Crónicas Literarias

Reseña: Marvel Integral. Ojos de Halcón, de Jeff Lemire y Ramón Pérez


Creo recordar que fue viendo el principio de Vengadores: Endgame que le dije a mi mujer: «Mira, mira, fíjate en ese detalle. ¿Sabes por qué? Porque, de hecho, tienen una serie en cómic juntos…». En la escena se ve a Clint Barton en su casa de campo con su mujer y sus hijos y este está enseñando a su hija mayor a tirar con arco. Bueno, luego su familia desaparece y demás, ya sabéis… Pero yo sabía que existía ya por entonces un miniserie que todo el mundo ponía muy bien donde Ojo de Halcón y su hija (algo más crecidita que en la peli) ponían a caldo a más de uno con sus geniales arcos y flechas trabajadas. Y una de esas series era Ojos de Halcón, una de las que incluye este genial Marvel Integral que publica Panini Cómics este mes. La colección de Marvel Integral de tapa dura y lomito de decorado chulo donde ya se publicaron otras genialidades como el Ojo de Halcón, de Matt Fraction y David Ajá, La Muerte del Capitán América o la eternamente recomendable La Visión, de Tom King y nuestro paisano Gabriel Walta. Y es que todos y cada uno de los títulos de esta colección son maravillas en sí mismas, no solo en cuanto a guion y dibujo, también en calidad de tomo, páginas…, etc. Diría, sin temor a quemarme, que es la colección más cuidada de la editorial. Este volumen contiene los tres arcos argumentales o miniseries en los que se pueden encontrar trabajando juntos a padre e hija. Wunderkammer, El Hombre de Bishop y Ojos de Halcón. Fue curioso pero después de la exitosa carrera de Fraction con el personaje se decidió pasar el turno a Lemire (que tiene experiencia de Green Arrow), por tanto, encontramos varios aspectos de la carrera anterior aquí también: un perro, los dos Hawkeyes, Clint y Kate, y héroes mucho más humanos (realistas) que sus compañeros.

Ahora, en esta primera aventura, el Equipo Ojo de Halcón es enviado por S.H.I.E.L.D. a una base de HYDRA. Existen indicios de que en ese lugar se está probando una terrible arma secreta. Pero la misión no va bien, el arma, obviamente, no es lo que parece. Pero lo más importante es que S.H.I.E.L.D. sigue sin funcionar como le caracteriza. Sigue siendo una empresa de planes no cuidados y para nada salvaguarda la vida de los Hawkeyes. Aquí hay gato encerrado. Una historia donde al mismo tiempo aprendemos más sobre la juventud de Clint Barton tras la muerte de sus padres.

En El Hombre de Bishop no todo es tan directo como una flecha para Clint y Kate. Una grieta profundamente arraigada que se extiende a lo largo del tiempo, une al anciano Clint y a una Kate más sabia mientras persiguen los errores de su pasado. Aunque la trama del presente es interesante en cuanto a los efectos sobre ambos socios y algunas cuestiones éticas, el pasado arroja luz sobre el primero al explicar el pasado de Clint. Por lo tanto, nos damos cuenta que, pese a estar separados, están muy juntos, y son almas bien dirigidas y equilibradas. Una miniserie que deja con ganás de más, sobre todo, a los cotillas que queremos saber todo-todito-todo de un personaje que gustaba «algo» en su día y ahora mola un montón. Pero no hay que esperar más para saber. Por que el tomo cierra con la miniserie de tres números, Ojos de Halcón. Una aventura completamente nueva sobre Kate y Clint Barton. Donde un adelanto del pasado de Kate revela más sobre su misterioso padre. No obstante, de vuelta al presente, Clint dirige un nuevo equipo de S.H.I.E.L.D. para rescatar niños de las garras de HYDRA. Pero durante los últimos meses, Clint y Kate han estado enfrentados. Los flashbacks continúan explorando la infancia de Kate y lo que la llevó a su camino heroico. Y ahí es donde una joven Kate Bishop comprende la clase de hombre que realmente es su padre. Clint Barton deberá demostrar que, pese a todo, es alguien en quien Kate puede confiar. Una historia climática que define para siempre lo que significa ser parte del Team Hawkeye.

No me extraña que se haya decidido sacar Ojos de Halcón en esta colección. Historias así lo merecen. Merecen estar en una edición chula porque además pega bastante tenerla junto a los acontecimientos narrados en el Ojo de Halcón, de Fraction y Ajá. Situarlos juntitos en nuestra cómicteca, tal como se sitúa en nuestra linea argumental cerebral después de haberlas leído. La etapa completa de Jeff Lemire (Gideon Falls, El Viejo Logan) y Ramon K. Pérez (Cuento de Arena, Lobezno y La Patrulla-X), dándolo todo sobre los mejores arqueros que vais a encontrar en el Universo Marvel.

Categorías

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.