Crónicas Literarias

Reseña: Las Tinieblas y el Alba (Precuela de Los Pilares de la Tierra), de Ken Follet


Si tiene algo bueno volver a empezar la marcha tras el verano es poder ponerte de nuevo con una saga que ha hecho mella en muchos de nosotros. No me digáis que no es genial el ver las novedades editoriales del último trimestre del año y encontrar que grandes autores vienen con novedad a nuestro país. Un nuevo libro de Stephen King, un nuevo misterio de Joël Dicker, una expansión a lo ya contado en la multiventas juvenil Crepúsculo… Pero ahora parad, parad, ¡paren las máquinas! ¿Qué el señor Ken Follet viene con nuevo titulo sobre Los Pilares de la Tierra? ¿La precuela a la saga de Kingsbridge? ¿Una precuela? Jamás se me hubiera ocurrido. Y lo curioso es que ni la recordaba. Conocía la noticia de publicación sobre The Evening and the Morning hace algún tiempo, pero la había olvidado por completo. Pero, «don´t worry», casi que mejor el llevarte nuevamente una sorpresa, verlo en librerías y rápidamente llevártelo a la mesita esa que muchos tenemos junto a nuestro sillón de lectura favorito. ¿O no?

Ken Follet es de esos escritores que cambió de género para una nueva novela y encontró/amos la gloria. Les pasa a algunos y cuando se dan una serie de circunstancias brotan obras de arte. Un ejemplo de ello es George R.R. Martin, un autor de toda la vida en la Ciencia Ficción y ya veis lo que hizo con Canción de Hielo y Fuego. Es como cuando un grupo heavy compone una balada. Lo petan. Ken Follett es el autor de la exitosa novela Los Pilares de la Tierra, una historia ambientada en la Edad Media y que tiene lugar en Inglaterra. Una novela de evolución, como yo las llamo, de las que conoces a los personajes y viajas, creces y vives con ellos durante toda una vida… Y un poquito más. Las Tinieblas y el Alba se considera una precuela de ese libro. Sucede alrededor del año 1.000 d.C. (unos doscientos años que Los Pilares…) y, entre otras cosas, analiza la fundación de la ciudad de Kingsbridge. En cada una de las novelas de trilogía suele haber tres personajes principales. Yendo a tiro hecho en Las Tinieblas y el Alba está Edgar, que se convierte en constructor y planificador de barcos, Ragna, una hermosa joven con ascendencia real que viaja desde Normandía para casarse con “alguien” en las cercanías de donde nace Kingsbridge y un monje llamado Aldred, cuyo sueño es convertir la abadía donde reside en centro de aprendizaje tanto para el clero como para los laicos.

Las Tinieblas y el Alba  es una visión de una época pasada de naturaleza feudal con la realeza y la gente común conviviendo, pero dividida en cierto modo. Una Baja Edad Media pura y dura como diría un Licenciado en Historia. La Iglesia tiene poder en la sociedad y la ejerce con jerarquía y poder propio, un periodo donde el comercio está comenzando a evolucionar y las personas que se mueven diariamente en la compra-venta y la vuelven su práctica se dan cuenta que pueden llegar a ser un tipo de clase adinerada y dejar atrás por fin toda una vida de sufrida subsistencia. Las Tinieblas y el Alba comienza cuando Edgar está a punto de fugarse con una chica de la que se ha enamorado. Desafortunadamente, ese mismo dia, un grupo de vikingos asaltan la zona y matan a la joven, además de destruir la casa de la familia de Edgar y los medios para ganarse la vida. Angustiado por su pérdida, Edgar se dirige con su triste familia a una granja que se les ofrece para que puedan subsistir, la misma zona donde llega Ragna para su boda y donde el monje se encuentra en las primeras etapas de su intento de hacer de su abadía un importante centro de aprendizaje.

Así comienza una trama de encuentros y desencuentros, amores e ideales por los que luchar. Todo lo que cuente de más, lo considero «spoiler», pues sinceramente, sin ser Las Tinieblas y el Alba una obra de arte, es una novela que se disfruta un montón, hayas leído o no la trilogía a la que hace referencia. Aunque obviamente te molará más si pillas los guiños y ciertas mini-tramas que el propio autor relaciona con su anterior obra. Los buenos son realmente buenos aquí y los malos son francamente malvados, duros de corazón y viciosos. Estoy de acuerdo, quizás en esta época apenas había grises. Tres vidas se entrelazan en la historia y a lo largo de los años, vemos que cada una pasa por un sufrimiento inimaginable. Incursiones vikingas, batallas inglesas, traición, corrupción, violación y pillaje, pero también lealtad, esperanza y amor. Mi admiración por la habilidad de este autor no para de crecer. Y eso que hubo algo extraño que me liaba hasta que me acostumbré. Muchos de los nombres comienzan por W o D y… Nah, jajaj, cosas mías.

Pero es fácil. Ken Follet es maestro de la novela. Su escritura es fascinante y crea una trama bien descrita, otra vez. Tiene el don de crear vida con personajes que se vuelven reales, que los visualizas fácilmente tras su modo de expresarse. Las Tinieblas y el Alba es un nuevo volumen de un autor que llegó directamente a la cima y se mantiene en el podio gracias a una de las mejores sagas literarias de nuestros días.

Sabes que quieres leerlo.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.