Reseña: El Signo de los Diez, de José Carlos Somoza

Igual que la frase de la obra Rebeca: «…anoche soñé que regresaba a Manderley», con El Signo de los Diez también regresaremos al lugar en el cual comenzó todo. La residencia para enfermos mentales de Clarendon, en Portsmouth, traspasando otra vez esa verja y quedándonos de nuevo allí en la Inglaterra de 1882. Lo que fue la atmósfera de la novela Estudio en Negro.

Somoza nos conduce a un tiempo en que los teatros recreaban escenarios tenebrosos casi depravados deambulando hombres capaces de adueñarse de la voluntad de las personas o cosas peores… Nuestro autor concibe un país de las maravillas de la locura ambientado en un manicomio donde el caos y la muerte es el entretenimiento. Lewis Carroll llega a la residencia Clarendon (bajo un seudónimo) intentando escapar de sus pesadillas. Todas las noches es visitado por un personaje llamado «El Sombrerero Loco» que profetiza muertes llevándolo a través de paisajes oníricos que fusionan la realidad y lo surrealista. Intentando averiguar este misterio, el Sr. X, un hombre menudo, ciego, con unas dotes detectivescas extraordinarias se dejará transportar por el sonido de un violín hasta más allá del interior de su mente. Extraña fantasía victoriana que los lectores intentarán inhalar, respirando este increíble y rico mundo. La locura y el genio se fusionan, por lo que es imposible saber dónde echa raíces la cordura y toma el control la irracionalidad.

Antiguos y nuevos personajes en una segunda parte demostrando que una trama puede enriquecerse poniendo nuevas palabras. La narradora será Anne, enfermera personal del señor X, a la que ya conocimos en el primer volumen. De todas formas, si no lo habéis leído, no pasa nada, hay suficientes momentos que os pondrán en antecedentes de lo que ocurrió en Estudio en Negro. Ahora el enigma consiste en averiguar cómo un asesino es capaz de entrar en los sueños de un hombre y decirle quién es el próximo en morir. ¿Puede ser eso posible? El señor X junto al director de la clínica pondrán un plan en marcha en el mismísimo sótano de ese sanatorio que representa un “teatro mental”. El tic tac de un reloj apagará la tranquilidad del lector cuando las muertes anunciadas se cumplan…, mientras sabremos de la leyenda de un teatro cuyas actrices no vivirán para repetirlo. Todo esto entre reseñas teatrales que erizan la piel y hielan la respiración.

Entre muertes, disparos, actuaciones, reuniones de té, pasos que se pierden por la arena de la playa… llegaremos hasta la revelación de un misterio que ya lo hubiera querido resolver el mismísimo Holmes. Además, no cerrará el libro, todavía quedará algo más que el lector no espera. Anne se adentrará en busca de la verdad. No será sencillo indagando en personajes bien configurados algunos de doble cara, moviendo bastantes diálogos en una narración repleta de intriga usando una prosa que a veces la sientes inquietante.

Somoza es un maestro de la ilusión. Compone este mundo complejo donde nada puede tomarse al pie de la letra y la verdad parece ser creada a partir de humo y espejos. Una obra que desafía el género, donde la historia se mueve con fluidez entre el misterio y la fantasía. Une el nacimiento del personaje de Sherlock Holmes, creado por Arthur Conan Doyle, junto al autor Lewis Carrol, creador de Alicia en el País de las Maravillas y la polémica por su fascinación por las niñas. Enlazando ambos construye una celebración del intelecto. Cada individuo sobresale en su propio tipo de obsesión. Combinar los dos en la misma narrativa es simplemente una idea brillante, digna de un gran escritor. Una vez leí que la escritura es la pintura de la voz. José Carlos Somoza es un ejemplo de ello. Solo me queda aplaudir y esperar la siguiente entrega.

Reseña: Pesadillas Ex Machina, de Thierry Smolderen y Jorge González

Aquí tenéis a un seguidor de cualquier nueva historia de Thierry Smolderen que se pueda leer en español. Después de la extraña pero bastante hipnótica Un año sin Cthulhu, recién publicada por Norma Editorial, uno va y se da cuenta que esta vez es ECC Ediciones quien trae otro titulo suyo.

Un buen álbum de cómic europeo como a uno le gusta disfrutar cada vez más, y más de vez en cuando. Entonces, ¿asesinatos imposibles en una habitación cerrada y en medio de la nieve, señales premonitorias, enigmas irresolubles, desapariciones inexplicables…? Eso siempre, ¿no? Pero por todos los demonios, ¿quién no va a querer disfrutar de algo así? Y cierto es que no sabía muy bien qué esperar de una historia de misterio ambientada en la Segunda Guerra Mundial. Pero bueno, por el momento os puedo decir que al amparo de historia de espionaje de guerra «estándar», Smolderen nos brinda una investigación psicológica de muy alto nivel. Y es que usar una trama detectivesca y cierta inventiva de altos vuelos para atrapar nazis ya es una idea tan loca como brillante. Thierry Smolderen lograr poner esa idea en contexto y logra hacer malabares con la importancia de las misiones y tácticas de todos los personajes, por no decir las intrigas que rodean a cada uno. A lo que añado que se ve claramente que Smolderen domina esta historia de manipulación psicológica al igual que domina las complejidades de la geopolítica de guerra. Sí friends, Pesadillas Ex Machina, es una lectura interesante y bien llevada al estilo de los Diez Negritos, de Agatha Christie.

En la Operación Copperhead, descubrímos como los Aliados habían organizado una caprichosa operación de espionaje contra actores de cine famosos por engañar a la inteligencia nazi. Ahora, en Pesadillas Ex Machina, vemos que otra de estas operaciones se lleva a cabo, esta vez involucrando a escritores de novelas policiacas. Por que se trata de llegar indirectamente al gran oficial de la industria militar alemana a través de su sobrino, un rico aristócrata alemán, gran admirador de un mediocre novelista francés. Y habiendo notado esto, los servicios de espionaje británicos pedirán a un célebre novelista inglés que imagine una manera de inculcar en la mente de los franceses las ideas que permitan (de rebote), hacer que el jefe de la industria alemana se ponga al descubierto en un lugar donde pase a estar a disposición de…

La misión ya es fantástica en si misma. Pero la idea que tendrán la novelista y su socio es tan chula que te deja con el culo torcido. Solo diré que contará bastante el tema de los sueños de la escritora francesa y las supersticiones del sobrino alemán, en una historia que mezcla el espionaje, las novelas policiacas de misterio, el rodaje de películas y la Segunda Guerra Mundial con ese terrorífico contexto de fondo como fue el tema de la bomba atómica.

Los dibujos son de Jorge González, que es en realidad por quien ECC Ediciones publica esta obra ya que está editando sus títulos junto a otros autores. El dibujante argentino autor de la genial Querida Patagonia, tiene un estilo muy propio. Eso si, vais a disfrutar de escenarios difusos y oscuros, porque la historia así lo requiere; además, de personajes con rasgos simples que recuerdan un poco a ese toque libertario de los Blutch. No es un estilo que aprecie mucho, la verdad, pero tampoco molesta en este cómic donde la trama absorbe por completo.

Un magnífico guión. Una buena película.

Reseña: Los Asesinatos Silenciosos, de A. G. MacDonell

El libro que recomendamos en el Día del Libro de este año de renacimiento que es 2022, es Los Asesinatos Silenciosos, de A. G. MacDonell. Otra de las joyitas de misterio o novela detectivesca, de las que va publicando Editorial Siruela casi cada mes en su imperdible colección Biblioteca de Clásicos Policiacos. Y es que aaaahhhh… nada como una buena historia de asesinatos de los de antaño, de esos con una proporción considerable de esceptisismo moderno o de poca consideración, pero de los que agregan varias víctimas a una narrativa tambaleante que hace que tu cerebro (muy listillo él como siempre) se pierda en un mar de dudas y pase por alto la ficción detectivesca que se propone. Ahora agarraos bien. Los Asesinatos Silenciosos (The Silent Murders) es una novela de nada más y nada menos que 1929. Es decir, ya la pudieron haber disfrutado nuestros abuelos en su niñez si hubiesen querido. Esto para gente que supere la cuarentena ahora, por supuesto, pero a lo que voy es, que estamos ante una historia que aunque obviamente se observan los puntos canosos de la trama, sí que vale la pena disfrutar por cómo, dónde y con quién se propone todo. En especial, por “dónde camina”. Y no os quepa duda que al terminar la lectura de Los Asesinatos Silenciosos vais a querer/buscar/comprar más obras de A. G. MacDonell.

En Los Asesinatos Silenciosos tenemos suficiente balística para establecer que una serie de tiroteos se perpetraron todos con la misma arma. También suficiente sentido del patrón para detectar que incluso el apuñalamiento ocasional debe vincularse ya que todas las víctimas han colocado en sus cadáveres una tarjeta con números secuenciales escritos entre ellos. Sí friends, de película y ya en el primer capítulo nos presenta a las víctimas Tres y Cuatro —un vagabundo y un capitán— y así el público que estudia historias de detectives y está acostumbrado a la repentina y violenta muerte de millonarios comienza a reincorporarse en su sofá de lectura. Pues son dos víctimas que nada tienen que ver entre ellos por lo que algo raro está pasando. Pero cuando se comete un error en el asesinato de la víctima Cinco, el hermano inocente de un canalla ampliamente conocido, hace que tenga que ser requerida la ayuda de Scotland Yard y en imagen los personajes del Inspector Dewar (sin nombre de pila) y el súper intendente Bone. Es decir, el joven, vigoroso y riguroso Dewar y el sabio, en gran parte sedentario, Bone que ambos forman una pareja maravillosa. Dos personajes que realmente ayudan a elevar esta novela por encima del status de sólo recomendable.

Y si bien la insensibilidad del autor se muestra en el incómodo cambio de tono en ciertas escenas que no esperas, escenas divertidas que muestran momentos genuinos; las resoluciones son demasiado aguzadas en ciertos momentos. A esto me refería con “canosa” en el primer párrafo. Dewar está a punto de enfrentarse a un asesino que habitualmente porta armas de fuego y no tiene escrúpulos en usarla. Es todo lo que lleva a ello lo que engancha en la trama y frases del tipo: “Ninguno de los dos iba armado, pero entraron al estudio como si fueran a una fiesta de té”. Frases de las que ama y alaba en Mientras Escribo el maestro Stephen King.  Y eso que, por supuesto, normalmente nunca asesino y perseguidor se encontrarán. Pero cuando pasa… ay, cuando pasa.

Lo decía antes. En cuanto a la trama, ha pasado de moda de alguna forma o a día de hoy os puede parecer manida o redundante. Pero amigos (sobre todo, escritores) aquí hay una frescura en los personajes que es maravillosamente atemporal. Witness Bone reprende amablemente a Dewar cuando toca. Bone es una creación encantadora: imparcial tanto en elogios como en críticas, y siempre disponible para poner cuidadosamente a cualquiera en su lugar, lo necesite o no. Y aparentemente sujeto solo a los caprichos de su propia diversión: «Era un gran lector de libros, señor». «Bueno, tú también, así que eso no cuenta mucho, ¿no?». Y Dewar es algo así como un pez anodino, totalmente comprometido con el trabajo, sin vida hogareña, sin vida interna de la que hablar. Pero un personaje intrépido cuando toca. Pero hay más. Wilkinson, el mayordomo que ha leído demasiadas historias en serie sobre mayordomos impasibles y que da gusto «escucharlo».

Y una investigación muy bien realizada. MacDonell hace bien en resaltar al lector la importancia de estar al tanto de todos los aspectos del caso en todo momento como si de un protagonista más se tratara. Y es en gran parte debido a la admiración mutua entre Dewar y Bone que esta novela de detectives se basa en gran medida en el trabajo policial metódico por lo que nunca pierdes interés ni sufres monotonía «procedimental», que es un tema muy común en este género.

Súper recomendable a tope.

Reseña: El Gran Libro de Satán, de VVAA

Lo dicho en la reseña anterior me vale para los dos títulos reseñados hoy pero en términos diferentes. Libro y cómic reseñas de hoy con los que empezaré diciendo lo mismo. Pero si uno tiene la virtud/defecto de ser aventura ligera para degustar en una o dos sentadas, con El Gran Libro de Satán sí que decidí consumirlo con una fuerte tranquilidad pasmosa. Más que nada por la simple idea de que cada una de sus páginas son caviar. Lo importa en esto, como en todo hobby que se precie, es disfrutar. Y si uno va predispuesto a pasarselo bien, seguramente se lo pase bien. Si uno tiene entre manos un tomo que pretende disfrutar si o si porque le encanta lo que se propone, os aseguro que las posibilidades de que esto no ocurra pasan a sera ínfimas. Y esto ha sucedido también con este genial volumen publicado por Blackie Books.

¿Qué es El Gran Libro de Satán? Una joyita de la literatura, una antología, un compendio de ideas y escritos que os van a deleitar. Y a los que no, pero les interesa saber qué contiene, os aclararé desde un principio que miedos fuera. Dejaros de ideas preconcebidas e id a por él porque no son textos de adoctrinamiento para que paséis a ser miembros y amantes del Satanismo o cosas por el estilo. Nada de eso. Esto es pura diversión, relatos, poemas, artículos, dibujitos… donde de algún modo se hace mención a El Maligno, pero con la diversión y el Terror yendo de la mano. Una edición de Jorge de Cascante (desde 1999 colaborando en prensa, revistas y fanzines y sus artículos, columnas y cuentos han aparecido en publicaciones como La Vanguardia, El País, Vanity Fair, GQ…) con cuyo humor, sarcasmo y sentido de la ironía, me identifico. Quizás por eso me haya flipado tanto esta lectura que os aclaro que, la estoy leyendo aún por aquello de disfrutar del caviar en pequeñas dosis. ¿Ni siquiera lo he acabado y he decidido reseñarlo? La principal razón es para que no vayáis tarde a haceros con esta magnífica obra… Muy claro tengo que es de los pocos libros que voy a leer y releer en mi vida. La inspiración que esplende es maravillosa.

666 páginas que se inician con un magnífico prólogo de Jorge de Cascante hablando de la edición que Blackie Books le ha permitido hacer; para no perdérselo, pues se indica que todo gira en torno a un criterio muy personal pero con el que te identificas a la hora de tener presente como el ser humano de un modo u otro ha decidido asumir, representar y obtener el concepto ideal de El Maligno. Haciendo referencia también al relato que es la base de todo para que esta edición exista. Jorge de Cascante se refiere a Calma, de Kelly Link, como el principal culpable, cuento que decidí empezar a leer tras el prólogo (si algo tengo claro, es que todo lo que concierne al “demoño rojo” (como dice el chiste) debe ser contradicción…).

¿Cómo definirlo? ¿Qué se recomienda de su interior? Resumen: TODO. Desde el relato El parque infantil, de Ray Bradbury, que os va a cambiar la vida si tenéis hijos pequeños, hasta Posesión, de Emilia Pardo Bazán, que a más de uno o una os va a quitar el sueño, sobre todo, en el pensamiento respecto a los enfermos terminales y sus visiones en el lecho de muerte. Aquí en las historias no se hace ascos a nadie. Relatos de autores clásicos, tanto de consagrados como de autores recientemente llegados al mundo literario pero que tienen mucho que aportar a la visión original sobre lo que es el Diablo, la Bestia que no Debe Nacer. El Gran Libro de Satán es la antología de literatura diabólica más completa que existe en el mundo. Lo dice muy bien su presentación editorial. Este volumen recoge cincuenta y seis piezas largas y más de cuatrocientos pasajes breves de índole perniciosa: poemas, cuentos, ensayos y extractos de novelas con Satán como figura central o secundario imprescindible. Cada texto seleccionado es de un autor o autora distinto (nadie repite), y de toda clase de perversidad literaria: de Iris Murdoch a Sara Mesa, pasando por Clive Barker, Nathaniel Hawthorne, Sharon Olds, Dante Alighieri, Joan Aiken, Kelly Link, Charles Baudelaire, Irene Solà, Ambrose Bierce, Ursula K. Le Guin, Ana María Matute, John Milton, Samanta Schweblin, Ray Bradbury, Neil Gaiman, Elisa Victoria, Michael Chabon, Belén Gopegui, Mark Twain, Karen Russell, Shirley Jackson, Mijaíl Bulgákov y muchísimos más. A eso sumad los diecisiete millones de dibujitos de Alexandre Reverdin incluidos (sí, diecisiete millones) que son maravilla y que si no lo creéis se nos invita a contarlos.

El Gran Libro de Satán es el ejemplo claro de libro que en mis años mozos mi mamá me hubiera dado un alpargatazo si lo hubiera encontrado entre mis cosas. ¿Por qué? Por lo que os decía al principio; el no saber de su contenido es ignorar la “buena” propuesta literaria que contiene. Eso si, viene de la mano negra esa con forma de pezuña que todos conocemos. Y es joyita disponible en librerías. También dijo una vez Stephen King que el Infierno es repetición. Leer y leer, y repetir y repetir la lectura de este volumen, es mi propósito.

Maravilloso, maravilloso, maravilloso.

Reseña: El Libro Negro de las Horas, de Eva G. Sáenz de Urturi

El Libro Negro de las Horas se podría decir que es el cuarto libro de la famosa Trilogía de la Ciudad Blanca ya que trae de vuelta al ex-inspector Unai López de Ayala, de la División de Investigación Criminal en Vitoria, conocido como Kraken. A los que hayan leído la saga deciros que también regresa su abuelo, aunque con menos protagonismo y se deja de lado la relación sentimental de Kraken y Alba. Estamos por lo tanto ante un libro nuevo, que se puede leer de forma independiente, más que nada porque la saga quedó cerrada.

Año 2022, en la urbe de Vitoria, el antiguo inspector de policía Unai López, coge una llamada anónima que a la larga significará que deba cuestionar su pasado familiar y cercano. Le solicitan en el lapso de una semana, buscar y encontrar el Libro Negro de las Horas. Un incunable importante. La cuestión es que, si no lo hace, su madre (ya fallecida hace tiempo) morirá. Pero, ¿quién es el responsable de esta llamada anónima, y qué misterio hay en las páginas del libro, que daría un vuelco en su vida? Más aún. ¿Cómo se puede matar a una persona ya muerta? Así de interesante arranca esta lectura ágil y bien documentada sobre las falsificaciones bibliográficas en siglos pretéritos.

No sólo disfrutaremos, sino que por el camino aprenderemos, y mucho, sobre las artes indecentes de la falsificación de libros. Aquí se explora lo bibliófilo con gran detalle. A vosotros, lectores contumaces y voraces, que adoráis, al igual que yo, el mundillo de los ejemplares incunables y descatalogados que se editaron hace ya mucho tiempo, y ese ámbito en que trajinan los verdaderos cazadores de gemas bibliográficas; vais a disfrutar una lectura acompañada de un fondo tenebroso. Tal vez algunos sentáis que ralentiza el corazón de la investigación, pero estoy segura que la mayoría viviréis emociones fuertes. La autora desarrolla una trama de novela negra clásica, pero la llevará por derroteros que se hacen necesarios, lugares por los que la historia necesita transitar. ¿Por qué? No hay un sólo porqué, hay muchos y nuestra autora los irá desmenuzando de forma que disfrutaremos o sufriremos junto a los protagonistas cuando así la trama lo requiera. Como veis, seremos partícipes muy íntimamente de todo lo que suceda en la novela, escrita de forma fluida. Las pesquisas tienen un nivel de emoción, tensión y suspense que nos obligarán a aguantar la lectura, sin poder dejarla a un lado en ningún momento. Unai tendrá su propia voz (en primera persona) haciéndonos viajar desde Vitoria-Gasteiz a Madrid, en una carrera contrarreloj donde irá descubriendo su verdadero origen…. En cambio, el pasado será narrado por otra protagonista (en segunda persona). Debo felicitar a la autora pues no es fácil usar los tiempos de narración así y que salga tan bien.

Me gustó ese pasado de los años 70. Personalmente, me maravilló más que el presente del inspector. Tiene increíbles escenas repletas de traiciones, asesinatos y muchos secretos… Presente y pasado dando saltos, pero al igual que una tela de araña uniendo hilos, haciendo la narración poderosa. ¿El culpable? Oh, amigo lector, no te lo vas a esperar… No va a ser la novela del año ni lo pretende, pero tampoco es una novela de simple entretenimiento. Engancha, lleva en sus palabras el olor de los libros perdidos en los eones del tiempo y es investigación pura y dura. Mucho que agradecer a Kraken, Unai e Ítaca por este magnífico viaje de la mano de Eva G. Sáenz de Urturi.

Reseña: Cazadores de Fantasmas, de Ed y Lorraine Warren y Robert David Chase

Debería haber más eco en la red sobre las publicaciones que está llevando a cabo Ediciones Obelisco. Está publicando en nuestro país, nada más y nada menos, que todos los libros que en su día publicaron en USA junto a otros autores, Ed y Lorraine Warren, los famosos investigadores de lo paranormal tan en boga de nuevo tras la última película de la saga Expediente Warren. La tercera parte en este caso, de una saga maravillosa para los que amamos el género de Terror, donde en cada guion vamos conociendo más de la famosa pareja de investigador y vidente, aparte de los casos que vivieron… Y sufrieron.

El último libro que os reseñé fue La Cosecha de Satán (https://www.cronicasliterarias.es/?p=5536), donde se cuenta un caso que aún no he podido olvidar. Y ahí lo dejo. Ahora toca hablaros de Cazadores de Fantasmas, que aunque la editorial lo publicó a finales de 2019, me ha parecido genial/curioso/aterrador y tal joyita que os lo quería traer aquí. Pues los fantasmas no conocen estación, no respetan fronteras y no ofrecen misericordia. Ed (1926-2006) y Lorraine Warren (1927-2019), los demonólogos más famosos y respetados del mundo, lo sabían. Y dedicaron bastantes años de sus vidas a explorar, autenticar y documentar de manera concluyente innumerables casos de fenómenos extraños. Casos famosos que se convirtieron en best-sellers en USA así como en películas de éxito como The Amityville Horror (La Morada del Miedo aka Terror en Amityville), A Haunting in Connecticut (Exorcismo en Connecticut) o The Ghosts; cada una de esas historias aparecen en este libro. Así como transitar por los terrenos de la academia militar de los Estados Unidos en West Point, Nueva York, hasta los bosques de Tennessee para ver y asustarnos con lo que «transita” allí.

Cazadores de Fantasmas narra estos “enfrentamientos” de primera mano con lo desconocido, lo impío y lo indecible. Relatos de chicas adolescentes que jugaron con el satanismo a través de sesiones espiritistas, solo para ser víctimas del más espantoso de los espíritus. Una aldea aterrorizada por una fuerza asesina e imparable. Una casa familiar asediada por la implacable furia de unos poltergeists… Todavía no he leído un libro de los Warren que no me guste. Este, definitivamente, y como digo siempre, dependiendo mucho en el momento, día y hora donde te encuentres, puede asustar bastante. Lo advierto. Aunque ese es el objetivo, ¿no?

No recomiendo leer Cazadores de Fantasmas a las personas aprensivas que vivan solas o piensen dormir solo/a esa noche. Al menos, no lo hagan, a no ser que su memoria no sea potente. Pues el recuerdo de ciertas tramas contadas aquí, revive fácilmente y vuelven a poner los vellos de punta. Es un libro que según en que momentos, da escalofríos. Y eso que yo me creía ya, indemne con este tema. Y ahora mientras escribo esto, sé que el libro de los Warren lo consigue; sus historias, aquello por lo que pasaron al menos durante su investigación, leerlas de nuevo, provoca que mientras escribo esto no dejo de mirar atrás. Y detrás solo tengo una pared.

O eso creo.

Los casos más memorables donde trabajaron la ya desaparecida pareja tienen su lugar aquí.

Otro indispensable para la colección de Lo Paranormal.

Reseña: El Gabinete de los Ocultistas, de Armin Öhri

Impedimenta y las joyitas literarias que publica casi a escondidas… Menos mal que yo casi lo huelo en sus títulos y sé a lo que me tengo que acercar. El Gabinete de los Ocultistas… es de esos titulos que vi, llegué y vencí. El autor me sonaba de estar en boga en ciertos círculos, y además, el título terminó por hacerme levantar las orejas cual conejo en mitad de la carretera.  Armin Öhri empieza a ser un autor de novelas policíacas a los que poner el ojo publicación tras publicación. Grandes éxitos cosecha ya en el país germano. De hecho, La Musa (también publicada por Editorial Impedimenta) le hizo merecedor del Premio de Literatura de la Unión Europea a la vez que inauguraba la serie de detectives berlineses, mismos protagonistas de El Gabinete de los Ocultistas. Novela que he disfrutado un montón. ¿Una cautivadora novela gótica? Cierto es que tiene ese ambiente neo-gótico que algunos autores están consiguiendo en la actualidad. Pero en mi opinión, va un poco más allá. Por que es una forma renovada de ese género que mola por su tono oscuro pero trasladado de alguna forma a nuestros días.

El Gabinete de los Ocultistas cuenta que a finales de 1865, un glamuroso personal se reúne en el castillo de Buckow pues el barón Valentin von Falkenhayn ha organizado una fiesta para Nochevieja. Lamentablemente, el comisario de policía Gideon Horlitz no puede asistir así que ha asignado su invitación a los dos estudiantes Albrecht Krosick y Julius Bentheim, que en su nombre tienen el placer de participar en la mesa del barón con un menú exquisito y posterior sesión. Nadie sospecha que habrá alguien muerto esa noche, víctima de un espantoso accidente, al menos, a priori. En cualquier caso, la prensa identifica rápidamente la causa del accidente: 13 personas participaban en la fiesta. Un número espantoso. ¡Por tanto algo tenía que pasar! ¿Pero qué diablos? A Albrecht Krosick le divierte la superstición e inmediatamente funda un Club de Ocultistas. Por supuesto, con exactamente 13 miembros. Recluta a algunos de estos miembros entre los invitados de la pasada celebración del día de San Silvestre. Pronto, sin embargo, habrá otra persona muerta y ahora se decide que el malvado 13 ha vuelto a atacar. Pero ahora está claro que ha sido un asesinato y por eso el instinto fisgón de ambos estudiantes se activa. Para Julius Bentheim, sin embargo, la búsqueda del asesino también se convierte en una maniobra de distracción de su dolor personal porque solo unos meses antes creía haber encontrado el amor. Y desde entonces andaba atormentado por el anhelo de Filine. Pero dicha investigación le sumerge en otra corriente y eso que está de por medio la sensual Adele, una tentación que no deja de cruzarse en su camino…

«Un thriller policial berlinés», es una de las definiciones más he oído de este titulo y me gusta. El autor dibuja una imagen interesante de la clase media de la capital alemana a mediados del siglo XIX. Lo hace maravillosamente bien. Krosick y Bentheim también frecuentan el conocido salón de Fanny Lewald y como lectores tenemos la oportunidad de pararnos como si estuviéramos tras una cortina para observar el decorado. Theodor Fontane frecuenta las páginas, así como el mariscal de campo prusiano von Moltke y Rudolf Virchow. El autor (¡qué tiene mi edad!) logra hacer unos bocetos de personajes muy interesantes. Y Bentheim y Krosick como protagonistas principales también son personajes que rezuman realidad. Casi imágenes para nuestro cerebro que se vuelven tangibles cuando los oímos “hablar”. No obstante, tienes otros personajes más duretes de asimilar como el padre de Filine o la directora del monasterio de Lindow, la madre Caritas. Demasiado exagerados para mi gusto. Pero no distraen de la trama central de misterio que es lo que importa. Estamos inmersos en una historia que nos atrapa tan fuertemente que uno tiene unas tremendísimas ganas de visitar Berlín. Aunque estoy seguro que poco de lo de aquí, voy a encontrar a día de hoy. Pero bueno. Los detalles. La gracia está en los detalles.

Armin Öhri ofrece un thriller interesante. Lectores interesados en la vida diaria de la Berlín de 1865, han venido al lugar correcto, si encima adoran las tramas bien cuidadas. Como anécdota, me pareció curioso que esta novela tenga como portada, una foto original del castillo de Buckow, el cual fue demolido hace mucho tiempo. ¿Tiene eso algo que ver con el misterio de los 13?

A investigar se ha dicho.

Reseña: Antigua Sangre, de John Connolly

Con cada nueva temporada aparece un nuevo libro de John Connolly y eso para los que amamos el género negro mezclado con el Terror, es una alegría. Por que sabemos ya lo que hay detrás de su Charlie Parker y su casi veintena de historias donde se ha enfrentado a los más diversos enemigos tanto racionales como irracionales. De nuevo, es Tusquets Editores quien da la posibilidad al lector español de poder seguir disfrutando de un nuevo tramo en la vida del investigador que perdió a su familia en el proceso… como es Charlie Parker. Aunque en Antigua Sangre (A Book of Bones) viene otro Parker; el cazador, el vengador, ese lado de su persona que más me gusta. Además, hay algo encantador en el ambiente que se va creando en Antigua Sangre que no sé muy bien como explicarlo. Aunque sí sé deciros que es una trama oscura, cargada de profundidad, a veces francamente espeluznante, pero también apasionante por lo que se va sabiendo. A poco que os guste el Terror, ya os adelanto que cumple todos los requisitos de lectura obligada. Eso si, sugeriría encarecidamente que tuvieseis leído La Mujer del Bosque (que salió justamente el verano pasado) antes de poneros con Antigua Sangre, que aunque no es un requisito indispensable, es otro libro tremendo y además para el caso aporta un trasfondo adicional, ese «retoque de color” que hace que la imagen en vuestra cabeza sea más completa, sobre todo, con ciertos personajes y sus comentarios.

¿Concretamente? Antigua Sangre continúa la historia iniciada en La Mujer del Bosque (aquel libro en el que los muertos llaman a través de los teléfonos de juguete), y la investigación y búsqueda del libro conocido como El Atlas Fracturado (que yo recordaba como un cuento dividido en cinco partes de inspiración lovecraftiana que aparece en la antología Música Nocturna), y que al parecer va relacionado con el demonio de piel pálida y olor rancio encarnado que de nuevo regresa para poner al sombrío abogado inglés Atol Quayle y a Pallida Mors, una sicaria que pone los pelos de punta, en una encrucijada de eterna búsqueda. Encontrar esos pergaminos (el Atlas Fragmentado) pues tienen el poder de empozoñar a quien lo toca y otorga a su poseedor la facultad de transformar el mundo… o liquidarlo de una vez por todas.

Aunque vayamos por partes. En Antigua Sangre, la nueva misión de Parker lo lleva desde Maine a los desiertos de la frontera mexicana, los famosos canales de Amsterdam, las neblinosas calles de Londres… Irá tras la pista de esos seres que quieren arrojar a nuestro mundo a la oscuridad. Pero la trama comienza muy a lo True Detective con el cuerpo de una mujer muerta en extrañas condiciones. En este caso, en un depósito de chatarra en Arizona. Allí, el agente del FBI, Ross, llama a Parker para que le ayude a identificar los restos de dicha mujer. A ver si le puede contar el por qué de ciertas cosas… Pero Charlie se da cuenta que el dueño del depósito de chatarra tiene vínculos con México, de ahí que la investigación le lleve a la frontera en busca de respuestas. Por otro lado, Quayle y Mors están de vuelta en Londres y, después de muchos años, la búsqueda del Atlas Fragmentado se acerca a su cúspide, su culminación, su cenit… Pues el terrorífico libro pronto estará completo. Ese libro que ha dejado muchos cadáveres a su paso durante siglos. Un libro de otro mundo, de inmenso poder sobrenatural, un libro que irradia oscuridad, una corrupción que envenena, que contamina a quienes lo rodean y a las almas desafortunadas que entran en contacto con él. Es un libro que corrompe el mundo, que lo empaña, un libro que alterará la realidad, provocará el cambio, la muerte, la destrucción y el fin de nuestra era. Es por eso que en Inglaterra, se encuentran cadáveres de mujeres jóvenes en tierras corruptas, en tierras que alguna vez fueron iglesias. Pero no iglesias de un dios cristiano, de otros dioses más antiguos, dioses a los que la gente rezaban, adoraban y reverenciaban sin saber muy bien qué eran. El primer cuerpo se encuentra en los páramos de Hexamshire y luego se descubren más cuerpos, más asesinatos de tipo ritual, cantidad de ellos de apariencia similar en otros lugares de importancia religiosa en todo el Reino Unido. Lugares con cierto poder de conjunción de astros…

Trama donde Charlie Parker se crece con una determinación tenaz. Se vuelve implacable y quizás sea porque tiene muy claro desde el principio lo que conlleva no terminar este caso bien. Conté en su día, que llegué tarde (entre comillas) a los primeros libros de la serie. Eso si, como todo lo que a uno le flipa, me puse al día rápidamente. Quería estar al tanto, leerme cada nueva historia que escribiera John Connolly y que llegara a nuestro país. Que nadie me contara nada. Y son con estas expectativas con las que se disfrutan de todas-todas los libros de esta saga. Libros que se pueden leer de forma independiente pero que si lees uno, querrás leerlos todos. Aunque insisto, Antigua Sangre es, en esencia, la culminación de lo que se cuenta en La Mujer del Bosque. Y aunque Connolly le brinda suficiente recapitulación e historia de fondo para que disfrutes por separado. ¿Un ejemplo? El film de Aliens, El Regreso. ¿A qué se puede ver y disfrutar sin haber visto antes El Octavo Pasajero? Pues eso.

Por méritos propios, estamos ante uno de los libros más chulos de los publicados en los que llevamos de año. Un lienzo complejo con una historia inteligente de múltiples capas que serpentea, que se toma su tiempo para llegar al final. Donde se disfruta cada capítulo, con un ritmo medio que nunca es demasiado lento, ni demasiado rápido. Pero potente en ambientación. Hay algo fascinante tanto en la historia como en la forma en que Connolly escribe estas setecientas páginas, que nunca-nunca se hicieron largas para mí. Y eso que yo suelo huir de los libros-ladrillo.

Reseña: En la Guarida del Lobo, de Anna Starobinets

Si estáis al tanto del mundo literario y de las obras y autores que empiezan a destacar, los que vienen de nuevas y lo están pegando fuerte, a ustedes, os debe de sonar ya el nombre de Anna Starobinets. Y si no, en breve, empezaréis a verla por bastantes librerías…

Anna Alfredovna Starobinets (¡Tiene mi edad!) es una escritora y guionista rusa a la que se le ha empezado a llamar la “Reina del Terror”. Sobre todo, el el país del vodka. Menos mal que no se anuncian sus novelas como: ¡Llega la nueva Stephen King! O del tipo… ¡Os presentamos a la Stephen King rusa! Uff, ¿de verdad? Ah espera, no, no, que sí, que sí, que ya hay en nuestro país gente que le ha puesto este cinturón de castidad literario, el más gratuitamente puesto cada vez que alguien publica historias de Terror del bueno. Uff. En fin, a lo que vamos. Starobinets ya ha publicado novelas, cuentos y libros para niños, y se describe a sí misma como escritora de terror y ficción sobrenatural para adultos. Y de “cuentos de hadas y detectives” para jóvenes. Espiral Ediciones es el sello de Editorial Dolmen especializado en literatura infantil y juvenil. Donde ya se pueden encontrar una buena selección de obras tanto nacionales como internacionales. Pues Espiral Ediciones es quien publica En la Guarida del Lobo en nuestro país. Uno de los mejores libros de literatura infantil ilustrada que he leído en mucho tiempo.

En la Guarida del Lobo (In the Wolf’s Lair) es la primera entrega de la serie Crímenes Bestiales. Una trama escrita por Starobinets pero ilustrada por Marie Muravski. ¿Y por qué nombrarla? Aparte de que se debe nombrar a todo autor cuando se reseña, es porque las ilustraciones ayudan bastante a «hacer la historia». Te abren la puerta a dicha imaginación, a dicho mundo… En esta novela, somos arrojados a un mundo de animales donde se comete un juego criminal. Este es un misterio que podría gustar a chavales o adultos de mente joven, pues el humor más oscuro se puede encontrar en las páginas de En la Guarida del Lobo. Ese humor que puede ser plenamente apreciado por adultos, fans de Pesadilla antes de Navidad, por ejemplo.

La historia sigue al jefe de policía que es un tejón y detective veterano y a su compañero Gatejón, su inquieto ayudante que quiere ser un tejón y no lo es. Y que quiere acción en un lugar tranquilo como es Bosque Lejano. Donde está prohibido matarse o comerse unos a otros. Los animales de esta historia son todos vegetarianos, incluso los carnívoros. Sin embargo, pronto descubrimos que el señor Conejo ha sido asesinado. De hecho, se lo han comido. Por lo que empieza una investigación (¡A todo trapo!) para saber quién lo eliminó. Los principales sospechosos son los animales depredadores, obviamente. El principal sospechoso es Lobo porque…, por que pocas coartadas le valen, ¿no? Pero otros muchos tendrán que dar explicaciones y ahí entrarán en juego Buitre, el investigador de la escena del crimen, la psicóloga Ratona y toda una patulea de gente que se ha conmocionado con el caso. ¡Se ha liado una buena!

Como en cualquier buen misterio, la autora mostrará que las cosas no son siempre lo que parecen. Giros, vueltas de tuerca y humor muy refinado en este caso de asesinato que se disfruta cualquiera que sea la edad que tengas. Ya os aseguro que si la mayoría de nuestros lectores no pudieran disfrutarlo, En la Guarida del Lobo no tendría reseña aquí.

Anna Starobinets (1978) fue finalista en el Premio Nacional Ruso de Bestsellers con su primer trabajo An Awkward Age (2010), una antología de relatos de Terror ambientados en las calles de Moscú y varios mundos paralelos. Libro que ha sido traducido a siete idiomas y que quiero traeros algún día a Desde New York – Crónicas Literarias. Esperemos que Dolmen Editorial se anime. Gatlántida fue el primer libro de Anna Starobinets para niños en ser traducido al inglés y fue incluido en los Mejores Libros Infantiles para la pasada Navidad de 2015. Y ahora ya se puede adquirir en Espiral Ediciones. Por lo que no queda otra.

Seguiremos de cerca a Anna Starobinets.

Reseña: La Fiebre del Heno, de Stanislaw Lem

Los que seguís nuestra web desde siempre, sabéis que uno de mis autores fetiches de Ciencia Ficción es Stanislaw Lem. El Polaco, como lo llamo yo. Y más ahora que Editorial Impedimenta va publicando, poco a poco, todas sus obras en estas maravillosas ediciones de bolsillo tan esmeradamente cuidadas que tienen. Pero, ¿y si os dijera que La Fiebre del Heno más que CF es una de esas obras chulas que los autores “encasillados” en un género se sacan de debajo de la manga un día, con las que abordan otro género molón como es el detectivesco?

Aderezada con los ingredientes de la novela clásica de suspense, La Fiebre del Heno es un auténtico tesoro recuperado del genio Stanisław Lem, como bien dice su sinopsis editorial. Y con una muy buena traducción de Pilar Giralt, añado yo.

La investigación. El detective Gregory debe resolver el misterio de la misteriosa desaparición de un cadáver. Al principio, como todos los demás, intentará abordar el asunto con cierta distancia y una sonrisa un poco irónica en su rostro. Sin embargo, a medida que fallan las soluciones más simples, él mismo comienza a considerar fuerzas sobrenaturales y otras fuerzas que no son de este mundo pues ciertas situaciones que empieza a encontrar, no son para nada corrientes. ¿Conseguirá formular la tesis adecuada y resolver el caso? El aspirante a astronauta estadounidense viaja a Italia para resolver el misterio de varios suicidios. Suicidios que, además de ser cometidos por clientes de un determinado Resort (un balneario napolitano), no se encuentran más puntos en común. Todas las víctimas eran turistas, viajaban solas, rondaban la cincuentena y padecían algún tipo de alergia. Tanto la policía local como la Interpol consideran que no hay pistas suficientes para afrontar el caso. Pero, ¿seguir los pasos de una de las víctimas ayudará a resolver el misterio? ¿Tendrá algo que ver esa alergia en común que tiene aquí casi todo el mundo, y que tampoco le permitió ir al espacio al protagonista?

Las muertes, sin duda, obedecen a algo más perverso.

Siendo sincero, en principio (y si no eres fan de Lem), vais a encontrar una historia de detectives poco convencional y que os puede resultar sencillota. Pero lo que sí os puedo asegurar es que se apoderará de vosotros una atmósfera oscura y pesada, un clima o ambientación, que puede robar el corazón a algunos de vosotros. Pues la trama sumerge en todo un concurso de ideas, sobre todo, a los que lleguéis de nuevas. Puede recordar el polaco aquí, a esas novelas de estilo tradicional inglés que solo los que profundizan mucho en el género de Misterio conocen y disfrutan. Tiene esos encantos. Por otro lado, la solución muy estadística del rompecabezas final puede asustar a algunos y a otros dejar con el culo torcido… jajaj. Aun así, La Fiebre del Heno no deja de ser un rompecabezas emocionante -de esos en los que sin darte cuenta te encuentras mordiéndote el labio o rizándote el pelo con un dedito-, que para mí dicha lectura terminó por convertirse en una buena película de acción al final. Además, el héroe no del todo profesional, despierta bastante simpatía.

Resumiendo. Investigación. De la buena. De la que nos gusta leer en piscinita o playa. De la que nos abstrae de todo. Stanisław Lem demostró que en el campo literario de lo criminal también tenía su hueco. Y es que refrescar las obras del polaco es para mí es toda una aventura. Creía haber leído esta novela en inglés hace años, pero cuando me surgí en ella, me di cuenta que no recordaba nada de nada. Y no sé si tengo el alhzeimer cerca, por que La Fiebre del Heno tiene una conclusión de las que no se olvidan fácilmente.

Recomendación total como lectura disfrutable, inmersiva y veraniega.