Crónicas Literarias

Reseña: El Buscón de las Indias, de Alain Ayroles y Juanjo Guarnido


Siempre que llega la noticia a los medios que Juanjo Guarnido saca nuevo cómic, algo retumba en Twitter pero también dentro de mí. Me tenéis que perdonar, pero soy uno de esos súper fans de Blacksad que quiere más y más de algo que no llega. Puedo decir abiertamente que para mí, el granadino Juanjo Guarnido es el mejor ilustrador nacional actualmente. No obstante, este pedazo de artista, ilustrador de la multipremiada Blacksad, esta vez NO TRAE más del genial investigador gatuno, sino que se une a otro grande del cómic europeo como es el guionista Alain Ayroles (Garulfo, De Capa y Colmillos) para brindarnos una obra muy interesante. La idea es bella como la vida misma pero, ¿una continuación de El Buscón, de Quevedo? ¿Un homenaje a una de las cumbres de la literatura en lengua castellana? Así se anunciaba, pero ya os digo que han conseguido ir más allá.

El Buscón de las Indias es una obra que fue súper ventas nada más salir. Tanto que, en mi lugar, y hace años que no me pasaba, no pude adquirir un cómic por estar súper agotado en todos sitios a los que fui. No sé si el confinamiento hizo que se vendiera más para ser disfrutado con tranquilidad, o algo así, pero el caso es que hasta ahora no pude adquirirlo. ¿Valió la pena la espera? La canción dice que sí. Ya está fuera una nueva edición de esta maravilla, donde esperaba sorprenderme y me sorprendieron. Juanjo Guarnido es uno de los mejores, si no el mejor, y se nota. Los personajes son expresivos, los bosques frondosos, las cárceles oscuras y húmedas, los palacios majestuosos; Guarnido sabe hacer de todo y de forma magistral con su paleta de colores. Su línea es fluida, redonda y generosa. Por cierto, me alegró ver que se maneja de perlas en un universo tan alejado del thriller negro que propone Blacksad. El tío es un genio, sus decorados son variados y están llenos de detalles en un grado que rara vez se ve. Todos las viñetas tienen algo que deleita y provoca que te pares a disfrutarlas. A eso se suma una edición de gran formato que mejora la experiencia de visualización como es la elaborada por la siempre recomendable Norma Editorial.

La historia se divide en tres capítulos. La primera (Donde Pablos cuenta al aguacil el relato de su vida) es la más larga, cubre hasta la mitad del álbum y relata la llegada de Pablos a “las Indias” y su búsqueda de El Dorado. El segundo (Donde descubrimos lo que el alguacil dice al corregidor y lo que este dice a otros), tras un rebote muy bien traído, arroja nueva luz sobre los hechos de la primera parte. Finalmente, el tercer capítulo (Que trata sobre aquello que verá quien lea las palabras y mire las imágenes) proporciona algunas adiciones y se concluye el álbum con un Epílogo de una manera que ni siquiera los más exigentes verán venir. Pero (para los cándidos), ¿quién es don Pablos de Segovia? Pues Pablos es un pícaro, un villano tan inteligente como un simio con hambre, pero también  un tío tremendamente creativo. Un mendigo de cuya condición intenta librarse por todos los medios posibles, incluso cuando sus acciones sean abyectas, y eso que una cierta nobleza emerge de él. Un personaje que intenté por todos los medios que me gustara (me suelen gustar los malos-malutos) pero no sé si está hecho adrede, que no me cayó bien. Un personaje que por lo menos al principio miré con recelo, sin embargo, sirvió para que me fijara más en la genial aventura que tenía delante de mí. Me apegué a ella, a su colorido universo, como si de verdad estuviera allí. Alain Ayrolles consigue una narración, un viaje y una galería de personajes tan variada como interesante.

Y cuando llega el segundo capítulo estás inmerso en un ritmo de guión alucinante. Tras una introducción algo larga, la verdad, a mitad del tomo es cuando la historia se vuelve fascinante y se lee con avidez. Y eso que gracias a lo bien que lo estaba pasando, me encontré leyendo ciertos pasajes del segundo capítulo en paralelo con el primero, para verificar ciertos elementos y detalles. ¿Y la tercera parte? Después de haber conocido a un detestable y diablo don Pablos y haber tomado la medida de su valor, me topé con una genial ficción como cierre, muy cercana a la obra de Molière, la cual gozaba de sentido cómico y situaciones disparatadas para contarte una trama que fue o pudo ser bastante seria, en realidad.

Impaciencia, miedo, placer y luego entusiasmo encontraréis en El Buscón de las Indias. Una obra en tres partes con ilustraciones que son lienzos, un tríptico hecho para experimentar emociones fuertes. ¿Cómic del año? Para mí, uno de los candidatos, sin duda. Obviamente, un álbum esencial para cualquier amante del noveno arte que se precie. Un hito, un inmenso placer leerlo.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.