Crónicas Literarias

Reseña: Joker Asylum, de Arvid Nelson, Jason Aaron, Alex Sánchez, Jason Pearson, Gail Simone, Andy Kubert y VVAA


Una compilación de todo lo referente a la trama Joker Asylum es lo que se puede devorar en este tomo. Y aunque todo comenzó con una miniserie-elenco de cuatro numeritos donde los mejores creadores sacaron adelante una serie especial semanal protagonizada por los villanos más grandes de la galería de némesis de Batman; cada número contaba una historia independiente que brindaba a los lectores una mirada al interior de las destrozadas vidas de los mayores adversarios del Caballero Oscuro. Mas, lo que mola-mola-mola de verdad, es que las tramas están narradas por el principal maníaco homicida de este mundo, el Joker. Todo muy al estilo Tales from the Crypt (Historias de la Cripta), Joker Asylum es un volumen recopilatorio muy tocho que ECC Ediciones recién edita, un tomaco que profundiza en los peores enemigos de Batman de la mano de autores tan destacados como Jason Aaron (Scalped), Jason Pearson (Wetworks), Gail Simone (Batgirl), Joe Quiñones (Dial H de Héroe) o Andy Kubert (Flashpoint), entre otros.

Una antología de relatos que empieza muy potente, con sucesos sobre la vida de Hidra Venenosa, Dos Caras, el Espantapájaros, el Sombrerero Loco, Pingüino, Harley Quinn, Riddler, Killer Croc, Clayface… Cada trama centrada en un villano, el Joker actúa como narrador de fondo pero también es el protagonista de inicio. Aparece en la primera historia y luego a lo largo de los siguientes números va presentando a los demás. El equipo creativo cambia con cada capítulo, cada uno brinda una profundidad interesante y giros a lo que ya conocemos de cada villano. Drásticamente diferente, se centran en varios temas como el amor, los rencores, la corrupción y la moralidad. Cada historia nos recuerda por qué estos villanos son tan populares, pero también qué es lo que les impulsa a ser malos como demonios. Y esa parte mola un montón. Las historias de Hiedra Venenosa y Pingüino son muy normalitas, pero cada una termina con una nota escalofriante, interrumpida al estilo Joker, con final humorístico. Provoca que quieras más. No obstante, lo que se cuenta sobre Dos Caras es súper chulo, una trama con doble moral, que si hubiesen sido realmente los sucesos que conocemos de él, quizás estuviésemos hablando del mejor/peor enemigo del orejas picudas, uno de los personajes malos-malutos mejor creados.

Opción múltiple: ¿bueno o malo? La mayoría de las primeras tramas que se tratan en Joker Asylum cuentan con esa tesitura. Involucran la participación del lector para determinar el resultado, con algunos finales reguleros, otros curiosos, otros maravillosos y alguna que otra joyita como he contado antes que capturan a la perfección la psique del paciente/víctima/asesino a tratar. Además, quizás valga la pena echarle un vistazo a Joker Asylum como introducción para lectores que no están familiarizados con estos personajes, para así conocer de qué pie cojea cada uno. Algunos guiones hacen un trabajo increíble al explorar la oscuridad del personaje y su inquietante patología. Pero este súper integral -que no me cabe duda que está hecho para ti, si has leido la reseña hasta aquí-, además contiene toda una serie de continuaciones, sagas y miniseries que derivan de la proposición del Joker de contarnos las “voladuras” de los malhechores más prestigiosos de Gotham. Esta genial edición recopila todo lo que brotó de esa pionera idea. Véase, Joker’s Asylum II #1-#5 USA (la continuación a la primera miniserie que hace lo mismo pero con más villanos), pero también toda una serie de números concretos o arcos argumentales de otras colecciones donde por H o por B se hacen referencia o extienden lo contado a lo presentado en Joker Asylum; véase los incluidos aqui: Batman #23 USA, Batman and Robin #23 USA, Detective Comics #23 USA, Batman: The Dark Knight #23 USA, Batman: The Dark Knight Annual #1 USA).

Un volumen que cuenta además con un arte tan perturbador como lo que proponen los guiones de Arvid Nelson, Jason Aaron u otros tantos guionistas con los que cuenta el tomo. Ilustraciones que parecen hechas a medidas para con la pérdida de cordura a tratar. Arte tosco y esquemático del artista Alex Sánchez, una provocativa y estilística, esun buen ejemplo de sintaxis adecuada para dibujo y guión. Liderando lo que otros muchos ilustradores proponen.

Joker Asylum es para colmo, un material y excelente ejemplo de cómo Batman es creado por sus villanos. Profundiza en su mentalidad y muestra las formas en que el héroe podría inclinarse fácilmente hacia el lado más oscuro y retorcido de la moralidad. Sin embargo, aunque Batman aparece en algunas historias, es en gran medida un personaje secundario, narrado desde el lado de la villanía. Esta perspectiva le da al tomo un aspecto muy interesante, una visión retorcida y potencial, una lectura fresca y curiosa, una valioso añadido a la colección de cualquier fan del Caballero Oscuro.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.