Crónicas Literarias

Reseña: La Patrulla Condenada. Libro Uno, de Gerard Way, Nick Derrington, Tom Fowler, Mike Allred y VVAA


Los átomos están zumbando, revolucionados como lo están los soñadores que se amontonan en calles inteligentes. El equipo original ha sido advertido: ¡Volved ahora o sufrid la poderosa consecuencia del caos psicoanalítico! Los pirómanos de dicha generación se unen y entonces un nuevo amanecer azul verdoso, y algo metalizado, como pinchos de puerco espín azul celeste se blanden en horizontal. Toda esta muestra de psicodelia imaginativa es la nueva visión futurista y atractiva de La Patrulla Condenada… Pero claro, eso no quita que el Dios de los Superhéroes esté sangrando en el suelo de la habitación.

Robotman. Crazy Jane. El Hombre Negativo. Flex Mentallo. Juntos forman La Patrulla Condenada, el más extraño grupo de superhéroes que afrontará desafíos inaudito. Una reimaginación renderizada se podría decir, de la última serie de lo extraño; la posible llegada del Juicio Final, la comercialización de un misterioso producto que hace que «todo sea mejor ”, el nacimiento de una nueva Hermandad de Nada y el papel que parecen destinados a jugar el gato Loción y Terry None en esta delirante historia. La nueva revisitación de la gloriosa Patrulla Condenada ahora traída a nuestros días. Donde los autores, bien conocedores de «la base», encaminan este nuevo grupo hacia elementos de carreras clásicas, nuevas direcciones y cosas que no podrían ser…, pero serán. Sin duda, serán en un porcentaje muy alto, sí o sí, en un futuro. Ya el mismo guionista Gerard Way lo advirtió en una entrevista: – Las tramas, al poco tiempo, se volvieron extrañas en mí -dijo -, con el artista Nick Derington agarrado a mi brazo, no podíamos parar aquella alocada ambulancia. ¿Nuestra comunicación para crear la serie? Gritar por las ventanas abiertas a alta velocidad. ¿Quién necesita un nuevo compañero de cuarto? ¿Quién llama a un gato «Loción»? ¿Y cuándo hemos podido ver tanto alto-estrés-acción-post-traumática junta?

Nuestro punto de entrada es Casey Brinke, una joven paramédica en el turno de noche, con un pasado tan extraño que la pobra no está del todo segura de lo que es real y lo que no. Junto con su compañero, Sam Reynolds, la pareja se abre camino a través de la ciudad y sus habitantes, encontrando que el único silencio que existe a las tres de la madrugada es el caos del cerebro. Cuando este duo responde a una llamada de golpe y fuga, se encuentran cara a cara con una figura familiar: Cliff Steele, también conocido como Robotman. Pero no sólo él, los tipos con los que se van encontrando os dejarán con el culo torcido: Crazy Jane, Niles Caulder, Hombre Negativo o Flex Mentallo; todos están más pallá que pacá… Seres increíbles que han redefinido lo que significa ser un superhéroe y han ampliado las metafronteras del cómic hasta dejarlas irreconocibles.

Pero, ¿qué le pasó a Larry Trainor? El héroe conocido como Hombre Negativo todavía está por ahí. Pero no es exactamente el mismo tipo que fue cuando la Doom Patrol aún formaba grupo… Como una muñeca rusa, hay un hombre dentro del hombre, y quién sabe cuántos más hombres o demonios dentro habrá. La constante Casey intenta reconstruir a Robotman, a pesar de que todavía no sabe exactamente cómo Cliff Steele terminó cruzándose en su camino por primera vez. Y así Brinke llega al otro lado. Pero, ¿qué es exactamente eso? Teniendo en cuenta todas las cosas extrañas e inexplicables que han aparecido en su vida en los últimos días (hombres-robot y ambulancias que hablan y un tipo que literalmente se nutre de energía negativa) seguramente este mundo nuevo y sorprendente que ha descubierto no puede ser más raro aún… ¿O se equivoca?

Esta nueva visión de La Patrulla Condenada me ha recordado bastante, en cierto modo, a las sensaciones que tuve cuando leí por primera vez el Transmetropolitan, de Warren Ellis. Una joyita del cómic de Ciencia Ficción muy particular. Esa obra maestra futurista con ciertos guiones contados de boca en boca casi sin sentido pero que cuando la encauzas como lector, en primera persona, te sumerges de lleno en un mundo distópico, atractivo y cómico a raudales. Ahora el joven guionista y cofundador de My Chemical Romance, Gerard Way (The Umbrella Academy) y el dibujante Nick Derington (Catwoman, X-Statix) dan el pistoletazo de salida al sello Young Animal de DC con La Patrulla Condenada. Una reinvención disparatada de una de las franquicias más alucinantes en su día del Universo DC, que ahora vuelve a la carga.

ECC Ediciones lanza este genial Libro Uno que recopila los primeros doce números de la serie. De una sentada quedarás sorprendido.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.