Reseña: Nieve, Cristal, Manzanas, de Neil Gaiman y Colleen Doran

Una buenísima recomendación en formato cómic que se me ocurre para esta época navideña en la que estamos (más que nada, porque me preguntaron ayer mismo); algo ligero, chulo, preciosista y lo más importante económico, sería, sin duda, Nieve, Cristal, Manzanas; ahora que acaba de ser publicado por Planeta Cómic en nuestro país. Un regalo -nunca mejor dicho-, que ofrecieron al mundo del noveno arte Neil Gaiman y el ilustrador Colleen Doran, tras adaptar el relato del mismo nombre que ya escribiera el propio Gaiman en su día. Una escalofriante adaptación del cuento de Fantasía que fue publicado en USA por la siempre interesante Dark Horse.

Ideal para la época que estamos, un relato que es una reinvención del clásico de Blancanieves, pero contado desde la perspectiva de la madrastra. Curioso, ¿no? Pero hay más, Nieve, Cristal, Manzanas es terrorífico. Y todos sabemos cuánto ama este que os escribe una buena historia de Neil Gaiman y más si es de Terror. Es uno de mis autores favoritos que escribe actualmente curiosamente poquísimo y es difícil saber en qué demonios anda. Pero todavía no he encontrado una historia suya que no me guste. Un tío que le da a todos los medios de entretenimiento, como debe ser. Por que un autor, un creativo, que en los tiempos que estamos no esté dispuesto a asumir cualquier reto, poco va a vivir de su trabajo…

Algunas de mis preferencias de Gaiman son las adaptaciones a cómic de su trabajo. Por eso estoy tan agradecido a Dark Horse USA y a Planeta Cómic porque esto llegue aquí. Unas traslaciones llevadas a muy buen puerto que siempre resultan intrigante ver cómo los artistas con los que se alía el maestro visualizan la obra del nativo de Portchester. Un autor que consiguió, quizás, una de sus primeras y más grandes rupturas dentro del mundo de los cómics con su obra eterna Sandman. Y aquí es donde entra en juego Nieve, Cristal, Manzanas. Puede ser uno de los relatos que más recuerdan a su obra magna. si bien pudiera ser que estemos hablando de una historia que tendría perfecta cabida dentro de dicho universo. En este magnífico cuento, una reina no tan malvada está aterrorizada por su monstruosa hijastra y está decidida a repeler a esta criatura y salvar su reino de un mundo donde los finales felices no son tan felices para siempre…

La historia corta en la que se basa este cómic es, quizás, uno de los relatos cortos más conocidos de Gaiman. Una vuelta de tuerca al cuento de hadas de Blancanieves con la máxima: ¿Qué pasaría si Blancanieves fuera una especie de monstruo vampiro y la «Reina Malvada» solo estuviera tratando de salvar su reino de una horrible amenaza? Esta es la pregunta, el trasfondo del cuento, una trama inquietante con bastante suspense y que obviamente terminará en tragedia. No es un cómic para leer a un niño. Tira más a las fuentes. Como inicialmente fueron aquellos cuentos primarios con los que Andersen o los hermanos Grimm horrorizaban en sus recopilaciones.

Una historia corta pero realmente sólida. Que como os decía tiene su base literaria en un relato publicado en la antología Smoke and Mirrors, de Neil Gaiman. Un guión donde el autor maneja el tema con cuidado, recorriendo una delgada línea entre la simpatía por todos los personajes y la representación de cosas monstruosas con un toque aterrador. Entretenida, inquietante y espeluznante, serían los calificativos. Pero lo que más me intrigó de esta adaptación fueron los extractos que presentaban algunas de las ilustraciones de Colleen Doran. Su estilo prometía una versión realmente interesante, única y hermosa del cuento original y me encontraba emocionado al leerlo. ¿Cómo resultó? Tan bueno como esperaba, ¡si no mejor!

Reseña: Pesadilla Antes de Navidad, de Tim Burton y Jun Asuka

Si Pesadilla antes de Navidad se publicara o se convirtiera en cómic o manga algún día, nunca debisteis dudar que éste que os escribe se iba a hacer con él. Me encanta la película y volver a tener la experiencia de vivir dicha aventura en formato papel, de tenerlo en mis manos y en mi cómicteca, era un deseo ya pensado en su día. Y ahora se ha hecho realidad con la publicación y adaptación de la obra gracias a la mangaka Jun Asuka. Obra que llega a nuestras librerías gracias a Planeta Cómic.

Un manga que además se mantiene fiel a la historia, lo que hizo muy llevadera la lectura y se hace buenísima para gente que quiera disfrutarla en cualquier lugar fuera de tanto trajín y tanta canción y fanfarria constante. No obstante, aunque la historia es clara, puedo imaginarme a alguien que nunca vio la película no entendiendo muy bien la historia. Por lo que recomiendo este ejemplar, sobre todo, a fans de la historia de Tim Burton, fans de las historias de Navidad y Terror, fans de los buenos mangas. Fuera de eso, y sabiendo que las canciones de la película son una parte importante de la película, en este trajín, algunas de esas baladas regresan a tu cabeza en el momento adecuado. Eso está muy conseguido. Así nunca escapamos del todo de lo que es en esencia Pesadilla antes de Navidad.

La obra de Tim Burton adaptada a formato manga por Jun Asuka es un ejemplar lleno de hermosas ilustraciones. De eso no cabe duda. Nos sumergiremos en la historia de Jack Skellington, el Rey Calabaza, el gobernante de Halloween Town y maestro de todas las cosas espeluznantes y las más espeluznantes también. Ahora está cansado de su vida en las sombras y anhela algo nuevo. Cuando accidentalmente se encuentra en Christmas Town, decide que esta es la oportunidad perfecta para probar suerte durante sus nuevas vacaciones. Está convencido de que hará que el mundo grite «Navidad Aterradora». Con la joven muñeca de retazos Sally tratando de disuadirlo y el malvado Oogie Boogie esperando entre bastidores para apoderarse de Halloween Town en ausencia de Jack, será mejor que se apresure si quiere poner en marcha su plan para el 25 de Diciembre… Día en el que más de uno se va a quedar con el culo torcido.

El arte es definitivamente lo mejor y el motivo por el que casi tengo enmarcado este manga. La textura, los detalles y una portada tremendamente chula… Dibujos que incitan a colorearlos.

Mi escena favorita es:

Y risas por doquier.

¿Algo negativo? Se hace bastante corto. Y es cierto que al tener el volumen en mano, dudé que estuviera todo. Me preocupaba que se hubiese dejado fuera gran parte de la trama. Sin embargo, está muy logrado. Y el arco principal de la historia se respeta de manera muy decente. Aunque quizás no se entienda tan bien si no has visto la peli recientemente.

Me gustó que el guiño a las canciones de la película estuvieran en una “fuente” ideal.

Lectura divertida, ideal como regalo, por supuesto, a todo fan de la película, de Tim Bruton y toda buena historia de Navidad.

Una aventura que arrastra a un divertimento seguro.

Reseña: Grendel Tales. Volumen 1, de Matt Wagner y VVAA

Grendel Tales comprende dos volúmenes o integrales de los cuales Planeta Cómic acaba de publicar el primero. La edición definitiva del legado de Matt Wagner con su obra referente dentro del noveno arte como es Grendel. Una serie de cómic longeva creada originalmente por el autor estadounidense y publicada por primera vez en USA por Comico, aunque poco después la llevó a la famosa Dark Horse.

Originalmente, un cómic oscuro como pocos muy al estilo de títulos europeos como Diabolik, como el propio autor mencionó en su momento. Un villano como Hunter Rose (el primer Grendel) que en 2009 fue clasificado en el puesto 88 de los villanos más memorables de todos los tiempos. Como os decía, de la mente visionaria de Matt Wagner, el mundo de Grendel regresa con dos volúmenes a precios razonables que recopilan todas las historias sucedáneas en este denominado Grendel Tales. El perdurable legado de Wagner, reimaginado y llevado a emocionantes extremos por Ho Che Anderson, Edvin Biuković, Kathryn Delaney, Paul Grist, Matthew Hollingsworth, Teddy H. Kristiansen, Darko Macan, Bernie Mireault, James Robinson, Steve Seagle, Jan Solheim y Rob Walton. Una buena lista de grandes autores de la industria del cómic. Un primer volumen que recopila Venerar al Diablo, el primer arco de un relato que fue publicado originalmente en el Grendel #40; Cuatro demonios, un infierno, genial miniserie de seis números: El martillo del Diablo, miniserie de tres; El Diablo entre nosotros y Diablos y decesos, historia de tan solo dos numeritos, difícil de olvidar.

Venerar al Diablo es una trama con una estructura narrativa muy singular. Cada uno de los cómics de este arco se dividen en dos historias, cada una de las cuales continúa a lo largo del arco. La primera mitad de cada edición trata sobre Orión, y como ahora que tiene el control del mundo, se aleja de la gobernanza diaria. También va sobre una mujer llamada Laurel Kennedy que asciende de rango y rápidamente se las arregla para ganar una gran influencia. Orión está envejeciendo y Fadi le convence de que tenga un heredero antes de que ella muera. El manipulador Kennedy da un paso al frente y rápidamente se casa con ella. Sin embargo, resulta que ya no puede tener hijos, por lo que Orión queda en cinta usando una poderosa tecnología. Así nace el hijo de Orión, Júpiter, del que Laurel Kennedy se hace cargo hasta que tenga edad suficiente para gobernar. Una historia curiosa en todos lo sentidos. De hecho, fue impresa al revés que en la serie original, para demostrar que aun así funciona.

Cuatro demonios, un infierno nos lleva al mundo post-apocalíptico donde los clanes de Grendel están tomando el control, para consternación de cierto investigador privado que ha sido llamado para investigar un asesinato. Una investigación que lo lleva a una obsoleta Nueva Orleans, donde le van a dar para el pelo, no uno, sino cuatro Grendels…

El martillo del Diablo es la historia de Petrus Christus, el único sobreviviente de una ciudad horriblemente masacrada por una banda de Grendels. Para buscar venganza, Petrus debe adoptar el manto de Grendel, pero, sin que él lo sepa. Un precio demasiado terrible para pagar. Escrita e ilustrada por Rob Walton y colores de Bernie Mireault y Kathryn Delaney, usan el mismo color de estilo de animación que les valió una nominación al premio Eisner por Grendel: War Child.

El Diablo entre nosotros presenta a los lectores el más reciente Grendel que se puede encontrar. Un hombre conocido solo como Jonah, quien es descubierto, boca abajo en la nieve y medio muerto, por los trabajadores de la empresa Ice Station Hellman. Pero, ¿puede Jonah ayudar a estos trabajadores varados? ¿O es él mismo el portador del misterioso virus que hace que cada uno de ellos explote? Sí, literalmente, explotan.

Cierra el tomo Diablos y decesos, historia de dos números escrita por Darko Macan e ilustrada por el difunto Edvin Biuković, ambientada en un futuro en el que los valores del Grendel original se utilizan para guiar a una sociedad tribal distópica, con el protagonista Drago del Clan Grendel Agram, enfrentándose a una criatura creada por la radiación que mata una y otra vez a su ganado.

Un buen volumen, con todas las portadas de los cómics originales y material del personaje nunca antes recopilado. Súper indispensable para fans de Wagner y un personaje icónico del noveno arte.

Reseña: Ambassador Magma, de Osamu Tezuka

No hace falta que yo reitere lo importante que es, que se publique/edite/reedite constantemente la obra del dios del manga Osamu Tezuka. Sobre todo, en nuestro país, donde se publicaba un titulo de vez en cuando pero no todo-todito-todo lo que existe. Bien, pues esa es la labor-magna que Planeta Cómic está haciendo. Y de la que pretendo hacerme con todo lo que pueda. Más que nada porque están saliendo títulos que apenas conocía y que hubiese jurado que jamás se publicarían en nuestro idioma, por supuesto, antes de que comenzara esta gran y nueva época del cómic que estamos viviendo en la que están llegando grandes joyitas ilustradas.

En Ambassador Magma, el periodista Atsushi Murakami y su familia se despiertan una mañana y se dan cuenta que han viajado doscientos millones de años al pasado. Todo es un plan, una obra de un extraterrestre llamado Goa, quien les muestra su plan. Goa les dice que viene con el objetivo de conquistar la Tierra y exige que Murakami informe su experiencia en una especie de diario narrador de los hechos que sucederán a partir de ahora…

Volviendo al presente, Mamoru, el hijo de Murakami, conoce a Magma, un robot gigante, creado por el científico para ser el protector de nuestro planeta junto a otras dos “personas cohete” como son su esposa Mol y su hijo Gam (hecho a imagen y semejanza del pequeño Mamoru). Pero, ¿funcionará este equipo para detener los malvados planes de Goa? Osamu Tezuka fue un artista que abogaba mucho por la Ciencia Ficción, campo del fantástico donde sacó a relucir todos sus gustos por el amor a obras indispensables de este magnífico género. Y si bien me gustaron algunas y no todas de las leidas hasta ahora, tengo que reconocer que cuando a alguien le llaman maestro-dios del manga, es por algo. No hay ningún manga suyo que no entretenga como poco para que quieras devorarlo hasta el final. Y otros, que dejen las ganas o ansias por saber que hubiese pasado en una continuación. Esto ocurre con Ambassador Magma, el genial volumen único que Planeta Cómic ha publicado este mes que cierra el año, donde se presenta una trama de escenario no muy complicado (a día de hoy) con un alienígena malvado dotado de poderes increíbles que pretende invadir la Tierra. Y como contrapunto, el personaje principal como simple niño que frustrará sus planes con la ayuda de su papá y unos cuantos robots curiosos (incluido el del título).

¿Es Ambassador Magma una obra de Tezuka muy recomendable para jóvenes o para padres que quieren disfrutar de un buen manga de robots (mechas) junto a sus hijos? Sin duda. Puedo imaginarme claramente a algunos niños japoneses de los años 60 o 70 encontrando esta miniserie absolutamente asombrosa. En cambio, como adulto del siglo XXI que lee bastante, puedo decir que Ambassador Magma no ha envejecido bien. Es la crítica fácil. Pero sería injusto porque mangas como éste tienes que ponerte a ello, verlo, con los ojos adecuados. No son otra cosa que una vuelta a la nostalgia de niños que crecimos con Mazinger Z, Tetsujin 28-go (el primer manga de mechas también conocido como Ironman 28), Gundam o el mismísimo Astro Boy, también de Tezuka que está publicando actualmente Planeta Cómic en nuestro país. Quizás algunos pensarán que Ambassador Magma solo interesará a unos pocos fans del maestro o como decía anteriormente a padres e hijos que quieran disfrutar juntos de una lectura. Pero no. Ya os digo que cualquiera que disfrute de una buena historia de CF con robots, le cogerá el gusto rápido a este volumen con el que poder disfrutar de toda la historia de una sola atacada.

Tiene algunas escenas realmente buenas y un tema que me hizo reflexionar sobre en lo idiotas que nos estamos convirtiendo poco a poco como sociedad. Al gran chico-malo de esta historia le gustan los niños. Y eso no significaba lo mismo hace sesenta años que ahora, ¿no?

Si andáis por Sevilla, ideal pillar esta obra en el MangaFest (X Festival de Cultura Asiática y Ocio Digital de Sevilla). Aunque hoy es el último día.

Osamu Tezuka, maestro de maestros, rey de reyes, siempre.

Reseña: Boba Fett Antología, de VVAA

¿Cuál va a ser la serie de TV que lo va a petar este mes que empezamos hoy? Pues ahí estamos nosotros trayéndoos ya la mejor referencia para leer antes que el estreno se produzca. Para crear hype donde no lo haya, para crear ansias antes de ver en pantalla El Libro de Boba Fett, la que se presupone serie spin-off de The Mandalorian pero de la que no me cabe ninguna duda que lo va a petar por su cuenta. Sin duda, el estreno que muchos niños de los 80 llevan más de cuarenta años esperando. Tan fácil como una historia en pantalla donde Fett sea el protagonista. Y en este caso, las aventuras del famoso cazarrecompensas y su fiel compañera mercenaria Fennec Shand, regresando a las arenas de Tatooine para poder reclamar el territorio que había gobernado en su momento Jabba el Hutt y su sindicato del crimen.

Planeta Cómic es ese lugar, esa editorial donde se puede encontrar actualmente todo-todito-todo de Star Wars. Los que publican cada mes nuevas novelas, también las clásicas, libros de arte y toda una serie de cómics con los que disfrutar del famoso Universo Expandido. Bien, pues siempre al quite, ya ponen este mes en librerías este tomo-volumen-ómnibus joyita que tantos y tantos estábamos esperando. La Boba Fett: Antología. Un tochal en tapa dura con cantidad de aventuras de este atractivo cazarrecompensas que comenzó en pantalla siendo afín al Imperio, personaje que con muy poco se hizo con el atractivo de muchos fans de la películas. Un icono para los que flipábamos cada vez que veíamos su armadura o casco en pantalla. Quinientas páginas de pura acción. Donde tal como se anuncia, se recogen nueve historias que relatan algunas de las misiones más peligrosas del gran aventurero Boba Fett. Y añado yo. Aunque no están todas las mejores, el noventa por ciento de ellas, sí.

Y el volumen empieza con la que es para mí la mejor trama, al menos, la más sorprendente. Boba Fett: Enemigo del Imperio sucede antes de los eventos de Una Nueva Esperanza (Episodio IV), donde Darth Vader ordena al mejor cazarrecompensas de la galaxia una misión de búsqueda y recuperación. Boba Fett debe descubrir y devolver a Vader una pequeña caja cuyo contenido podría cambiar el destino de todos. Pero tras una misión tan importante, Vader no puede depender de un solo operativo así que… ¡No puede permitir que Fett escape con vida! ¿Boba Fett luchando contra Darth Vader? Eso es amigos, ¡eso es! Miniserie de cuatro números, joyita única, indispensable para el verdadero fan de La Guerra de las Galaxias.

Le sigue otra miniserie de las que te dejan el culo torcido por lo inesperado de su trama. Cinco números donde se promueve una retórica: ¿Recuerdas cuando Han Solo todavía era un sinvergüenza? Ah, los buenos viejos tiempos… En Inframundo: La basílica de Yavin, un grupo de hutts decide hacer una apuesta para ver quién tiene más peso en todo el inframundo galáctico. Y establecen una meta para este concurso. Deciden contratar gente para buscar el legendario Yavin Vassilika, un tesoro legendario que la mayoría de los seres sintientes del universo no creen que exista. Se reclutan los mejores y más brillantes pícaros del universo de Star Wars, es decir, Boba Fett, Han Solo, Chewbacca, Greedo, Lando, Dengar y otros se unen y se enfrentan para decidir quién es el mejor sinvergüenza de todos. Muy divertida lectura.

Le siguen a estas historias dos numeritos sueltos de la serie Star Wars: Empire (Imperio) exactamente en los que aparecía Boba Fett. En Sacrificios, con la noticia de la destrucción de la Estrella de la Muerte extendiéndose por toda la galaxia, la Rebelión se ha vuelto más audaz y el Imperio ha tomado medidas más duras. ¿A qué lado apoyará Fett? En Escombros, Boba Fett tiene la misión de encontrar un holoproyector que contiene una grabación insustituible.

Llegamos entonces a Boba Fett: Fuerza Desmedida, un historia donde conoceremos un suceso inesperado, nueve meses después de la Batalla de Yavin. Le sigue Boba Fett: Rescate, la investigación de la señal de socorro de una extraña nave en el espacio en la que el cazarrecompensas lo pasará mal de verdad. Motores gemelos de destrucción, nos muetra a Fett descubriendo que alguien le imita y decide enseñarle a ese dopplegänger de pacotilla quién es verdaderamente el cazarrecompensas más temido de la galaxia. Boba Fett: Muerte, mentiras y traición habla de Boba Fett y sus precios exorbitantes para cada trabajo. Pero si buscas venganza o protección, él lo hará. Si estás buscando recuperar a tu prometido secuestrado, a la heredera de la fortuna de un hutt, ningún precio es demasiado exorbitante, ¿no?

Adoro el dibujo de John Wagner y en este cómic se sale.

Cierra este ómnibus Boba Fett: Agente de la muerte, donde diez años después de la Batalla de Yavin, el último superviviente de la especie Gulmarid, quiere vengarse de los comandantes del navío imperial Azgoghk, el almirante Mir Tork y el doctor Leonis Murthé, por capturar miembros de la especie y hacerlos sufrir hasta su extinción. Contratan a Boba Fett para el trabajo, no solo por la pequeña tarifa ofrecida en este caso para ello; más bien, para que el cazarrecompensas pueda ganar fama a nivel intergaláctico.

Boba Fett: Antología fue en USA una de las publicaciones de los Star Wars Omnibus. Pero hubo más: Tales of the Jedis, Knights of the Republic, Dark Times, Clone Wars: Republic goes to War, X-Wing Rogue Squadron… El de Boba Fett fue el volumen #12 de todas estas maravillas y el más vendido, por lo que he podido saber. Así que ojalá Planeta Cómic decida traernos algún día todas estos ómnibus que no son otra cosa que puros tesoros comiqueros.

¿Estamos ante uno de los mejores regalos que se pueden hacer estas navidades? Boba Fett: Antología se postula como uno de los más serios candidatos, sin duda. Al menos, si queréis ver en ellos o ellas esa sonrisita nerviosa de gustirrinín.

Reseña: Star Wars. The High Republic. Aventuras, de Daniel José Older, Harvey Tolibao y Rebecca Nalty

Vamos calentando motores que se aproximan nuevamente tiempos guaposos de Star Wars. Por lo que uno, como no lo puede dejar mucho tiempo después de haber sido envenenado con el dardo ya hace unos años con esta saga/mundo/universo mítico; pues recurro a Planeta Cómic, lugar donde encontrar toda una serie de títulos y eventos de La Guerra de las Galaxias y su Universo Expandido que me flipan. No hace mucho reseñé El Miedo No Existe (https://www.cronicasliterarias.es/?p=6643), cómic de The High Republic, este nuevo evento tan en boga ahora, que me dejó unas tremendas sensaciones. Bien, pues para los interesados, deciros que dentro de The High Republic se están elaborando toda una serie de títulos la mar de interesantes pero también independientes a la hora de disfrutar; siempre que tengas asimilado el concepto base para con la historia, y del que si no sabes nada, yo te cuento.

Star Wars: The High Republic es un proyecto que fue anunciado por primera vez como Proyecto Luminous, una idea general en el que empezaron a trabajar Cavan Scott, Claudia Gray, Charles Soule y varios autores más como Daniel José Older, Harvey Tolibao y Rebecca Nalty. Es decir, autores que ya han trabajado en obras para el Universo Expandido, y que pensaron en una idea que abarcaría tanto cómics como libros para contar una historia interconectada ambientada en la Era de la Alta República. ¿Cómo? Tranquilos, que sé que no todo el mundo es tan friki, jajaj… Son y serán aventuras ambientadas dos siglos antes de los acontecimientos del Epidodio I: La Amenaza Fantasma, aquel film donde vimos la infancia del glorioso Darth Vader.

The High Republic: Aventuras que recién publica Planeta Cómic contiene los primeros cinco números de la serie original. Es uno de los tomos recopilatorios de IDW que más se ha vendido en USA aunque aquí se ha decidido publicar en formato TPB. Un tomito donde nos llevan al Sistema Trymant, donde un grupo de jóvenes padawans, bajo la guía de Yoda, andan en una misión en la ciudad de Bralanak, para salvar a la gente de las consecuencias del desastre hiper-espacial, y donde una joven jedi llamada Lula Talisola, pronto se convertirá en una de sus más brillantes discípulas. Mientras tanto, en la ciudad de Bralanak, nos encontramos con un habitante de Zeen Mralan al que siempre le educaron para tener un enorme cuidado con todo lo que respecta a la Fuerza. Y ya sabréis porqué. Pero Yoda despliega en la ciudad a los padawans en deslizadores para salvar a todos los civiles que puedan. Lo que lleva a una escaramuza con algunos piratas que han aprovechado para saquear el planeta. Y como colofón del primero número, se cuenta un secreto que dejará a muchos fans con el culo torcido.

Así empiezan estas aventuras palomiteras de una nueva época chula de Star Wars.

Como gran fan de la mejor saga espacial de todos los tiempos, nunca tengo suficiente tras leer y ver films que corresponden al canon de Lucas. Pero fuera, hay más. Los libros y autores también súper fans, hacen un trabajo glorioso porque lo sienten y con ello se inspiran y rellenan huecos de una trama eterna, de épocas, mundos, diferentes culturas, infinitas historias que se quieran proponer e imaginar. Por que para intentar recopilar algo así…, la metáfora es fácil. Con Star Wars se tiene todo un universo para crear todo y más de lo que uno quiera, o mejor dicho, Disney en estos momentos te deje explorar. El ejemplo lo tenemos claro en la seriaza que se han marcado Jon Favreau y Dave Filoni con The Mandalorian. Dos fans de toda la vida, trabajando con amor para la saga que llevan en su corazón desde pequeños, de ahí, ¿qué pude salir mal? Pues eso mismo está ocurriendo con The High Republic.

Si metemos o se reúnen unos pocos de los autores que llevan toda una vida haciendo cositas para Star Wars, todo para crear una serie de aventuras y nuevos eventos, en ese «brainstorming» de cabezas pensantes con dones literarios… Las historias salen como churros. Pero churros buenos para mojar en chocolate. Que si te crean una raza nueva, un personaje distinto que dirige todo un clan, un jedi diferente en conceptos, un cazarrecompensas del que pende su familia, un pícaro que roba para un Estado o un soldado del Imperio que odia su trabajo… Saber de sus vidas, mola. Y pienso disfrutar del Universo Expandido, todo el tiempo posible que mis ojos lectores me dejen.

Eah.

Reseña: Doctora Aphra. Fortuna y Destino, de Wong, Cresta y Rosenberg

Doctora Aphra puede ser el personaje del Universo Expandido con el que más veces me he topado y del que menos sé. Me la he encontrado en novelas, en algunos cómics (de pasada) y mucho-mucho en varios «ameritrasher» (juegos de mesa temáticos modernos que son auténticas joyitas donde vivir aventuras como el Imperial Assault o El Borde Exterior (Outer Rim)). Sinceramente, andaba loco porque Planeta Cómic trajera por estos lares la miniserie de cinco numeritos de Doctora Aphra que se publicaron en USA el año pasado. Ya sabéis, estos tomos tan chulos y llevaderos que la editorial va sacando cada poco y que nos mantienen enganchados al mejor Universo Expandido y con autores del momento. Esa droga con la que muchos nos dopamos mientras esperamos series de TV o películas por llegar. Y aunque Doctora Aphra: Fortuna y Destino se puede leer independientemente, me di cuenta que quizás hubiese sido mejor haber leído antes la otra miniserie del personaje que ya publicó Planeta Cómic (https://www.planetadelibros.com/libro-star-wars-doctora-aphra-n-0107/251138); aventuras totalmente diferentes, pero así uno/a puede ir más puesto con el personaje viendo como se desenvuelve en situaciones donde es la principal protagonista. Diría que son las únicas publicaciones donde encontrar algo así. Prometo reseñarla si esos siete numeritos de Kieron Gillen y Simon Spurrier se editan en formato integral algún día. Guiño/guiño.

La doctora Chelli Lona Aphra es un personaje que apareció por primera vez en la miniserie Star Wars: Darth Vader (2015) de Marvel Comics creada por el guionista Kieron Gillen y el artista Salvador Larroca. Rápidamente, Aphra se convirtió en un personaje destacado y comenzó a tener aventuras interesantes y propias dentro de la aventura principal en la que aparecía como secundaria. En esencia, Aphra es una arqueóloga que trabaja para el Imperio en ocasiones, pero ese tipo de personaje de moral cuestionable que principalmente hará lo que le venga en gana… Mientras Darth Vader no la vea. Esa moral tan de caza-recompensas de este universo, una chica capaz de lo mejor y de lo peor, una arqueóloga que determinará qué hacer según se tercien las cosas. De pícara la categorizaría yo.

Y en Doctora Aphra: Fortuna y Destino tenemos nueva tripulación y nueva misión. Con la Alianza Rebelde nuevamente huyendo después de su derrota en la Batalla de Hoth, se crea un momento ideal para trabajar en el rescate de nuevos tesoros en los que la arqueóloga lleva tiempo poniendo el ojo. Nunca ha existido un momento tan bueno para que forajidos, sinvergüenzas y la errante arqueóloga se abran camino con “tranquilidad” por la galaxia. Además, estamos en un momento de crisis en los que Doctora Aphra recibe solo trabajitos de poca monta y los créditos necesarios para vivir se disipan. Y así es cuando la oportunidad de volver a una buena vida se planta ante ella cuando le encargan encontrar los Anillos de Vaale. Unos tesoros creados por los Arquitectos de Vaale, una sociedad antigua y olvidada con sede en la más importante ciudad del planeta Dianth. Según las leyendas, existían dos anillos: uno que proporcionaba la vida eterna pero enloquecía al que lo usaba, y otro que daba a quien lo usaba la fortuna eterna pero aceleraba su muerte. Cuando se usaban juntos, los anillos supuestamente proporcionaban al usuario un gran poder. Pero los anillos supuestamente están malditos, se dice que podían mantener a toda una ciudad esclavizada, corrompiendo el aire que los rodeaba. Existen pocas historias de exploradores que se aventuraran en Dianth. Los que sobrevivieron, se volvieron locos. Dicen haber visto horrores indescriptibles…

La estudiante de arqueología Detta Yao contrata a la deshonesta Doctora Chelli Aphra para encontrar los Anillos y así poder acabar su tesis sobre dichas reliquias. Aphra acepta el trabajo (consciente del valor del tesoro), pero descubre que Ronen Tagge, miembro de la poderosa familia Tagge, también busca los anillos… Aphra necesitará un grupo de cazadores de tesoros como nunca antes ha visto la galaxia.

Aphra fue el primer personaje original de Star Wars que no pertenece a las películas y que ha llegado a liderar una serie de cómics en Marvel. ¿Sus aventuras? Dignas de colección. Más unas portadas espectaculares que tiene la serie.

Reseña: Folklords, de Matt Kindt, Matt Smith y Chris O´Halloran

Uno siempre está abierto a una historia original. A una trama diferente siempre que se toque de algún modo lo fantástico pues esa es la llama que me incita a poner las manos delante en noches de frío. De realidad ya rebosa bastante el vaso, ¿no os parece?

Una de estas curiosidades, atractiva como pocas, la publicó en USA la editorial BOOM! Studios el año pasado y acaba de llegar por estos lares de la mano de Planeta Cómic. Se llama Folklords. Como se ha dicho, una vuelta de tuerca a la clásica historia de Fantasía, pero en un mundo enorme lleno de buenas ideas que da para bastante más. Y es que en Folklords, esta miniserie de cinco números ahora recopilada en tomo, hay algo absolutamente cautivador. Un misterio bien contado, bien sostenido, con la cantidad justa de pistas y de migas de pan en el camino. Seducir, es solo una de las palabras o sensaciones por las que pasaréis con los fascinantes encantos de esta historia escrita por Matt Kindt, ilustrada por Matt Smith y coloreada por Chris O’Halloran; que tiene lugar en un mundo medieval ingeniosamente diseñado donde los monstruos y la magia son algo común. Pero también los demás seres fantásticos que son presionados a un servicio hipnótico y un tanto oscuro, por un grupo de seres llamados los Bibliotecarios que gobiernan la vida del populacho con la despiadada e implacable eficiencia de la Inquisición Española.

En esta tierra donde todos siguen la línea marcada con dócil sumisión (no hay otra opción), empieza a destacar un joven llamado Ansel, un chico poseído con visiones y que viste ropas extrañas y usa dispositivos desconocidos con los que a veces no puede evitar ir más allá… Un personaje importante porque la historia cuenta que todas las dictaduras se debilitan y caen ante el conocimiento, la razón, por eso estos regímenes intentan controlarlos tan rígidamente. Y van a por Ansel.

Si no lo habéis pillado ya, este chico que se viste de traje y chaqueta con traje de negocios en marcado contraste con el ropaje de la gente de una especia de Edad Media, sabe cosas que posiblemente no podría conocer si fuera de este mundo de antaño. Sabe sobre ciudades y automóviles y personas “bien vestidas” y de un mundo tan avanzado como diferente que no es el mismo por el que camina. Tiene que estar maldito y andar con brujas, demonios y maleficios porque está perdiendo el norte con las cosas que dice. Eso piensa la gente. Anda en sueños febriles, por el amor de Dios.

En Folklords, hasta que terminas la historia por completo, nunca llegas a estar seguro si Ansel es el «freak» en un mundo simple de aldeanos que se adhieren a la conformidad de lo que les ha tocado vivir, o si ellos son los rarunos y quizás Ansel es el tío normal cuyas ideas debieran ser secundadas. El guionista de forma muy inteligente sugiere en pequeñas pistas, arrojadas aquí y allá, que Ansel podría estar en coma o en un profundo sueño. Y que este mundo por el que deambula es la creación de un demonio particular.

Pero hay más de un dato que te hará pensar lo contrario.

Un mundo donde los monstruos deben ser combatidos y los dragones dormidos de Gador deben ser encontrados. Todo muy noble y aventurero hasta que llega el momento clave. Kindt, Smith y O’Halloran nos ponen delante y en viñeta un misterio que engancha. Gran parte del encanto de Folklords, aparte de su descarada voluntad de jugar con el género, es el protagonista principal. Ansel es un joven ingenuo. Tiene miedo de lo que pueda pasar pero no el suficiente. Y eso que sabe que no tiene más remedio que hacer el viaje. Tiene mucho en juego, no es simplemente atraer el oprobio y la censura de los Bibliotecarios, sino poder perder para siempre el amor de sus padres, una novia que le apoya (tal vez, porque es más de pensar en sí misma), una nueva amiga tímida y una nueva aliada que no parece serlo al final.

Una deliciosa mezcla de introspección y acción, un misterio persistente que se explica lo justo para mantenerte enganchado. Folklords es una fábula que goza de una fuerte ambientación e inspiración artística que se vuelve exquisita por el contenido visual que muestra.

Una chulada de cómic.

Reseña: Star Wars. The High Republic. El Miedo No Existe, de Cavan Scott, Anindito, Morales y Leoni

Uno que cada no mucho necesita Star Wars, ante la ausencia de pelis, tira del Universo Expandido que para eso está. Libros, cómics y alguna que otra serie de TV que nos calma la sed con argumentos nuevos, todo antes que revisitar las joyitas que tenemos en nuestro haber. Uno lo que hace es alzar su Ala-B y dirigirse a Planeta Cómic que es ese planeta donde uno/a puede aterrizar en puerto estelar, y encontrar estas chuladas de publicaciones del Universo Expandido con los que uno calma la sed. Novedades que por fin llegan a nuestro país. Donde por fin se ha publicado el tan esperado arco llamado The High Republic, la considerada nueva era de Star Wars en formato cómic.

Un primer volumen que recoge los primeros cinco números de la serie. Una trama que nos lleva al pasado, a la edad dorada de los jedi y ahora os digo una cosa: aferráos a vuestros sables de luz, queridos padawans, pues viene una historia con una fuerza tremenda, que llega aquí, ahora, pero entró en USA a principios de 2021 con una cantidad de títulos que nos ponen coordenadas hiperespaciales establecidas doscientos años antes de la Saga Skywalker. Aun así, una nueva aventura interconectada. Pues el guionista Cavan Scott hace un gran trabajo para configurar una historia que engancha a través del atractivo que siempre tiene en esta obra la interconexión de personajes, escenarios, mundos…

Y ya en las escenas iniciales nos encontramos con la padawan Keeve Trennis que actualmente se entrena con un maestro trandoshano llamado Sskeer. ¿Sabéis quién es? Sólo diré que en este momento Sskeer tiene un brazo y está fresco como un pepino. Además de eso, realmente no hemos visto muchos trandoshanos en el universo de Star Wars que sean jedis, ¿no? La propia Keeve es un personaje nuevo y maravilloso y que la presenten en la cúspide de su título de caballero es una brillante elección para empezar. Rebosa personalidad y parece la combinación perfecta de torpe y tía dura. En sensaciones, me recordó bastante a cuando conocimos a Rey Skywalker por primera vez. Aunque Keeve es muy de decir palabrotas y se emociona bastante cuando conoce a otros jedis. ¿Podéis culparla? Os encantará.

En general, es un cómic muy de inicio que empieza con una historia bastante autónoma. Pero es más un adelanto de otra cosa que está por venir. He podido saber que para aquellos suertudos que han tenido la suerte de leer todo lo existente en otros medios sobre la Alta República, lo que aquí se cuenta es mucho tiempo después de los eventos contados en la novela de Charles Soule (Luz de los Jedi). Que estoy loco por leer, por cierto. Y curiosamente pocas horas antes de la misión en el Faro Starlight.

En los momentos en los que la galaxia se está recuperando del Gran Desastre Hiperespacial que acabó con innumerables vidas cuando los escombros de las naves espaciales devastaron el sistema Hetzel a la velocidad de la luz; al mismo tiempo en el que vemos a Keeve entrenando con Sskeer en sus Pruebas Jedi empuñando su chulo sable de luz de doble hoja que se puede quebrar en hojas separadas. Una tarea aparentemente imposible con los insectoides locales llamados Ximpi, zumbando en su oído, pero bueno. Como os decía, The High Republic: El Miedo No Existe recoge los primeros cinco números de la serie. En estos se presenta bastante acción y una amplia gama de personajes que marcan el tono y la aventura épica de inicio con la que la padawan Keeve Trennis tendrá que lidiar.

Emociona ver tantos datos, aprender más sobre nuevos maestros, héroes, villanos y lo que es mejor: tipos de armas, naves, razas y mundos diferentes a los conocidos. Que para mí siempre ha sido el verdadero atractivo de Star Wars. El Gran Maestro Jedi Veter compartiendo título, nada más y nada menos, que con el propio Yoda. Wow! ¿Y el arte? El arte de Ario Anindito y el entintado de Mark Morales muy resolutivos.

Un comienzo prometedor para una época de oportunidades y aventuras. Un tomo que además aporta una galería de bocetos al final, otra de personajes y portadas de cada uno de los cómics.

Tomitos que dan lo que pido.

Reseña: Cold War, de Christopher Sebela y Hayden Sherman

Siempre voy a volver a mi subgénero favorito del horror como son los zombies. Sé que es un lugar donde encontrar mucha morralla antes de dar con una historia buena. Pero cuando das con una buena… Oh… Ah… Ugh… Como lo flipas. Y en cómics, siempre reivindicaré que tras el cine es donde se encuentran las tramas más chulas y algunas, cuando menos curiosas. Y bueno, tal vez, no haya ningún secreto. Quizás sea simplemente, porq que es un subgénero que se magnifica con lo visual… Y ahora como escritor de una novela del tema, sí que os voy a contar un secreto. Los zombies son uno de los horrores más difíciles de lograr. Y otro tema es, que por cada Dawn of the Dead (Zombi, 1978) hay un Amanecer de los Muertos (2004). Es decir, aunque estas dos pelis fueran remakes una de la otra (y curiosamente el remake en este caso le da tres patadas a la original de Romero), a lo que voy es: que es muy difícil crear una historia de muertos vivientes original. Es raro que una no se parezca ya a otra existente. Los zombies como metáfora han luchado contra la falta de coherencia. Incluso el maestro George A. Romero rebotó en un par de ocasiones ante el comentario exacto o pregunta de periodista insensato ante qué demonios podían representar. Pero que estamos ante una metáfora de lo que es el ser humano; de eso estamos seguros. Quizás de la intolerancia al consumismo, dijo uno. Jajaj… madre-mía, madre-mía. Pero estamos ante la «belleza» de un monstruo que con una iluminación incorrecta puede hacer que te veas a ti mismo. Ahí lo dejo.

Y ahora la pregunta es: ¿Es o no Cold War una historia de zombies en toda regla? ¿Por qué llamarlos Revividos cuándo…? En realidad, Cold War brinda un poquito más por la CF. La premisa es que Tom Rook sale de su sueño criogénico de más de quinientos años y se une a otros como él. Son recibidos con una transmisión grabada por el presidente de los Estados Unidos. Los han despertado por un causa importante. Les aportan armamento de calidad. Los trajes son capaces de desviar ciertas balas y autocauterizarán heridas menores si llega el caso. Tienen también armas que funcionan con nanobalística que aseguran que nunca se quedarán sin municiones. También se proporcionan cascos que diagnosticarán lesiones y les permitirán comunicarse. USA está en guerra y han sido reclutados. Antes de que se abra la puerta de la nave, Tom decide calmar a los demás: “Respirad. El pánico no cambiará nada”. Y antes de que se abra el pórtico de la nave, reflexiona sobre quién es y porqué está en dicho lugar. Tomo trabajó en el ejército, abierta y encubiertamente, en todo tipo de misiones con escuadrones de élite. Departamentos, muchos, sin nombre…

Ahí es donde Christopher Sebela interrumpe estos flashbacks porque las puertas se abren y comienza la acción.

No me topaba con un cómic bélico tan potente en años. Todo vale en la batalla, y los nuevos reclutas son eliminados de izquierda a derecha como letras en una pizarra frente a un enérgico borrador. Estos reclutas son tipos de toda índole: agentes de seguros, profesores de guardería… simplemente, gente promedio que despertaría en un nuevo Edén. Y estos soldados no caen solo por disparos de las armas, hay varios dispositivos desagradables que el lado opuesto usa para matar de manera horrible. ¿Y quién es el enemigo? Hay destellos, pero puedes suponer ciertas cosas. Eso si, lo que está claro es que son terribles e implacables. Y vienen en diferentes formas.

Los dibujos y la rotulación de Hayden Sherman son una jodida maravilla. Perdonad, por la expresión, pero me encanta este tipo de arte muy a lo Juez Dredd clásico. Además, Cold War presenta en ocasiones imágenes que son increíblemente fuertes pero que contienen ambientación por los cuatro costados. Camina por una línea muy fina con el diseño de los personajes y lo lleva a cabo de manera brillante, dejando al lector en tantas dudas como esos soldados que no tienen ni idea de por donde tirar. Quiero saber más y necesito saber más. Siempre lanzaré la proclama que obras tan potentes así, se deben leer en formato integro para un disfrute mayor, si cabe. Contiene páginas que son una maravilla en preparación; el presente, mezclado con flashbacks, y cantidad de colores ayudando al lector a entenderlo todo. Necesito más.