Reseña: El Viaje del Superhéroe, de Patrick McDonnell

Alex Ross lanzó la línea Marvel Arts en Abrams Comic Arts con su novela gráfica Fantastic Four: Full Circle. Marvel siempre fue famosa por su falta de novelas gráficas imperecederas; historias que se reimprimen constantemente, no requieren conocimientos de canon y se destacan por sí solas como el primer cómic de algún autor. Full Circle, de Ross, intentó ser justamente eso: una historia por excelencia de Los 4 Fantásticos, bellamente dibujada e impresa en un formato de gran tamaño que permite que el medio brille en su máximo potencial. Incluso personas como yo, que nunca fui mucho de Los 4F, quedamos completamente cautivados por el arte y la presentación que, francamente, no vemos a menudo en los intercambios de Marvel. Pero ahora Panini Cómics nos trae El viaje del superhéroe, donde Patrick McDonnell sigue la estela de Alex Ross con la entrada más reciente en la línea Marvel Arts, contada a través de su propio arte pero con la reutilización de páginas clásicas de Stan Lee, Jack Kirby, Steve Ditko, Don Heck y Vince Colletta. Esta novela gráfica sigue a una colección de héroes de Marvel que se enfrentan al poder de una negatividad abrumadora.

McDonnell establece una conexión entre el ritual religioso y los cómics de superhéroes en una especie de estante giratorio, contando una historia enmarcada en la que recuerda los viajes familiares a la iglesia seguidos de visitas a la farmacia local, con una fuente de refrescos y un estante de cómics. Las imágenes de la iglesia se yuxtaponen con la imagen de Eternity, de Lee y Ditko, mientras que los cómics se conocen como el «alter» de McDonnell. El bullpen clásico de Marvel se convierte aquí en discípulos, difundiendo la palabra sobre realidades alternativas y batallas por el destino del universo…

La historia nos cautiva desde el principio con reverencia por los cómics y, específicamente, por el atractivo y la maravilla de una portada de cómics de Marvel. Y luego presenta lo típico de Marvel que capturó la imaginación infantil: los problemas de los adultos.

La revolución de Marvel en los cómics de la década de 1960 se centró en héroes con problemas reales, personas que veían sus poderes como una maldición o intercambiaban involuntariamente elementos de su humanidad. Esa angustia se transforma en la metanarrativa de la historia, una elección creativa para deprimir a estos héroes se convierte en un plan del Dr. Doom para difundir la negatividad y el conflicto. Por eso a McDonnell no le falta material con el que trabajar aquí; mientras que La Cosa y Johnny Storm pelean, Iron Man reflexiona y Hulk no puede encontrar la paz, todo en las páginas del arte original de Marvel. Entonces McDonnell cambia entre su propio estilo artístico y el arte clásico con páginas de transición que parecen dar vida a esta angustia existencial. Pero la elección más interesante del cómic es el uso de citas de una variedad de creadores de cómics, filósofos y figuras religiosas pronunciadas desde la perspectiva de El Vigilante. Y si bien el Vigilante es nuestro guía, sirve más como el punto de vista de la audiencia.

Reed y Doom, por otro lado, avanzan en la experiencia de lectura del cómic y utilizan el conocimiento del lector para informar sus elecciones.

La lectura de este volumen es toda una experiencia.

Reseña: Big Game, de Mark Millar y Pepe Larraz

Recurrir a Mark Millar siempre es sinónimo de buena lectura comiquera. Además, en Big Game… ¡Con Pepe Larraz! Maestro dibujante, en mi opinión. Big Game fue anunciado como un evento cruzado comiquero dentro de lo que es conocido como Millar´s World. Es decir, se sabía que dentro del argumento íbamos a encontrar partícipes de otros cómics del maestro. Y todo empieza cuando las excavaciones arqueológicas del Doctor Crane revelan una verdad impactante: los villanos tienen el control del mundo. El guion de Mark Millar se centra en un descubrimiento arqueológico que lo cambiará todo. Las civilizaciones avanzadas han existido en la Tierra mucho antes del registro histórico aceptado. Peor aún, los superhéroes fueron algo común hasta 1986, cuando una camarilla de supervillanos los aniquiló y borró los recuerdos de todos los seres humanos. Ahora, la verdad sobre los superhéroes está peligrosamente cerca de ser expuesta, por lo que la camarilla envía a Némesis para garantizar que la verdad permanezca oculta, sin importar cuántas personas necesite matar.

Una premisa simple pero como suele ocurrir con las ideas de Millar: engancha cosa mala. Aparte de que el fan de Millar de toda la vida flipará con Big Game; referencias a otros títulos y cameos a cascoporro. Pero, en serio, no os dejéis engañar por lo que he llamado “premisa simple”. Esto es un evento como nunca has visto que se hizo coincidiendo con el vigésimo aniversario del nacimiento de Millar´s World, y donde tenemos una idea, y alrededor, más de veinte franquicias reunidas por primera vez en un explosivo cómic donde Millar utiliza cada centímetro de viñeta para incluir detalles, configuraciones de personajes, desarrollos de la trama y semillas para números futuros. Panini Cómics trae este volumen que recoge esta primera miniserie de cinco números.

Pero, ¿es bueno? Los eventos cruzados de múltiples títulos siempre son una apuesta. Llamar a dicho crossover el «Evento del Verano» como se hizo en USA, cuando no se refiere a un cómic de las dos grande casas, también es un anuncio arriesgado. Sin embargo, me complace informar que Mark Millar acierta con su prepotencia. Porque, en mi opinión, este evento crossover deja muy buenas sensaciones, difíciles de encontrar en otros lugares ya. Y el arte de Pepe Larraz es una elección brillante. La prueba de esa brillantez está aquí, en estas páginas. Larraz te ofrece el equivalente comiquero al cine con tomas amplias bellamente representadas que transmiten la grandeza de todo lo que sucede. El trabajo de las figuras de Larraz es excelente y los diseños de personajes son fenomenales.

Nemesis versus Kick-Ass, Kingsman, Superior, The Magic Order, Huck, The Night Club y todos tus personajes favoritos de nuestros cómics, películas y series de televisión. Escrita por el escritor superestrella Mark Millar (Civil War, El Viejo Logan, Kick-Ass…) y el artista superestrella de Marvel Pepe Larraz (Dinastía de X); en ti está pillar esta maravilla.

Reseña: X de Espadas. Creación, de Hickman, Howard y VVAA

X de Espadas es uno de los más nuevos eventos Marvel que se pueden leer en nuestro país. De esos en los que Marvel puso tanta confianza que pensó/sabría que a poco que leyéramos el primer número querríamos leerlo todo-todito-todo de él. Y conmigo no se equivocó. Me enganchó de todas-todas a las pocas páginas. Y en Creación se deja bastante claro que a poco que os guste la Patrulla-X de toda la vida estamos ante un evento de lectura obligada. Ya el primer ejemplar de este TPB que publica Panini Cómics tiene varias tramas principales, tramas secundarias y sorpresas. Tengo muy claro que X of Swords es el regreso a lo bueno que muchos fans de Marvel estábamos esperando. Las semillas se plantan pronto. El cómic salta de una realidad a otra, y luego pasamos a personajes en una ubicación completamente diferente que se ocupan de otro aspecto de las amenazas en cuestión. Hay un acto de malabarismo en este guion que me sorprendió y que hace que sea emocionante ver lo que viene después, sabiendo muy bien que todo se unirá en algún momento. Los creadores dijeron en el X-Men Monday #75 que este era un buen punto de partida, y no estaban bromeando; hay flashbacks oportunos, resúmenes de personajes, ubicaciones clave y términos claros sobre quién es más importante para el evento en sí. Hay muchas sorpresas y preguntas por responder, pero además un buen nivel de comprensión para todo aquel que llegue de nuevas.

Y cuando acabes este primer volumen te darás cuenta de que todo lo que va a pasar en Krakoa es más importante de lo que parece. Algunos de tus personajes favoritos no podrán escapar del conflicto y tendrás suficiente información para comenzar a imaginar lo que sucederá a continuación. En pocas palabras, estamos ante uno de los mejores eventos Marvel que he leído en años. Porque Creación es el arranque del primer crossover de Amanecer de X, donde Jonathan Hickman y Tini Howard (Excalibur), en colaboración con toda la Oficina-X, han trazado la saga donde una torre, una misión, una llamada a las armas y un ser traslucido lo pondrán todo patas arriba. ¡Y con el regreso de Pepe Larraz a los mutantes!

El acercamiento y alejamiento de grandes batallas y ritmos de personajes en primer plano tiene un gran éxito gracias al artista Pepe Larraz. Su capacidad para captar el momento de un personaje es excepcional, lo que te hace sentir por un personaje que puede sentir dudas o miedo solo para alejarse con alegría para mostrar una pelea que tiene lugar entre muchos personajes. Las amplias alas de Arcángel y el ataque táctico de Cíclope lucen geniales e informan a los lectores que estamos tratando con algunos de los héroes más grandes de los cómics. Y si no lo habéis pillado aún esta gran trama gira en torno a Apocalipsis, y si lees o has leído el Excalibur #12 sabrás por qué. Aunque en el Preludio incluido también se cuenta muy bien. Su compleja historia de fondo lo convierte en un buen recipiente para construir la historia, sin mencionar su pasado como súper villano. Sus vínculos con el pasado conectan bien con la naturaleza moderna de Krakoa y al final, Tini Howard y Jonathan Hickman, establecen intereses que importan en múltiples niveles. La familia, la hermandad y los reyes en lugares altos que buscan aumentar su poder hacen que todo funcione MUY BIEN.

Visualmente impresionante y con mucha acción y épica. No se puede pedir más a un cómic de superhéroes.

 

Reseña: La Imposible Patrulla-X. Ascensión y Caída del Imperio Shi´ar, de Ed Brubaker y VVAA

Como bien pudiera decir una sinopsis: ¡Aquí comienza una nueva era para La Imposible Patrulla-X! Y empieza con un potente arco de más de diez números con acción, temas controvertidos y una batalla final de las buenas, es decir, de las épicas, épicas en gordo, como dice mi hijo. Aquí, recién salido de X-Men: Deadly Genesis, Ed Brubaker toma el mando de los poderosos mutantes de Marvel y se junta con los dibujantes Billy Tan y Clayton Henry para una potente historia que no sólo afectará a la Tierra, sino que sacudirá los cimientos de toda la galaxia.

Vulcano buscando venganza, tiene puesta la vista en el famoso Imperio Shi’Ar, el mismo que tanto ama el profesor Charles Xavier. Y es que si pillas este volumen que Panini Cómics ha metido dentro de la genial colección Must-Have, prepárate para uno de los mejores viajes de tu vida. Ascensión y Caída del Imperio Shi´ar, comienza con una persecución. Polaris y Havok van tras Vulcano doquiera que se haya dirigido. El Profesor X, Rondador Nocturno, Rachel y otros se unen a ellos también en la lucha interestelar desde la nave pero cuando escapa, deciden dirigirse a diferentes planetas para ganar aliados. Aunque antes de eso está Korvus (Espada del Fénix) con quien tienen que luchar, sobrevivir a los warskrulls y rescatar a un Profesor X cautivo porque parece que algo ha salido mal. Como os decía, Vulcano, el hermano renegado de Cíclope y Kaos, busca venganza, y ha fijado su mirada en el Imperio Shi’ar. Mientras tanto, el Profesor Xavier ha perdido sus poderes y ha sido repudiado por sus propios alumnos. Y ahora todos, están algo desprotegidos en la última frontera. Donde por otro lado vemos el camino que lleva Vulcano para su plan; su encuentro con Deathbird, su enamoramiento, el ascenso de D’ken e, ¿incluso Lilandra?

Un destino que cambiará la galaxia para siempre.

De esas batallas que hablan solo los supervivientes en recuerdos futuros.

Disculpad si he repetido en demasía la palabra «épica». Pero el contenido de Ascensión y Caída del Imperio Shi´ar, es la mejor definición de este término, que he encontrado en mucho tiempo en un cómic de Marvel. Toma todas las grandes historias y las combina en una saga épica al final y les da un momento para el recuerdo a todos los protagonistas y agrega muchos mitos y expande la idea que teníamos de Vulcano. Además de mostrarlo como la verdadera amenaza que es. Pero además de además, creo que es una trama donde vais a terminar amando a Havok y Polaris viéndolos juntos. Y el final es simplemente… Wow! Una historia que debes leer sin duda. Como siempre, otro Must-Have bueno, bonito y muy barato para lo que su contenido aporta.

Contiene todos los Uncanny X-Men desde el #475 hasta el #486.

Reseña: Cyberpunk 2077. Big City Dreams, de Sztybor y Andrade

Continuamos devorando por aquí estos tomitos de la saga que tan buenos resultados están dando. En anteriores reseñas ya hice el alegado de ser un gran admirador de los cómics de Cyberpunk 2077 de Dark Horse, así como de venir enganchado a esta temática desde aquel juego de rol de los 90. He estado hambriento de contenido Cyberpunk durante la última década y Cyberpunk 2077 me está dando grandes momentos. Hasta al punto de tener la intención de escribir algún relato o novela corta con esta inspiración…, yo que juré que no volvería escribir ciencia ficción en la vida después de varios intentos desastrosos. Pero saliendo de mi egocentrismo, tengo que decir que el matrimonio Dark Horse/Cyberpunk/Panini Cómics es un trío liberal perfecto en sensaciones; porque Dark Horse es una de las pocas compañías que creo que realmente puede capturar esa actitud oscura y valiente y a Panini solo me queda agradecer el traer estas geniales ediciones por aquí. Con un estilo artístico que representa muy bien el universo futurista que representa.

La premisa de Big City Dreams es que Tasha y Mirek son un par de aspirantes a Edgerunners (contrabandistas de hardware), dos jóvenes chatarreros que merodean por las calles de Night City, los cuales se entregan a todo tipo de fiestas y neurodanzas. Uno de ellos aspira a convertirse en el gánster más infame de la ciudad, mientras que el otro ansía algo más temas como el amor, la esperanza, la sencillez. Tasha es de esas personas idas de olla que suele disparar su arma al azar mientras que Mirek le ríe las gracias y le apoya a pesar de que, bueno, no es psicóticamente violento. Pero todo esto cambia cuando Mirek se encuentra probando una danza cerebral (realidad virtual, para los que no sois fans de Cyberpunk) y experimenta la vida de un padre y esposo en una granja en las afueras de Night City. ¿Una premisa simple? En realidad, agradezco a los guionistas por haber ideado algo que jamás esperaba ver en un cómic de una ambientación como esta. Es un tema que resonaba bastante en el videojuego: ¿Deseas una vida tranquila o morir en el resplandor de la gloria?

Por otro lado, no estoy seguro de que Tasha sea lo suficientemente inteligente como para darse cuenta de que va a morir o que a alguien más eso le importe. Es de esas personas que ellas, y sólo ellas, eligen su propio destino. Ella cree que es una floreciente leyenda de Night City que matará para llegar a la cima y Mirek, por el contrario, está asombrado ante la posibilidad de que exista una vida tranquila. Y quiero experimentar eso en la vida de un granjero y hombre de familia, lejos de la violencia y la muerte.

Big City Dreams me gusta porque es una historia diferente que contiene más profundidad de la que pensaba. Tasha no tiene la educación, el temperamento ni las habilidades para alcanzar sus objetivos, pero tiene un orgullo sociópata inmerecido que le dice que matar chooms al azar en la calle de alguna manera la hará famosa. Mirek no tiene otros amigos ni seres queridos (no estoy seguro de si Tasha es su novia o no), por lo que simplemente está dispuesto a aceptarlo. La pregunta que te hace el cómic es clara: ¿De verdad eres feliz dentro de una relación tóxica?

Reseña: Thanos Vence, de Donny Cates y Geoff Shaw

Fue no hace mucho (de hecho ayer) cuando disfruté de una obra en la que participaba Donny Cates. Fue Amanecer de otoño, una obra tan diferente como original con el Doctor Extraño como protagonista (https://www.cronicasliterarias.es/?p=15782). Y quería más. Y no me costó mucho encontrar que este mismo mes Panini Cómics publicaba en su genial colección Must-Have, Thanos Vence, un tomito la mar de interesante (soy fan acérrimo de cualquier historia donde salga el Titán loco), un volumen que recoge cuatro numeritos y un anual, un mini-arco que se dio dentro de la cabecera del perilla morada.

No hay duda de que un villano tan complejo y lleno de matices como Thanos merece su propia serie en solitario. Pero con el escritor Jeff Lemire y los artistas Mike Deodato y German Peralta contando una historia muy completa a lo largo de sus 12 números, es suficiente preguntarse si Marvel ganará algo manteniendo la serie en Marvel Legacy. Afortunadamente, Thanos #13 (donde Thanos vence) sirve como un rotundo «Sí». En todo caso, esta serie parece estar en ascenso gracias al nuevo equipo creativo. Thanos #13 marca la segunda vez en tantas semanas que el escritor Donny Cates toma las riendas de un título destacado de Marvel. Y una vez más logra ese complicado equilibrio entre honrar el tono del equipo creativo anterior y aun así crear algo que parece nuevo y original. Ciertamente no está de más que le acompañe el co-creador de God Country, Geoff Shaw, para este cómic (al leer esa serie, fue bastante obvio que Cates y Shaw nacieron para trabajar en el lado cósmico del Universo Marvel.

La mayor similitud entre el trabajo de Cates y el de Lemire es que ambos muestran una inclinación por escribir narraciones grandiosas. La diferencia fundamental en el enfoque de Cates hacia la serie es que está explorando a Thanos en ascenso. Lemire derribó al Titán Loco en el transcurso de doce números, y solo lo devolvió a su máxima potencia al final. Cates se basa en eso, retratando a Thanos como un villano cuyo mismo nombre persigue a los seres más poderosos del universo.

La magnífica obra de arte de Shaw eleva inmediatamente la serie a un nuevo nivel. Crea una versión descomunal e imponente de Thanos y una visión muy surrealista, incluso psicodélica, del Universo Marvel. La bulliciosa sensación de energía de Shaw y los ángulos dinámicos de la cámara son una gran ayuda para la serie, al igual que los ricos colores de Antonio Fabela.

¿Veredicto? Mientras que Thanos es para mí una adición eterna dentro de Marvel, verlo con una trama dentro de los Must-Have solo me hace pensar en que necesitamos más… porque las hay. Cates y Shaw demuestran una vez más que son un equipo creativo con talento.

Reseña: Doctor Extraño. Amanecer de Otoño, de Tradd Moore y VVAA

De los cómics de Doctor Extraño que hay actualmente en librerías, uno que os puede llamar mucho la atención es Amanecer de otoño. Sobre todo, por su dibujo y su formato. Y no es para menos porque es un título tan chulo como sugerente que Panini Cómics ha decidido editar dentro de su colección Grandes Tesoros Marvel. Una obra del siempre diferente Tradd Moore, creador de otra originalidad como fue Estela Plateada: Negro (que por cierto está anunciado para el mes que viene como un Marvel Deluxe). Y es que Tradd Moore se está convirtiendo rápidamente en uno de los artistas más interesantes y fácilmente reconocibles del cómic contemporáneo. Su miniserie Silver Surfer: Black de la que os hablaba y que co-creó con Donny Cates, es una pieza ejemplar del arte del cómic moderno que trasciende las fronteras de la fantasía y el individualismo. La serie presentó a una amplia audiencia el trabajo de Moore y ahora el artista despierta al Doctor Strange de su letargo en una tierra lejana donde el sol nunca se pone.

Amanecer de otoño nos lleva a una tierra de llanuras onduladas con un sol rojo colgado en el cielo. El Hechicero Supremo se despierta bajo un árbol, desconcertado por su entorno e inseguro de su identidad. A su lado hay una niebla informe que de repente se convierte en una bestia, atacando con ira a todo lo que le rodea. En ese momento, el Doctor Strange recupera lentamente sus recuerdos y mira dentro del corazón de la bestia para ver el dolor que ha trasladado desde la llanura mortal a este aterciopelado lugar. Después de exorcizarlo, viaja a través de bosques verdes bajo la guía de amigables animales salvajes hasta que llega a una especie de campana que lo envía a un asentamiento humano cercano. Y cuando llega allí, lo único que encuentra son problemas. Ahora está atrapado en un mundo distante, rodeado de peligro, el Hechicero Supremo debe explorar esta tierra de espadas y misterio para desentrañar secretos arcanos y escapar de los terrores que la acechan.

Tradd Moore comienza muy pronto dividiendo Amanecer de otoño en tres actos. Esencialmente, convirtiendo un viaje a través de un planeta alienígena en una búsqueda de identidad y pertenencia. Moore y Clayton Cowles hacen compañía a Stephen con sus letras estilizadas que mantienen la calma en cursivas mientras la voz retumbante de esa extraña campana suena y grita en negrita cuando las frustraciones comienzan a acumularse. Casi sin diálogo intermedio, como lector, navegamos por las páginas de este mundo onírico y bello a la vez, desde el punto de vista del protagonista mientras reflexiona sobre el extraño paisaje. Aquí, este Doctor Extraño de melenas juveniles, es un hombre cansado y perdido en su mente en una ruta de senderismo que parece no llevar a ninguna parte. La naturaleza surrealista y misteriosa recuerda a la llegada de cualquiera al mundo de Oz pero con lo que encuentras al final del primer número (Fall Sunrise es originalmente una miniserie de cuatro números), ya ves que no tiene nada que ver. Un estallido de acción al final del primer número envía los pigmentos a un movimiento giratorio de perpetua agitación y todo empieza a cambiar en este mundo de belleza abstracta.

Gancho impactante. Un viaje a otro mundo por parte del Doctor Extraño que es un deleite.

Reseña: Donald y el Viento del Sur, de Guido Martina y Carpi

En mi intenso disfrute gracias a Panini Cómics y SD de los guiones del maestro italiano Guido Martina, he podido acercarme por primera vez en mi vida a algo que para nada esperaba leer nunca. Donald y el viento del sur ha sido toda una experiencia porque para nada pensaba que me iba a gustar algo así. Y he disfrutado mogollón lo que es la traslación al mundo Disney de la genial novela de Margaret Mitchell como es Lo que el viento se llevó. ¿En serio? ¡Sí! Una historia cómica Disney escrita por Guido Martina y dibujada por el gran Giovan Battista Carpi que fue publicada originalmente en 1982 en el semanario Topolino (del #1396 al #1400). Una de las historias más famosas ilustradas por Carpi y sí, una parodia de la novela y película que interpretara en su día Clark Gable y Vivien Leigh.

Donald es Paper Butler (Rhett Butler) y Daisy Duck O’Hara (Escarlata O’Hara, la señortia escarlaaaaata). La historia del cómic sigue, en parte, la trama de la película homónima de Fleming, salvo algunos cambios realizados por los autores del cómic. Donald ordena a sus sobrinos que busquen en el sótano de la casa un objeto precioso para regalárselo a Daisy por su cumpleaños. Molesto por los ruidos provocados por Qui, Quo y Qua, el propio pato baja al sótano, donde descubre una antigua estatuilla colocada en el estante de un mueble. En un intento por atraparla, Donald derriba los muebles, rompiendo la estatua, pero encuentra un viejo álbum de fotos de la Guerra Civil. Inicialmente, planean vender las fotografías a los periódicos, pero una vez que ojean las páginas, se dan cuenta de que el álbum trata sobre sus propios antepasados…

La que más les llama la atención es la imagen de un tal Paper Butler, descrito por Donald como un personaje intrépido, duro y hábil (aunque los flashbacks de la historia muestren todo lo contrario). Butler intenta convencer a su padre de que fue ascendido con la máxima puntuación y una mención de honor en la academia de West Point, pero una carta de la misma academia expone su mentira: en realidad, el pato fue expulsado por su carácter holgazán. El padre, no queriendo tener un holgazán en la casa, lo echa. Paper Butler decide entonces contactar con su tío Paper McPaper (idéntico al tío Scrooge), para recibir hospitalidad y quizás alguna ayuda económica. El tío, debido a la mala reputación de su sobrino, se niega a ayudarlo, por lo que Butler decide pedir un préstamo a un banco frente a la tienda de su tío, intercambiando su burro a cambio. El dueño del banco, Rock Jaffery (Rockerduck), nada más conocer su nombre, le ofrece tres mil dólares sin pedir, de momento, nada a cambio. Butler regresa a la tienda de su tío, donde se compra un traje nuevo con el dinero que le acaba de dar. En esta ocasión conoce a Duck O’Hara (Daisy), Charles Hamilton (Paperoga) y a la hermana de este último, Melania. Esta última quiere casarse con Gaston Wilkes (Gastone) y le revela a Duck su deseo de anunciar el compromiso durante una fiesta en honor de los voluntarios que partirán hacia el frente…

Un cómic chulo con muchas partes de cómic adulto e incluso histórico. Una visión diferente de la historia que diría que a muchos les entraría mejor. Y es que Donald y el viento del sur, tras su primera publicación en Italia, se publicó en Brasil, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Grecia, Países Bajos, Noruega, España y Suecia. En Italia se reeditó también por entregas en las series I Grandi Classici Disney y Super Miti Mondadori y posteriormente en un solo volumen. Acaba de ser reeditado en nuestro país en formato íntegro y llevadero, una muy genial forma de llevarlo consigo para leerlo doquiera que te encuentres. Una edición que cuenta con un nuevo coloreado que embellece más si cabe tan mítica historia. Con estos Disney Limited (en este caso, en versión pocket) estamos llegando fácilmente a la posibilidad de contar en nuestras cómictecas con títulos y recopilatorios que son obras de museo del cómic. A favor de eso siempre.

Reseña: Marvel Omnibus. Tierra X. Omega, de VVAA

Tierra X: Omega concluye la oscura visión de Alex Ross sobre el futuro del Universo Marvel. La Capitana Marvel encabezó una carga contra La Muerte y la mató. Y ahora nadie puede morir. Pueden retorcerse de dolor, sus cuerpos están destrozados sin posibilidad de reparación… pueden clamar para que termine su sufrimiento… pero no perecerán. La muerte está verdaderamente muerta. ¡¿Qué?! ¿Qué ha hecho Mar-Vell? Los héroes restantes de Tierra X deben unirse para poner fin al tormento del paraíso que ayudaron a crear. Y entonces, ¿tendrán éxito en su desesperada búsqueda para revivir a La Muerte?

Recopilando el clímax épico completo de Tierra X: Alpha (https://www.cronicasliterarias.es/?p=13084), además de la historia detrás de las visiones demoníacas de Nighthawk, protagonizada por Daredevil y Mephisto (Paradise X 0-12, Heralds 1-3, X, Xen, Devils, A, Ragnarok 1 y 2 y Marvels X 1-6), tenemos en librerías un nuevo Marvel Omnibus con el que deleitarnos y cerrar una buena saga en conjunto. El segundo y último volumen de la obra maestra de Alex Ross, dos enormes tomos y dos maravillas publicadas en esta gloriosa época de los integrales que estamos viviendo. Un final que a muchos puede dejar con el culo torcido porque la trama continúa en su proceso arduo donde entremezcla divesas temáticas. Múltiples ideas abiertas que no se terminan de cerrar al estilo Perdidos (Lost). Un tema que a muchos cabrea, descoloca o incluso gustar como es mi caso. El mundo siempre estará dividido entre los que disfrutaron Lost y los que no. Además de que tenemos una saga que queda abierta para secuelas.

Es curioso cómo los personajes de los cómics pueden ser «malvados» o tomar «malas decisiones» o vivir una vida de estupidez o vender su alma al diablo y, sin embargo, un acto de altruismo de alguna manera los redime. ¿Esto es real? Cada uno tendrá su opinión. La realidad que yo veo día a día, diría que es así. Perdonamos cada vez con más facilidad. Los actos más desoladores siempre, de algún modo, la justicia los perdona. Hasta que a uno o una le toca lo suyo. La madre del Doctor Doom vendió su alma a Mephisto para que Victor von Doom pudiera ser «un hombre importante». Ella nunca le pidió que fuera un «buen hombre». Sin embargo, aparentemente cuando el Doctor Extraño se une a Doom para salvar a su madre del tormento de Mephisto, su madre realiza un acto de altruismo que la «redime». Lo mismo ocurre con Silver Surfer y algunos personajes más en esta saga. Los autores mostrándonos la idea de que no existe el Bien sin el Mal, y no al revés. Y una conciencia cósmica, una «perspectiva cósmica», de que siempre hay algo por encima de nosotros.

Sinceramente, Omega no es un tomo tan bueno como Alpha. Aunque degustable su contenido algo más complejo, especial para fans de Marvel de toda la vida. Recoge las consecuencias del primer volumen y las desarrolla a limites insospechados que casi nadie esperará. Diría que incluso merece una relectura para entenderlo mejor. Pero esto no nos quita tener a Jim Krueger, Alex Ross y Doug Braithwaite con Steve Sadowski, Tom Yeates, Steve Yeowell y Well-Be nuevamente dándolo todo, en una saga digna de ser llevada con coherencia al UCM (Universo Cinematográfico Marvel). Siempre que se ponga al nivel de entendimiento del público general, claro. Una macro-saga que provoca una sonrisa eterna al fan de Marvel.

Reseña: Érase una vez… EL OESTE, de VVAA

Que duda cabe que leer estas historias transportan a la infancia. Que lindo poder volver a ser niño con estas colecciones de Disney y a poder disfrutarlas de nuevo, ahora con ojos de adulto. Y ahora aún más con este nuevo tomo Disney Limited Edition con historias centradas en el género western al que tanto me he enganchado en los últimos tiempos. Obras de los grandes de esto como fueron Guido Martina y Guido Scala, dos grandes autores italianos que trabajaron a destajo para la revista Topolino y para el caso sacaron excitantes episodios que ahora se recogen en este integral denominado Érase una vez… El Oeste. Donde descubriremos a nuestros personajes de Disney favoritos protagonizando algunos de los grandes -y no tan grandes- eventos que dieron vida a la gran epopeya del Far West norteamericano.

Recopilados aquí todas las historias western que se recogieron en ciertos números de la revista Topolino (#1227, #1281, #1186, #1334…) publicados en diferentes años (1977, 1978, 1979, 1981…). Historias que pese a que tenemos personajes animados, trasladan de todas-todas a todo lo que fue de forma general el mundo del Lejano Oeste. Coo joyitas como Donald, el sheriff de dos estrellas, Daisy y el pistolero sin rostro u obritas muy al estilo de El bueno, el feo y el malo como puede ser Donald y la banda de los Taimados.

Pero, sobre todo, Donald. El pato más famoso de Disney es, por excelencia, el personaje principal de estas historias. O sus familiares. En otro gran tomo de la genial colección en la que se está convirtiendo estos maravillosos Disney Limited que por lo menos yo y mis niños disfrutamos lo más grande. Colecciones ilustradas por varios de los más prestigiosos dibujantes italianos que recalaron en la marca Disney. Dos autores que se hicieron grandes a partir de esto pero que duda cabe que tenían el don para ello. Así que: ¡Ven al Oeste con Donald y su pandilla! Yo que tú no me la perdería, forastero.

Guido Martina y Guido Scala en su punto cumbre.

Lo disfruté a tope.