Crónicas Literarias

Reseña: Wonder Woman. Vuelve Junto a Mí, de Amanda Conner, Jimmy Palmiotti, Chad Hardin y Tom Derenick


Mientras Tom King y Brian Michael Bendis “perdían el tiempo” en sus cómics involucrando a sus héroes en misiones épicas y cósmicas, el equipo creativo de Harley Quinn como son Amanda Conner, Jimmy Palmiotti, Chad Hardin y Tom Derenick tomaron inteligentemente una ruta diferente con su historia de Wonder Woman: Vuelve Junto a Mí. Un arco argumental muy chulo de seis números, un tomito que ahora recopila ECC Ediciones en tapa dura, ideal para nuestra colección de las aventuras de la amazona más famosa de todos los tiempos. Una historia muy humana, pero no con el típico trasfondo de ataque de supervillano o desastre cósmico; algo más cercano y que nos atañe casi a cada momento como es un incendio forestal. Así empieza. Una tragedia muy humana que solo el que lo ha vivido de cerca, sabe del horror que ese monstruo conlleva.

Cuando comienza Wonder Woman: Vuelve Junto a Mí, Diana y Steve son adorablemente inseparables ya que viven juntos (con la invitada temporal Etta Candy). Ppero a Steve le surge un vuelo en un avión experimental al día siguiente. En fin, no hace falta ser un genio para saber que habrá complicaciones, pero antes que Diana pueda insistir en eso, tiene que lidiar con un horroroso incendio que ha atrapado no solo a docenas de personas sino a cientos de animales en un terreno acotado que se encoge rápidamente y está rodeado de llamas. Las ilustraciones en esta parte de personas y animales que luchan por sobrevivir son impresionantes.

Quizás algunos, guiados únicamente por las películas, no lo sepan. Pero Diana es capaz de hablar con los animales, uno de esos poderes que se utilizan con frecuencia para situaciones cómicas pero que en una historia como Vuelve Junto a Mí toma fuerza. Y le da a la situación un efecto brillante, ya que esencialmente trabaja como traductora entre los dos grupos que se necesitan mutuamente para sobrevivir. Palmiotti y Conner hacen un trabajo increíble capturando todas las diferentes facetas de Wonder Woman: guerrera, pacificadora, salvadora y le sobra tiempo para tomarse un piscolabis con los bomberos sin pestañear. Esta Diana es divertida, algo que falta en otras de sus muchas aventuras, sin embargo, cuando las cosas toman un giro serio (el avión de Steve se pierde sobre el Atlántico y nadie tiene idea de dónde está), su faceta más dura aparece. Y es cierto que hemos visto desaparecer a Steve más de una vez, incluso en la carrera actual de G. Willow Wilson, pero este equipo creativo hace un buen trabajo con dicho juego emocional. Y bueno, todo el que esté puesto sabe que, desaparecer sobre el Triángulo de las Bermudas, no es ninguna broma.

Tormentas misteriosas, mundos perdidos, animales de bosque, monstruos impresionantes… Wonder Woman: Vuelve Junto a Mí contiene una trama tan variada que es casi discordante. No obstante, también es amena y divertida. ¿Cangrejos parlantes? ¿Hombre-Jaguar gigante? ¡Por qué no! Un tomito que adopta la estética de la Edad de Plata de una manera que otros intentan pero que a pocos resulta. Con excelentes ilustraciones y grandes giros en la trama que la hace indispensable de tener para amantes de todo-todito-todo de la princesa Diana.

El último número de la miniserie Wonder Woman: Vuelve Junto a Mí, lo resume todo bastante bien. Nos embarcamos en una divertida aventura con Diana, Steve Trevor y compañía. Nos llevan a una isla misteriosa con criaturas prehistóricas y finalmente a galaxias alienígenas distantes. Una trama con mucha acción y muy pero que muy ágil. Tanto que se lee en un ratejo de sillón. Además, el arte de Tom Derenick es divertido y está lleno de energía. Su representación de acción y movimiento está llena de poses dramáticas y excelentes ángulos. Su trabajo tiene una claridad, no demasiada desordenada que diría que es una mezcla de complejidad y sencillez.

Buen tomo.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.