Crónicas Literarias

Reseña: Knock Out. Tres Historias de Boxeo, de Jack London. Ilustrado por Enrique Breccia


Entre los que amamos los libros bien hechos, uno de los comentarios más frecuentados es, menudas ediciones ilustradas se marca Libros del Zorro Rojo. Una editorial que rezuma arte y pasión por los libros, donde podréis encontrar ediciones joyitas de obras de los grandes, rescates de clásicos, ilustrados por notables artistas. Julio Cortázar, los cuentos de Andersen, Edgar Allan Poe, Alejandra Pizarnik, el genial Harry Clarke, los poemas censurados de Baudelaire, Kafka, Wells o el propio Drácula, de Bram Stoker; cobrando vida gracias a los impactantes dibujos de Santiago Caruso, Pat Andrea o el gran Enrique Breccia con sus potentes sombras, entre otros. Y no lo digo yo. Una editorial Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial en 2011 por el Ministerio de Cultura de España y Premio a la Mejor Editorial Europea en 2015, otorgado en la Feria del Libro de Bolonia. De hecho, os aconsejo desde ya que, si buscáis un clásico para regalar, algo original, busquéis primero si existe dentro de Libros del Zorro Rojo. Todo el mundo quedará satisfecho. Es por ello que cuando vi que editaban Knock Out: Tres Historias de Boxeo del eterno Jack London, no dudé un segundo en conseguirla. Ilustrado para colmo por el maestro Breccia, siempre oí hablar muy bien de estos tres cuentos que -ahora sí estoy de acuerdo-, marcan al lector y su forma de pensar sobre los anhelos de un hombre en horas bajas, la dependencia del puto dinero, lo que es capaz de hacer una persona por que a sus hijos no les falte un plato de comida. La presión. Que nuestros hijos vivan siempre mejor que nosotros.

Leí El Combate (The Game, 1905) y a día de hoy, es una historia que he leído ya cuatro o cinco veces. Aunque más bien es una novela corta, no se tarda mucho en leer por que está maravillosamente bien escrita. Es inspiración pura para cuando quiero escribir escenas de amor. Genevieve se encuentra con Joe en la tienda de dulces donde trabaja. Ambos quedan instantáneamente enamorados el uno del otro. Después de bailar alrededor de su timidez (el tonteo), comienzan a pasear juntos por parques públicos, hablan, o incluso pueden pasar una tarde en silencio el uno con el otro. Se enamoran, planean casarse, tener una vida maravillosa juntos. Lo que no sabe ella ella hasta poco después es que él es un boxeador famoso. “El Juego” lo tiene atrapado, y no quiere dejarlo. Pero tampoco quiere que su amor se termine. Así que eventualmente acepta renunciar al boxeo, prometiendo que su próxima pelea por el título será la última. Se casarán al día siguiente, tras el combate…

Un Bistec (A Piece of Steak, 1909) está considerado uno de los mejores relatos de boxeo jamás escrito. Y uno de los mejores relatos, en general, diría yo. Fue escrito entre abril y mayo de 1909 y costó quinientos dólares a The Saturday Evening Post para ser publicado en noviembre de ese mismo año. Historia sobre las luchas de la pobreza y el conflicto entre la edad y la juventud. Historia de las que te marcan. Tom King es un viejo boxeador australiano que atraviesa tiempos difíciles. Se termina una simple comida de pan y caldo, todavía tiene hambre, su esposa e hijos no han comido nada. Su esposa gastó el último centavo en comprar lo que tiene delante e incluso pidió harina al vecino. Pero Tom está listo para pelear contra Sandel, un boxeador mucho más joven, que acaba de llegar de Nueva Zelanda, y con el que todos quieren probar su valía. Tom está hambriento, cansado y agotado por las peleas: ¡Caramba, ni siquiera puedo comer un trozo de carne!, le dice a su esposa, haciéndose eco del título. Cuando era joven podía luchar sin cansarse nunca, y lo más importante, ganar y ganar. Ahora, sin embargo, ni siquiera tiene dinero para comprar comida para su familia y pagar el alquiler. Ni siquiera tiene para llevarse a la boca, un trozo de carne que quizás pueda salvarle la vida…

Brillante. No digo más. El poso que deja… Uff.

El tercer y último relato ilustrado por Breccia es El Mexicano (The Mexican, 1911). La historia se centra en Felipe Rivera, hijo de un impresor mexicano que había publicado artículos favorables a los trabajadores en huelga en las centrales hidráulicas de Río Blanco, Veracruz. Trabajadores que sufrieron el ataque de las tropas federales y fueron masacrados. Pero Rivera escapa trepando por los cuerpos de los fallecidos, incluidos los de su madre y su padre, y se dirige a El Paso, Texas, donde entra en contacto con la Junta Revolucionaria Mexicana. El destino de la Revolución pende de un hilo mientras la Junta se esfuerza por financiar los ejércitos revolucionarios. Rivera, que ha estado boxeando en el circuito local para apoyar a la Junta, decide pelear contra el conocido boxeador Danny Ward para asegurar los fondos que necesita la Junta. Negocia un contrato en el que solo el ganador se llevará toda la pasta. La pelea dura diecisiete asaltos. Los deseos de venganza puede que sean un impulso demasiado grande.

Jack London es enormemente conocido por sus historias de aventuras (La Llamada de lo Salvaje, Colmillo Blanco, etc…), pero también fue un tipo preocupado por los problemas sociales (La Gente del Abismo), la pobreza en los barrios bajos, el anciano maltratado, los sueños que se van, la fuerza que nos deja… Libros del Zorro Rojo reedita, en un nuevo formato, esta magistral y pequeña antología de relatos de London que muestra uno de los numerosos intereses del autor. Un escritor que buscaba sensaciones, y que fue capaz de trasladarnos su pasión por más de una.

Genial traducción de Patricia Willson, por cierto.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.