Crónicas Literarias

Reseña: 100% Marvel HC. Veneno. El Hambre/Fauces y Garras, de Kaminski, Hama, Halsted y St. Pierre


Otro buen tomito con el que disfrutar viendo a esta aberración alienígena. Veneno: El Hambre / Fauces y Garras es el 100% Marvel HC que recientemente se ha publicado para todos aquellos que nos hemos enamorado de sus historias o arcos argumentales. Así, recopiladas de dos en dos y en tapa dura, gracias a la constancia de Panini Cómics con este antihéroe. Y con el aliciente que muchos esperábamos volver a leer: ¡Veneno contra Lobezno!

El Hambre (The Hunger) es la primera miniserie de cuatro números que trae el volumen, donde el simbionte (o El Otro, como se le conoce aquí) tiene necesidad de «cerebrear» y abandona a Brock cuando ya no puede soportar esta adicción. Una idea muy chula pues el simbionte, cada vez que deja a su anfitrión, quiere o termina uniéndose con alguien o algo más. Hubo muchas oportunidades para que esto sucediera a lo largo de sus otras historias, pero esta vez el guionista toma el camino correcto y deja que el simbionte piense por sí mismo: ¡Felicitaciones Len Kaminski! Brock realmente es un buen tipo. Esto es probablemente donde mucha gente pierde interés en las aventuras de Veneno, y no lo entiendo. ¿Por qué Brock tiene que ser un tipo malvado? Venom debido a la idea de “comer cerebros” va saltando por ahí y Brock, desde el principio, resistiéndose para encontrar una cura. Pero, “gracias a Mac”, eventualmente terminamos de nuevo con un monstruo simbionte que arranca brazos y come cerebros como quién degusta un helado. ¿Y el simbionte cayendo en brazos de Brock y abrazándolo como a un cachorro?

¡Momentazo!

Una sólida historia de relación entre el simbionte y Eddie. Pero la cuestión es: ¿El simbionte puede morir por comer cerebros? Si el traje no engulle la materia gris, ¿morderá todo lo demás? ¿Se convertirá en un caníbal enloquecido?

Fauces y Garras (Tooth and Claws) son tres numeritos de una historia que es pura acción. Veneno y Lobezno, Venom y Wolverine, dos potencias letales, lanzados a una aventura interdimensional involuntaria de esas con trasfondo Alien (la peli) pero con estilo tergiversado. ¡En el espacio seguirás escuchando gritos! Pero antes, Criamalvas absorbe a Veneno para acercarse a Logan, pero su plan le sale mal y todo acaba en una refriega en la que Logan y Veneno quieren cazarle. Aunque de vez en cuando se enfrentan y la nave del Fago anda de por medio con individuos que tienen mucho que ver e interesados en que todo esto suceda.

Una aventura tan oscura como onírica, que consigue engancharte hasta el final para saber qué extraña subtrama esconde.

Un volumen este Veneno: El Hambre / Fauces y Garras, contenedor de dos miniseries muy de coleccionista. Interesantes, diferentes y tétricas en muchos momentos. El rintintín, el sarcasmo y el rentoy entre Lobezno y Veneno ha sido lo más entretenido de leer en mucho tiempo. Además, ambas historias parecen estar editadas en consonancia. Primero, la más contemplativa y en segundo lugar: acción, puños, arañazos y golpes tremendos que echarían a dormir a un elefante.

Veneno, como todo villano me es atractivo. ¿Por? Especialmente, porque a muy pocos de Marvel se le puede ver la maldad, la verdadera maldad, con la que un villano así actuaría. Creo que esto debe ser una cláusula en el contrato a la hora de escribir a Venom en la Casa de las Ideas, por que todo guionista lo tiene en cuenta. Pero sin duda mi débil excusa para continuar leyendo sus mejores historias, sus mejores arcos argumentales es que Panini Cómics está sacando todo-todito-todo del personaje y de forma genialmente recopilada. He vuelto a disfrutar con Eddie Brock y sus maldades. En ambos guiones, a cual más diferente, actualmente, muy orgulloso de ver estas ediciones en mi colección.

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.