Reseña: Post Americana, de Steve Kroce y Dave Stewart

Steve Skroce ya me deleitó con su aportación a We Stand On Guard y como dibujante de los storyboards de The Matrix, de los cuales soy coleccionista. Pero si recordáis, hubo una miniserie que salió no hace mucho en tomo por estos lares de la mano de Norma Editorial, una trama que todo el mundo pone muy bien y que aún no he podido devorar, denominada Maestros (https://www.normaeditorial.com/ficha/comic-americano/maestros-1/maestros), una historia que por lo que sé, es absurdamente ilógica pero con una sed de irreverencia incómoda que la hace divertida y similar a los cómics de Avatar. Bien, pues Maestros fue creada por Steve Kroce, el mismo que ahora regresa a librerías con Post Americana. ¿El qué? Básicamente, en un futuro no muy lejano o en una realidad alternativa, USA se divide en dos áreas principales: los ricos son el 1% de la población y se han refugiado en algo llamado La Burbuja (The Bubble), donde acumulan recursos. Lo que conlleva a la aniquilación total de la superficie del país (hablando de eso, la superficie de América está llena de caníbales y edificios con forma de comida rápida). Entonces, obviamente, este no es un cómic basado en la sutileza. Pero eso es bastante aceptable para la mayor parte de los que se proponen leer una buena historia apocalíptica, ¿no? Además, no sólo el diálogo tonto aparece genuinamente entre la población, también se puede decir que es lo que más abunda. La ignorancia sumada a la derrotada vida y aceptada de la mayoría.

Post Americana está repleto de detalles retorcidos y divertidos. Y al igual que Star Wars: The Force Awakens, la historia comienza con dos tipos rebeldes que se acaban de infiltrar en una reunión fascista, escapando, solo para estrellarse en medio de un montón de caníbales. Y atacados por esos pollos mutantes, la trifulca termina por dar paso a una alianza incómoda con una misteriosa chica (bien armada) llamada Carolyn.

¿Cuándo terminas el tomo te queda la sensación de guion perfecto? Pues no. Seamos sinceros, pocos cómics gozan de esa máxima. Pero nuestro héroe principal, que se jacta del exótico nombre de Mike, y que además es algo soplapollas, nos lleva a recorrer una trama curiosa, tan interesante como es la construcción de un mundo venido a menos y lo que en sus rincones propone. No es una historia excepcionalmente original, pero da miedo lo que se parece a un próximo futuro nuestro con el panorama político actual que tenemos. Mi opinión es que con un ilustrador de baja categoría, Post Americana se derrumbaría por problemas de guion. Pero el modus-operandi de Steve Stroke. nos brinda una gran cantidad de detalles, sin importar cuán grandes o pequeños sean las viñetas, que provoca que en la mayoría de las páginas del cómic, goces con lo que tus ojos son capaces de ver y encontrar. Sí, es el típico cómic que el dibujo supera las deficiencias del guion al acumular espectáculo. Las páginas fluyen no solo con claridad, sino también con maestría. En una pelea entre el villano F.F. («Flying F * ck») y Carolyn, se termina en una imagen de formas espirales hacia el borde derecho de la página, con estelas de humo ardiente que están maravillosamente bien labradas. Además, Skroce tiene una comprensión intrínseca de las composiciones, colocando a sus personajes en poses consistentemente atractivas y dándoles una gran cantidad de detalles faciales. Y aunque Dave Stewart es algo así como un colorista icónico en los cómics estadounidenses, su estilo es tristemente sencillo aquí, dejando a Post Americana un poco plano en esta faceta.

Estamos ante un cómic que no es terriblemente original, y mucho menos intelectual. Pero representa demasiado bien hacia donde va el mundo, nuestro mundo. Y con un arte y tono irreverente, que lo convierte en una lectura atractiva que merece la pena a poco que ames las historias apocalípticas.

Reseña: The Night Eaters. La Que Devora la Noche, de Marjorie Liu y Sana Takeda

En mi búsqueda eterna de grandes historias de Terror publicadas en formato novela o cómic en nuestro país, me topé con una publicación que me sorprendió bastante. Y reciente, Norma Editorial publicó el mes pasado el primer volumen de The Night Eaters, obra del dueto ganador de múltiples Premios Eisner y Hugo por la genial Monstress.

Como bien dice sus sinopsis, Marjorie Liu y Sana Takeda han creado una salvaje y retorcida historia que te dejará con ganas de más. Esto es muy pero que muy cierto. La que devora la noche es el comienzo de esta potente trilogía. Una nueva colaboración entre Liu y Takeda, una historia de terror familiar por como se van presentando los demonios. Ambientada durante la pandemia de 2020, la historia explora las complejidades de la dinámica familiar con una buena dosis de energía demoníaca. Se abre con la imagen de una mujer con sangre goteando de su boca mientras fuma un cigarrillo. Sobre ella, a la izquierda, hay una calavera. Todo a su alrededor es vida vegetal que se transforma en manos y una muñeca espeluznante cerca pero al fondo. Tenemos un cómic de acoso sexual, cadáveres, sangre y gore. Y tras leer este primer volumen, muy intrigado por ver a dónde va la historia, porque es de esos tomos que abruma. El primero paso como os decía se enfoca en la familia: Ipo, la mamá, Keon, el papá, y luego, los mellizos Milly y Billy, ambos todos dueños de una pequeña empresa. La familia vive en Queens (¡Dónde vive mi tito americano!), donde al otro lado de la calle hay una casa que no se consigue vender. Más que eso. Nadie consigue que algún comprador cruce la puerta de entrada…, al llegar.

El cómic alterna entre dos escenarios, la Hong Kong de los años 50 y la Nueva York de 2020 (plena pandemia). Pero rápidamente se hace evidente que la línea de tiempo no sigue un camino recto. A mitad de guion, me di cuenta que Ipo era una adulta en los 50, lo que no tenía sentido si sus hijos parecen tener veintitantos o menos en 2020. O ella o sus mellizo deberían ser mucho mayores. Algo andaba mal. Y esto me encantó. Porque es fácil pasarlo por alto. Y esos pequeños indicios de secretos sobrenaturales de la familia me mantuvieron ya enganchado para ver qué demonios pasaba ¿Vampiros? Seis muñecas espeluznantes con cabello negro y sin ropa se sientan en un sofá espeluznante dentro de la casa de enfrente que no consiguen vender. Las muñecas parecen estar en conjuntos de tres con las dos más cercanas al centro mirando a un espacio vacío entre ellas. Como mínimo intrigante.

Este “offness” intencionado fue esencial para mantenerme ya súper pegado al sillón. El suspense que se crea en estos momentos de horror son dignos de buena peli de Terror. Al estilo de «la niña saliendo del pozo” en The Ring. Cuando por fin se consigue que unos compradores entren en esa tenebrosa casa, y los participantes se encuentran con un sofá lleno de muñecas, espeluznantes como el Infierno; los detalles como las sutiles expresiones faciales o el cambio de disposición de las cabezas de estas muñecas entre las viñetas aportan un horror terrible. El ánimo inquieto. Donde ya todos son ruidos extraños para el lector.

Raíces saliendo de un pozo de piedra. Sobre ese pozo una mujer se inclina de manera inhumana hacia el pozo. Tiene el pelo largo y negro, pantalones negros… Ipo es más de lo que parece. Además, más allá de Ipo, los demás miembros de la familia se sienten vacíos. Milly se muestra enojada y gritona (con algún trauma sin procesar). Milly y Billy comparten un momento especial entre hermanos y este será el botón que haga que estalle la bomba…

Cómic soberbio, directo a tus manos, a tu cerebro, a tu conciencia, un cómic de terror sólido. Lo quiero en Integral YA.

Reseña: El Asesino (Integral 1) , de Matz y Luc Jacamon

En cómic europeo, los que somos fans de toda la vida y hemos podido devorar títulos bien sea por poder acceder a estos chulos álbumes por “herencia” porque seamos sinceros, no es el tipo de vicio más barato dentro del noveno arte… Los que leemos desde siempre, estamos súper encantados con esta maravillosa época de las integrales. Se entiende que ya tenemos una edad, que nuestro tiempo es limitado pero que conseguimos encontrar huequecillos y el dinero no tiene porque ser un problema. Es por eso que los integrales nos hacen más bien que mal. Poder leer obras que ansiamos leer y tener, y la disposición de tener en un sólo volumen varios álbumes, gusta. Nos pone. Y gracias a las editoriales que tenemos en nuestro país pues van llegando cositas que molan cantidad. Este pensamiento ha vuelto a mí mientras devoraba el primer volumen integral de El Asesino que recién publica Norma Editorial. Cómic que a poco que busquéis referencias lo vais a ver valorado de notable como mínimo. Y no me extraña porque es rápido, directo y endiabladamente efectivo. Devoré los álbumes uno tras otro. Esta es la típica serie que no esperas y que terminas adorando a las pocas páginas. Diciéndote, por cosas así, merece leer buen cómic europeo.

En El Asesino tuve la impresión de encontrar a un pariente de León, el famoso asesino a sueldo de Luc Besson. Porque para este señor al que se le puede llamar simplemente Asesino, su trabajo es como cualquier otro, incluso si la hemoglobina está presente a menudo. Está solo y sin amigos, como muchos seres humanos acaban sus últimos días. Es sólo el dinero lo que le interesa porque tampoco es tan viejo como para no necesitarlo. Nuestro héroe (porque para mí lo es después de la lectura) es un tío frío pero entrañable al final. No hasta el punto de encontrarlo simpático pero esa, my friends, es la ambivalencia de esta serie. Y todo se va al traste porque aunque siempre cumplió contratos sin dejar huella, un nuevo encargo le compromete y le obligará a salir a la luz.

El primer álbum es, con diferencia, el mejor escrito y el mejor de la serie. Es como esas pocas series de TV que les sale un primer capítulo redondo, vendible al productor más crítico y más odioso, pero en este caso, todo lo que sigue no anda muy lejos del nivel. En particular, la atmósfera que se genera con este personaje esperando y pensando en su apartamento, nos permite conocer su visión del mundo. Y es que uno/a casi podría pensar que el primer volumen es suficiente en sí mismo, todo está ahí, los demás álbumes (aunque no todos porque este sólo es el primer integral) agregan ideas y profundización del personaje. Y eso completa bastante. Matz logra así sacar de la banalidad lo ordinario de sus relatos. El cinismo, las reflexiones de este asesino amoral, desilusionado y anónimo (que sería casi un hombre corriente, si no fuera por su «sucio» trabajo) hacen que se incline hacia ciertos personajes del thriller de Manchette. También hay que decir que el dibujo de Jacamon tiene mucho que ver con la fluidez de la lectura, en un estilo semirrealista eficaz, dinámico y de trazo agradable a los ojos.

Hay que decir que el tono adoptado (falsamente despreocupado, casual), la narración (la mayoría de las veces los textos en off están formados por estados de ánimo, reflexiones de nuestro héroe-asesino, siendo estos comentarios mucho más numerosos que los diálogos), mas, todo contribuye a desarrollar una atmósfera asombrosamente tranquila, equilibrada y “clara”, aunque el tema se presta más a la oscuridad y al ritmo entrecortado.

El Asesino es otra gran serie que no había leído y de la que quiero más. Me encanta como los autores ofrecen el retrato de un asesino solitario, cínico, frío, metódico y sin escrúpulos que da escalofríos porque el relato de sus hazañas mortuorias se vuelve fascinante a medida que pasan las páginas. Y con secuelas de guion más orientado hacia una geopolítica invasiva, entre ricos, cubanos, venezolanos y toda una operación de manipulación. Esta serie es una joya. Sin tiempo muerto. Hay ritmo. Hay tantos giros y vueltas que no puedes dejar de leer. Los flashbacks son numerosos pero esto no rompe el ritmo de lectura. Solo un breve descanso para recuperar el aliento…

Estoy seguro de que sois todos iguales. Cuando estáis en una librería o librería especializada buscando carnaza, estáis buscando un álbum que guíe vuestros sentidos y buscáis la perla de vuestra vida en formato viñeta. Ese tomo que después de gastar los billets quedes contento. Pero hay algo mejor que rebuscar o curiosear desde cero. Tenéis los consejos de un profesional o amigo compartidor de gustos que en mi caso es mi tito americano del que ya os he hablado. El mismo que me dijo: Sí ha salido en castellano, ve a pillarlo sí o sí. Un brillante thriller del que Netflix prepara una adaptación cinematográfica para ya.

Reseña: El Asombroso Cabeza de Tornillo y Otros Objetos Extraños. Edición Especial 20º Aniversario

En cuanto a cómics, siempre diré que aparte de la gran época de publicación de integrales que estamos viviendo, también hay que alabar y agradecer que las editoriales están haciendo un gran esfuerzo por volver a traer ediciones agotadas dificiles de encontrar así como ediciones especiales indispensables. Joyitas que son carne de especulación en servicios de venta de segunda mano, muchos de esos articulos dignos de denuncia… Si existiera esa posibilidad.

Pero yéndonos a lo bueno, este mes de diciembre pasado Norma Editorial sacó a flote de nuevo un volumen, obviamente imperdible para los que seguimos, amamos y deseamos tener todo-todito-todo lo que brota o brotó de los maestros Mike Mignola y Dave Stewart. Publicando y aprovechando para la ocasión además, la edición en tapa dura súper chula de la edición conmemorativa del Especial del 20º Aniversario de El Asombroso Cabeza de Tornillo y otros obejtos extraños que cumplía años el pasado 2022. Una deliciosa colección de cuentos ilustrados por el artista/creador de Hellboy y de tantas otras historias, un universo que ya incluso ha adoptado su propio nombre. Porque en el Mignolaverso el tema anda fuerte en criaturas, rituales de todo tipo, pueblos fantasmales, cruce de caminos atacados por seres sobrenaturales excéntricos, magia, relatos y ahora… cabezas de tornillo que albergan vida de forma misteriosa.

La sinopsis principal podría centrarse en decir que el Emperador Zombie está tratando de dominar el mundo una vez más y el Asombroso Cabeza de Tornillo ha sido reclutado por el presidente Lincoln para detener a dicho mal bicho. Con la ayuda de su fiel compañero, el Sr. Groin, y su fiel compañero canino, el Sr. Dog, Cabeza de Tornillo tendrá que enfrentarse a seres ocultos en tumbas antiguas y derrotar a los demonios de otras dimensiones que la habitan. Pero ese solo sería uno de los cuentos extraños que habitan esta colección. A eso añadir las diecinueve páginas de la historia nunca antes completada y nunca publicada de Axorr, Slayer of Demons, escrita y dibujada por el legendario creador de Hellboy. Y más. Porque como muy bien se indica en el tomo vamos a disfrutar y flipar con cada uno de los cuentos que siguen esta trama donde encontraremos máquinas voladoras victorianas, una cabeza mecánica, saqueos en catacumbas, fantasmas airados, estatuillas malditas e incluso alienígenas y plantas de judías gigantes y mágicas. Un volumen que incluye la dos historias Premios Eisner de Mignola, las joyitas El Asombroso Cabeza de Tornillo y La serpiente y el mago.

Esta edición especial además incluye cuarenta páginas adicionales de material nuevo de Mike Mignola con los inestimables colores del gran Dave Stewart. Revisé la edición anterior de hace casi una década (2013) y encontré grandes diferencias visuales. Y aunque la historia principal es la misma versión que se lanzó en 2010 en USA, se siente un modo de retocado “más amable” y agradecido a los ojos en esta nueva edición de tamaño de impresión más grande y con bocetos molones dignos de enmarcar. Un volumen imperdible y no sólo para fans de Mignola.

Para cualquier amante del fantástico.

Le oí decir a Mignola una vez: “Estoy tan orgulloso de las cosas de Hellboy, como de las historias que componen la colección de Cabeza de Tornillo. Sin duda, una de mis cosas favoritas de las que he hecho”.

Eso bastaría, ¿no?

Reseña: RIO, de Louise Garcia y Corentin Rouge

RIO me pareció una libre versión de Mon Bel Oranger, aquella novela de José Mauro de Vasconcelos publicada en 1968 y de éxito internacional (título original: Meu Pé de Laranja Lima) que fue traducida a cantidad de idiomas y que se vendieron tres millones de copias sólo en Francia. También es cierto lo que se dice en la sinopsis editorial (Si Ciudad de Dios fuese un cómic… se llamaría RIO) porque tiene todos los componentes e ingredientes que hicieron grande a aquella gran película. De hecho, de ese guión si que pudiera ser una segunda parte si contamos que se hablan de otros personajes o habitantes de la zona…

No sé si sabéis de lo que os hablo. Es el tipo de historia que trata la miseria en las vidas de ciertos adolescentes en zonas marginales, el tipo de libro sobre la miseria que te hacen leer en la universidad para darnos cuenta de lo afortunados que somos de estar donde estamos. Pero eso claro, para el que no haya vivido en un barrio marginal y no sepa lo que es, y así se asuste un poco. Lo que ocurres es, que en este caso, este que os escribe sí que sabe lo que es eso. Y puedo decir que vi, entre otras muchas cosas en niñez, como un barrio, un nuevo barrio obrero que se suele decir, el cómo se convertía de la noche a la mañana en lo peor de lo peor para vivir. Cada día un acontecimiento de los que se graban en la retina. O mínimo uno a la semana par ser sinceros. Un barrio que se convierte en marguinal por una serie de elemental que se vienen a vivir al sitio, grandes pisos que ellos mismos dicen que solo los quieren para dormir o guardar droga. Fin. Y en ocasiones ni siquiera para dormir. Aunque sí animales de granja…

Pero RIO va más allá y trata lo peor del ser humano. Y en RIO seguimos la vida de dos pequeños que pierden a su madre y deambulan por Río con la esperanza de algún día vivir con dignidad. No es del todo nueva esta pesadumbre. También presenta otros elementos como esos estadounidenses ricos que vienen a vivir en edificios de lujo cercanos para trabajar en ONGs y “apiadarse” de lo mal que lo pasan los niños allí en el barrio de al lado. ¡Pobrecitos! Pero bueno, cuando acabe mi trabajo yo me marcho a mi barrio donde se vive con normalidad, ¿no? No obstante, lo que ocurre es, que en RIO,  se va más allá… Mujeres que se dedican a sacrificios satanistas a la luz de las velas, monjas desilusionadas que cuidan niños hambrientos de venganza, policías corruptos… Es un cómic que muestra violencia, la violencia natural de la que es capaz el ser humano. Violencia que juega con las cuerdas habituales del coraje, dilemas entre la lealtad a la cultura y la voluntad de salir de ella. El lazo fraternal que quizás haya que cortar.

Norma Editorial trae esta obra recopilada en un sólo integral. Uno en tapa dura…, de los dignos tomos a los que nos tiene acostumbrados. Y la verdad es que la historia empieza bastante floja. O quizás sea yo que ya he leído bastantes historias que tratan este tema. Pero poco a poco fuí enganchándome pues la trama se desarrolla bien y el total enganche llega con un evento dramático al final del segundo álbum que para nada ves venir. El escenario entonces se abre y empieza a centrarse en las tramas a las que hace mención al principio y ya todo encaja. Corrupción del gobierno, la hipocresía de los organismos internacionales y norteamericanos, y cómo finalmente las pandillas de las favelas son una vía tan estrecha que es raro que los inmiscuidos salgan de ella. Pero el que sale… oh, con el que sale. Cínica solución. Puedes estar más pallá que pacá o ser el mejor, el más-mejor en lo que haces. Y eso lo he visto con mis propios ojos en el barrio que me crié de donde partieron grandes genios en el tema cultural. Y ese toque de originalidad que proviene de esa mezcla de vudú, satanismo y espiritismo que orbita alrededor del pasado del héroe y la muerte de su madre.

La guionista brasileña Louise Garcia y el dibujante francés Corentin Rouge (XIII Mystery) unen sus fuerzas en un drama hipnótico y trepidante dividido en cuatro partes donde los personajes son los verdaderos pilares de una historia difícil de olvidar.

Reseña: Casanova. Volumen Uno. Luxuria, de Matt Fraction, Gabriel Bá y Fábio Moon

El salto definitivo al cómic norteamericano por parte de los hermanos Gabriel Bá (The Umbrella Academy, Daytripper, AIDP) y Fábio Moon, se puede decir que es Casanova. Un tomo que trae a este lado del charco Norma Editorial y que recopila toda la serie e incluye todas las portadas y todo el material extra que apareció únicamente en la edición original en grapa, así como nuevos comentarios de los creadores. Un cómic súper recomendado para todos aquellos amantes de las historias de espías, de las buenas historias de espías. Y dichos hermanos secundan o andan a la ligera lanzando buenísimas ilustraciones para un guion-thirller de acción que ha brotado de las manos del señor Matt Fraction, guionista y autor de obrazas como Sex Criminals, Satellite Sam o ese famoso Ojo de Halcón que no me canso de recomendar.

Casanova es esta pequeña muestra de la locura que ha creado este genial equipo creativo que parece llevarse “demasiado” bien. Y que no deja de ser la historia de un ladrón profesional llamado Casanova Quinn, el cual pasa por lo que parece un trabajo rutinario para robar un rubí y cuando menos lo espera termina siendo capturado por la red de espionaje de su padre, E.M.P.I.R.E., y llevado directamente al funeral de su hermana. Para luego involucrarse en toda una serie de sucesos que esplende acción por los cuatro costados; un batalla psíquica con Fabula Berserko, una entidad que puede o no ser tres monjes que se fusionaron mentalmente, saltar desde un avión, presionar el botón de un extraño aparato y despertar en lo que parece ser Francia… seis años después… Casanova luego conoce a Newman Xeno, el jefe de una red global centrada en aportar al mundo grandes robos y terror. Y Xeno le informa a Casanova que le ha sacado de su línea de tiempo con el objetivo de acabar con la organización de espionaje de su padre, para poder hacerlo desde dentro. Así que Casanova deberá repetir ese atraco recién realizado.

Un show. Una chulada de cómic para los amantes de los viajes en el tiempo así como de las historias que entremezclan bien el género fantástico con el ya mencionado espionaje y robos extremos de final apoteósico. Y si todo esto que os comento sucede únicamente en el primer número -un breve resumen-, eso debería daros una idea de cuán vertiginoso es el ritmo de Casanova. Pero además nos llevan a más lugares, a conocer organizaciones secretas de un mundo en el que para nada descarto que el nuestro se pueda convertir algún día; personajes y personas que no son personas, en realidad, y sí robots sexuales que la humanidad cada vez más sola puede llegar a necesitar. No obstante, todos estos temas se muestran en una historia que no se toma a si misma demasiado en serio, me atrevería a decir que en ocasiones la historia recuerda a las parodias fílmicas como Aterriza como puedas o la joyita Top Secret!, con dosis de posmodernismo, por supuesto.

Matt Fraction declaró en su día que su idea original era que Casanova tuviera siete arcos: uno con el nombre de cada uno de los siete pecados capitales. Y así fue. Este primero es Luxuria. Ya veremos si estamos ante el alucinante viaje del súper-espía de ciencia ficción definitivo.

Reseña: Corto Maltés. Nocturno Berlinés, de Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero

Amo tanto el personaje de Corto Maltés…, las historias que he ido devorando gracias a estas reimpresiones y nuevas publicaciones de Norma Editoria…,; la atmósfera que las tramas de Corto y las sensaciones que son capaces de aportar estos cómics tanto del maestro Hugo Pratt como las que han sabido rescatar Juan Días Canales y Rubén Pellejero… Que no dejan de ser cómics que compraría una y otra vez o daría lo que fuera por sentir lo que se siente cuando se leen por primera vez.

Corto Maltés es de esos pocos cómics, que raro es el lector al que el protagonista no le cae bien. Tiene una personalidad, a veces, tan sosegada, que enerva a los malutos de forma maravillosa. Me gustaría ser así. Pero no puedo. Aunque lo intento. Y por eso me encanta. Pero…, ¿qué se le puede haber perdido a un marinero como Corto en la Berlín de 1924? Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero son los autores elegidos para seguir con las aventuras “propuestas” para este personaje eterno que hizo las delicias de los comiqueros de los 60, 70, 80, y que ahora a muchos nos está volviendo a enamorar. Nocturno Berlinés sería la cuarta entrega de este «rescate» lanzado por Norma Editorial, cuarto álbum donde los autores reconocen que se aleja del exotismo para dar pie a una aventura de puro género negro.

Una trama donde Corto se entera de la muerte de un viejo amigo y con el escritor y periodista Joseph Roth se adentra en una investigación para vengarlo. Tenemos cabarets, sociedades secretas y grupos paramilitares, a la vez que nos toparemos con personajes reales (las delicias de los cómics de Corto) como el escritor Gustav Meyricnk (autor austríaco conocido por la gloriosa novela de El Golem), la actriz Marlene Dietrich (actriz y cantante alemana considerada como uno de los más eminentes mitos del séptimo arte), Max Schmeling (boxeador alemán que fue campeón mundial de peso pesado entre 1930 y 1932, el único boxeador que ganó el campeonato mundial de peso pesado por una falta) o el presidente de la república Friedrich Ebert (político socialdemócrata alemán y primer presidente de la República de Weimar). Y un viaje a Praga donde nos encontraremos con Levi Columbia (un señor con una teoría que me encantó: «Existen dentro de todas las religiones del mundo una tradición esotérica universal»).

Nocturno Berlinés es guion de persecuciones, asesinatos inesperados y escenas donde se muestra muy bien la terrible enfermedad psicológica que parte de un ser humano en tensión. La historia sigue cronológicamente a Las Helvéticas (https://www.normaeditorial.com/ficha/comic-europeo/corto-maltes-2/corto-maltes-nueva-etapa-edicion-blanco-y-negro/corto-maltes-las-helveticas-ed-blanco-y-negro), donde Corto parte en busca del Santo Grial. Álbum donde obviamente también existe un alto componente esotérico. Nuestros autores patrios saben que Hugo Pratt cuando le daba por ahí…, era todo un erudito en la materia y por eso mismo no desentona en la trama la importancia que toma una carta del tarot Visconti-Sforza, del siglo XV. Dicho esto, me centraré en la historia, una en la que sí que existe elementos forzados pero que se basan en referencias y citas, cosa que no son otra cosa que homenajes al desaparecido maestro y autor italiano. Los personajes aunque son casi todos descendientes de los típicos clichés, tienen un potencial efectivo y aprovechado.

Los escenarios son agradables, gracias a las secuencias, a la mezcla de colores sabiamente utilizada, aunque a veces el timbre y el registro, me parecieron curiosamente hechos por manos diferentes. La ambientación convence. Nos traslada a los que gustamos de esos films de Hitchcock primarios o películas de género negro de los años 30. Entre París y Brooklyn, dos lugares que jamás vi tan bien enlazados. Nota positiva, de sobresaliente, los diálogos y el lenguaje.

En Nocturno Berlinés encontraremos un Corto más humanizado, que empieza a notar el peso de los años. No sé si esto es buena o mala señal. Espero que aún de viejete nos depare nuevas aventuras. Aunque algunos dirán que envejecer a un personaje, es matarlo. Y aquí debo estar de acuerdo egoístamente. Tenemos a un Corto pesimista, como no puede ser de otra forma, porque todo lo que le ha pasado «le ha dejado marca». Una historia de la que se pueden extraer algunas lecciones de vida.

¡Feliz Navidad, friends!

Reseña: Mary Jane, de Frank Le Gall y Damien Cuvillier

Como se menciona en el texto explicativo que ofrece Frank Le Gall al final del álbum, Mary Jane no se centra en absoluto en Jack el Destripador y sus asesinatos, incluso si la heroína en cuestión es efectivamente la famosa Mary Jane Kelly, una de las supuestas víctimas del asesino. Mary Jane nos lleva a saber más de la historia de una mujer en la época…, o mejor dicho, la Inglaterra victoriana. Una indigente que trató de salir adelante y luego, simplemente vivir. Si nos ponemos a buscar más datos, ya os adelanto que las biografías que se pueden encontrar de la real Mary Jane Kelly son bastante vagas. Por lo que hacerse y leer este álbum que trae a librerías Norma Editorial se me hacía cuando menos interesante por no decir: NECESARIO. El autor supo respetar las líneas maestras de esta última y bordar su historia en torno a ella.

En Mary Jane seguimos pues, a una joven de Gales, que enviudó a los diecinueve años y que se ve de pronto pidiendo porque no tiene medios de subsistencia. Un cruce de caminos que la llevará a Londres donde se prostituirá y hará de esta profesión su vida durante los pocos años que la separarán de su asesinato. ¿Spoiler? A ver… si estás leyendo esta reseña entiendo que sabes quién era la famosa Mary Jane y si no… bueno, pues tarde, se coló. No obstante, insisto en que el objetivo de Frank Le Gall es precisamente no resumir su vida en la prostitución sino mostrar que fue una mujer con sus particularidades, sus cualidades, sus defectos, un pasado, etc… No solo un nombre, una profesión y un estatus de víctima, entre otras cosas.

Cuando descubrí que este álbum se publicaba en español, no lo dudé en el momento. Quería leer, disfrutar y conseguir esta historia porque si me encanta algo, es saber más de los personajes secundarios de los grandes sucesos históricos. No sé si llamar así al tema Jack El Destripador aunque para mí, sin duda, lo fue. Sin embargo, me cabreó un poco la idea de que Le Gall sólo estuviera involucrado en el guión y no en el dibujo, porque conozco como se las gasta en el tema diseño y es bueno no, lo siguiente. Mas, me calmó que hay una explicación para esto y se da al final del álbum.

Pese a todo, tengo que decir que el dibujo de Damien Cuvillier es excelente. Su trazo es realista, muy detallado y nítido, y se apoya en hermosos colores directos de acuarela. Es una hermosa inmersión gráfica en la Inglaterra del siglo XIX lo que nos ofrece, primero la del campo y luego la de la ciudad de Londres.

La historia sugiere que ella tenía pocas opciones para salir de lo malo y quiero pensar que no fue tanto así. Siempre pienso que si alguien lucha con todas sus fuerzas, consigue lo que anhela. O por lo menos, se puede acercar bastante.

Agradezco tener un cómic donde el realismo y la buena interpretación de la historia, su muerte, están tan logrados. Sentí ese toque de emoción que deben tener historias así, de personajes, personas, así.

Reseña: El Precio de mi Vida, de Sugaru Miaki y Shouichi Taguchi

Norma Editorial recoge para la ocasión un maravilloso integral del manga El Precio de mi Vida (I sold my life for 10.000 yen per year), una serie manga notable cuyo argumento va sorprendiendo con el paso de los páginas. Quiero decir…, ¡qué trama tan loca! Me encanta como los autores Sugaru Miaki y Shouichi Taguchi llenan de tristeza y miseria todo lo que rodea a los personajes. Me consta que quien la ha seguido número a número se mordía las uñas, literalmente, lo llena de tristeza y miseria que está esta serie. Y es que bueno, con esta historia me gustaría incidir en el terrible dolor que propone porque, sin duda, es lo más importante del manga que tenemos entre manos. Por eso os advierto que durante la lectura de El Precio de mi Vida sufriréis y os preguntaréis hasta el final si las dos almas solitarias y protagonistas encontrarán al final la felicidad. Y todo con unos dibujos tan buenos que también despiertan el sentimiento de soledad e impotencia en ese cabello negro rebelde y ojos inquietos e inexpresivos. Maldita sea, me quedé atónito y casi no pude parar de leer hasta que finalicé el tomo. Y eso que es una de esas historias que recomendaría leer tranquilamente para degustar cada paso, cada página. Pero me puse intensito y quise saber cómo Sugaru Miaki iba a cerrar este drama que me costará olvidar.

El Precio de mi Vida es un manga basado en la popular novela Tres Días de Felicidad, que también está disponible en el catálogo de Norma Editorial. ¿La premisa? Muy potente. Kunosuki apenas puede llegar a final de mes y cuando ya no le queda otra, decide vender su propia vida. Sí. Se puede hacer eso en este marco temporal que se narra. Lo que llevará a cuestionarse: ¿Cómo se mide el valor de una vida? ¿Qué importancia tiene lo que cada uno sentimos por ese tiempo que se nos ha dado? ¿Es lo que verdaderamente importa o sería ser demasiado egoísta? ¿Cómo nos afecta el cariño que no recibimos? Un chico de veinte años con pocas esperanzas para el futuro descubre una tienda que compra vida, tiempo y salud. Un protagonista que a su manera irá convenciendo al lector de que la locura que va a llevar a cabo, es factible, o mejor dicho, razonable.

¿Síndrome de Estocolmo? Se puede decir así. De relacionarme y conectarme con él desde un principio, me pareció interesante seguir su viaje de vida, en busca de esperanza. Y eso que bastante temprano en la historia, nos presentan una chica llamada «Observadora»; el elemento introducido para que dudemos del sí pero no. Romance sí o romance no. Las dudas. El propósito de querer vivir de nuevo. La excusa. Sobre todo, cuando dependes MUCHO de una persona. No recuerdo haber leído nada que me haya hecho pensar tanto en el valor de la vida como este manga. Un toque de atención a las personas que se emperran en las depresiones antes que en vivir. Una historia que trata sobre las consecuencias de las aseguradoras también. Pero me sentí como un demonio queriendo devorar cada página, cada trozo de miseria humana, que Sugaru metió en este guion. Es de esas tramas también que dan miedo y ansias de llegar al final. Pero al diablo con ese miedo, decidí enfrentarme al dolor.

No hay otro camino que seguir adelante ahora.

Recordando El Precio de mi Vida cada poco, increíble serie. Doloroso para los que andan buscando ese cálido sentimiento de tener la compañía de otra persona. Ser abrazado y sentirse amado. La soledad duele. Pero se olvida el dolor con su ausencia. Súper recomendable.

Reseña: Soy Quien Amas en la Sombra, de Skottie Young y Jorge Corona

¿Estamos de acuerdo en que Middlewest es una obra súper chula de de Terror de Skootie Young que necesita integral ya? Creo que los que hemos disfrutado algún número sí que andamos todos en el mismo bando, pero ya os aseguro que también estaremos todos afines en que Soy quien amas en la sombra es más de lo mismo. Otra chulada del género, que se marcan Skottie Young (I Hate Fairyland, Deadpool, Academia Extraño) y el dibujante Jorge Corona (No. 1 With A Bullet, Super Sons, Feathers) pero esta vez un volumen único, historia disfrutable de una sola atacada.

Hay algo en las historias de oscuridad, amor, terror y descubrimiento que nos sigue fascinando. Es como si, cuando se entretejen, de alguna manera revelaran verdades más profundas… no solo sobre las historias contadas. También sobre la condición humana en sí misma. Es por eso que las obras de Stephen King, Neil Gaiman y otros que navegan en el espacio entre la fantasía y el terror inspiran y perduran, a su vez. Esto parece haberlo alcanzado de alguna forma Skottie Young y el artista Jorge Corona en esta miniserie que publicó Image Comics en USA y que acaba de traer por estos lares Norma Editorial. Una historia rica, oscura y desgarradora que se basa más en ese terror poderoso que envía escalofríos a la columna vertebral, más que gritos de garganta.

La premisa de Soy quien amas en la sombra es sencilla. La artista Ro Meadows se aleja de la ciudad hacia el medio oeste para encontrar inspiración y ahí nos acercamos a una casa antigua con deseos de ser llamada hogar, aunque pronto se nos advierte que está encantada. Si bien eso podría ser suficiente para asustar a la mayoría, para la pintora es perfecto. Ella se muda e inmediatamente comienza a hablar con un fantasma, no hay problema, porque ella busca por encima de todo las leyendas de la casa, esas imágenes insufladas que provocan que las musas se remuevan y llegue la inspiración. No ofreceré muchos más spoilers aquí pero es obvio decir que nada funcionará como Ro planea.

Hay muchas cosas que funcionan en Soy quien amas en la sombra. El guion de Young establece bien la personalidad de Ro y sus charlas son divertidas de leer. Pero el elemento realmente sobresaliente es la combinación de la obra de arte de Corona y los colores de Jean-Francois Beaulieu. El arte en sí usa cuidadosamente el espacio y la presentación para contar la historia. Es uno que ofrece una perspectiva de Ro, así como del mundo en el que se ha metido, y es de una manera que las palabras simplemente no podrían contarlo que las imágenes o viñetas sí. Los colores de Beaulieu poseen un efecto cinematográfico tremendo. Incluso en los elementos más aterradores. Y es que la protagonista Ro es una artista que se enfrenta al temido lienzo en blanco y sin inspiración. Ella y su agente deciden que un cambio de escenario podría ayudar y eligen una vieja mansión. Al principio nada ayuda; iluminación, habitaciones, berrinches pero entonces…, llega el fantasma. Al principio, es sólo un ruido, luego, un objeto o una nuba que se desliza pero todo cambia cuando deja una nota que dice:

Lo siento

Y con tan sólo esas palabras llega la musa. Ro se aísla de pronto del mundo y ese era originalmente el objetivo para hacer arte. Pronto queda claro que el fantasma la quiere toda para él.

Esta es una historia que se ha contado antes, pero nunca antes ilustrada de manera tan única. Me encantó el arte en esta novela gráfica, me atrapó desde el principio. La casa es vieja pero hermosa, sugiere que aquí se han vivido muchas vidas. Trama oscura y vibrante que roza el tan aclamado género gótico.