Reseña: La Traición, de Jorge Fernández Díaz

Tercera entrega de una de las series policiales más exitosas protagonizada por el agente Remil. No hace falta haber leído los otros dos, aunque regresan personajes que se juntan con otros nuevos y se lee como novela única. La Traición es un thriller de alto espionaje político situado en la Argentina contemporánea, donde se nos relatan diversos operativos llevados a cabo por un misterioso servicio secreto, en el que se nos hará una minuciosa disección de los grupos de poder y de acción política de la Argentina actual; sus relaciones con el pasado. Veremos también cómo de feroces son las luchas internas dentro de estos servicios secretos. En esta agencia de inteligencia secreta trabaja nuestro protagonista. Lo que será la trama de la novela que gira alrededor de varios ejes. Uno de ellos es el encargo que recibe el coronel Leandro Cálgaris, jefe de Remil, cuando un sacerdote salesiano argentino asistente del Papa Francisco, pide que detengan las acciones de un antiguo guerrillero llamado Garmendia, ahora un revolucionario mesiánico, que puede ensuciar la imagen del propio Papa. Ya que este fue simpatizante de esos agitadores.

Al mismo tiempo nuestro autor dará a conocer las andanzas de un senador de la llamada Izquierda Caviar para enseñarnos cómo funciona esa ideología trasnochada argentina. Sin dejar atrás la confabulación, seguiremos otra paralela que nos mostrará de manera simultánea los hechos principales: el accionar político-delictivo de los servicios de inteligencia y cómo éstos son una herramienta fundamental del poder político para sostenerse, llevando a cabo acciones que van mucho más allá de las normas establecidas y de cualquier ética. Todo ello sin perder la base principal que es Garmendia y sus planes para intentar acabar con una situación política que la ve más dictatorial que democrática. Así que ahí tenemos a Remil investigando un plan revolucionario.

Jorge Fernández Díaz usa un thriller de ficción demasiado real que habla de una Argentina actual y del drama que el peronismo significa para el país. Un drama reconfigurado en los últimos quince años a través de una de las variantes más extremas dentro del riñón político del peronismo, que eran las agrupaciones juveniles izquierdistas que idealizaban la figura de Perón, entronizándolo como el gran líder Socialista del siglo XX. Esa juventud izquierdista de los años setenta es la misma que logró finalmente instalarse en el poder a partir de los años iniciales del siglo XXI… Y en esta historia de investigación policial, sobre todo, el intríngulis del espionaje está en un país de características únicas como es la Argentina. Es necesario un personaje como Remil que encarna a la perfección el sentimiento y todas las contradicciones que supone ser argentino y más aún ser espía y además partícipe de lo peor del circo de la política partidista. Mujeres que matan y mueren, aventuras, espías traiciones y cómo se maneja el espionaje político. Sorpresas, suspense, vueltas de tuerca, todo ello moviéndose dentro de un ritmo rápido y con un estilo narrativo magnífico. Tal vez lo que el lector más le sorprenda sean la gran cantidad de argentinismos léxicos, pero yo lo encontré hermoso, dándole a la novela ese purismo argentino. Las referencias a la historia de la política de ese país son bastantes y muchas desconocidas. Así que novela dura, valiente, que destapa demasiadas verdades calladas.

Hacen falta más escritores como Jorge con una pluma maravillosa y una cabeza que piensa lo que otros no se atreven.

Reseña: Km 123, de Andrea Camilleri

Voy a reseñar el último thriller del llorado maestro de la novela negra, creador del inolvidable comisario Montalbano. No hace falta decir que esto es de por sí es una joya. Km 123, narrado en primera persona por varios personajes, empieza con un teléfono apagado. Quien llama a ese móvil es Ester, pero Giulio no responde. Ella no sabe que él se encuentra en el hospital. La que responderá será la mujer de Giulio que, por supuesto, no sabe de la existencia de Ester ni de por qué llama a su marido. En un principio nos parecerá gracioso, una historia matrimonial con un secreto, pero esto dará un giro cuando un testigo afirme que ese atropello en el Km 123 de una vía de Roma no fue ningún accidente. Más bien, alguien quiso matarlo. Ante esta novedad, la investigación será asignada al inspector de policía criminal Attilio Bongioanni. Mal las tendrá, porque el caso no es para nada lo que parece…

Vais a leer una novela con tanto humor como misterio. Pero si algo destaca en ella es su estructura. No tenemos descripciones, el autor no nos introduce en ningún ambiente especial para que lo vivamos o sintamos. Casi toda la trama se lee mediante diálogos, correos electrónicos, mensajes de texto, informes policiales y artículos de prensa. La cuestión es que yo, que soy muy de que me relaten hasta los pequeños detalles, me ha encantado leerlo así. Directamente, estás en la historia. No hay nada que te distraiga o te saque de ella. Sin ninguna duda, ha logrado construir una novela extraña pero comprensible. Personajes que están conectados entre ellos y te dejan con la rara sensación de que cada uno esconde algo. En las primeras páginas nos sentiremos confundidos, no sabes qué pretende el autor. Pero despacio y con tranquilidad, vas intuyendo cosas. Entiendes que aquí hay una conspiración. Y es que tenemos una lectura más que agradable que se lee de forma muy fluida, en la que podríamos destacar sus toques de ironía y cinismo. Sus diálogos son buenísimos y creíbles. Una novela corta que se lee de una sentada, ideal para lectores que no deseen meterse en ningún tochazo y quieran leer algo bueno.

Andrea Camilleri sabe jugar con el lector, no os quepa duda, y va dejando pequeñas pistas aquí y allá moviendo a los personajes, confundiéndote con ello. Vais a ser parte de esta novela negra. Siempre estaréis pensando. Pero da igual, pues no hay manera de llegar a ninguna conclusión. Lo ata perfecto.

Comentaros que el libro se cierra con un añadido del autor titulado Defensa de un color. Se trata de una intervención que hizo en el congreso (escritores y críticos en debate). Donde se explica el motivo de que en Italia a la novela negra, de intriga y misterio se le llame «Giallo» (Amarillo). También sabremos de escritores italianos que movieron ese género después del final de la guerra.

En definitiva, os va a encantar. No tengo ninguna duda. Si no habéis leído nunca a este autor, tiene la habilidad de hacerte creer que estás viviendo dentro de su historia. Un pedazo de final sorprendente. Otro maestro que se nos marchó, aunque antes dejó esta maravillosa novela.