Reseña: DCSos, de Tom Taylor y Trevor Hairsine

DCSos es lo que se ha dado en llamar una historia de evento significativa. Dentro del Universo DC, brinda un viaje emocional desde el principio. ECC Ediciones recopila esta miniserie de seis números en un solo tomo en tapa dura, como he dicho en las últimas semanas: la forma de disfrutar estas obras recopiladas está en ti. La posibilidad de seguir leyendo cuando quieras.

En DCSos, el equipo de Tom Taylor y Trevor Hairsine no se reprimen en darnos golpes de los duros, ya que en esta historia ningún superhéroe va a estar a salvo de la Ecuación de la Antivida; un virus que ha continuado extendiéndose por la Tierra, un miedo muy actual para todos nosotros por la situación que justo hoy hace un año empezamos a vivir. Pero el tema central de DCSos se define con la impactante frase:

La Muerte ha llegado al Universo DC

Y así comienzas/entras en una historia bastante gótica, que tiene su fase de horror en un virus mortal que se extiende por nuestro planeta pero cuya principal cualidad es que quien se infecta se vuelve un maníaco homicida. La pregunta es entonces: ¿Qué va a hacer La Liga de la Justicia en una situación así? Pero antes de profundizar demasiado en la reseña, aclaremos qué no es DCSos. No es La Noche Más Oscura ni tampoco un Marvel Zombies. Aquellas historias tenían su sitio en un Diagrama de Venn de superhéroes con terror. DCSos es algo diferente. Lo veo más como un 28 días después mezclado con The Cell, de Stephen King, por el nivel de alerta que propone. Os adelanto que es un virus extraterrestre, un virus que viene de Apokolips; debo admitir que soy muy fan de Los Nuevos Dioses y todo lo que a ellos concierne. Esos dioses que son retratados en la Tierra más como monstruos que otra cosa. Darkseid cree que ha encontrado la otra mitad de esta ecuación, sin embargo, ha creado algo mucho peor…

Los resultados de este virus son horribles.

Para colmo los ilustradores Trevor Hairsine, Stefano Gaudiano y James Harren muestran los efectos catastróficos de la enfermedad de la forma más dolorosa posible. Los infectados se rascan profundamente las heridas de sus caras como si estuvieran tratando de sacar la enfermedad que devasta su cerebro. Hay una mirada de dolor confuso que rápidamente se convierte en puta locura cuando prestan atención a transeúntes que pasan cerca. Destacan en estas tomas, la sangre. El colorista Rain Beredo salpica las páginas con una mezcla de rojo sangre con el derramamiento de la podrida oscura y seca que lo vuelve espectacular. Al principio, la narración te va entrando como extractos de una noticia. Una presentación muy práctica y muy de cine apocalíptico. Pero esto contrasta con la acción “in media res” de los dibujos a los que tus ojos no paran de irse para disfrutar de los gráficos desde el primer momento.

Imágenes violentas por página. Algo más adelante en la trama, mola ver en Nueva York a supervivientes viendo como se les acerca ALGO desde el cielo… Espectacular. Incluso la forma en que Superman pilla el virus después de derrotar al Flash infectado que está arrasando la Tierra, duele un poquito en el corazón. Impacta, porque todo se convierte en delirio cuando el Superman de la Antivida comienza a causar estragos en todo el planeta. Un tomo en el que te llevas todo el rato preguntándote en qué deparará todo, no ves un final lógico, uno que te vaya a gustar, en especial, en cómo responderán ciertos héroes del Universo DC liderados por Wonder Woman (ahí lo dejo). ¿Y cómo no seguirla?

Os contaré un secreto. Llamó mucho mi atención la miniserie de DCSos por que en USA fue una serie que durante un tiempo fue objeto de burlas. Y bien sea por experimentar por mi mismo las cosas que otros critican, o por mi tercer profesión como Abogado del Diablo, esperé a que en español estuviera disponible en el formato deseable para ponerme con DCSos. La tenía guardada en uno de los cajones de mi cerebro de «Cosas por las que Pasar Algún Día». Y que ni decir tiene que el gusto que da quitarle la razón a muchos es relajante como poco.

Me gustó ver que el guionista Tom Taylor expone los orígenes de este virus de manera muy clara, enfrentando a La Liga de la Justicia a algo que no pueden simplemente golpear o arrojar al Sol. DCSos trae el horror a DC y pone en grave situación a todo un planeta. Ahora, un año después de tanto sufrimiento del que aún no hemos salido, ya no hay burlas de que algo así pueda ocurrirnos, ¿no? Mmmmm…

Pues todo esto ahora disponible a diez pavitos en una genial edición pocket.

Reseña: Veneno. Matanza Desencadenado/Redención

A la vez que el mundo de los cómics ha ayudado al cine a salir adelante por su falta de ideas, en modo recíproco, el cine ha dado un buen empujón económico también al noveno arte. A partir de un título, se han vuelto a reeditar obras que solo existían en el olvido, la nostalgia o esas enormemente valoradas bibliotecas de coleccionistas. Y lo curioso es que en ocasiones, un estreno en cine es sólo el principio. Pues si hay demanda o la editorial es generosa con el aficionado, no todo que da en uno, sino que siguen cayendo más historias de ese personaje. Lo que el verdadero friki disfruta y desea.

Lo mío con Veneno (Venom) es un interés tardío. Como todo villano de los duros, siempre me fueron atractivas las historias Marvel donde participaba, se le puede ver la maldad a leguas. Pero sin duda, mi débil excusa para continuar leyendo sus mejores historias, sus mejores arcos argumentales es que Panini Cómics sigue sacando lo mejor de lo mejor del personaje. Lo vuelve a poner en el candelero en unos geniales tomacos comprendedores de sus mejores arcos argumentales.

Veneno: Matanza Desencadenado/Redención es el 100% Marvel HC que os traigo hoy. Se inicia con Matanza Desencandenado (Carnage Unleashed), un título un poco engañoso, ya que no ves mucho de ESE OTRO monstruo psicopático, más allá de la miniserie de cuatro números que le da nombre al volumen. Sin embargo, es una buena opción, porque Matanza Desencandenado es simplemente la mejor historia, la que más he disfrutado en todo lo recuerdo de este ser abominable. Obviamente, un título homenaje a Maximum Carnage, pero no la historia, sino el videojuego. Larry Hama abre esta trama de cuatro números con Veneno arrasando en lo que podría ser uno de los mejores póster de engendros simbióticos que podrás ver nunca. Y es que cuando el videojuego Carnage Unleashed se convierte en éxito, esto le brinda al psicópata Cletus Kasady la oportunidad de obtener su libertad y renovar su sádico reino de terror en las calles. ¿La única forma de detener a este demoníaco ser? Otro simbionte que le supere en odio, dolor y arrebato. La sangre fluirá cuando Veneno y Matanza se encuentren. Por que además, la ex-esposa de Eddie Brock quedará atrapada en ese fuego cruzado. Y todo apunta a que para sobrevivir, deberá convertirse en esa maravillosa Veneno femenina. Con Spiderman al lado de Eddie cuando una invasión alienígena amenace con convertir la Tierra en un horripilante planeta de simbiontes.

Redención es lo que sigue a lo que propone Hama en Matanza Desencadenado. Con una atención al detalle impresionante, pues no cualquier guionista se documentaría tanto con todos esos versículos bíblicos que lanza por su boca el Comepecados. Un ser dispuesto a cambiar la vida de Eddie Brock, que asesina al CEO de una compañía de videojuegos y a su abogado. Y como os decía antes, Anne Weying (ex-mujer de Eddie Brock) como su próximo objetivo. Pero Eddie cree haber encontrado una cura milagrosa para salvarla de esa locura simbiótica. O quizás lo empeore.

La gran pieza final, el objetivo, el trasfondo que se acerca como un nuevo amanecer es el genial arco El Planeta de los Simbiontes. Una historia que se esperaba como una de las más grandes creadas para el personaje de Veneno, pero que por lo que oí tiene tantos fans como detractores. Como siempre digo: estamos en esta vida para probar cosas nuevas por nosotros mismos. Cuantas más mejor. Así que espero ese título como agua de mayo, de enero, febrero o lo que llegue antes. Que Panini lo traiga en una buena edición es lo que importa.

Tenemos en Veneno: Matanza Desencadenado/Redención una magnífica edición palomitera, entretenida a tope de power, diversión y acción a cascoporro. Con miniseries de las buenas recopiladas para llevar bajo el brazo. Un personaje con el que cada vez que me encuentro, siento que se le puede sacar un provecho enorme.

Nuevamente prendado y satisfecho con una lectura Marvel que no conocía. Ni que decir tiene que si has leído hasta aquí, estás calentando el sitio en pillarlo.

Reseña: Se Está Muy Sola en el Centro de la Tierra, de Zoe Thorogood

Los títulos de las pelis, libros o cómics son muy importantes. Porque hay titulos bien elaborados que encandilan y un solo titulo puede hacer que quieras ver, leer o disfrutar de esa obra. Y eso concretamente es lo que me ha ocurrido con este titulo que publica Norma Editorial. Un álbum del que realmente no sabía qué esperar cuando comencé y eso que es un título aclamado por la crítica y fue nominado al Premio Eisner.

Tengo que decir que he leído un montón de autobiografías que se miran el ombligo y sabía que me resultaría difícil encontrar algo nuevo. Sin embargo, salí encantado con la lectura de la obra de Zoe Thorogood. Tiene talento narrativo de sobra y una madurez bastante sorprendente para su edad (23 años cuando hizo este cómic). Una autora que alterna reflexiones increíblemente precisas sobre la vida con pasajes más ligeros y divertidos que a menudo provocan sonrisas o incluso carcajadas, y es que reír, que la gente lo haga, es algo muy difícil de conseguir (salen arrugas).

En Se está muy sola en el centro de la Tierra, Thorogood lo rocía todo con una gran dosis de autodesprecio que la hace entrañable y crea un personaje con quien realmente podemos identificarnos. Con la esperanza de curar su depresión, la autora dedicó seis meses de su vida a crear historietas donde habla de sí misma y de lo que le sucede. Para ello utiliza todo su talento gráfico, con diferentes experimentos visuales y métodos narrativos. Se representa a sí misma de varias maneras, a veces muy realista, a veces caricaturizada, a veces con tan sólo una carita sonriente como cabeza. Y a veces en blanco y negro, a veces muy colorido, a veces una mezcla de ambos. Gráficamente desprende un gran trabajo y tiene talento.

¿Es un título demasiado egocentrista? Obviamente, se trata en realidad de hablar de ella misma y de sus pensamientos, que a menudo son oscuros. Pues sí, ella plasma en el papel sus ansiedades, su depresión, su malestar pero lo hace en forma de bocetos o monólogos de un puñado de páginas, a veces sólo dos, sin transición una tras otra. Es muy inconexo, muy prolijo y es un cómic que para las personas con depresión puede resultar doloroso leerlo. No soy propenso a ello pero sí he estado muy cerca de personas con ese problema y se sufre bastante si los entiendes.

Volviendo al cómic, tenemos unos gráficos elegantes, donde se mezclan varios estilos y técnicas, lo que permite renovar el placer y evitar la monotonía gráfica que suele asociarse a este tipo de trabajos. Entonces, si eres alérgico a las autobiografías ligeramente narcisistas, este no es el álbum que te reconciliará con el género… Pero si no, lo vas a disfrutar de todas-todas. Algunos pasajes conmueven de lo lindo y por el lado triste, sí, es un cómic que te hará llorar… si es que lo necesitas. Muy recomendable en ese sentido.

Reseña: Amore, de Zidrou y Merveille

No vengo a descubrir nada si digo que las obras de Zidrou hay que leerlas, seguirlas, al menos, echarles un vistazo siempre. Porque es uno de los grandes del cómic europeo de nuestro tiempo. Simplemente eso. Sin embargo, como suele ocurrir con el maravilloso mundo de la BD, el dibujo es lo que me atrajo de este cómic. Y tan pronto como abrí este tomito que Planeta Cómic acaba de publicar en nuestro país, la atmósfera inmediatamente me sedujo. El colorido, con sus grandes zonas planas y vivas, como inundadas de luz solar, contrasta con las viñetas más oscuras que albergan escenas apasionadas, o su dibujo lineal claro en contornos a veces ausentes que sólo el uso del color delimita. Amore es espléndida, inspiradora, llena de delicadeza…, me atrapó como una película de Antonioni.

Es un cómic que no parece gran cosa, pero hay detalles cuidados. Es toda una época que Merveille ha logrado capturar gráficamente, y es bastante encantador. Incluso más que eso, y fue solo por esta fe que Amore puede ser ahora mismo uno de los cómics más bellos que puedo recomendar. Porque con Amore, en primer lugar, esperaba profundizar en una historia completa, pero cuál fue mi sorpresa cuando, al cabo de unas páginas, me di cuenta que en realidad se trataba de una sucesión de cuentos. ¡Una antología para el forófo de las antologías! Si el ejercicio puede resultar verdaderamente fructífero en la literatura, sigue siendo algo maravilloso e inusitado en los cómics. Y cuando lo terminé, me di cuenta que tenía entre manos un tomito con historias ciertamente bien estructuradas, con más profundidad de la que esperaba, un compendio de historias que no sé porqué me recordó al film The Big Blue, de Luc Besson. Me encantó aquella introducción de la película, rodada íntegramente en blanco y negro, con una imagen espléndida y ambientada en el sur de Italia.

Fragmentos de historias bien representados (y magníficamente dibujados una vez más), y con enjundia, saborcito, como es todo lo que podemos referir al amor, el amore, ese poder que es de los pocos que aún mueve el mundo en el buen sentido. Siendo sincero, Amore es una antología sin sorpresas, sin risas pero con tramas que tocan de algún modo la patata. Un volumen bastante fino, que diría un amigo. Una sucesión de historias, relaciones de personas, que probablemente te lleven a pensar en alguien que conoces o hayas oído «su caso». Y que agradarán a los amantes de las historias contemplativas. Me gustó mucho porque tienes la impresión de estar leyendo una colección de cuentos de Dino Buzzatti con un marco bastante poético. Las historias tienen lugar en la Italia de los años 50 y 60, lo que aumenta el espíritu nostálgico del maestro Zidrou. Los vaivenes de las tramas dejan al lector muy libre ante el poder de la imaginación. Los gráficos de Merveille aportan más originalidad a ese sueño. Su estilo es moderno pero refleja perfectamente el ambiente de aquellos años de la Dolce Vita. Su colorido, muy elaborado, alterna tonos oscuros o brillantes y regala a Italia multitud de rostros como esta multitud de historias de amor que se pueden dar, en realidad, casi en cualquier ciudad de un país que tenga orillas en el Mediterráneo. Me encantó además que Zidrou domina el tema y ofrece más de un final abierto. El pequeño arte de la frase bien escrita.

El encanto de Amore funciona y compensa en parte, esa sensación de vacío que muchos hemos tenido alguna vez respecto a una historia de amor que pudo ser y no fue.

Reseña: Monstruos de Marvel Vol.1, de Stan Lee, Lieber y Jack Kirby

Salió a principios del mes pasado pero como es una joyita de cómic que no quiero que dejéis pasar, os la traigo para empezar la semana reseñal. Me refiero a este Marvel Limited Edition denominado Monstruos de Marvel, que puede ser uno de los rescates, una de las mejores recopilaciones de historias clásicas que se pueden leer y adquirir en este momento. Con material del Strange Tales of the Unusual, Astonishing, World of Fantasy, Strange Worlds, Tales to Astonish, Strange Tales, Tales of Suspense y del Journey into Mystery. En resumidas cuentas, cómics que me extraña muchísimo que de otra forma podáis conseguir. Monstruos de Marvel de la mano de Stan Lee, Larry Lieber y Jack Kirby. Ahí es nada. Añadiendo que aquí hay mucho terror clásico con seres que antes de la creación del Universo Marvel, Lee, Lieber y Kirby, dieron vida en unas muy chulas publicaciones. Porque como guiados por un extraño don, Lee y Kirby, ayudados por el dialoguista Larry Lieber, entregaron página tras página estas historias clásicas llenas de acción, que en muchos casos sirvieron como ensayo de personajes que estaban por venir.

Con seres aberrantes salidos del subsuelo o venidos del Espacio Exterior, las historias proporcionadas por Stan Lee algunas son muy grandiosas y épicas si somos capaces de situarnos en la época en la que fueron escritas. Y algunos sabéis que podemos, porque fuimos lectores entonces, muchos, sin perjuicio alguno por lo que teníamos entre manos. Niños de los 70 u 80. Por poner un ejemplo, cuando en 1963 la Strange Tales hizo su primera aparición, rápidamente fue una revista de cómics que fue allanando a la vez que liderando el camino de todas las publicaciones que surgirían poco después. Eran «lugares” de abstracción, historias en las que perderse y que de alguna forma daban fuerza mental, poder al alma y al espíritu de la imaginación. Comenzábamos con típicas historias de un hombre en apuros y terminábamos con el enfrentamiento de varias personas contra un monstruo mientras este devoraba un pueblo o una ciudad. El miedo a un paso. Joyitas de historias de antes que Lee y Kirby cambiaran la historia de los cómics con la creación de Los 4 Fantásticos, a los que seguirían otros personajes de ambos (La Patrulla X, Thor, Iron Man…), míticos personajes que no surgieron de la nada, pero que venían de la imaginación de dos grandes guionistas y dibujantes que llevaban varios años colaborando en historias de monstruos, fantasmas, extraterrestres y terror psicológico. Historias de las revistas mencionadas que los aficionados llevamos esperando casi medio siglo que fueran rescatadas. No se habían vuelto a publicar y nunca las habíamos leído en español, en color y en formato original. Historias de suspense, de seis y ocho páginas, que nos presentan a monstruos supuestamente invencibles, pero que siempre resultarán derrotados gracias a la inteligencia de algún científico o héroe solitario o incluso con alguna bacteria microscópica…

Diría que tiene dos puntos fuertes este MLE que Panini publica junto a SD. Pese a ser una primigenia Marvel hay historias de terror clásico aquí. Y dos, son páginas donde se huele a que se gestó el propio Universo Marvel que vino después. Repito: contiene el origen de Groot. Un monstruo que ya conocéis y que os sorprenderá por como era originalmente antes de su evolución a lo que podéis encontrar en Los Guardianes de la Galaxia. Una especie de dios arborícola que controlaba a todos los árboles del planeta…

O el gigantesco dragón Fin Fang Foom, u Orrgo, que es capaz de hipnotizar a toda la humanidad, o Grottu, el rey de todos los insectos, que es una hormiga gigante pero inteligente, o Rorrg, el rey de las arañas monstruosas, o Kraa, un coloso de piedra como las estatuas de la isla de Pascua, o Goom, una gigantesca criatura que tiene su propio retoño… O Gigantus/Goliath, otra misteriosa criatura que es a la que podéis ver en la portada de este imprescindible cómic. Cuando vi el volumen por primera vez dije: ¿Pero qué jodida maravilla es ésta?

Y lo mejor es que se viene un volumen dos.

Reseña: Star Wars. Dark Droids, de Soule, Guggenheim y Espín

La moda es lo que tiene. Y ahora estamos en modo-on con Star Wars nuevamente gracias a la serie de The Acolyte que está trayendo cola -con temas que no debería-, pero la cuestión es, dicen, que se hable de ti aunque sea para mal. No voy a entrar ahora en las chuminadas woke o como quieran que se llamen. A lo que voy es que si estamos en modo Star Wars, apetece mucho-mucho darle a más cositas del Universo Expandido porque el mono de querer más tira de ti. Y tenemos juegos de mesa, videojuegos y en Planeta Cómic joyitas en formato libro y cómic. Lugar al que acaba de llegar una de las miniseries que más hype me creó desde que me enteré de su publicación en USA. Porque, ¿qué era eso de droides liándola parda y volviéndose algunos muy malos-malutos? Ideas originales. Siempre brindaré por eso y eso es lo que está proponiendo Dark Droids. A todo esto hay que sumar que los droides de La Guerra de las Galaxias siempre han sido una de mis principales pasiones de la saga. Raro que es uno.

Y ahora os diré algo importante que quizás muchos no sepan. Para aquellos que solo son lectores ocasionales de la línea de cómics de Star Wars, el evento Dark Droids es el cruce actual que conecta sus diversos libros, centrado en una rebelión de máquinas inteligentes contra su sociedad opresiva. La dominación de los droides no ha sido un foco central del universo Star Wars a lo largo de su historia, pero escritores recientes (tanto en cómics, novelas y películas) han encontrado formas de inyectar este conflicto obvio en la narrativa galáctica más amplia. Y Star Wars: Dark Droids D-Squad parecía ser una miniserie superflua añadida al evento, pero ha resultado ser una de sus joyas. Escrita por Marc Guggenheim e ilustrada por Salva Espín, esta miniserie de cuatro números publicada en solo tomo por Planeta Cómic en nuestro país es un auténtico indispensable. Donde encontramos a C-3PO y R2-D2 formando un equipo de droides para enfrentar la corrupción que las máquinas están experimentando en toda la galaxia. Y finalmente, el destartalado equipo encuentra que su misión los lleva al palacio de Jabba. Aparecen numerosos droides queridos, incluidos Chopper, IG-88 y QT-KT, con algunas fanfarrias de «qué droide ganaría en una pelea» durante toda la aventura. ¡Incluso tenemos un poco de romance en esta aventura!

Insisto, siendo un fanático de los droides, me sorprendió gratamente esta trama nominalmente notable, especialmente cuando a mi querido R2-D2 se le da un papel principal. Los droides de Star Wars generalmente desempeñan un papel secundario, y ver un tomito completo centrado en sus normas y habilidades para formar equipos ha sido súper entretenido. Estos minis cortos agregados a crossovers más grandes tienen una calidad real de acertar o fallar, y algunos claramente se publicaron solo para atraer a los completistas a elegir otras colecciones de cómics. Pero puedo decir con confianza que incluso aquellos que no están familiarizados con el evento más grande probablemente disfrutarán esta miniserie, ya que cuenta de manera eficiente una breve aventura.

El trabajo centrado y cuidadoso de Salva Espín complementa perfectamente la dirección argumental de Guggenheim. El cómic parece caricaturesco y divertido sin romper con la vibra o el tono de Star Wars. En cuanto a los complementos, al final se incluyen algunas variantes de portadas (me encantaron especialmente las portadas de Tom Reilly, que servirían para bonitos estampados de camisetas. O esta misma que os pongo a la izquierda). Pero el verdadero punto de venta de Dark Droids es la historia accesible y divertida que no requiere un conocimiento profundo del evento más amplio. De hecho, me encantaría ver que el D-Squad bajo la tutela de este equipo de creadores tenga más escapadas en el futuro.

Me ha encantado. Una tarde de piscina me duró.

Reseña: The Haunt of Fear Vol.1, de Craig, Feldstein, Wally Wood y VVAA

La EC Comics fue considerada muy adelantada a su tiempo por varias razones. Pero una de las más atractivas para mí, porque te llevan al Terror de cabeza, es su total falta de consideración por la Cuarta Pared, años antes de Deadpool o Harley Quinn. Como ejemplo está este genial tomo que acaba de publicar Diábolo Ediciones, tras su enormes éxitos como han sido el rescate de Tales from the Crypt (https://www.cronicasliterarias.es/?p=5567), Impact (https://www.cronicasliterarias.es/?p=15183), Weird Science (https://www.cronicasliterarias.es/?p=7190), Shock SuspenStories (https://www.cronicasliterarias.es/?p=14857) o la genial colección Biblioteca de Cómics de Terror de los Años 50 (https://www.cronicasliterarias.es/?p=14455). Y al igual que los anteriores, creo que ninguno de los que andamos por aquí esperábamos ver por estos lares otra recuperación tan genial de este maravilloso mundo retro del cómic de Terror como es The Haunt of Fear. Diábolo sigue haciendo historia en nuestro país. Con la Vieja Bruja dándonos la bienvenida a la nueva colección de terror de laEC, que en este primer volumen recoge historias inolvidables como El muro, ¡La cosa del pantano!, ¡Hacedor de monstruos!, ¡El jorobado!, ¡El hombre de la tumba!, y bastantes más.

Para colmo, un Prólogo del mismísimo Robert “Freddy Krueger” Englund.

Este volumen contiene los seis primeros números de la colección, publicados originalmente entre mayo de 1950 y abril de 1951. Y siendo sincero, las historias de este volumen pueden llegar a ser cursis y trilladas para los estándares actuales, pero tienen un encanto que evoca al no querer parar de leerlas porque trasladan a una infancia que tuvimos donde el miedo estaba presente en cada rincón de nuestra casa, el camping donde veraneábamos o el bosque cercano a la casa de nuestros abuelos. Son breves y directas y a menudo tienen entre cinco y siete páginas y nunca se extienden más allá de su “mensaje” de bienvenida. Y tienen prosa donde la mayoría de las tramas se centran en personas malvadas a las que se le otorga un merecido sobrenatural, muy a menudo, procedente de ultratumba. No obstante, algunas profundizan en algo más profundo como la inevitabilidad surrealista de ¡Pesadilla!, en la que un hombre sueña una y otra vez que está siendo enterrado vivo hasta que ya no puede distinguir qué es real y qué no. O el terror de lo inexplicable en La Casa de los Horrores, en la que bromistas universitarios desaparecen sin dejar rastro en una casa supuestamente encantada hasta que descubren que uno ha envejecido cincuenta años. Pero mola también encontrar relatos extrañamente poéticos como ¡Semillas de Muerte!, en el que el bolsillo lleno de semillas de gardenia de una víctima de asesinato florece para marcar dónde ha sido enterrado en secreto su cuerpo (Esta historia es de esas maravillas que NUNCA SE OLVIDAN).

Tenemos así, otra joyita de cómic que no deberíais dejar pasar. Y no me iré sin decir que agradezco mucho a Diábolo Ediciones que haya mejorado la calidad de las páginas de estas publicaciones. Ahora son una auténtica gozada al tacto. Tenemos a Johnny Craig, Al Feldstein, Wally Wood, Harvey Kurtzman, Graham Ingels, Al Williamson, Reed Crandall, Bernard Krigstein y un largo etcétera; nombres míticos en la historia del cómic. Ahora, y por primera vez en español en una edición a la altura de los míticos cómics de EC, la editorial norteamericana que no solo marcó una época, sino que supuso un antes y un después en el discurrir del noveno arte y de su influencia en otros medios. Lo dice la propia sinopsis editorial y lo corroboro yo, que llevo unos cuarenta años leyendo cómic de Terror. Insisto: ¡Eterno amor por ediciones y recuperaciones así!

Reseña: La Mujer de la Estrella, de Anthony Pastor

Anthony Pastor firma aquí un western bastante clásico pero endiabladamente apasionante. La mujer de la estrella nos lleva a un lugar, a un largo viaje, nos ofrece una especie de círculo cerrado, de hecho, los dos personajes principales son dos fugitivos que por una combinación de circunstancias, se encontrarán en el mismo pueblo abandonado y aislado del mundo y a la espera de dos sheriffs que seguro que aparecerán en un momento u otro (mantienen al lector en vilo con ello), estos dos personajes tendrán que conocerse.

Realmente me gustó esta construcción. El guion… me parece una de las últimas maravillas leídas en formato cómic europeo. Una de esas joyitas, de las últimas que están pasando casi desapercibidas entre tanta novedad de cómic en nuestro país, de las que no esperas. Un cómic que trajo Yermo Ediciones, que siempre en un referente en nuestro país si amas todo o casi todo lo que se hace en la BD. Por lo que tenemos un buen álbum para degustar en estos momentos de playeo, piscineo o en tu sofá al fresquito del aire acondicionado. Un buen pikislabis. Agradable de leer y relativamente rápido todo lo que sucede.

De los cómics que te recuerdan porqué amas el western en formato viñeta. Por que La mujer de la estrella, sin renovar todo el género, resulta ser un western apasionante y bastante chulo. Una especie de ambiente a puertas cerradas, donde asistimos, en el fondo de un profundo valle, en medio de las ruinas cercanas a una antigua mina abandonada, a la resistencia de dos jóvenes, una mujer y un hombre, que se encuentran aquí por casualidad. Y poco a poco nos enteramos que han matado y que, por tanto, los persiguen por ello. Los motivos de su “asesinato” se van aclarando poco a poco. Esto le da profundidad a sus personajes, ya que aparecen los brazos armados de la justicia, los sheriffs y sus secuaces… La noción del bien y del mal no está muy clara, pero la lucha por la vida de este pueblo asediado da ritmo a la trama. Y rápidamente adoptamos su causa, mientras los representantes de la ley –en particular su líder (que parece habitado por una iluminación cristiana)– se hunden en la locura.

En cuanto al dibujo, el estilo bastante crudo de Pastor encaja perfectamente con la historia propuesta. La limitada elección de colores aporta estilo al conjunto. Las grandes viñetas dan aire a la narración. El corte es clásico y eficaz. El dibujo de Pastor, que trabajó en acuarela, es precioso y original para este western. Así que no me quedan más halagos. Un cómic que se disfruta mucho, donde no hay grandes sorpresas pero está muy bien hecho. Una película palomitera, que dicen por ahí.

Reseña: Yo, Joker, de Bob Hall

Tras ver un peliculón como es Joker, interpretado por Joaquin Phoenix, un actor que para mí se merece todos los premios que le puedan dar, uno tenía más ganas del personaje. Y uno sabe muy bien que gracias a ECC Ediciones, sólo tenemos que echar un ojo a su extenso catálogo, para ver que seguramente haya más de una obra centrada en el villano que probablemente has pasado por alto. Y así es, en mi caso. Entre sus últimas novedades encontré una que además de no haberla tenido en cuenta en su momento (uno no puede gobernar tan ancho mar), tenía un pintón de muerte. Y entonces, los nervios a flor de piel, llegar a casa, el sillón de lectura favorito y casualidad o no, la family le deja a uno sólo con sus pensamientos y al tajo. Por que Yo, Joker tenía todo-todito-todo para gustarme y ser leída de leída de una sentada. Para colmo, estaba de por medio Bob Hall, un señor maestro polifacético, y eso, friends, eran palabras mayores…

Robert «Bob» Hall (1944) es un ilustrador y guionista de cómics estadounidense, que además es dramaturgo y director de teatro. Un maestro en las escenas, diría. Pero esperad, esperad, que hay más. Es que Bob es el cocreador de Los Vengadores Costa Oeste de Marvel Comics, o como se llamaron aquí, Los Nuevos Vengadores. Pero el señor Hall, como amante del cómic de superhéroes, tiene a sus espaldas más títulos como Weird War Tales, Squadron Supreme y de sus últimas me suenan Armed and Dangerous y Shadowman, que dibujó y escribió para Valiant Comics. Pero resulta que tiene en su haber una genialidad como es Yo, Joker, que se ubica fuera de la continuidad, en ese apartado lugar de DC Cómics donde las historias son como una invitación abierta a las fantasías más salvajes y extrañas del mundo de la viñeta. Conceptos algunos rarunos pero en su mayoría, extraños, autocomplacientes e inverosímiles con detalles sorprendentes que os puedo asegurar que en más de un caso gustan más que lo que se contó en la regularidad. Hablo de los Elseworlds (Otros Mundos).

Bien, pues hará unos veinte años (suena a mucho, pero para los de mi edad sabemos que no hace nada), el maestro Bob Hall apareció en los cómics de Batman en un visto y no visto, y fue para escribir e ilustrar historias muy chulas. Una de ellas fue Yo, Joker y otra Es la hora del Joker (It’s Joker Time), ambas recogidas en este TPB que hoy os reseño. Donde brilla, sobre todo, la primera, pues uno tiene la sensación de haber descubierto el significado de la vida tras leerla… ¡A lo que vamos! Un guión que nos lleva a una Gotham muy distinta de la que conocemos, con lugares habituales y no habituales a la vez, pero con un ritual o celebración anual que lo cambia todo. Y es que cada 21 de diciembre, sus habitantes celebran una especie de concurso muy especial que consiste en intentar destronar al Caballero Oscuro de su puesto. ¿El objetivo? Sustituirlo. Una historia apocalíptica súper interesante en formato cómic muy a Los Juegos del Hambre o para la gente de mi edad, muy a lo Perseguido (The Running Man, con Arnold Schwarzenegger), historia del maestro Stephen King, por cierto.

Y aquí tenemos al Joker y Batman en el candelero. El Guasón (como dicen mis hermanos sudamericanos) escapa del Asilo Arkham para enfrentarse a un duro… ¿programa de televisión? Un futuro distópico en el que la verdadera historia de Bruce Wayne, su misión como Batman y su galería de villanos se ha convertido en una especie de culto de ofrendas al Mal. Un ritual televisado y venerado por los ciudadanos de Gotham que se mecen en un frenesí desorbitado instando a su Caballero Oscuro, un monstruoso ser conocido como The Bruce, que sólo piensa en aplastar y destruir. ¿La única regla? No tomar solamente una vida. Uff…, y para mal del demonio, los villanos a destrozar son ciudadanos inocentes, secuestrados, con lavados de cerebro y alterados quirúrgicamente antes de ser empujado a las calles para ser cazados y asesinados. Suena fuerte, ¿no? Eso no quita que mole.

Yo, Joker, una historia contada desde el punto de vista del Joker, uno de los desafortunados en ser seleccionado para actuar en tan siniestro programa de televisión, una manifestación del caos, hecha cómic.

Reseña: MLE. Los Defensores. Origen, de Roy Thomas y VVAA

Recuerdo perfectamente que Los Defensores fue el primer cómic de superhéroes que tuve, leí y releí como si no hubiese un mañana. Y amé, durante mucho tiempo. Esto parece que no ha cambiado; cuando un niño se encariña con algo, lo lleva a todos lados, lo utiliza, lo lee, se imagina en él y por si fuera poco, incluso se lo lleva puesto a la hora de dormir. Como oro en paño, guardaba mi ejemplar de Los Defensores. Recuerdo llevar bajo el brazo aquella grapa de Ediciones Zinco a doquiera que mi madre me llevase. Aunque curiosamente no recuerdo cuándo ni dónde me lo compraron o si lo heredé de algún mayor cercano de entonces. Hablo de comienzos de los 80. La memoria no da para tanto. Aunque sí sabréis que el ser humano empieza a marcar muescas en su culata-cerebral muy pronto…

Por esto y mucho más, podría decir que Los Defensores puede ser perfectamente el primer grupo de superhéroes que disfruté, y mi favorito pese al paso de los años. Una serie que oficialmente tiene sus inicios en 1972 pero que, como  ocurriría con muchas otras series después, ya en las cabeceras principales se daba a entender la posible afiliación por parte de cada uno de sus miembros. Unos inicios que contó con los más grandes del momento, una enorme variedad de superhéroes como Doctor Extraño, Namor, Hulk, Nighthawk, Gata Infernal, Valkiria y mi siempre amado Silver Surfer, entre muchos otros. Por lo que os obvio que si me entero que Panini Cómics y SD entre sus geniales Marvel Limited Edition -geniales tomos de grandes títulos que parecían irrecuperables-, nos trae un maravilloso volumen con los inicios de Los Defensores, la pregunta es: ¿Quién iba a estar ahí el primero para pillarlo?

El 12 de diciembre del pasado 2019 apareció en librerías el tomo Marvel Limited Edition, Los Defensores: Origen. Casi el día de mi cumpleaños. ¿Serendipia? ¿Creen en eso? Los Defensores: Origen es un volumen con todo lo necesario para conocer a este no-equipo de principio a fin. Las precuelas a la unión (Doctor Strange #183, The Sub-Mariner #22, #34-#35, The Incredible Hulk #126, Marvel Feature #1-#3), seguido de la serie original de Los Defensores, los verdaderos inicios contados en The Defenders #1-#11 e incluso su participación en una batalla inaudita, una guerra, un enfrentamiento de los que molan, contra los mismísimos Vengadores en The Avengers #115-#118.

Recuerdo las presentaciones por que me encantaban, y quizás me sentía algo identificado: «¡Sigue las aventuras de Los Defensores, el mejor no-equipo dentro de los cómics! ¡Misiones y aventuras, un grupo de inadaptados, los más poderosos de Marvel, todos a una!». O algo parecido. Pero sinceramente, cómo demonios no me iban a gustar si en su haber ya contaban con cuatro de mis superhéroes favoritos. ¿Quizás fue a raíz de esto o ya me molaban de antes? Tampoco recuerdo. Lo que sí sé es que el Increíble Hulk, el Submariner (Namor), Estela Plateada y Doctor Extraño eran los ingredientes principales. Así que imaginaos si de la noche a la mañana os encontrárais con un súper grupo con un buen porcentaje de personajes que nos han molado siempre. Los astro alineados.

Y como no hablar de mi enamoramiento por esa rubia de enorme espada como es la desafiante Valkiria, una superheroína imagen y semejanza de la figura mitológica nórdica de Brunnhilda que se convierte en pilar básico del grupo, aliada íntima, un apoyo súper necesario para uno de los mayores momentos de crisis cuando Los Defensores se enfrentan a Dormammu, El Sin Nombre. O a La Encantadora. O a esa oscura amenaza del pasado del Doctor Extraño como es el hechicero Cyrus Black. Importante también el enamoramiento de Valkiria por Thor, en especial, cuando se sucede la épica guerra de Los Defensores contra Los Vengadores. Una potente batalla como pocas veces se ha visto en el mundo de los cómics.

Una de las colecciones más recordadas de La Casa de las Ideas. Con grandes autores del momento, maestros consagrados a día de hoy como Roy Thomas (que abre el volumen con una curiosa Introducción), un Steve Englehart, Sal Buscema y Len Wein a tope, y muchos otros. Indispensable, es poco decir.