Crónicas Literarias

Reseña: Deathstroke. Arkham – Primera Temporada, de Christoper Priest, Fernando Pasarín y Carlo Pagulayan


Lo interesante del lanzamiento de este nuevo arco de Deathstroke es que estamos retomando las tramas en curso de las series del personajes más potentes DC. Con esta nueva oleada de TPBs recopilatorios, que a mi modo ver recogen los arcos argumentales más interesantes del momento; quedé con ganas de más después de haber reseñado en su día el Deathstroke vs. Batman, que tanto moló.  Y que además hizo que reparara en su guionista. Por lo que pude saber entonces, Chistopher Priest se había tomado un descanso prolongado desde aquella historia, que fue una retrospectiva ambientada en la supuesta muerte de Tim Drake. Sí. La última vez que dejamos Deathstroke, era un hombre destrozado, dañado en el alma por un antiguo amigo, traicionado por su esposa, y finalmente prisionero en el famoso Arkham Asylum… No obstante, ahora Priest regresa al personaje y nos lo sirve en medio de una brutal pelea en la cárcel con famosos villanos de Batman, incluidos el Dr. Destino, Victor Zsasz, Mr. Frío, etc. Escenas impactantes que terminan con un acto gráfico de violencia, hasta que Slade se despierta, despojado de sus armas, en una celda de Arkham con solo Wintergreen como compañía.

Así comienza el viaje de Slade hacia el bienestar mental. O al menos eso es lo que Arkham está anunciando. Y es que amigos míos Christopher Priest es conocido por derribar los estereotipos de la DCU. Si a este guionista en potencia se le otorga poder absoluto sobre el Centro de Salud Mental de Gotham, sabemos que la va a liar parda. Mientras tanto, Slade intenta ubicar su situación actual y si hay una salida, queda claro que está lejos de ser el único recluso que ha quedado atrapado tras este confuso desastre. Todos los villanos que encontró en el segmento inicial también estaban allí, despojados de sus poderes. Arkham estaba experimentando un nuevo sistema de terapia: terapia grupal realizada completamente a través de realidad virtual, lo que permite que los internos se reúnan sin poner en peligro a nadie… O esa era la idea.

Genial este punto de partida. Hemos visto Arkham antes, hemos visto a estos villanos del Orejas Picudas antes y hemos visto a Slade escapar antes… Pero, ¿qué nos impide disfrutarlo de otro modo? El guionista Christopher Priest (Liga de la Justicia) y los dibujantes Fernando Pasarín (Batgirl) y Carlo Pagulayan (Convergencia) nos traen una nueva aventura de Slade Wilson que no será la única de este volumen, ya que también se aportan tres numeritos relacionados (#27-#29) en la cabecera de los Teen Titans.

Deathstroke: Arkham – Primera Temporada nos devuelve un personaje a sus retorcidas raíces «noir». Regresa a Arkham sin recordar lo que sucedió, y gente diciéndole que el interno con el que dice convivir no existe. La situación es solo un poco mejor para sus aliados y la familia de Deathstroke en el exterior. Aunque Priest deja claro que tiene muchas más ideas en mente para la carrera de este villano que con poco, cada vez parece más interesante. Además, no ha perdido nada el ritmo tras el arco con Batman. Sí es cierto que se necesita mucha atención para analizar lo que está sucediendo, en ocasiones, pero no porque la historia sea confusa, más bien, tiene muchas capas. La cabeza de Slade es un lugar aterrador e incluso él lo sabe. La progresión de Slade como villano-sociópata, a alguien que cuestiona su propia cordura, se ha desarrollado ya a cargo de algunos guionistas que se han topado con el personaje. Pero es Priest (ayudado en este caso por Adam Glass) quien sitúa a Slade finalmente en el peor lugar en el que una mente tan desquiciada puede estar.

Un lugar para criminales dementes, justo después de que su amigo más cercano deje de hablarle… Un espejo que emitirá el peor reflejo. Slade abriendo la puerta a todo el Mal que lleva dentro.

Muy buen cómic.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.