introduce al lector que llega sabiendo sólo un poco, y como muestra cada una de las cuatro especies alienígenas con las que se han construido equipo. Mezclando incluso estos grupos en cuatro nuevas facciones. Las mismas que tendrán que maniobrar y “jugar” o hacer un esfuerzo conjunto para resolver la disputa que se plantea con dicho ser. Hecho que por cierto está causando que el espacio y el tiempo tenga algunos efectos secundarios potencialmente catastróficos.

Eso si. Al lector que llegue de nuevas decirle que esta mezcla de tripulaciones le puede dificultar el seguimiento de la trama, ya que es difícil controlar qué personajes están en el mismo equipo. A esto me refería con que es un cómic hecho directamente para el fan de  toda la vida, el cual se sentirá como en casa ubicando a cada uno en su sitio y sabiendo por qué se dice, lo que dice, en algunos momentos. Y sinceramente también es un poco discutible el guión. Ya que las tripulaciones conspiran para resolver el problema juntos, y sin embargo, parecen estar jugando según las reglas de Q.

Ahí lo dejo. No cuento más. Una lectura entretenida que me encantó poder disfrutar como nuevo fan de Star Trek.

Reseña: El Imperio de Trigan, de Don Lawrence y Mike Butterworth

Más recuperaciones buenas, más joyitas del cómic clásico que aparecen en nuestras librerías, más recomendaciones de lectura para el buen amante de la Ciencia Ficción. Otro súper tomo que jamás pensé poder ver/tener entre mis manos en lo que me resta de vida. Porque sí friends, uno llegó a perder la esperanza de poder obtener ciertas obras tras dejar atrás una esplendorosa niñez y resulta que se está consiguiendo recuperar desde hace unos años y en formato íntegro, grandes títulos que nadie que esté leyendo esta reseña ahora mismo se debería perder. Os hablo de varios casos con grandes editoriales de nuestro país a las que hay que agradecer el trabajo que están haciendo. Y donde, por supuesto, en el podio se encuentra Dolmen Editorial con su genial colección Fuera Borda donde se edita el mejor cómic clásico de la BD pero también chuladas como El Imperio de Trigan, cómic alabado por maestros como Neil Gaiman. Donde descubrir el final de esta saga en una cuidada edición cronológica repleta de extras.

El Imperio de Trigan es un referente en la historia del cómic británico, dibujado por el legendario Don Lawrence con su deslumbrante y clásico estilo, un relato épico que dio lugar a una nueva mitología de la CF ambientada en un futuro lejano que cautivó la imaginación de toda una generación en la que me incluyo. Una obra que nos transporta a un peplum futurista completamente teatral pero con múltiples giros de guión que te dejan con el culo torcido. Obviamente, te va a molar bastante si eres fan del género histórico en si; conocer civilaciones y ser entendido en algunas ayudará bastante. Y sumará, en general, que os guste saber como se desarrollaron algunas de esas civilazaciones dejando de lado vuestra opinión política sobre dictadores, “buenos gestores” de imperios, esos a los que muchos llaman fachas de la peor calaña sin tener en cuentra la época en la que existieron. Pero mola que todo se traslade -o nos traslademos-, hacia el lado del superhéroe vector de transmisión de la moralidad y os explico esto con una cita muy famosa del escritor George Orwell (1984), una frase muy conocida a nivel mundial por ser recreada por Winston Churchill y que definiría bastante bien este cómic:

LA HISTORIA LA ESCRIBEN LOS VENCEDORES

Por lo que El Imperio de Trigan es una auténtica epopeya bastante cercana en espíritu al universo creado por el novelista Isaac Asimov en Fundación. Hablamos de un cómic que fue la primera gran serie de CF dibujada en estilo hiperrealista llena de detalles por el maestro ilustrador Don Lawrence (quien luego perfeccionaría mucho su técnica en Storm, una tira creada para el cómic semanal holandés Eppo en 1977). Los guiones de Mike Butterworth dan lo que se le pide a un cómic asi y entre estos dos autores crean un mundo asombroso donde vais a tener de todo: piratas, bárbaros, tecnología futurista, los personajes Trigan y su hermano Brag, el viejo sabio Péric que visten de romano pero utilizan espadas y pistolas láser, las maravillosas arquitecturas de grandes ciudades antiguas genialmente representadas y todo acentuado bajo la mirada altiva de poderosas naves espaciales…

Esta soberbia obra, sobre todo, en aspecto gráfico, comenzó a publicarse en 1965 en la revista británica Ranger. Fue abandonada por Lawrence en 1975 tras unos cincuenta números y retomada por otros autores con menor éxito hasta su declive en 1981. Sin embargo, la serie llegó a ser muy popular en Países Bajos mientras que en Francia, las ediciones de Septimus publicarían álbumes en 1976. Aunque es, sobre todo, Glénat la que retoma todos los álbumes en orden cronológico entre 1982 y 1989 y los lanza al mercado. ¿En nuestro país? No hace falta que diga nada, ¿no?

Y ahora os digo yo, friends: ¿Cómo puede decepcionar y no sorprender la lectura de una obra así? Luchas internas dentro un imperio, rivalidades por el poder, invasiones extraplanetarias, guerras y cataclismos que recuerdan a las viejas películas kitsch de los años 50… Cantidad de lectores abandonamos Look and Learn en su día (material educativo ilustrado) para recurrir a una tira cómica de CF bellamente ilustrada que presentaba tecnología futura, monstruos y hombres con espadas que vestían ropas del poderoso Imperio Romano… Una mezcla única y elegante del fantástico para con el género histórico. Don Lawrence en todo su esplendor, con unos guiones de Butterworth que aportaban un tipo de narración diferente al que se veía en los cómics de la época.

Si alguna vez existió una catacumba contenedora de tesoros del noveno arte británico, allí encontraréis seguramente varios ejemplares de El Imperio de Trigan.

Esta es su épica historia.

Reseña: La Decimotercera Planta. Volumen 1, de John Wagner, Alan Grant y José Ortíz

Ayer mismo hablaba de la importancia del rescate editorial de obras perdidas en el tiempo por las cuales la mano del Demonio las había llevado al quinto anillo del Infierno a ese que llaman especulación. Comentaba también la cara de tonto que se le debe estar quedando a más de uno al ver que están volviendo a ser reeditadas grandes novelas y a precio honrado. Pues con los cómics lo mismo. En este caso, Dolmen Editorial publicando entre sus novedades un magnifico volumen (el primero) de una serie de cómics tan original en su día como fue La Decimotercera Planta.  Obra que no es moco de pavo, a mano de los maestros ingleses John Wagner y Alan Grant y nuestro paisano el gran José Ortiz, y es que no se puede negar el impresionante catálogo de éxitos que vendrían de las islas, fábrica de ideas como fueron las revistas 2000 AD así como tantas otras que a día de hoy luchan por no quedar en el olvido.

En especial, hoy haré referencia a Scream! y The Eagle porque es de donde parte La Decimotercera Planta en los gloriosos años 80. Inédita hasta la fecha en español y creada por John Wagner y Alan Grant (los co-creadores de Juez Dredd) e ilustrada por el legendario dibujante español José Ortiz, en La Decimotercera Planta tenemos por delante temas de casas encantadas, domótica homicida, monstruos horribles, mucha superstición y las reuniones de vecinos más terroríficas de la historia del cómic. Obra que al ver que se publicaba en nuestro país me dio en el pecho una explosión de absoluta nostalgia. No había leído nada de esto en más de treinta años. Fue aproximadamente en 1984 cuando se vieron impresas por primera vez y mi famoso tío proveedor-mío de lecturas comiqueras, me las proporcionaba. Recuerdo haberle dicho que, por favor, me trajera todo-todito-todo de la revista Scream!; ya sabéis de mi pasión por el género de Terror. Pero aunque parecía demasiado aterrador para un niño de ocho o diez años, atractivo todo era como poco. Y cuando me enteré que después de un tiempo, Scream! se fusionó con The Eagle, pues todo-todito-todo de esta última para poder continuar leyendo las historias de Max y su decimotercer piso. Pero obviamente, las cosas cambiaron y no mucho más de cuatro o cinco revistas pude adquirir. Por lo que como un cosaco, como un poseso, he disfrutado de este primer volumen (¡sólo el primero!) que Dolmen Editorial acaba de poner en el mercado.

Un maravilloso tomo donde leer y disfrutar de las historias clásicas de Max, la computadora, una historia, un argumento totalmente recomendado para los amantes de la narrativa futurista mezclada con el Terror. Max es una computadora diseñada para ayudar a las personas que viven dentro del edificio con sus tareas domésticas. Se preocupa mucho por su bienestar. De hecho, podría simplemente asesinar si determina que uno de ellos está en peligro. Y resulta que ese suele ser el caso y tiene la herramienta perfecta para ello en la decimotercera planta…

Este es el primer volumen que recopila las historias publicadas entre 1984-1985. La esencia de los primeros episodios cortos es que Max se entera de alguien «malo» que quiere lastimar a uno de los inquilinos y luego los atrae a su piso especial para darles un susto de muerte. Nunca mejor dicho. Esto se intensifica rápidamente en Max usando la hipnosis para solicitar ayuda de uno de los residentes y luego la policía se da cuenta de las travesuras mortales de este edificio inteligente. Los sustos en sí mismos son simples y encantadores en el sentido de los cómics de antaño: esqueletos, arañas, etc. De hecho, todo el escenario tiene esa vibra realista, aparte de la maravillosa computadora y el mal que le puede a la hora de impartir justicia. El arte de José Ortiz, aunque no está en su culmen como llegó a estar en la revista 2000 AD, no deja de ser excelente.

Necesito ya el Volumen 2.

Reseña: Sector Lejano, de N. K. Jemisin, Jamal Campbell y Deron Bennett

No es algo fácil tomar a los Green Lantern Corp y darles la vuelta. Pero N. K. Jemisin, Jamal Campbell y Deron Bennett hacen todo eso y más en Sector Lejano. Con una historia convincente, un elenco de personajes que te hace cuestionar cada motivo, un arte impresionante y unos guiones dignos de pelicula, me resulta bastante extraño que esta miniserie -o novela gráfica en su conjunto- no haya sido ya altamente recomendada aquí para lectores de cómics, sobre todo, para el buen amante de la Ciencia Ficción. Además que entrar con el conocimiento de lo que concierne a la Corporación Lantern puede ayudar al lector promedio a recoger pequeños detalles y asentir con la cabeza cuando pille esas referencias, no sé ustedes, pero a mi estas cositas me encantan. Pues Jemisin nos brinda todo lo que necesitamos saber sobre los Corps a través de los ojos de Sojourner «Jo» Mullein, una nueva Lantern a la que se le asigna la tarea específica de ayudar a Ciudad Duradera. Ella sabe tanto como el lector, y aunque sabemos por qué fue elegida para ser una Lantern, esta historia es independiente y quizás brilla aún más por ello.

Muy al estilo de Demolition Man (peli antigüita de Stallone pero que tenía su aquel en su momento con una Sandra Bullock en sus inicios), en Sector Lejano nos topamos con una trama donde hay un asesinato después de quinientos años. ¿Sospechosos? 20.000 millones de sospechosos. ¿Esperanzas de resolverlo? Una única esperanza. La Ciudad Duradera es una metrópolis en auge en los confines del universo, lleva generaciones sin sufrir crímenes violentos. Es más, el Control de Emociones ha borrado el abanico de emociones de sus ciudadanos, permitiendo que las tres razas residentes pasen por alto su turbulenta historia y coexistan en paz. Pero cuanto más cambian las cosas, más permanecen igual. Una lección difícil de aprender para Jo mientras viaja a la Ciudad Duradera para ser Linterna Verde del sector. Jo ha sido la única Lantern durante seis meses, y la única persona de los 20 mil millones de habitantes que también experimentó alguna emoción. Pero no todo es lo que parece y con la oscura historia de cada especie alienígena que reside en el planeta, Jo tendrá mucho trabajo por delante para resolver un asesinato que no tiene pies ni cabeza…

No es difícil ver el espejo que Jemisin levanta respecto a nuestra propia sociedad. Jo es una ex-poli y soldado, y muchos de sus pensamientos internos nos llevan a su pasado y a ver cómo se convirtió en Lantern. Es una persona con defectos, con recuerdos de su vida en la Tierra y todo lo que dejó atrás para ayudar a Ciudad Duradera. Pero lo que hace que Jo Mullein fácilmente sea uno de mis mejores Green Lanterns desde ya, es su evolución. En Sector Lejano no nos estamos uniendo a un personaje al comienzo de su viaje, entramos ya en medio. Jo ya es mayorcita para muchas cosas, tira tiros dados para bien o para mal, tiene sus defectos, como todos los tenemos y crecemos con ellos. Jo no es perfecta pero es capaz de darse cuenta que sus acción e inacción dañan a los demás y entonces cambia en consecuencia. Esto está genialmente conseguido.

Sector Lejano es fácilmente el mejor cómic de CF que he leido en meses. Tiene supuestos héroes y villanos DC pero cuando terminas este tomo que publica ECC Ediciones, la sensación es el estar leyendo una genial novela policiaca futurista al estilo del maestro Philip K. Dick. Se nota que N. K. Jemisin es, en realidad, una buena escritora de fantástico y fue galardonada con un Premio Hugo en su día. Además de que Sector Lejano llegó a estar nominada en los Eisner.

Reseña: Dios en una Esquina, de Ignacio Cid Hermoso

Dios en una esquina es una historia compleja, una trama que se desenvuelve en varios arcos temporales distintos, incluso en mundos que no son lo que debieran… La política, la teología y la ciencia construyen un tapiz de proporciones gigantescas. Todo lo que sucede aquí es extraño. Año 2016. Un avión que no debería estar ahí, un aparato de Iberia cuya identificación no corresponde con ningún vuelo comercial, Nico Dubois, agente del CNI regresa de su misión en China para ver a su hijo que despertó del coma… Pero este mundo no es al que pertenece. Mientras tanto, España es gobernada por una dictadura de ultraizquierda y un grupo terrorista quiere acabar con el poder de la Iglesia. Todo se asemeja a la realidad pero es distinto… muy distinto. En esta historia conoceremos a su protagonista principal Nico Dubois. Otra trama dará un salto en el tiempo. Año 1989. Florin Ardelean es un astrofísico rumano que investiga en Bucarest, su amor es la dulce Ozana. Se dedica a observar los confines de la galaxia en busca de respuestas, pero todo se complica cuando el pueblo se levanta contra la dictadura comunista. Nuevo salto temporal. Año 1933. Stephan Schultz, filósofo austriaco, emigra de su país ante el auge del nacionalsocialismo. En Japón se enamorará de un científico que está a punto de cambiar el mundo para siempre… ¿Y estas son las historias que vais a ir leyendo? Pues no, también El libro de Nico, una especie de diario en el que se nos narra su infancia, su vida… Ahí empezaremos a entender algunas cosas suyas. Pues El libro de Nico abarca varios capítulos y diferentes épocas. Entraremos más adelante en una narración de terror cuya protagonista es una bruja y… Auténtica lectura de horror que tanto nos gusta a los lectores de este género. Entre medio de esta torre de Babel leeremos artículos de ciencia o la vida de Lizza que solo quería ser una gran bailarina…

¿Pero qué clase de novela es ésta? Estamos ante un thriller, de eso no hay dudas, hay espías, existen misterios a desentrañar mezclados con surrealismo; lo que sucede es que es un enorme ejercicio metaficcional. Hay ecos de Asimov y de David Lynch. El combo no puede resultar más desarticulador, sin embargo, ante la sorpresa del lector todo termina resultando muy bien cohesionado. Dividido en dos partes en que las historias irán evolucionando. Y es que a veces nos encontramos con novelas envueltas con capas y más capas de esas narraciones que prosiguen hasta hacer un todo con la trama principal. Y es este el caso de la nueva obra de Ignacio Cid, donde nos lleva ante todo un universo, un mapa de relatos ambientados en diferentes épocas de la Historia, pasando por la Segunda Guerra Mundial o las dictaduras comunistas en Europa del Este o Asia.

Este es un ejercicio de experimentación literaria en el que se conectan diarios personales, documentos históricos y temas universales como la religión, políticos e ideológicos como el desastre de Chernóbil o el avance del comunismo. También hay científicos como el estudio de la física cuántica que supondrá el centro neurálgico de esta obra tan inusual. Y digo inusual porque nos sacará totalmente de los lugares comunes a los que estamos acostumbrados. Nos llevará desde la propia Chernóbil, a vivir un thriller de espías que también es un relato de ciencia ficción clásico, con disquisiciones filosóficas sobre si existe un Dios, o cuál es el sentido de la vida.

Nuestro autor ha compuesto una novela ácida y cáustica, que nos hará replantearnos y dudar de todo. Un libro repleto de verdades, de ficción, de miedos, de vidas… Una novela diferente que desborda calidad.

Reseña: Redemption. La Última Esperanza, de Christa Faust y Mike Deodato Jr.

Y más Ciencia Ficción para hoy.

Redemption presenta a los lectores un spaghetti-western de CF post-apocalíptica y está tan llena de acción como cabría esperar. A eso sumad mensajes políticos y personajes memorables. Tiene un gran impacto, sumergirse de cabeza en una historia que permite a los lectores ponerse al día mientras leen. Y es que friends, la fusión entre Sci-Fi y Western si está bien hecha puede llegar a ser como he dicho memorable. Una impresión interesante además desde la primera página es lo que aporta Redemption: La Última Esperanza, el cómic publicado por Panini Cómics en tomito de tapa dura que hará disfrutar de lo lindo a todo amante de las historias del Far West.

Incluso se nos presenta un mundo que muere por ser explorado con detalle. Pero la construcción del mundo pasa a un segundo plano pues ésta es una historia impulsada por los personajes ante todo. Y un trasfondo tan único e inspirado para la historia que es un incentivo adicional para comprar el cómic. Christa Faust sabe cómo escribir una historia interesante y convincente, comenzando con una increíble introducción. En las primeras páginas se nos presenta a una heroína a la que los lectores apoyarán instantáneamente. Cuando la conocemos, el alguacil de la ciudad la está azotando por lo que él considera un crimen atroz: ayudar a una víctima de violación menor de edad a abortar. Es una introducción efectiva. Se presentan las apuestas y el mundo y tenemos un sentido claro de lo correcto y lo incorrecto. Ver al sheriff intimidar a la joven para que acuse al médico de matar a su bebé es horrible e instantáneamente hace que el lector se involucre en la historia. Y todo esto es tan solo en las primeras páginas. Una vez que Faust realmente entra en el meollo de la historia, queda claro que tiene una historia bien realizada en contraste con una excelente construcción del mundo desolado que se visualiza.

El arte de Mike Deodato Jr. es, como siempre, fantástico. Instantáneamente trae a la mente un western clásico pero también un mundo sombrío invadido por la espesa arena e impregnado de elementos fantásticos por no decir futuristas. Lo mejor es que nada se siente fuera de lugar, incluso cuando la mayor parte de la ambientación debiera abogar más por el pasado, funciona bien. También hay una sensación cinematográfica real en algunos de las viñetas que realmente capturan el ambiente occidental y es fácil imaginar varias de estas páginas en un posible film. Los colores de Lee Loughridge son igualmente buenos, todo está coloreado con un amarillo polvoriento que recuerda instantáneamente el escenario del desierto y le da un ambiente post-apocalíptico magnífico. Por lo que tenemos una historia chula dentro de un mundo bien realizado, personajes interesantes en un entorno devastado, un cómic convincente que se devora en nada.

A poco que te interesen los dos géneros mencionados y su mezcla, elige Redemption para una buena tarde de lectura sin preocupaciones y no te arrepentirás. La venganza debe ser evitada pero leer sobre ella atrae al ser humano una cosa mala. Tan claro como el agua que escasea en este mundo…

Reseña: Oblivion Song. La Canción del Olvido, de Robert Kirkman y Lorenzo de Felici

Yo que soy de darle a todos los géneros en cuestión, cuando me llega el punto de la Ciencia Ficción, tengo que reconocer que leo muuuuucha CF. Lo que digo es que pueden pasar por mis manos varios libros y cómics de este género antes de decidir pasarme a otro. Y ahora estoy en ese punto. Por lo que me vino genial ver que ECC Ediciones estaba publicando Oblivion Song en sendos tomos integrales…, una historia del maestro que tenía muchas ganas de leer. Y me vino bien porque quería ver cómo se le daba a Robert Kirkman (sí, el creador de The Walking Dead, Invencible y Outcast y otras muchas), quería ver como se le daba a este archicreativo cuando decidiera meterle mano al género fantástico más leído de todos actualmente como es la Ciencia Ficción.

Y de ninguna manera Robert Kirkman necesita mis elogios. No le voy a dar palmaditas en la espalda por seguir haciendo cómics y todo ese ruido. Es un guionista de los buenos-buenos y se merece estar donde está. ¿Qué después resultó ser un empresario de cojones y él se lo guisa y él se lo come con su propia empresa? En su derecho está. Pero nunca un creativo debe perder valor por ello. Se ha desarrollado a ritmo constante y muy poquitos pueden alardear de eso. Es consistente y en cuanto a sus cómics, sabes que es un autor de personajes y autor de historias que te mantienen enganchado. ¿Su don o táctica? Expectantes giros de guión en las última páginas. Se le da de p… de rechupete. Y en Oblivion Song sucede igual. Establece los personajes, el mundo, la trama y con ciertos giros de trama ya te tiene enganchado. Con una temática que desafortunadamente nada es tan original como se pretende y que parece ser elaborado como un guión de televisión condensado. No me estoy burlando de Kirkman porque haga televisión, se ganó su éxito y, de nuevo, no necesito elogiarlo por seguir escribiendo cómics. Es solo que es obvio que Oblivion Song es un cómic perfectamente elaborado para ser traspasado a la gran pantalla. Y se nota.

Oblivion Song es una buena trama que comienza con Nathan corriendo tras dos personas que huyen de un monstruo. Le dispara a uno de ellos y éste desaparece. Lo que asusta mucho a la mujer que huía con él. Tras esto le dispara a ella y también desaparece. Lo que deja a Nathan y al monstruo a solas para realizar ese “baile de supervivencia”. Ya que presenté a Nathan y sus dotes, sabéis de sobra que sobrevive y la historia continúa. Bien. Una vez que se autoelimina, nos enteramos de que acaba de rescatar a estas dos personas y que estuvieron «allí» durante una década. La historia continúa revelando pequeños detalles sobre lo que es «allí» y por qué Nathan está arriesgando su vida para encontrar/rescatar gente….

Tenemos algo de política, una agenda personal y realmente todas las demás casillas de verificación que necesitas saber sobre la historia, ya se han impuesto. Estamos ante un primer volumen de la serie que recopila los doce primeros números de la colección original, así como material adicional que describe el proceso creativo; por lo que material hay para saber y saber. Con la idea central de que hace una década, 300.000 ciudadanos de Filadelfia quedaron perdidos súbitamente en Olvido. El gobierno hizo todos los esfuerzos por rescatarlos, pero tras muchos años de actuación, se han rendido. Nathan Cole… no lo hará. Emprende viajes continuos arriesgando su vida, para intentar rescatar a aquellos que están perdidos, solos y asustados, viviendo y transitando en ese paisaje desolado y apocalíptico que está al otro lado. Pero quizás… Nathan busca algo más. ¿Por qué no puede resistirse al canto de sirena de la Canción del Olvido?

No puedo ni negaré que es un tema perfecto para enganchar a todo fan del cómic que brinda por la Ciencia Ficción. Los viajes en el tiempo son un tema… un subgénero dentro del género. Y atractivo como pocos. El argumento propio de viajes en el tiempo para el rescate de personas, alterar sucesos que lleven a la raza humana a la extinción y derivados…, sí, es un tema manido. Sin embargo, tenemos a Kirkman aquí, el tío que es capaz de hacer de un tema trillado algo entretenido. ¿O acaso no fue él quien trajo de moda de nuevo a los zombis cuando ya nadie (menos yo) daba un duro por ellos? Eso si, por favor, aunque algunos jóvenes de por aquí lo penséis y lo creáis porque casi empezasteis a leer cómics con cómics, por favor, por favor, por favor, ni de lejos Kirkman inventó nada con mis amados zetas. Únicamente, los puso de moda nuevo. Creó con The Walking Dead una trama larga sobre un grupo de personas inmersas en el apocalípsis zombie y la hizo muy entretenida. Ya está.

No hay nada nuevo bajo el Sol, dice un proverbio japonés. Y es cierto. Pero Kirkman con su don y con Lorenzo De Felici colaborando con él crean en Oblivion Song un cómic que se disfruta bastante. Con unos primeros números que emocionan al lector lo suficiente como para tenerlos enganchados como mínimo hasta mitad del tomo.

Reseña: Star Wars. La Guerra de los Cazarrecompensas, de VVAA

Con el monazo de Star Wars que tenemos algunos en este momento tras haber tenido geniales veladas en TV con las series The Mandalorian y El Libro de Boba Fett donde, por encima de todo, brillan las apariciones del mismo Din Djarin, Ashoka y el mismísimo Luke Skywalker; muchos nos sentimos un poco huerfanos ahora… Y aunque sabemos que no pasa nada, que en breve se viene más leña con la serie de Obi-Wan Kenobi en apenas mes y medio. Uno siempre quiere más. ¿Y qué hace si es listo? Pues lo que llevo diciendo y recomendando desde hace años: recurrir a Planeta Cómic y a toda su senda de publicaciones del Universo Expandido que publican casi cada mes librarse de esa orfandad con el mayor desapego posible.

Y tras chuladas indispensables de tener como fue el tomaco integral que se marcaron con Boba Fett: Antología (https://www.cronicasliterarias.es/?p=7811), llegan más deleites para los amantes del personaje como es la denominada La Guerra de los Cazarrecompensas, de Charles Soule, Steve McNiven, Laura Martin y Travis Lanham. Más del otro cazarrecompensas mandaloriano más famoso de estos mundos como es Boba Fett (aunque haya un lío tremendo con si lo es o no lo es). Una historia ambientada en los sucesos que van entre El Imperio Contraataca y El Retorno del Jedi, territorio narrativo ocupado por Sombras del Imperio en el canon Legends, un lapso de tiempo que da para mucho. Pues podremos descubrir qué sucedió cuando Fett transportó la carbonita congelada con Han Solo desde Ciudad Nube hasta el Palacio de Jabba. Una aventura que comienza interesante pero con un dificil reto; tenemos a unos autores que deben mantener una trama con la suficiente tensión para que los fans de Star Wars se interesen. Ya que todos sabemos cómo va a resultar todo: será entregado a Jabba pero posteriormente ser rescatado por el famosa díada de la Princesa Leia Organa y Luke Skywalker… Sin embargo, La Guerra de los Cazarrecompensas “compensa” la historia al darle un giro con el tema de darle un posible destino diferente al tabletón de chocolate carbonico que es ahora Han Solo. Un destino increíblemente espantoso… pues si la matriz de carbonita no se mantiene estable, la tan valorada presa podría DERRETIRSE literalmente.

Y si la posibilidad de que Solo se convierta en una sustancia pegajosa no es suficiente para mantenerte enganchado/a (aunque sabemos que sobrevivirá, ¿no?), otra parte chula de esta aventura es el hecho de que la narrativa esplende (que siempre diré que para mí es el principal atractivo de esta franquicia) y nos muestra nuevos “rincones” de esa galaxia muy, muy lejana. ¿Qué siginfica? Pues que además de planetas, ciudades, razas y naves nuevas a visualizar, tendremos recreadas escenas como la del joven Boba acunando la cabeza de su padre, Jango Fett (Episodio II: El Ataque de los Clones), dando nuevas capas de profundidad a un personaje que originalmente solo tenía unas pocas líneas. Escena que fue usada para El Libro de Boba Fett, por cierto.

Sinceramente, La Guerra de los Cazarrecompensas, si eres fan ya viejuno de Star Wars, te puede parecer más de lo mismo. A estas alturas, caca de bantha. Pero con el avance de la historia, sobre todo, en los dos últimos números, te das cuenta de lo indispensable que puede ser para tu conocimiento leer todo lo que sucede aquí. Ver a Vader amenazando con cortar a Han Solo por la mitad, Luke negandose a reunirse con Vader sin querer ser cebo, Leia desesperada ideando un plan alocado como es el de atacar a Vader con solo Chewy como compañía, los Hutt discutiendo sobre si renunciar a Han Solo y Hutt Bokku queriendo desafiar a Vader también. No es broma, en caso de que no sepas quién es Bokku the Hutt, aquí te va a sorprender. Y entonces sabemos que hay más cazarrecompensas interesados en hacerse con el turrón de Suchard…

Además de establecer una historia interesante, también tengo que mencionar la extensión de dos páginas de Fett luchando en una arena que os va a dejar flipados a muchos. Entonces os sugiero que, a todos los que hayáis leido hasta aquí, no deberías dejar pasar la oportunidad de pillar este cómic. Este comienzo de una nueva era que se viene en publiaciones relacionadas, ramales de lo que sucede en La Guerra de los Cazarrecompensas.

Reseña: Bot 9, de Derek Laufman

Una de las lecturas sin lectura que me ayudaron a superar este triste invierno fue el colorido y nuevo álbum de Derek Laufman. Se llama BOT 9 y sí, «bot» viene de “robot».

Nuevo Nueve Ediciones publica esta chulada de cómic, máximo esplendor de cómo hacer una buena historia aún sin diálogos. En tan solo sesenta y cuatro páginas, Derek Lauffman, artista profesional que reside en Londres (Canadá) y lleva una carrera muy prolífica en cuanto al desarrollo de vídeojuegos. Aparte, ha trabajado como ilustrador/diseñador independiente a tiempo completo para Marvel, Warner Bros., Disney Publishing y otras potentes empresas. De hecho, es el diseñador de la línea Marvel’s Super Hero Adventure, así como de la nueva marca centrada en niños pequeños Super Friends de DC. Pero en BOT 9 se ha centrado en “una historia sobre un pez que hace un viaje revelador dentro de la cabeza de un robot».

Y esto no es una metáfora.

BOT 9 es un relato caprichoso y que viene bien y es súper recomendable a todas las edades. Es el tipo de cómic que puedes disfrutar, reservar durante una semana, luego retomarlo y encontrar nuevos detalles. Nuevos significados, nuevas cosas por apreciar. Disfruté de una maravilla de Laufman en su día como fue Ruinworld: Eye for an Eye, obra que reseñé para una importante web de cómics norteamericana. El autor me dio las gracias vía Twitter 😀 Y es que la catalogué como la mejor novela gráfica de 2019. Pero sinceramente lo sentí así. No obstante, BOT 9 tiene el mismo sentido y propina el mismo tipo de diversión. Sus poderes narrativos pese a no tener texto abren la imaginación a un mundos de significados y matices casi en cada viñeta. De los que te das cuenta solo y mediante el uso de una buena observación.

¿La premisa? Un inventor venido a menos saca un pez de las aguas en las inmediaciones de su isla natal, lo mete en una pecera y lo coloca a hombros de un cuerpo robot. Y el robot comienza a caminar. ¿Por qué el anciano hace esto? ¿Hacia dónde va dirigida su creación? ¿Llegará a su destino o los muchos obstáculos (algunos naturales, algunos creados por el hombre, algunos humanos mismos) acecharán o destruirán el mecanismo creado?

Jóvenes y adultos podrán disfrutar de una aventura propiamente dicha y definitoria de la palabra. Quedaréis cautivados por la construcción del mundo creado por este dibujante/guionista/artista/escritor, con ideas que se detallan en notas explicativas al final del ejemplar. Allí, Laufman detalla cómo fue influenciado por las películas del cineasta y artista japonés Hayao Miyazaki, por ejemplo.

Los colores de este volumen casi dañan la vista por su preciosidad. Una joyita de historia que deja y se elabora sin palabras.