Reseña: Los Eternos. El Día de los Dioses, de Jack Kirby

Si tenéis la mínima noción de lo que se viene en Marvel, tendréis como yo el hype por las nubes. Sobre todo, tras el trailer de Eternals, que dará pie a una nueva saga o evento en la Marvel UCM. Los Eternos (como supongo la llamarán en español), por fin, a la gran pantalla. Una de mis series clásicas favoritas del cómic de superhéroes y que sinceramente nunca pensé que fuera llevada al cine, y mucho menos, por una productora multimillonaria. ¿Por qué es de mis favoritas? Por que en formato cómic, Los Eternos es Jack Kirby en esencia. Él se lo guisa, él se lo come, con su don y con su inspiración a tope. Una creación de las buenas, propias, suyas y de nadie más. Del maestro dios del noveno arte como siempre será considerado el gran Jack Kirby. Y ahora me dicen que llegará a la gran pantalla en noviembre (o diciembre diría yo) de este año, veo el trailer, famosos por doquier interpretando y todo se resume a HYPE POR LAS NUBES hacia el infinito y más allá. Y ya sabéis qué pasa, cuando la tormenta de ideas de grandes títulos Marvel cinematográficos asoman, los de aquí solo tenemos que poner el ojo en Panini Cómics para ver qué se edita, qué se publica, y en este caso, lo más importante, qué se reedita y en qué formato. Porque sabemos que Panini nos traerá todo lo que pueda de dicho título que se pondrá de moda. Y eso siempre es de agradecer a una editorial. Que mire por el lector antes que nada, sobre todo, económicamente.

Por que Los Eternos es de esas grandes obras que solo conocen los más metidos en este mundillo, los cuales, sabemos que hasta el momento, no ha tenido una edición que se precie. De hecho, siendo una de mis favoritas, nunca pude conseguirla en color. Y ahora, my friends, is this the moment. Lo guay es que siendo Panini Cómics quien está detrás sabemos que llegarán cositas. Y con tiempo de sobra. De hecho, entre las novedades de este mes (pasado) ya podemos encontrar no solo este primer tomo El Día de los Dioses por el que empezar, también se publicó el segundo de nueve volúmenes que recogerá toda la colección clásica (Matar a un Dios Espacial); y que en breve os reseñaré. En un formato genial como son estos Marvel Héroes, económicos y llevaderos, disfrutables en cualquier lugar. Y en tapa dura, del estilo de la saga Aniquilación o Biblioteca Drácula, para más datos.

Un sueño hecho realidad.

Para el que desconozca por completo quienes son Los Eternos, contaré que son una raza evolucionada de la humanidad dotada de poderes y habilidades que tiene por misión cuidar de la raza humana a través de su historia. Y es que hace un millón de años, Los Celestiales crearon cien Eternos antes de marcharse de aquí. Desde entonces, estos seres han vivido aislados en la Tierra, rara vez interfieren en cosas de humanos y al morir, simplemente, renacen. Después de una devastadora guerra civil tras el exilio de Uranos y sus seguidores, los Eternos eligieron un camino de paz y dedicaron sus vidas a mejorar ellos mismos la sociedad. El mejor ejemplo de sus nuevas capacidades es el poder de la Uni-Mente, que se crea cuando varios Eternos unen sus voluntades en una entidad poderosa que es capaz de… Bueno, ahí paro por el momento.

La premisa es poderosa, ¿no? Muy poderosa, diría, como todo lo que hacía el maestro Kirby. A lo largo de los milenios, Los Eternos construyeron grandes ciudades, incluida su actual hogar, Olimpia, que proporcionó el escenario para su encuentro con Los Olímpicos, los conocidos dioses de la antigua Grecia. Después de notar las similitudes entre ambas especies, formaron una alianza y Los Eternos actuaron como representantes de los dioses en la Tierra por un tiempo. Pero no hace tanto, a muchos de Los Eternos se les fue la pinza y se volvieron unos contra otros o se suicidaron. Desde entonces, como vuelven a nacer, poco a poco comienzan un nuevo camino pacífico. O eso parece.

El Día de los Dioses recopila los primeros once números de la serie publicados por primera vez en 1976. Comienza con una aventura de descubrimiento arqueológico por parte de un profesor, su hija y un tipo llamado Ikaris que no parece tener buenas intenciones pese a ser quién encuentra el lugar secreto en la cordillera de los Andes donde se halla el tremendo yacimiento en piedra que confirma la estancia en la Tierra de estos seres colosales. Para apreciar Los Eternos, debes considerar las influencias de inspiración del momento en que Kirby los creó. Hubo un libro de bolsillo muy popular a finales de los 60s llamado Chariots of the Gods, de Erich Von Daniken, que presentaba la teoría de que los extraterrestres visitaron a nuestras civilizaciones antiguas e influyeron en nuestro desarrollo. Esta teoría incluía varios mitos religiosos, aclarando que estos eventos habían sido obra de extraterrestres y no de ángeles o espíritus. Para una persona desinformada, la ciencia de pronto se volvió magia. Con Los Eternos, Kirby trató de retomar esta teoría incluyendo todos los conceptos de Ciencia Ficción que tanto amaba.

El Día de los Dioses es el primero de dos volúmenes que recopilará la obra maestra del Rey de los Cómics… Y en color, insisto. Una joya. Repito: Un sueño hecho realidad.

Reseña: Starr El Asesino. Ha Nacido Una Estrella, de Daniel Way, Richard Corben y José Villarrubia

Lo que está haciendo Panini Cómics es lo normal. Lo lógico. Tener constantemente en cartel obras de un maestro del cómic fantástico como Richard Corben es lo obvio. Si seguís Desde New York – Crónicas Literarias desde hace mucho, sabéis de sobra cuán fan somos de Richard Corben por aquí. Para nosotros, es de rigor amar todo lo que hace un gran autor que encima aboga por el siempre grandioso género del Terror. Aunque os delata un poco el hecho de, si estáis leyendo esta reseña ahora, un poquito-mucho seguidores también sois. Y es normal. Hablamos de un maestro que lleva ya casi cincuenta años en el mundo del noveno arte. Con un trabajo además que realmente ha impresionado e inspirado a muchos. Y siendo sincero, cierto que Corben ha colaborado en argumentos no muy buenos o que no han estado a la altura de lo que uno esperaba; pero que el maestro aparezca en un título ya significa que como poco el nivel puede ser aceptable. Corben, con sus ilustraciones, es de los que provoca que una obra se convierta en medianamente buena.

Sus ilustraciones siempre empujan a una historia al siguiente nivel. Y para el decida ponerse y no lo conozca, Starr El Asesino, se puede convertir en un descubrimiento más que agradable, la nueva joyita a descubrir dentro del catálogo de Panini Cómics. Otra más. De hecho, ha sido uno de los cómics que más he disfrutado en lo que llevamos de año y al que decido volver cada poco cuando busco inspiración para el Fantasy. El guión de Daniel Way de una clásica historia retomada de hace años, ha sido excepcional. Con acción, humor, amores no correspondidos y odio. Mucho odio. Cierto también que una obra muy Conan, en ocasiones, pero Way marca algo diferente en el guión que hace que Starr mole a su modo.

Starr El Asesino nos cuenta la historia del escritor pulp Len Carson, quien se eleva de la oscuridad a la fama y la fortuna… para luego caer. Pues muy pronto, después de gastar todo su dinero en coches y mujeres y cuando la fama le sobreviene, todo se convierte en desazón por una decisión repentina de abandonar para salirse de nuevo a ese mundillo de escritor de género. Y aunque pida perdón a su antiguo editor, para volver a tener presencia, necesita una buena historia. Sin embargo, lasmusas parecen haberse disipado. Abandonó lo que mejor sabía hacer para escribir narrativa “ideal” para gente culta y ahora… Nada. Ni una mísera frase brota de él. Así que decide visitar los orígenes de su famoso héroe pulpero Starr El Asesino. Historia que nos traslada a conocer a Starr y a su familia teniendo que sacar cabeza del bosque, para asomarse a la ciudad por la crisis de hambruna que azota a su clan. Hecho que le cambiará la vida de todas-todas. Así que llegan a la ciudad de Zardath solo tres de la tribu para realizar intercambios comerciales. Pero en las puertas de la urbe, junto con su familia, pronto son ridiculizados por dos hermanos en un mercadillo debido a su apariencia y a su desnudez. Hasta que Starr se ofende y golpea a uno de ellos. El hermano del mercader se enfurece e interviene, por lo que Starr encolerizado le destroza la cabeza y lo mata. La gente aterrorizada se espanta y la Guardia del Rey los apresan a todos, poniendo en marcha un giro de acontecimientos que van más allá de ser condenados por asesinato. Es decir, caída y auge de nuestro héroe.

Y aquí Carson vuelve a sufrir otro bloqueo de escritor.

Hasta que una de sus creaciones aparece en su casa para secuestrarlo y manipular la historia.

Starr El Asesino es un genial guión repleto de personajes coloridos (y lascivos), con una trama que desliza por el metacómic. Starr es el personaje principal y un portentoso héroe carismático, pero también encontraréis buenas divas como Tira, una compañera gladiadora de Starr la cual por alguna extraña razón le odia, Trull, el malvado hechicero, o uno de los personajes más chulos como es Moonja, la cabecilla del acuartelamiento de gladiadores, enamorada de Starr, y ángel de la guarda de éste cuando más lo necesita. Todos estos seres iluminados por los lápices de un Corben en estado puro. Creando rostros y estereotipos que se quedan guardados en la retina. Por eso, y por tan buenas sensaciones, Starr… es una joyita del cómic fantástico, que no debiera pasar inadvertida. Sin duda, uno de los mejores últimos trabajos que elaboró el maestro Corben que además aporta un genial coloreado de otro grande y además paisano, como es José Villarrubia.

Un cómic inolvidable.

Reseña: M.O.D.O.K. Rompecabezas, de Patton Oswalt, Jordan Blum, Ryan Dunlavey, Scott Hepburn y VVAA

Muchas veces, siendo imparcial y por qué no Abogado del Diablo, soy partidario de que los villanos también tengan su momento en el escenario. Por eso veo, me gusta y vibro cuando veo series o miniseries donde un villano es el protagonista. Se puede decir que amo el film Megamind, ¿no? Pues sí. De hecho, si algún día consiguiera meter cabeza como guionista de cómics en una de las grandes casas, solicitaría escribir villanos. Ellos también necesitan que se les desarrolle; historias sobre lo que son, sienten o pudieron ser si ese superhéroe de turno no se hubiera metido por medio… Insisto, me encanta cuando veo que saltan a novedades tomitos como M.O.D.O.K.: Rompecabezas (M.O.D.O.K.: Head Games), que recopilan las mejores historias en solitario del personaje. Porque ellos también lo valen.

Pero, ¿quién es M.O.D.O.K.? Su acrónimo en inglés sería Mobile/Mechanized, Organism, Designed Only for Killing. ¿Hace falta traducción? Venga va: Organismo Móvil y Mecanizado Diseñado Solo para Matar. A lo largo del tiempo ha habido diversos MODOKs. El primero fue un antiguo empleado de Advanced Idea Mechanics (una organización dedicada al tráfico de armas de aspecto futurista) que somete a este señor a experimentos médicos mutagénicos sustanciales para desarrollar muy mucho su inteligencia. Experimento con éxito que resulta en una cabeza anormalmente desarrollada, causando la apariencia característica del personaje y el uso de una silla voladora para la movilidad debido a la perdida de miembros inservibles. Un sujeto que después de los experimentos, se rebela contra sus amos y toma el control de I.M.A. (Advanced Idea Mechanics). Y de algún modo esta es la caracterización que ha permanecido. La original. La más molona, por cierto, que recuerdo mucho al estilo de cómics pulps de Ciencia Ficción de los 50s.

No obstante, después de debutar en la bendita Edad de Plata de los cómics, M.O.D.O.K., durante más de cuatro décadas, ha seguido en la continuidad de Marvel, incluso como protagonista como se puede ver aquí. En un buen TPB como es M.O.D.O.K.: Rompecabezas que aporta una sinopsis divertida e hilarante en la contraportada que me atrapó de todas-todas. Y por un lado, mis ansias de querer saber de todo, por otro, aquí uno que vota que se publiquen más cositas y demos más importancia a los villanos. Pues sin ellos, muchos de nuestros superhéroes pasarían largo tiempo haciendo crochet…

Rompecabezas es una historia de cuatro números que probablemente podría haber aguantado treinta. Escrita por Patton Oswalt y Jordan Blum, nos dan una trama de constante humor y en el tema visual, gracias a Scott Hepburn y los colores de Carlos López, más «sentimiento». Pero bueno, si has rastreado un poco sobre M.O.D.O.K., habrás encontrado que no deja de ser un villano peligroso que en muchos casos, se sumerge en historias bastante cómicas. Y en Rompecabezas encontraréis una de las mejores versiones de esto. Trama exagerada, claro, pero también bastante seria como para interesarte el porqué de que exista tanta gente que quiera matarlo. Su cerebro matemático permite un humor único mientras calcula la imposibilidad de tener éxito con las diversas opciones que podría tener en sus enfrentamientos. Un personaje extraño y aterrador. La raíz de la historia gira en torno a M.O.D.O.K.  al que de alguna manera le sobrevienen recuerdos de una familia que tuvo, por extraño que parezca. Hablamos de un perfecto hogar y todo eso. Y estas ensoñaciones no paran de atormentarlo en su trabajo diario en I.M.A., lo que desembocará en una dura pelea contra sus enemigos pero también con los pocos que están de su lado.

En Super-Villain Team-Up: MODOK´s 11 (el titulo podría ser una especie de homenaje al film Ocean´s Eleven), M.O.D.O.K. está reuniendo villanos bastante olvidados, para llevar a cabo algún tipo de atraco. El problema consiste principalmente en la reunión con esos villanos. Lo que se convierte ya en sí, en un auténtico caos…

Las dos historias únicas son también muy chulas. Tanto que se quedan cortas para la diversión que uno desea. En Reino Aplazado encontramos a M.O.D.O.K. regresando a casa, asistiendo a una reunión de la escuela secundaria e incluso disfruta de un “swirly”. Para colmo, todo en plan cartoon. Inteligencia Olfativa es más estrafalaria e hilarante, si cabe. Y diría que la podría haber dibujado mi hijo de dos años…jajaj.

Un tomo para un buen rato de risas con un antihéroe al que es difícil resistirse una vez que lo conoces. La lista de IGN de Los 100 Mejores Villanos de la Historia del Cómic clasificó a M.O.D.O.K. como el número #100. Al final, consiguió meter cabeza.

Reseña: La Visión y la Bruja Escarlata. Un Año en sus Vidas, de Steve Englehart, Richard Howell y Al Milgrom

En esa curiosa búsqueda en la que nos sumergimos algunos por saber de donde partían ciertas ideas de la serie de TV de Disney + la aclamada WandaVision que tanto disfrutamos en su día, he conseguido deducir, y mejor aún, leer y disfrutar, los dos tomos de donde parten la mayoría de los detalles que se pueden encontrar en la trama. Por que en verdad, es de lejos la serie de TV que más detalles ocultos tiene y deja lugar a conversaciones para con el fan de cómics de Marvel de toda la vida. Fue un gustazo verla, revisitarla (un par de veces), encontrar cositas en Los Vengadores: La Visión y la Bruja Escarlata (https://www.cronicasliterarias.es/?p=4729) que Panini Cómics publicó en abril…, para ahora cerrar la investigación con La Visión y la Bruja Escarlata: Un Año en sus Vidas, otro 100% Marvel HC súper recomendable que viene ideal para contener en nuestra cabecita todo lo que supuso este casi evento que fue encontrarnos con el fenómeno extraño de un matrimonio entre una bruja mutante y un sintozoide. Una improbable pareja que supo salir adelante, encontrar un nuevo hogar juntos, al menos, durante un año trascendental en el que de la feliz unión brotaron dos pequeños (Billy y Thomas), destinados a convertirse algún día en miembros de Los Jóvenes Vengadores.

La primera miniserie de esta pareja se centra, sobre todo, en la ascendencia de Wanda Maximoff. Donde se revela que ella y su hermano (al menos, en ese momento) eran hijos de Magneto. Pero extrañamente, el tema se quedó ahí. Aquellos hermanos se reincoporaron a Los Vengadores y Vision se convirtió en el líder del equipo; momentos trágicos después donde el líder influenciado por la súper computadora Titanian ISAAC, se volvió loco y trató de apoderarse del mundo. Y que duda cabe que probablemente fue un momento extraño para traer a la pareja de regreso en una miniserie de doce números. Sin embargo, el guionista Steve Englehart acababa de hacerse con la dirección de la serie Los Vengadores de la Costa Oeste (Los Nuevos Vengadores aquí) y decidió conectar las dos cabeceras de alguna forma. De una potente forma, en mi opinión, pues algo de sentido tenía que Wonder Man, el «hermano» de Vision, estuviera en ese equipo. Los que hayáis decidido disfrutar con este maravilloso integral de Un Año en sus Vidas, vais a ver que es una miniserie donde Englehart se centró mucho en la «familia» de Vision, Ultrón, Hank Pym y Wonder Man, al principio, y que fue en este tomo donde Wanda quedó embarazada en una historia que aún rechina en las vidrieras del Universo Marvel. Recuerdo que me gustaban mucho estas historias cuando las leí en los 80. No las leí todas, por supuesto; ya he comentado lo difícil que se hacía en nuestro país poder conseguir todos los números de una colección en un mundo donde el que primero llegara al kiosco, se llevaba el premio. Ya fuese un ansiado lector de siempre o un padre o un abuelo que buscara hacer sonreír a su hijo/a, nieto/a aquella mañana de domingo.

Uno que a dicha edad ya empezaba a fijarse en otras cosas, recuerdo que odiaba el arte de Richard Howell, cuyo trabajo me recordaba demasiado a los cómics románticos que leía mi hermana y sus amigas. Mi opinión, hoy en día, está claro que es otra. Una miniserie donde vais a encontrar cantidad de villanos; Garra Negra, Nekra, Parca, Ultrón, Goliat, Brutacus, Fénix Oscura, Korvac, Drácula, Barón Zemo…, por poner unos ejemplos. Pero también superhéroes de todos los colores como Ojo de Halcón, Tigra, Avispa, Iron Man, Hank Pym (Ant-Man), Wonder Man, Mercurio, Namor, Capitán América y muchos más. Insisto en que la familia es un tema central en este cómic. Y es interesante ver como dos personajes con algunas de las historias familiares más complicadas terminan ejemplificando la normalidad de una unión que otros denominarían imposible. El origen confuso de Wanda siempre ha sido una de las cosas que han marcado estas miniseries. Sobre todo, sus relaciones familiares. Quicksilver o Mercurio, el hermano mellizo de Wanda, se estableció como un villano aquí, al menos por un tiempo, mientras que Magneto, su padre, dio algunos pasos más hacia su redención general como héroe complicado (y uno de los mejores personajes de la historia) del Universo Marvel. Más allá de eso, Englehart realmente se tomó el tiempo necesario para explorar a la nueva Visión “humana». Me gusta la idea de que sea una mente humana en un cuerpo protésico. Ya que ayuda mucho a explicar la profundidad del amor de Wanda por él. Antes de esta serie, nadie creía en esta relación más allá de un amor artificial.

Y luego están los niños, que al menos en este punto, parecían ser niños normales, a pesar de que uno de ellos era infalible contra máquinas o la magia. En muchos sentidos, parecía que esta serie estaba destinada a ser un trampolín para una estable cabecera. Pero no fructificó. No obstante, Englehart hizo un buen trabajo y uno poco reconocido, en mi opinión. Ahora, más de treinta años después, las importantes series de TV que nos entretienen y nos mantienen enganchados capitulo tras capitulo, le dan la razón a uno de los grandes maestros que ha tenido el Universo Marvel. Alerta de tomo altamente disfrutable.

Reseña: Capitán América. La Verdad. Rojo, Blanco y Negro, de Roberto Morales y Kyle Baker

Cierto. Este es el cómic del que tanto se habló en su día. Bah, ¿ahora el Capitán América es negro, Thor es una chica, pero qué demonios está pasando? Como si estas noticias denigrantes por fuerza literal tuvieran que ser novedad….

En Capitán América: La Verdad – Rojo, Blanco y Negro los autores nos sumergen en una trama ficticia pero no muy lejos de la realidad. Roberto Morales y Kyle Baker elaboran su historia a partir de esa verdades históricas que los estadounidenses tienden a pasar por alto. Las creencias eugenésicas estadounidenses pre-nazis que juegan un papel importante en su apariencia para con el resto del mundo y ellos ni siquiera lo saben o les importa un pepino. Aunque creo que es más de lo primero. Todo se resume en el ostracismo al que se enfrentan los personajes de este cómic y en la forma en que sus superiores justifican sus acciones. Pues dicen que en cada guerra, el pueblo exige un campeón, un héroe, un líder y en la Segunda Guerra Mundial, ese héroe fue el Capitán América. No obstante, La Verdad es la controvertida y desclasificada historia de aquellos hombres afroamericanos que fueron sometidos involuntariamente al proyecto «Súper Soldado» del Departamento de Guerra de E.E.U.U. Una carrera para desarrollar un suero que podría cambiar el rumbo de la historia contra los poderes del Eje. ¡Si los nazis no lo logran primero!

Capitán América: La Verdad – Rojo, Blanco y Negro es una epopeya que abarca desde el momento anterior al ataque a Pearl Harbor, hasta la actualidad. Finalmente revela el trágico sacrificio que una unidad de infantería de gente negra hizo por su país, y lo que esos sacrificios llegaron a significar para que un hombre blanco llamado Steve Rogers llegara a ser lo que fue. Morales también trabaja en el concepto del infame Experimento Tuskegee, donde se reclutaron hombres negros con sífilis latente tardía para un experimento, y luego no se les ofreció tratamiento una vez que estuvo disponible. Todo “en honor a la ciencia”. Además, se inspira en estadounidenses negros como los Tuskegee Airmen, un grupo de pilotos de combate que lucharon en la guerra solo para volver al mismo nivel de acoso y racismo absoluto que cuando se fueron. Y friends, mis queridos friends, esto es un cómic pero sí, efectivamente este es el pensamiento USA en un cuarenta por ciento de su población. Un cuarenta por ciento de trescientos veintiocho millones de personas que son ciento treinta y dos millones de almas racistas. Tres veces nuestro país. Ahí lo dejo. También ocurre que para una historia aparentemente sobre un Capitán América negro, uno podría cuestionar la elección de Morales en el ritmo: los personajes se presentan y mueren unas pocas páginas más tarde, los conceptos, las situaciones y los períodos de tiempo aparecen y desaparecen, y nadie se pone el traje del Capitán América hasta pasada casi media historia. Me pareció un cómic de ritmo extraño. Hasta que percibí que no se trata de una historia sobre superhéroes. Esta es una historia sobre el maltrato a los negros en nombre del patriotismo. Y cada tema se centra en una forma diferente en la que fueron maltratados por aquella temible sociedad de antes de la guerra. Por los militares, por experimentadores de carta blanca y, en última instancia, por la historia.

Con todas estas influencias trabajando juntas, Morales y Baker utilizan los experimentos del Súper Soldado como el núcleo de la historia e inyectan algo de realismo al mito. La esencia de la historia es que estos hombres, reclutados en el ejército pero no deseados debido a su raza, fueron utilizados como cuerpos desechables para probar el suero que finalmente le daría al Capitán América su poder. ¿Y ahora qué? ¿El Capi ya no era simplemente un héroe noble que tomó la admirable decisión de servir a su país? No. Esperad. Si vemos que es la culminación de cientos de experimentos fallidos que mataron a hombres negros en nombre de la creación de un ícono blanco para el excepcionalismo estadounidense, entonces sí. Pero está bien aclarar que es una verdad que se le ocultó incluso al Capitán América.

Baker utiliza su estilo característico altamente caricaturizado a lo largo de toda la historia, lo que algunos podrían pensar que devalúa la seriedad de lo que se cuenta. Pero tampoco es así. Es algo parecido a lo que ocurre con MAUS; ratones caricaturescos pese a lo que hay detrás. Además, en Capitán América: La Verdad – Rojo, Blanco y Negro, la expresividad del arte agrega una capa humana a nuestros personajes cuando somos testigos de sus vidas ya tristes antes de la guerra. Y continúa humanizándolos y sacando a la superficie sus ricas vidas emocionales mientras se dirigen al infierno. Aunque tengo que decir que todo terminará dando un giro y un giro importante al final.

Aun asi, sinceramente, es de esos cómics que no puedes creer que Marvel los publicara en su día. Sabes que va a formar revuelo, que se va a hablar incluso en los telediarios, que va a haber reacciones violentas (en USA) con su anuncio; pero también que Marvel y lo más importante el mundo del cómic, vuelve a estar en boca de los muggles no lectores. No sé… Pero si sé que hubo que calamar las aguas (en USA) con conversaciones reflexivas sobre este trabajo que es el noveno arte y sus implicaciones.

Echadle un ojo porque es un cómic único.

Reseña: Marvel Integral. Ojos de Halcón, de Jeff Lemire y Ramón Pérez

Creo recordar que fue viendo el principio de Vengadores: Endgame que le dije a mi mujer: «Mira, mira, fíjate en ese detalle. ¿Sabes por qué? Porque, de hecho, tienen una serie en cómic juntos…». En la escena se ve a Clint Barton en su casa de campo con su mujer y sus hijos y este está enseñando a su hija mayor a tirar con arco. Bueno, luego su familia desaparece y demás, ya sabéis… Pero yo sabía que existía ya por entonces un miniserie que todo el mundo ponía muy bien donde Ojo de Halcón y su hija (algo más crecidita que en la peli) ponían a caldo a más de uno con sus geniales arcos y flechas trabajadas. Y una de esas series era Ojos de Halcón, una de las que incluye este genial Marvel Integral que publica Panini Cómics este mes. La colección de Marvel Integral de tapa dura y lomito de decorado chulo donde ya se publicaron otras genialidades como el Ojo de Halcón, de Matt Fraction y David Ajá, La Muerte del Capitán América o la eternamente recomendable La Visión, de Tom King y nuestro paisano Gabriel Walta. Y es que todos y cada uno de los títulos de esta colección son maravillas en sí mismas, no solo en cuanto a guion y dibujo, también en calidad de tomo, páginas…, etc. Diría, sin temor a quemarme, que es la colección más cuidada de la editorial. Este volumen contiene los tres arcos argumentales o miniseries en los que se pueden encontrar trabajando juntos a padre e hija. Wunderkammer, El Hombre de Bishop y Ojos de Halcón. Fue curioso pero después de la exitosa carrera de Fraction con el personaje se decidió pasar el turno a Lemire (que tiene experiencia de Green Arrow), por tanto, encontramos varios aspectos de la carrera anterior aquí también: un perro, los dos Hawkeyes, Clint y Kate, y héroes mucho más humanos (realistas) que sus compañeros.

Ahora, en esta primera aventura, el Equipo Ojo de Halcón es enviado por S.H.I.E.L.D. a una base de HYDRA. Existen indicios de que en ese lugar se está probando una terrible arma secreta. Pero la misión no va bien, el arma, obviamente, no es lo que parece. Pero lo más importante es que S.H.I.E.L.D. sigue sin funcionar como le caracteriza. Sigue siendo una empresa de planes no cuidados y para nada salvaguarda la vida de los Hawkeyes. Aquí hay gato encerrado. Una historia donde al mismo tiempo aprendemos más sobre la juventud de Clint Barton tras la muerte de sus padres.

En El Hombre de Bishop no todo es tan directo como una flecha para Clint y Kate. Una grieta profundamente arraigada que se extiende a lo largo del tiempo, une al anciano Clint y a una Kate más sabia mientras persiguen los errores de su pasado. Aunque la trama del presente es interesante en cuanto a los efectos sobre ambos socios y algunas cuestiones éticas, el pasado arroja luz sobre el primero al explicar el pasado de Clint. Por lo tanto, nos damos cuenta que, pese a estar separados, están muy juntos, y son almas bien dirigidas y equilibradas. Una miniserie que deja con ganás de más, sobre todo, a los cotillas que queremos saber todo-todito-todo de un personaje que gustaba «algo» en su día y ahora mola un montón. Pero no hay que esperar más para saber. Por que el tomo cierra con la miniserie de tres números, Ojos de Halcón. Una aventura completamente nueva sobre Kate y Clint Barton. Donde un adelanto del pasado de Kate revela más sobre su misterioso padre. No obstante, de vuelta al presente, Clint dirige un nuevo equipo de S.H.I.E.L.D. para rescatar niños de las garras de HYDRA. Pero durante los últimos meses, Clint y Kate han estado enfrentados. Los flashbacks continúan explorando la infancia de Kate y lo que la llevó a su camino heroico. Y ahí es donde una joven Kate Bishop comprende la clase de hombre que realmente es su padre. Clint Barton deberá demostrar que, pese a todo, es alguien en quien Kate puede confiar. Una historia climática que define para siempre lo que significa ser parte del Team Hawkeye.

No me extraña que se haya decidido sacar Ojos de Halcón en esta colección. Historias así lo merecen. Merecen estar en una edición chula porque además pega bastante tenerla junto a los acontecimientos narrados en el Ojo de Halcón, de Fraction y Ajá. Situarlos juntitos en nuestra cómicteca, tal como se sitúa en nuestra linea argumental cerebral después de haberlas leído. La etapa completa de Jeff Lemire (Gideon Falls, El Viejo Logan) y Ramon K. Pérez (Cuento de Arena, Lobezno y La Patrulla-X), dándolo todo sobre los mejores arqueros que vais a encontrar en el Universo Marvel.

Reseña: El Asombroso Spiderman. Las Tiras de Prensa (1981-1982), de Stan Lee, Larry Lieber y Fred Kida

Una de las grandes publicaciones que Panini Cómics está recuperando son Las Tiras de Prensa de Spiderman. Sí, las tiras de prensa. Un formato en el que trepamuros también tuvo cabida y que quizás muchos aficionados no sabían ni que existían. Y si lo sabían seguro que jamás pensaron (como yo) que alguna editorial las cogiera todas-todas, las agrupara por años y creara unos poderosos integrales en formato panorámico que son pura delicia.

Quiero recordar que el primer gran éxito de ventas del personaje tras su humilde debut en el Amazing Fantasy #15 USA en 1962, fue, sin duda, este formato donde terminó despuntando a nivel de ventas. Tiras diarias que se lanzaron por primera vez en el bendito año de 1977 y fueron un éxito de seguimiento durante los 80. Hay que tener en cuenta también quiénes estaban detrás de estas geniales historias; Stan Lee y John Romita, en un principio, los autores que más fuerza le han dado al arácnido. Para mí, uno de los mejores tandems de las historia del noveno arte. Aunque en esta colección también participaron otros autores que se hicieron grandes años después. Y muy importante, mantienen el nivel. Ofreciendo una nueva apariencia, pero aventuras del trepamuros tan emocionantes como siempre. Y con amores y desamores, y con pibónes como chicas de las que… ¡no tenía ni idea!

Y más de lo conocido: ¿El Doctor Octopus y la tía May llegarán a ser pareja? ¡No si Peter Parker puede evitarlo! Y en este integral en especial que abarca los años 1981-1982 es donde hace debut Mary Jane, donde entra en escena, aunque un posible primer tonteo de ligoteo se verá interrumpido por ese hombre misterior conocido como ¡El Asesino! Pero hay más. A medida que la campaña para Presidente se va calentando, el millonario Thurston Thruwell nos muestra de lo que es capaz pues sabe donde deambulan las criaturas que… (¿os suena?) Uff… El enfrentamiento de Spiderman contra Doc Ock. Pero también Spidey yendo a Latveria justo a tiempo para que el Doctor Muerte y su poderosa nave sea capturada, entorno donde curiosamente habitan los monstruos que hay que evitar que vengan a nuestro mundo. Y esto es solo el comienzo de muchas aventuras que se pueden disfrutar en este nuevo integral de Tiras Diarias de El Asombroso Spiderman donde podréis encontrar una edición en tapa dura de Bruce Canwell, un volumen con más de setecientos cómics secuenciales -que se dice pronto-, la edición definitiva de los mejores cómics de Spiderman como icono del mundo del cómic.

El Asombroso Spiderman: Las Tiras de Prensa es una colección de volúmenes integrales que recopilan los primeros diez años de estas tiras de cómics con un tratamiento de lujo. Planchas dominicales, ora a color, ora en blanco y negro. Historias que se publicaron en diarios de todo el mundo y que en USA vieron la luz originalmente el 3 de enero de 1977. Una colección que llegó a contener tal cantidad de historias que terminó siendo publicada por The Library of American Comics. Y tuvo muchos intentos de ser recopilada pero solo lo consiguieron ellos.

Los volúmenes se anunciaron por primera vez en la Comic-Con de Nueva York de 2014. Y la gente alucinó. ¿Quién no querría tener dicha colección en casa? Pues solo por eso no se me ocurre un mejor Spiderman para el que recomendar su compra como colección completa. Una obra para disfrutar leyendo en tramos breves de tiempo, o largos, la decisión es nuestra. Pero una forma para nunca dejar de lado a Peter Parker, a su alter-ego y todas y cada una de las aventuras en las que se sumerge. Nunca dejarlo de lado, porque no sé si os pasa como a mí, que “necesito saber de él” cada poco. Como ese viejo amigo que has dejado de verlo pero que por una cosa o por otra, de vez en cuando, te preocupas por saber como le va.

Si tuviera que quedarme solo con una colección del trepamuros, sin duda, sería ésta. Maravillosa colección.

Reseña: Marvel Gold. Los Vengadores. ¡Nefaria Supremo!, de Jim Shooter, John Byrne, George Pérez, David Michelinie y VVAA

Una de las cosas que más me pide el cuerpo de vez en cuando es meterme por vena unos buenos cómics de superhéroes. Lo he dicho una y mil veces, como persona que fue niño en los 80s, para mí el mejor cómic de pijameo se hizo en esa época. Y no porque fuera la “mía”, sino porque de todos es conocida que en aquella década se escribieron las más grandes series, sagas y macro-eventos. Un 97% eran calidad de la buena. Jim Shooter, John Byrne, George Pérez y David Michelinie en estado de gracia, mostrando su don al noveno arte. Y otros muchos autores. Entonces sabías que casi cualquier cómic, casi cualquier colección con la que te pusieras, te iba a gustar. Y ahora, cuarenta años después, cuando cierto es que también existe una enorme calidad actual, para colmo Panini Cómics está a tope publicando en formato integral muchos de los grandes títulos ochenteros. En sus diversas colecciones, unos verdaderos «must-have» que nadie debería perderse. (Warning: como leas algunas de estas obras quedarás enganchado/a y querrás tenerlos todos). Ejemplo: los Marvel Gold. Tochales que recogen grandes sagas o eventos que pueden parecer caros pero que voluminosidad y calidad interior es obvio que pagas con gusto. Además de ser títulos que a uno/a les enorgullece ver coleccionado en su cómicteca. No es cosa de unos pocos. No tengo dedos en la mano para contar la de fotos que he visto en redes sociales con estanterías de IKEA a reventar con todos los Marvel Gold publicados hasta ahora. Universos en los que perderse. Y el último publicado y el último que he devorado es el que se anuncia como La Saga que Nunca Esperaste Ver… Y cierto es. Pensé que nunca tendría la oportunidad de tener recogida en mis manos toda la trama de ¡Nefaria Supremo! Un Retorno a la Grandeza, como bien titula el artículo introductorio del siempre interesante Raimon Fonseca. En esta reseña, os comentaré algunos números (este volumen tiene más de treinta entre serie regular de The Avengers, Anuales y Marvels Two-in-One) para que veáis la potencia de algunas historias. Eso si, recordad, que estos años los propios guionistas de Marvel e ilustradores brindaban mucho por la buena Ciencia Ficción.

Marvel Gold: ¡Nefaria Supremo! Abre con ¡Ataque a Traición!, donde Wonder Man es el centro de atención desde el principio, ya que Los Vengadores consultan con Tony Stark (quienes por esta época no sabían que su alter-ego era Iron Man) y un técnico de la empresa STARK llamada Alice para investigar una nueva forma de energía iónica. Alice afirma que Simon no murió como todos creían (en números anteriores), sino que entró en estado latente de metamorfosis; como una oruga en su crisálida antes de emerger como mariposa. La Bestia intenta hablar, decir lo que cree que ocurre, pero el resto del grupo lo interrumpen repetidamente. Sintiéndose ignorado, se marcha en silencio. Por la calle, La Bestia no se da cuenta de que una figura siniestra pasa a su lado en un Rolls Royce. Esta persona se dirige a un almacén del puerto donde se topa con un trabajador levantando enormes embarcaciones con sus propias manos. La figura identifica al trabajador como el supervillano Power Man, que insiste en que ha dejado atrás su vida de maldades. Es entonces cuando el visitante misterioso se revela como el Conde Nefaria, el cual le hace una oferta que no puede rechazar…

Y entorno a este megavillano y sus maquinaciones malévolas van a ir casi todos los números. Pese a que aún no ha tenido vida fílmica en la MCU, el Conde Nefaria es uno de los villanos más importantes a los que se han enfrentado Los Vengadores. Un supervillano creado por Stan Lee y Don Heck que aparece por primera vez en el The Avengers #13, de 1965. Luchino Nefaria era un rico aristócrata italiano que tenía enormes ansias de poder y riqueza lo que le llevó a unirse a la organización criminal Maggia (un sindicato del crimen internacional, un clan mafioso que contrata supervillanos y científicos majaretas para que trabajen para ellos). Un sindicato donde el Conde Nefaria y su hija Madame Máscara llegarían a ser líderes absolutos. Oí decir una vez que se cree que se le puso este nombre a la organización criminal (Maggia) para no ofender a la Mafia real ya que se dice que la distribución de cómics de entonces estaba controlada por dichos grupos italo-americanos. Uff…

Sin embargo, vais a ver aquí como Los Vengadores desbaratan muchos de los planes locos de Nefaria, lo que se convierte en un asunto personal para el italiano que los odiará de por vida. Nefaria era un humano normal hasta que se sometió a un proceso desarrollado y perfeccionado por uno de los ayudantes del Barón Heinrich Zemo, el Doctor Kenneth Sturdy, quien le garantizó y proporcionó los poderes combinados de los villanos Láser Viviente (proyección de energía), Power Man y (fuerza) y Torbellino (velocidad), pero multiplicados por cien. Por todo ello, Nefaria es uno de los humanos conocidos con mayor fuerza física del Universo Marvel. Llegó a derribar un edificio de cuarenta pisos sin apenas esfuerzo, resistió a un ataque de Wonder Man sin parpadear, luchó sin descanso contra un enfurecido Thor y salió indemne de los golpes a los que le sometió el Dios del Trueno con el martillo Mjolnir. Un ser que incluso resiste ataques simultáneos de múltiples Vengadores y se los toma a risa. Pero su cuerpo envejece rápidamente y él y sus secuaces buscan hacer algo con eso.

En este Marvel Gold encontraremos La Trilogía de Nefaria, La Saga de Korvac, Noches de Wundagore y muchas más aventuras.

Disfrute a cascoporro.

Reseña: Aniquilación Conquista. Prólogo, de Dan Abnett, Scott Lanning, Perkins, Gage y Lilly

Sin perderme nada del gran evento que es Aniquilación, enorme saga-evento que Panini Cómics continua publicando en estos geniales volúmenes en tapa dura tan asequibles; entro ahora en el siguiente tramo de arcos argumentales, la denominada Aniquilación Conquista. ¿Dónde? Por el Prólogo como todo buen inicio. La Aniquilación original reunió una pandilla de personajes cósmicos Marvel de los que puedo decir que pocos fans casuales sentían amor. Pero Aniquilación goza de ese don de las grandes tramas que no se hacen (en general) con personajes archiconocidos y terminan enganchando y gustando más de lo que se espera. Y en el transcurso de unos veintitantos números logra revitalizar el amor por los eventos Marvel que tantos nos gustaban a todos en los 80. Por eso, a nadie le sorprendió que se anunciara una secuela poco después. Y ahora, una vez más, la galaxia está en peligro por una amenaza casi insondable, y una banda heterogénea de héroes y antihéroes se han unido para luchar contra ella. A eso vamos en Aniquilación Conquista.

Durante los últimos tres meses hemos sido testigos del ascenso y casi caída del último miembro restante de los Nova Corps. Hemos visto a Quasar enfrentarse a su destino y buscar al supuesto salvador de la raza Kree. El misterioso Espectro (Wraith) tuvo la batalla más dura de todas, la de ganarse la aceptación de un grupo escéptico (de lectores también). Y si ganó esa batalla depende completamente de ti. Y luego está esa aventura con árboles parlantes, mapaches y explosiones masivas… jajaj. En definitiva, como os habéis dado cuenta no voy a spoilear la saga central a la que estáis tardando en acceder si no sabéis nada. Ahora es el momento de Aniquilación Conquista, que se parece bastante en sus inicios a su “madre” pero con unos giros argumentales que la hacen muy atractiva. Esos quiebros que junto a un genial diseño y grandes momentos, vuelven a aportar una historia épica. Eso si, os lo aclaro ya, si bien este arco entretiene a varios niveles, no deja la misma impresión duradera que deja su antecesora.

Empecemos por lo bueno. De alguna manera los escritores Dan Abnett y Andy Lanning lograron tejer una historia que logra ser accesible para nuevos lectores sin alienar demasiado a los fans que han estado siguiendo esta trama de que Panini Cómics la editara de nuevo. No puedo culpar exactamente a los lectores ocasionales por no querer invertir en cuatro miniseries diferentes que conducen a otra miniserie, pero es bien, haberlas leído. Se pueden disfrutar con independencia…, pero no es lo mismo. Y cada una a su tiempo, o mejor dicho, en orden cronológico tal como las está publicando la editorial marvelita por excelencia en nuestro país. Por supuesto, siempre habrá ciertos problemas al saltar a la mitad de una historia, y los nuevos se preguntarán quién es tal o cual o por qué Quasar anda con un dragón parlante. Pero en general, se mantiene firme y se entiende. Abnett y Lanning también logran establecer un tono adecuadamente oscuro y siniestro en esta serie. Al igual que con la Aniquilación original, el precio de la guerra se siente en cada viñeta. A pesar de que estamos leyendo sobre personajes divinos que patean asteroides como balones de fútbol, las batallas se desarrollan de una manera brutal y muy de guerrilla. Es «otra» guerra. El tandem, en realidad, hace un mejor trabajo comunicando la amplitud y el alcance de la batalla antes que cualquiera de sus vínculos anteriores. Hasta ahora, había descartado a Phalanx como una amenaza lamentable para cuando se enfrenta a Annihilus y sus fuerzas. Pero no hace falta decir que ahora todo es diferente. Es como cuando veías a un enemigo súper poderoso en Bola de Dragón y después aparecía en lontananza otro aún más fuerte, de mirada poderosa, que lo dejaba en bragas.

Esa es la sensación.

Ahora pasemos a lo no tan bueno. Me entristece decir que Conquista probablemente nunca estará a la altura de su predecesora desde un punto de vista puramente visual. Andrea Di Vito es un ilustrador algo difícil de seguir visualmente y Tom Raney no sería exactamente mi primera opción como ayudante gráfico a una posible segunda parte como es ésta. ¿El estilo de Di Vito era adecuado para una epopeya intergaláctica? Pudiera serlo pero a mí, en ciertos momentos, me satura. No sé, esto es como todo a mi no me gusta y a ti a lo mejor te encanta. Sin problema, los lectores de cómics no somos robots de una misma opinión y ahí está el encanto de lo friki. Sin embargo, ocurre que Aniquilación Conquista: Prólogo es un inicio decente que requiere un acto de fe basado en el pedigrí, o mejor dicho, pone en tela de juicio el pensar a qué nivel te gustó Aniquilación. Para mí, por el momento, es satisfactoria y, por supuesto, quiero saber más.

Reseña: Veneno vs Matanza, de Peter Milligan y Clayton Crain

No es ningún secreto que a mis años Venom (Veneno) se está convirtiendo en mi personaje favorito de Spiderman. Realmente no tengo ningún tipo de base racional para esto… O quizás sea, que aprovechando que Panini Cómics está publicando en tomos recopilatorios todas sus aventuras, decidí ponerme con un personaje del que no sabía nada y curiosamente nunca me atrajo. Pero ahora sí sé que me encanta leer todo en lo que se inmiscuye. Van unos cuantos títulos ya a mis espaldas. Y eso que algún que otro amigo me dice siempre que ciertos dibujantes no lo han hecho nada bien con el personaje. Sin embargo, nadie o casi nadie me comenta alguna pega para con sus guiones. Y pregunto yo: ¿Es un villano del que apenas se quiere saber y solo te fijas en cómo lo han ilustrado? En realidad, no hay ninguna razón para no disfrutar de las buenas historias que se están publicando ya que, insisto, se están editando todas y, en principio, las mejores, en tapa dura, colección que queda de maravilla en la cómicteca. Dos cosas: primero, Veneno no es un villano es un antihéroe. Y segunda, si queréis ver una somanta de palos de las buenas con una idea original solo tenéis que leer este Veneno vs Matanza que os reseño hoy.

Un 100% Marvel HC que contiene la miniserie Venom vs. Carnage 1-4. Una historia que se centra en la premisa o preguntas retóricas: ¿Qué es peor que un simbionte alienígena malévolo? ¿Dos? Y que es peor que eso… ¿Tres? Así es: el asesino y descendiente de Veneno llamado Matanza (Carnage) está a punto de dar a luz a una criatura simbiótica de indescriptible poder y apetito. La pregunta es, ¿quién va a criar al BEBÉ? Pues el asesino en serie Cletus Kasady dice que ni loco (jajaj), el psicópata asesino quiere terminar con la vida de su «hijo» antes de que comience a ser incontrolable. Y mientras Veneno y Matanza chocan en los cielos entre patadas, mordiscos, arañazos y puñetazos, la terrible progenie, el simbionte recién nacido, reclama un anfitrión. Y ha puesto sus primeros ojos en un oficial de policía de la ciudad de Nueva York al cual lleva a un mundo de locura y caos. Mientras tanto, Spiderman y la Gata Negra se unen a la refriega pues los simbiontes rojo y negro están demasiado enfrascados en su lucha a muerte como para percatarse que un hombre de vida sencilla y normal, está luchando por su alma.

No me gusta el dibujo de Clayton Crain. Llamadme antiguo o rancio pero un dibujo en un cómic debe ser “un dibujo en un cómic”. No me gustan los renderizados a lo videojuego o a lo film animado. No sé, me sacan de la historia. Y una historia con bastante potencial como la que se marca aquí el maestro Peter Milligan, no lo merece. Milligan es uno de los grandes guionistas británicos de los 80 que comenzaron a trabajar para el mainstream estadounidense junto a grandes como Alan Moore o Neil Gaiman. Un guionista que me gusta porque aporta frescura y atrevimiento a un mercado yanqui que en ciertas épocas se encasilla. Su trabajo con la serie de X-Force supuso una revolución para el propio género superheróico, y me pareció brillante. Y eso es, en mi opinión, lo que hace que el barco no se hunda. La historia. Lo que hace que Veneno vs Matanza pueda ser leída de una buena sentada, uno de estos días de tanto calor donde solo apetece cerveza bien fría o té helado, lugares con sombra y olor a césped, mar o piscina, cerca.

Es posible que hayáis oído que este titulo trata sobre los orígenes de Toxin. EL BEBÉ con más colmillos que una fiesta de cocodrilos. Mira, los simbiontes alienígenas se reproducen de manera poco inusual, y aparentemente, tocaba que Matanza diera a luz algún día. Sin embargo, esta nueva descendencia podría ser la número mil de la línea de simbiontes y nadie nunca dijo nada al respecto. Es Peter Milligan quien desvía un poco la idea y surge la originalidad. Con el añadido de, decir que Veneno quiere entrenarlo y Matanza solo quiere matarlo. Ahí es donde entra la parte «versus» del título. Pero el bebé de Carnage termina uniéndose a un policía de Nueva York para convertirse en Toxin. Si este no es el cómic de origen del bIChO, al menos, es el primer titulo donde lo he encontrado yo.

¿Queréis saber de qué es capaz este hijo de mala madre? Esta es vuestra lectura.