Reseña: Operación Tormenta Galáctica, de VVAA

El evento Operación: Tormenta Galáctica comenzó en el Captain America #398 USA y continuó hasta el #401. Pero realmente se compuso de quinces cómics más (Avengers West Coast 80-82, Quasar #32-34, Wonder Man 7-9, The Avengers 345-347, Iron Man 278 y 279, The Mighty Thor 445 y 446) y dos epílogos oficiales. Siete cabeceras diferentes por lo que fue difícil y caro de seguir. Pero ahora gracias a Panini Cómics lo tenemos todo reunido en un genial Marvel Héroes el cual es y fue un crossover de los más largos que he visto. Aunque es posible que eventos como Secret Wars II o Acts of Vengeance hayan tenido más partes, pero esta es la primera vez que tenemos un evento de este tamaño donde todas las cuestiones participantes son esenciales. Por eso no todo lo mundo lo leyó y ahora tenéis la oportunidad de tenerlo todo en un solo tomo. Ya tardáis.

Originalmente, Operación: Tormenta Galáctica estaba pensada como una historia de Quasar, pero se expandió para ser un “cruce de familia” con Los Vengadores. Esto se confirma en una carta posterior de Quasar, y luego una carta en Avengers #348 que dice que Gruenwald «proporcionó la idea básica», pero Bob Harras y Fabian Nicieza «dieron cuerpo a un esquema, cómic por cómic». La participación de Harras en el panorama general tiene sentido. Este es un evento de Los Vengadores, en realidad, y Harras estaba escribiendo entonces su cabecera principal. Más allá de eso, Harras también era el editor del Libro X, y los crossovers habían servido bien a la línea X, por lo que tenía sentido intentar hacer algo similar para con Los Vengadores.

Para el que no se le haya ocurrido aún, Operación: Tormenta Galáctica es una obra que pretende recrear lo que fue en la realidad la Operación: Tormenta del Desierto, el nombre de la Guerra del Golfo liderada por USA contra Irak; una guerra que ya había terminado hacía algún tiempo (tuvo lugar a principios de 1991, con una preparación llamada Escudo del Desierto que comenzó el verano anterior). Pero esta historia no tiene ninguna conexión directa con la Guerra del Golfo. Trata una guerra Kree/Shi’ar, una guerra entre dos grandes imperios espaciales, y no hay paralelos con cosas así a no ser que te hagas una idea de lo que pudo ser y no fue oficialmente una guerra entre la URSS y los Estados Unidos de los pasados años 80.

La historia comienza con Rick Jones teniendo un sueño de devastación en el mundo natal de los Kree, Hala, que culmina con el Capitán América arrancándose la máscara para convertirse en la Inteligencia Suprema. Rick se queda en el Panteón, por lo que primero va a preguntarle a (Peter David) Hulk si le gustaría participar en este crossover, y luego de un rotundo «¡No!» acude al precognitivo residente del Panteón, Delphi, quien confirma que el sueño de Rick fue precognitivo. Jajaj… Pero, ¿cuál es el problema principal? Que si se desatara una guerra entre los Kree y los Shi’ar sería muy difícil de gestionar porque cada uno de ellos tiene aliados. Unos se encuentran entre los más viejos enemigos de Los 4 F y otros forman parte de los aliados de La Patrulla-X. Así que les tocará a Los Vengadores mediar. Serán quienes resulten atrapados entre los dos bandos en una conflagración que redefiniría todo el Universo Marvel.

Un comienzo lento para un crossover que tuvo consecuencias fatales. Lo cual no es ni fue necesariamente bueno o malo, simplemente un enfoque interesante. Cada capítulo es (más o menos) una continuación directa del anterior, por lo que, a diferencia de algo como Secret Wars II, si quieres la historia completa tienes que conseguir leer todo para no perderte nada. Cómics que están tremendamente bien manejados por sus equipos creativos habituales, lo que significa cierta variación en la calidad y el estilo entre las mini-tramas. Pero con un resultado total notable. Un tomaco de los buenos.

Reseña: Las Guerras de Lucas, de Hopman y Roche

No engaño a nadie ni descubro un nuevo mundo si digo que Las guerras de Lucas es de visita obligada para los fans de la saga de ciencia ficción cinéfila más grande de todos los tiempos. Una novela gráfica que trae a librerías Norma Editorial, una novela gráfica súper bien elaborada que, sobre todo, será del interés de los fans del cine de esos que quieren saber más y más de lo que hay o hubo tras cada escena, cada grabación, cada momento vivido por los afortunados que alguna vez hicieron acto de presencia en estas historias eternas.

Obra llena de anécdotas y al mismo tiempo con narración fluida y asimilable para cualquiera. Porque Las guerras de Lucas se lee como si fuera un auténtico pasapáginas, engancha de principio a fin y creo que puede ser uno de los tomos que más rápido he devorado en los últimos tiempos. Y lo he dicho muchas veces, no fui de los primeros en engancharme a Star Wars. Sí que fui un niño de esa época (nací el año que se estrenó en USA el Episodio IV), pero en principio algo no me llegaba ni sobrepasaba mi amor por el género de Terror, que ese sí casi que me llegó al nacer. Pero no mucho después vi las primeras seis películas decenas de veces cada una, he leído cómics, novelas y he jugado a videojuegos del Universo Expandido. Con la edad me volví un auténtico fan. Entré en la religión hay que decirlo y se puede decir que a estas alturas conozco bastante bien el universo de Star Wars en comparación con el ciudadano medio aunque no llego al nivel de algunos ni tampoco quiero. Serían ya demasiadas especializaciones y por eso creo que disfruto más. Mola que de vez en cuando te sorprendan.

No sabía, por ejemplo, que los intérpretes de C3PO y R2-D2 no se llevaban bien en el set, no sabía nada sobre el infarto de Lucas, su juventud rebelde de la que no tenía la más mínima sospecha (siempre hemos visto a George Lucas como un tío tranquilo, incluso de más joven, ¿o no?). Pero tranquilos, no voy a estropear tu placer de lectura, no contaré ninguna anécdota más de las que aporta este volumen que es una auténtica maravilla.

Lo endiabladamente interesante, y la proeza de los autores, es haber conseguido combinar una biografía íntima de George Lucas y al mismo tiempo una historia sobre la producción de la primera peli, el deseo del director de crear algo que se le parezca y que se saliera de lo común con el estreno de dicha película y la corriente cultural que ideó. Una auténtica aventura paralela a esta fantasía espacial que se nos cuenta, y de una manera muy bonita: Lucas, este hombre taciturno y afable, me conmovió con su reserva, la gente de la 20st Century Fox, por el contrario, parecen los villanos de James Bond, personas venales y calculadoras (puede ser ficticio o quizás demasiado cerca de la realidad). Y con noticias que decepcionan. No sabía, por ejemplo, que Alec Guinness encontraba los diálogos de la saga infantiles, o que Ford, Fisher o Kenny Baker, se burlaron abiertamente de esta película de “mierda”.

Fue más que una carrera de obstáculos hacer lo que hemos visto con los años, lo que a todo el mundo le ha terminado por entrar. Historias que envejecen muy bien. Esta misma mañana hablaba con unos amigos que ahora todo el mundo lleva camiseta friki sin saber exactamente qué es o qué significa lo que tienen en el pecho. Hoy en día mola ser friki, antes no, era raro. Y de eso tiene mucha culpa Star Wars.

¡Ah si! Y el dibujo es simplemente perfecto, con gran detalle, sirve perfectamente a la narrativa, el código de colores es brillante, no hay nada de qué quejarse, es muy agradable de ver.

Reseña: La Casa del Diablo, de José Ortiz, John Wagner y Alan Grant

Isla de Nabumbu sigue recopilando joyitas del cómic clásico para su catálogo. Joyitas que ningún aficionado al cómic fantástico se debería perder. Grandes maestros, nuevamente traídos a la palestra de novedades, títulos a cual más apetecible. La última sorpresa ha sido La Casa del Diablo (The House of Daemon), obra que se sacaron de la manga el maestro Alan Grant, John Wagner y nuestro paisano con el don de la ilustración como es José Ortiz. Uno de los cómics favoritos para el fan y que ya tocaba reeditar. Con un argumento sencillo, en principio, una historia de Terror que es maravillosa en todos los aspectos, pues en La Casa del Diablo, Elliot Aldrich ha construido una casa de ensueño para su chica. Pero un sueño que termina por convertirse en pesadilla para todos.

Elliot con su esposa Cassandra y algunos valientes trabajadores y parapsicólogos contratados terminan por quedar atrapados en esta retorcida mansión del terror. El Diablo (Daemon) hace lo que quiere dentro de ella, una casa de la que nunca les permitirá escapar…

¿Qué tenemos? Una impresionante obra para mí que conocí por primera vez en su publicación de New Eagle allá por finales de 1982. Y si no fue ahí mi primera lectura, recuerdo que esa edición sí que la tuve un tiempo en mi poder. Aunque es de esos cómics que se perdieron con el tiempo en mi vida y no sé donde acabó entre tanta mudanza. Así que imaginad mi sorpresa cuando vi que Isla de Nabumbu lo sacaba de nuevo y en una nueva edición en español. Una historia magníficamente escrita por Alan Grant y John Wagner, acompañada del arte incomparable del maestro español José Ortiz. Y es que no me canso de repetirlo y todo porque es sorprendente la calidad creativa que se reúne en este cómic. Donde Grant y Wagner dan cuerpo a todos los personajes de manera efectiva, no solo brindándonos una gran acción y aventura, sino también fuertes heroínas femeninas; una rareza en la mayoría de los cómics británicos “para niños” de aquellos años. La historia no trata de una simple posesión demoníaca. Más bien de una infestación. Una fuerza maligna mucho más aterradora y aparentemente imparable que se ha hecho con «la realidad» de los presentes. Y la batalla. Escenas que os dejarán boquiabiertos por como están diseñadas desde la primera hasta la última página.

Si deseáis sentaros a saborear buen cómic de Terror, con un trabajo creativo, asombroso, detrás, esta debería ser una de vuestras opciones en este momento. Y quizás, en cualquiera de los momentos lectores de los que dispongáis. Un buen cómic de Terror, una buena historia, siempre-siempre es un cóctel que se disfruta. Recordad que el primer sentimiento del ser humano, aquel que sintió y le inquietó por primera vez, tiene el poder de atrapar a todo aquel que se expone. En vosotros está querer más o no. O de forma más culta, lo que dijo el maestro H.P. Lovecraft:

La emoción más antigua y más intensa de la humanidad es el miedo,

y el más antiguo y más intenso de los miedos es el miedo a lo desconocido.

La Casa del Diablo es un clásico cómic británico de terror verdaderamente escalofriante. Pasa rápidamente de ser una historia de casa embrujada al mundo de las pesadillas cuando los Aldrich y los que les rodean se sumergen en un aterrador paisaje de ensueño. Con un ente que no puede existir sin hacer el Mal.

Reseña: La Espada Salvaje de Conan. La Espada de Skelos, de VVAA

La adaptación completa de la novela La espada de Skelos es quizás una de las mejores lecturas en formato cómic de Conan que se pueden recomendar. Por eso lo hago, ahora que Panini Cómics la acaba de publicar en su colección Biblioteca Conan, en uno de esos maravillosos tomos que traen las mejores historias de La Espada Salvaje de Conan.

Leí por primera vez esta historia cuando era adolescente en formato literario. Era el número #3 de una serie de novelas pastiche de Bantam Conan. Pero hasta muchos años después no la pude disfrutar en formato cómic. La espada de Skelos presenta a un Conan de diecisiete años, un tiempo después de los acontecimientos de La torre del elefante, sin embargo, tiene una historia de fondo inmediata algo complicada, evidentemente un producto saliente de dos historias anteriores de una trilogía de Conan, de Andrew J. Offutt (El loto negro y la muerte amarilla, La espada de Skelos y El ojo de Erlik) escritas en la década de los 70, y ahora en una edición en formato cómic, una de las mejores tramas unidas que se pueden encontrar del cimmerio fuera de las de su autor original. Y por primera vez ordenadas cronológicamente para dar una sensación de continuidad, de estar ante una gran epopeya con principio y fin, porque Biblioteca Conan no es otra cosa que una cuidada selección de todas las historias que convirtieron a Conan en uno de los grandes personajes del cómic de todos los tiempos. Desde sus primeras apariciones cuando aún no había cumplido los quince años de edad, hasta su desaparición más allá del Océano Occidental cuando contaba con casi siete décadas de vida.

La historia comienza con un asesinato y algunas peleas. Lo que mola. Después conocemos a la heroína de la historia, se lucha contra algunos malos-malutos más y nos encontramos vinculados con un grupo de nómadas del desierto con una niña que muere porque… uff, aquí empieza lo duro. Hay que decir las tradiciones y costumbres nómadas, sus formas e historia, todo está aquí súper bien mostrado, cosa que le da bastante ambientación a la historia. Para luego llegar a la ciudad y tener a un Conan que es capturado, torturado y los días pasan así hasta que se cuenta el porqué de tanta obcecación.

Isparana la encontramos como una verdadera heroína de Conan. Robert E. Howard a menudo delegaba a las mujeres el papel del dulce abrazo y fusión en cama, el empujón tras el toqueteo de músculos bien formados. Pero también sacaba adelante algunas como heroínas, potentes personajes femeninos dignos de spin-offs. Y con Isparana se consigue eso; se muestra una personaje astuta y capaz de cuidar de sí misma sin adelantar a Conan, y aunque tiene momentos agresivos, son mucho menos exagerados que otros títulos de autores homenajeadores.

La espada de Skelos es quizás también una buena historia para descubrir a Conan por primera vez. Si es que esto es posible a día de hoy. Pero lo que está claro es, que La Espada Salvaje de Conan, la legendaria revista protagonizada por Conan en la que Roy Thomas y John Buscema dejaron algunas de las mejores historias del cimmerio, son tramas que nos marcaron a muchos a la hora de escribir o dirigir en formato rolero. Revistas con viñetas casi clasificadas como cómics para adultos a los que muchos queríamos acceder sí o sí. Siendo claros, para disfrutar de muchos pechotes, músculos y épicas luchas a ostias y espadazos que siempre eran un disfrute. Aquí tenéis todo eso y más.

Yo no me lo pensaría.

Reseña: Zapatitos Plateados, de Shino Shinomiya

Zapatitos plateados es de esos tomitos manga, historia única, que se disfruta de un tirón. Algo raro de ver en mundo cómic japonés donde se brinda muy mucho por las series súper largas. Pero lo que tenéis que tener muy presente es, que si decidís leer este tomito que Arechi Manga publicó hace nada y denominado originalmente Gin no Kutsu, es que estaréis ante uno de los manga más populares (Shounen ai) que se han publicado en Japón en los últimos tiempos. De ahí mi decisión a leerlo y reseñarlo sí o sí.

Tenemos la historia de Jun, un niño de (casi) seis años. La trama de una vida, desde el punto de vista de un pequeño bribón con dos padres cariñosos y un par de amigos entrañables. Porque además la familia de Jun es un poco diferente a las demás. Son un poco «carpe diem», un pareja de adultos diferentes en el que, por ejemplo, su madre suele vestir un disfraz de gallina y esconde un secreto que no muy tarde se mostrará.

Y me enamoré del dibujo sin saber nada de la historia. Son de esas ilustraciones mangas que se ven preciosas a leguas, con grandes ojos llorosos que nos retrotraen a grandes momentos televisivos de nuestra infancia. Todo para contar la historia de un niño abandonado, de una familia no convencional, de una madre curiosa, de primeras amistades, despedidas, mor entre parejas, padres e hijos… Personajes adorables de los que casi ruegas porque alguna vez decidan ampliar más información. Porque aunque huele de lejos, Zapatitos plateados esconde una historia entrañable que se lee en nada de tiempo y la puede disfrutar cualquier miembro de la familia independientemente de su edad.

Lo empecé con un poco de «miedo» ya que por lo que vi es de esos mangas que la gente espera más, pero no hay más. Una pequeña lectura que aporta y deja buenas sensaciones de vida. Sí que es cierto que hay algunas cosas que no se resuelven, o a veces da la impresión de que no se sigue una línea temporal, pero si se toman como un pikislabis lector, se disfruta mucho. Tiene momentos de risa, sobre todo, cuando interactúan los niños, y también momentos emotivos. Conocemos parte del pasado de Rio y la razón por la que lleva ese traje delante de Jun. También tenemos a Rei, que conoce a Rio desde que eran niños y hace de canguro de Jun. Lo dicho. Una trama de personajes, de como sus vidas acaban entrelazadas de una manera u otra. Un slice of life en toda regla.

Reseña: Dune. Edición Especial, de Frank Herbert

Raro es el lector que no sienta afinidad por siempre por Dune tras vivirla. Tras sentirla de verdad: introducirte en su mundo, dejarte llevar por su mitología, sus detalles, sus ideas… El Wow! brotará de tus labios en cuanto la devores. O quizás mienta. Quizás te surjan esas exclamaciones en el “durante”. ¿Por qué? Por que esta clásica novela puntera de Ciencia Ficción te lleva al futuro más lejano y para mal del demonio, te trae de vuelta a casa. Es una obra de arte. En mi caso, volver a ella tras los años, y en esta magnifica edición en tapa dura (de coleccionista, diría) que trae Nova CF, ha sido toda una experiencia. La considerada mayor epopeya del género de todos los tiempos (como dice la sinopsis editorial), con doce ilustraciones a color muy afines del artista Sam Weber para esta edición conmemorativa del cincuenta aniversario de Dune, de The Folio Society. En resumen, volver a sentir amor por la CF. Vista con ojos más adultos, me pareció tremendamente maravillosa y llena de cientos detalles. Por supuesto, devorada en cero como dos.

Dune mezcla aventura, misticismo y política. Nos lleva a un universo donde los planetas están controlados por Casas de familias nobles bajo el mandato imperial de un gobernante de una de las Casas. Cuenta principalmente la historia de Paul Atreides, hijo del duque Leto, heredero de la Casa Atreides. La madre de Paul es una especie de bruja con poderes únicos de persuasión que ha conseguido transmitir a Paul. La novela comienza con la familia Atreides preparándose para abandonar su amado planeta verde y tomar el control de otro; el llamado planeta Arrakis, que es básicamente un gran desierto. Pero también es el único lugar en la galaxia donde se extrae una valiosa sustancia llamada melange. Parece insignificante, pero este traslado real, desencadena una cadena de eventos que impulsarán a Paul a un mundo completamente nuevo de batallas por la famosa especia, monstruos de las arenas y como trasfondo los Fremen, raza de las arenas que vive entre las dunas. Todo esto más un joven Paul Atreides enfrentándose por un lado al emperador, y por otro, a sus antiguos enemigos de la Casa de los Harkonnen.

Dune es una obra épica la mires por donde la mires. Lo dicho, podría ser un resumen rápido, sin ir mucho al grano. Lo que podría comentar a un incauto amigo que no la haya leído aún mientras nos tomamos un té en un cafetería. Pero Dune abarca mucho más. De esos mundos que como consigas entrar (no cuesta mucho aún siendo un muggle total en CF), te cautivará. Repito: es mucho más. Dune establece un mundo intrincado y fascinante con la cantidad justa de tecnología. Me encantaron las descripciones de los «trajes de baño» que usan en el desierto para recuperar el agua del cuerpo (por lo que básicamente bebes tu propio sudor) y también las fábricas de cosecha (muy de insectos) para minería que vuelan dentro y fuera del desierto por los gigantescos “dispositivos alados» llamados carryalls, pilotados por una tripulación de mineros. Pero habla también de profecías y habilidades psíquicas (me encantó la madre de Paul, Jessica y sus misteriosos poderes), de disputas políticas (el personaje del barón Harkonnen es brillante, intrigante y despreciable), así como la acción, giros e intrigas que se van sucediendo. Disfruté y he vuelto a disfrutar especialmente de los pequeños extractos de la princesa Irulan al comienzo de cada capítulo, que por cierto, parecen no tener sentido la primera vez que los lees. Aunque a medida que avanza el libro, cobran lógica. Cuando finalmente “entiendes”, el disfrute alcanza cotas muy altas. Asientes y asientes. Y si lo tuyo es escribir, te maravillas y te mueres de envidia por que quieres escribir algún día algo así. Una novela inmortal.

Dune será siempre considerada el gran triunfo de la imaginación que convirtió a Frank Herbert en uno de los grandes visionarios de la literatura universal. Hoy este gran clásico vuelve a estar de actualidad por su aniversario y por que pronto inspirará película y serie de televisión dirigidas por Denis Villeneuve (guionista y director francés de moda en USA tras La Llegada y Blade Runner 2049). Una obra impertérrita, seductora, que ganó el primer Premio Nebula (1965), el Premio Hugo (1966) y cimentó una de las sagas más grandiosas de la Ciencia Ficción.

El no haberla leído aún, entre amantes de la literatura fantástica, es una verdadera blasfemia.

Reseña: Abe Sapien Vol.3, de Mike Mignola, John Arcudi y VVAA

Ya no digo integral, digo colección de integrales; uno de los que muchos esperábamos que se empezaran a elaborar, sin duda, eran los integrales de Abe Sapien, tras las maravillas unificadas de Hellboy que Norma Editorial ha ido publicando; cuatro tocho-joyas en terciopelo-negro de Hellboy, seis tocho-joyas en verde de la archi-recomendable A.I.D.P., y ahora vuelve a la palestra la otra gran colección donde el dios Mike Mignola mete mano como es el tan esperado volumen tres de los integrales de Abe Sapien. Por supuesto, otro de la colección que todo amante del buen cómic debería tener y que incluye tres arcos argumentales que se pueden leer de un tirón, sobre todo, si ya tienes «dentro» el arco El Infierno en la Tierra. Los hechos acontecidos allí, ya siempre hay que tenerlos muy presente.

Abre con El ahogado. Donde se cuenta que hace un siglo, el investigador de lo paranormal Edward Grey se enfrentó a un poderoso hechicero en las costas de la isla de Saint-Sébastien. Pero a principios de los 80 del siglo XX, el nuevo agente de la A.I.D.P. conocido como Abe Sapien fue enviado para recuperar una reliquia que se perdió en aquella lucha. Y aquí se cuenta, aquí se disfruta, pero fueron tiempos en los que Abe aún no estaba preparado para enfrentarse a enemigos tan peligrosos. Y nos asomamos a una conversación que tiene lugar en el Cuartel General de la Oficina de Investigación y Defensa Paranormal, la discusión gira en torno a si Abe Sapien debería ser enviado a su primera misión sin Hellboy (se ausentó del grupo de 1979 a 1981). Pero el profesor también quiere que sea Abe quien recupere los restos de Vrooman, el brujo que Gray mató con la daga…

Me encantó esta historia porque el background de la isla es interesante, y la mayor parte de esa historia se la cuenta a Abe una mujer muerta, una bruja, cuya biografía es fundamental para la historia.

El diablo no bromea y otras historias cuenta con relatos súper estremecedores: la aparición espectral de un niño fallecido en un lago, un yelmo mágico atrapado en un submarino ruso hundido, un antiguo demonólogo y las consecuencias de su trabajo; tres misiones para la A.I.D.P. de las que tuvo que hacerse cargo Abe Sapien también en los benditos años 80.

La última recopilación que aporta el integral es Vidas perdidas y otras historias, donde Abe Sapien se enfrenta a vampiros latinoamericanos, una serpiente de lago, y un tentáculo lovecraftiano en sus investigaciones acerca de un nigromante del siglo XIX que aún viaja por el mundo. Una investigación que podría descubrirle su particular conexión con la humanidad. Otra maravilla del cómic que te hará amar no solo el personaje, sino todo-todito-todo donde Mignola mete mano.

La serie Abe Sapien tiene nueve volúmenes y es una parte esencial del canon. La serie es tan buena como Hellboy o la de la A.I.D.P; cualquiera que quiera disfrutar del fantástico tiene/debe tocarla. De hecho, ya va tarde si no. Secuencias de apertura fantásticas e inquietantes, cómics de terror, de fantasía oscura, súper bien elaborados. Y mola que se haya recurrido últimamente a contarnos cositas del pasado de todos los personajes. Y cuando digo todos, digo todos. Y es que Abe Sapien debutó en el primer número de Hellboy: Semilla de Destrucción. Corría el año 1994 y su cortesía y cordialidad contrastaban con la rudeza del personaje principal (algo que se muestra muy bien en las pelis de Guillermo del Toro). Desde entonces se ha convertido en uno de los personajes más queridos de la A.I.D.P., por no decir el que más. Como habéis podido comprobar, fue el primer secundario en tener su spin-off. Y la misma sinopsis editorial nos aclara que cuando apareció la A.I.D.P. como serie, fue pieza clave para el engranaje narrativo. Por todo ello, y por lo que está por venir, este que escribe piensa leer todo lo que el Mignolaverso propone.

Reseña: El Castigador. Círculo de Sangre, de Steven Grant y Mike Zeck

Estoy de acuerdo con Panini Cómics en que Círculo de Sangre es una de las míticas historias del cómic de superhéroes que debe estar dentro de la colección Must-Have. Y más si viene en un tomito económico, bien recogido cuyo contenido aporta su secuela y algunos extras. Tengo buenos recuerdos de mi juventud a principios de los dos miles en los que yo y otros muchos asistentes a la Comic-Con de San Diego no hacíamos otra cosa que hurgar buscando cómics casi inencontrables a precios de risa en los stands de segunda mano. La mayoría de los cómics de esos primeros años de asistencia a la Convención fueron para completar mi colección de entonces de El Castigador, la serie que había sido lanzada allá por 1985. Coleccioné esos cómics cuando aparecieron por primera vez, pero luego dejé de coleccionarlos hasta el año 2000, en el cual tener la posibilidad de asistir a una Comic-Con te devuelve el espíritu y el afán por el mundo del noveno arte. Sí. Me devolvió las ganas y, sobre todo, me motivó a obtener de nuevo «tiradas completas». Y recuerdo esto porque Círculo de Sangre lo compré-leí-devoré en esa época, me encantó como comienza con mi primo Frank Castle en la isla de Ryker encerrado entre criminales, y luego todo el asunto con el Trust fue bastante bueno con giros en la trama bastante interesantes.

El célebre film Tango y Cash se estrenó tres años después y parece tener mucho de aquí.

Circle of Blood es una de las mejores historias (si no la mejor) que se puede leer de The Punisher.

Un chupito de sangre.

Como decía, la trama  comienza con Frank Castle encerrado en prisión, donde está rodeado de sus enemigos, algunos de los cuales le temen, otros quisieran destrozarlo; aquí, a través del director de la prisión, descubre la existencia de un grupo llamado «The Trust», impulsado por sus propias intenciones, para eliminar familias y derrotar al crimen por cualquier medio, lícito e ilícito.

La propuesta es tentadora: unirse al grupo, recuperar la libertad y continuar su misión, ya no solo, sino con el apoyo de una poderosa organización. Es el punto de partida de una espiral de violencia y muerte que hará dudar de lo que está haciendo hasta al propio Frank Castle. Obra maravillosa dividida en cinco grapas que aquí tenéis en un tomito. Cada uno con una portada que ya es una obra maestra en sí misma. Fue la primera miniserie recogida de El Castigador. Consolidó a The Punisher como una figura popular y lo llevó a conseguir su propia serie. Esta historia se publicó originalmente en 1986. Si aún no lo he dicho, El Castigador es uno de mis personajes favoritos y, por lo tanto, todas sus obras punteras son para mí indispensables de leer. Más que nada porque no lo considero un superhéroe. Más bien un héroe social con el que muchos estamos de acuerdo en como actúa. Ojo por ojo y diente por diente. El rencor es malo, si te riges por la venganza, empieza a cavar dos tumbas… Bla, bla, bla. El Castigador demuestra que eso será o seró.

Siéntete libre de pensar porqué actúa como actúa y si lo entiendes y está solo un poquito, de su lado, gustarás y disfrutarás de sus aventuras a tope de acción.

Como la vida misma, tenemos un cómic violento y adulto, dibujado por Mike Zeck (Secret Wars, La última cacería de Kraven) en el apogeo de su carrera.

Reseña: La Guerra del Joker, de James Tynion IV y Jorge Jiménez

Alguien ha despojado al orejas picudas de sus recursos más preciados en la guerra contra el crimen. ¿El principal sospechoso? ¡El Joker! Como casi siempre este tío, este ser, este demonio en la tierra sobre Gotham que esta vez ha venido a quitarle al Caballero Oscuro sus artilugios (batmóvil, ordenadores, la Mansión Wayne, la batcueva…), y a ver como se las apaña Batman sin ninguno de sus utensilios más preciados. Sin manos derechas para un superhéroe que recuerden, brilla por la ausencia de poderes sobrenaturales.

Mientras Bruce salvaba a Gotham del ataque de Bane y compartía amoríos y aventuras con Catwoman, el Joker daba forma a uno de sus planes más ambiciosos. Y parece que ha funcionado. Después del último evento de la batfamilia en el que el Joker era el gran enemigo a batir, ahora surge la figura de Punchline, personaje de nuevo cuño al que ya vi en el tomo Joker: Especial 80 aniversario (que también ilustró Jorge Jiménez). Tenemos así, lo que es para mí una de las mejores historias de Joker/Batman que he leído desde hace tiempo y que cubre mucho terreno. Una historia que pretende ser épica (Tynion IV intenta darle más pero no lo consigue) pero donde el Joker ha conquistado Gotham utilizando los propios recursos de Batman, y Batman y su equipo deben recuperarlo todo. En muchos sentidos, el comienzo de este evento se siente como el comienzo del primer arco de Tynion donde marca todas las casillas de lo que podrías estar buscando en una historia de Batman. Pero la gran diferencia aquí es que esto ya se siente como la historia que el escritor realmente quiere contar, en lugar de la configuración necesaria para esa historia, no sé si me explico. Tynion está claramente interesado en contar una historia realmente memorable, ya que los guiños a la historia de Batman y Joker parecen especialmente deliberados. Si bien el título parece uno ideado en las oficinas de DC, Tynion IV demuestra tener trucos bajo la manga y presenta aquí una promesa lo suficientemente convincente para que los fans disfruten y quieran más. A los críticos les diría que se lo tomen como una transición y entonces la disfrutarán.

La Guerra del Joker es el primer evento de la etapa escrita por James Tynion IV. Dibujada por el gran Jorge Jiménez, una miniserie de seis numeritos, un tomo recién publicado por ECC Ediciones, que además de aportar la enorme labor del artista granadino recoge una entrevista y abundante material adicional. El Joker es posiblemente el villano más conseguido, con más profundidad, de DC Comics, y aquí tenemos al personaje en su máxima expresión. Si vas a leer esta historia, creo que merece la pena que pilles esta edición para conocer la historia completa. Porque son ciento sesenta páginas que son todo un disfrute. Tynion adopta un ritmo de narración más rápido y Jiménez está a la altura de la tarea. Sus diseños son modulares y se centran en los personajes de una manera que permite que la escritura de Tynion respire.

A primera vista, La Guerra del Joker parece ser una de esas historias de Batman contra un mundo que se ha vuelto contra él. Y este tomo aporta todo para que sepas lo que eso supone de verdad. Lo que está en juego.

Reseña: Las Crisálidas, de John Wyndham

Hay historias que te cambian la vida. Más o menos. Y es que a estas alturas uno se siente un poco extraño al sentarse a escribir una reseña de Las Crisálidas. Obra de un autor tan reconocido en la literatura fantástica, tan súper recomendado entre los que amamos los tres grandes géneros, como es John Wyndham. Un libro que leí por primera vez cuando tenía once o doce años y que tenía muchísimas ganas de retomar pues cuando uno anda escaso de ideas, las mejores fuentes son pura inspiración. Pero hasta no ponerme con esta genial edición que ahora recupera Alianza Editorial, no recordé que lo que disfruté mucho entonces era que el protagonista era un niño de misma edad. David Strorm me cayó bien desde el principio. Leer Las Crisálidas, es esa sensación de volver a pasar tiempo con un viejo amigo.

Las Crisálidas se desarrolla en algún momento en el futuro. Realmente no se sabe cuando, pero se puede asumir que han pasado al menos mil años desde hoy. La civilización cayó hace bastante y ahora solo quedan reductos que intentan salir adelante en una era agrícola en gran parte muy poco tecnológica. El no saber en esta novela te intriga, te atrapa de forma brillante, no se sabe con certeza qué fue de la humanidad, pero los indicios apuntan a que una guerra nuclear a gran escala, tuvo bastante culpa de la extinción de la prosperidad.

David vive con su familia en una granja en Waknuk, parte de lo que ahora conocemos como Labrador. La vida no es fácil allí. Se teme que las «desviaciones» (cultivos y animales mutados) sean obra del Diablo y deben protegerse, desarraigarse y destruirse para garantizar la pureza genética. Las «abominaciones» (personas mutadas) son esterilizadas y expulsadas a Las Franjas, una tierra donde la realidad es un tormento y la esperanza de vida es corta. Una frase muy optimista. Esas famosas desviaciones físicas son fáciles de detectar: un dedo extra, brazos largos, etc…Pero la desviación de David no se capta a simple vista. Su mutación le permite comunicarse mentalmente a largas distancias. ¿Y eso es una maldición o un don? A medida que crece, la situación se vuelve cada vez más difícil para el grupo social donde vive. Ocultar su desviación se vuelve un problema, y lo peor es que si le descubren, la cosa sólo pude terminar de una forma. Pues en una tierra impulsada por la religión (la Biblia es solo uno de los dos libros que sobrevivieron a la Tribulación, el fallecimiento de los ancianos), el propio padre de David es uno de los fanáticos más fervientes que no dudaría en entregar a uno de los suyos a las autoridades.

Cautivadora historia, fabulosa trama como solo Wyndham (uno de mis tres autores favoritos) sabía crear. Una obra que para el lector asiduo e incauto que aún no la haya leído, casi todo le parecerá un argumento bastante trillado. Pero recordad que estamos recurriendo a las fuentes. Las Crisálidas vio la luz, nada más y nada menos, que en 1955. Una de las primeras historias con tema apocalíptico que se pudieron leer en el pasado siglo XX. Aunque sí que se podría decir que es una escritura de su tiempo. Un poco formal para los ojos de hoy, cuando sólo se buscan lecturas mega-rápidas y sin apenas profundidad. «De su tiempo…», pero sólo a modo de estructura. Por que a nivel global, estamos hablando de una novelita de apenas doscientas páginas que un lector constante devorará en nada; pues absorbente, es quizás su mayor virtud. Con un gran discurso pronunciado como colofón final.

Mil gracias a Alianza Editorial por no olvidarnos, por seguir rescatando en su sello Runas estas joyitas que nunca deben faltar en cualquier biblioteca o librería que se precie. John Wyndham Parker Lucas Benyon Harris (1903-1969) fue un autor clásico británico de Ciencia Ficción que probó distintas profesiones como agricultor o marchante de arte antes de dedicarse a escribir relatos detectivescos y de CF. Maravillosas sus obras, El Día de los Trífidos, El Kraken Despierta (también en Runas) e indispensable, por supuesto, Las Crisálidas. Pero tiene más. ¡Así qué vamos a ello!