Reseña: El Castigador. Círculo de Sangre, de Steven Grant y Mike Zeck

Estoy de acuerdo con Panini Cómics en que Círculo de Sangre es una de las míticas historias del cómic de superhéroes que debe estar dentro de la colección Must-Have. Y más si viene en un tomito económico, bien recogido cuyo contenido aporta su secuela y algunos extras. Tengo buenos recuerdos de mi juventud a principios de los dos miles en los que yo y otros muchos asistentes a la Comic-Con de San Diego no hacíamos otra cosa que hurgar buscando cómics casi inencontrables a precios de risa en los stands de segunda mano. La mayoría de los cómics de esos primeros años de asistencia a la Convención fueron para completar mi colección de entonces de El Castigador, la serie que había sido lanzada allá por 1985. Coleccioné esos cómics cuando aparecieron por primera vez, pero luego dejé de coleccionarlos hasta el año 2000, en el cual tener la posibilidad de asistir a una Comic-Con te devuelve el espíritu y el afán por el mundo del noveno arte. Sí. Me devolvió las ganas y, sobre todo, me motivó a obtener de nuevo «tiradas completas». Y recuerdo esto porque Círculo de Sangre lo compré-leí-devoré en esa época, me encantó como comienza con mi primo Frank Castle en la isla de Ryker encerrado entre criminales, y luego todo el asunto con el Trust fue bastante bueno con giros en la trama bastante interesantes.

El célebre film Tango y Cash se estrenó tres años después y parece tener mucho de aquí.

Circle of Blood es una de las mejores historias (si no la mejor) que se puede leer de The Punisher.

Un chupito de sangre.

Como decía, la trama  comienza con Frank Castle encerrado en prisión, donde está rodeado de sus enemigos, algunos de los cuales le temen, otros quisieran destrozarlo; aquí, a través del director de la prisión, descubre la existencia de un grupo llamado «The Trust», impulsado por sus propias intenciones, para eliminar familias y derrotar al crimen por cualquier medio, lícito e ilícito.

La propuesta es tentadora: unirse al grupo, recuperar la libertad y continuar su misión, ya no solo, sino con el apoyo de una poderosa organización. Es el punto de partida de una espiral de violencia y muerte que hará dudar de lo que está haciendo hasta al propio Frank Castle. Obra maravillosa dividida en cinco grapas que aquí tenéis en un tomito. Cada uno con una portada que ya es una obra maestra en sí misma. Fue la primera miniserie recogida de El Castigador. Consolidó a The Punisher como una figura popular y lo llevó a conseguir su propia serie. Esta historia se publicó originalmente en 1986. Si aún no lo he dicho, El Castigador es uno de mis personajes favoritos y, por lo tanto, todas sus obras punteras son para mí indispensables de leer. Más que nada porque no lo considero un superhéroe. Más bien un héroe social con el que muchos estamos de acuerdo en como actúa. Ojo por ojo y diente por diente. El rencor es malo, si te riges por la venganza, empieza a cavar dos tumbas… Bla, bla, bla. El Castigador demuestra que eso será o seró.

Siéntete libre de pensar porqué actúa como actúa y si lo entiendes y está solo un poquito, de su lado, gustarás y disfrutarás de sus aventuras a tope de acción.

Como la vida misma, tenemos un cómic violento y adulto, dibujado por Mike Zeck (Secret Wars, La última cacería de Kraven) en el apogeo de su carrera.

Reseña: Alien. Deshielo, de Declan Shalvey y Andrea Broccardo

Después de décadas de cómics de Alien bien producidos por Dark Horse, por fin están llegando por estos lares para el disfrute del fan de toda la vida. Panini Cómics trae esas grandes joyitas incluida su Etapa Original (https://www.cronicasliterarias.es/?p=12169), y parece ser que se vienen más. Pero no sé si sabéis que esta franquicia en Marvel Comics tuvo un comienzo un poco difícil. El mandato de Phillip Kennedy Johnson en el título incluyó tres arcos argumentales de seis números (Bloodlines, Revival e Icarus respectivamente) y el one-shot Alien Annual (2022) que, si bien era responsable de introducir algunos conceptos originales en la ya trillada propiedad intelectual, en USA al menos, fueron recibidos con una tibia recepción por parte de lectores veteranos. Por el contrario, Alien: Thaw (Deshielo), este tomito que hoy os reseño del guionista y dibujante Declan Shalvey (Caballero Luna, Deadpool) y la ilustradora Andrea Broccardo (X-Men: Curse of the Man-Thing, Wonder Woman: Agent of Peace) representa una corrección del rumbo muy necesaria para volver a la idea original de lo que representaba Alien. Una esperada continuación a lo molón es la trama Deshielo, cosita que muchos pensamos que jamás podríamos llegar a leer en español.

Un arco de cuatro números en un tomito que se pude degustar de forma independiente. Deshielo nos presenta nuevamente a Zasha Zahn, la cual ahora es una mujer adulta que trabaja para la infame corporación Weyland-Yutani. Y actualmente viajando bajo el seudónimo de Cole, nuestra valiente protagonista de cabello rosado tiene la tarea de regresar al puesto avanzado de Cocito (anteriormente The Keg) en la luna de hielo LV-695. Pues la corrupta compañía está interesada en que ella lidere una expedición de salvamento para recuperar el hundido Conestoga, un buque militar, de la conocida USCSS Boreas. ¿Qué ocurre? Pues que debajo del turbio casco del barco se esconde el lucrativo pero letal xenomorfo que todos conocemos. Uno de esos organismos extraordinarios se encuentra enterrado en el hielo. Y parece que nadie se alegrará esta vez, cuando la primavera traiga el deshielo.

Zahn no regresó a este páramo helado simplemente para cumplir con sus requisitos corporativos. Zahn tiene otras prioridades en mente, concretamente localizar los restos de Dayton, un humano sintético que representa la única familia que le queda. Pero, ¿podrá cumplir dicha tarea antes de que el temido alienígena y su híbrido ártico se acerquen y la maten a ella y a su tripulación? Una historia que comparte uno o dos rasgos con la Prometheus, de Ridley Scott. Una expedición de recuperación dirigida a un planeta alienígena árido, financiada de forma privada por uno de los homónimos de la familia del fundador de la empresa (esta vez Jun Yutani en lugar de Peter Weyland, ambos moviendo los hilos desde los cómodos confines de sus yates espaciales desmontables). El escenario de la historia, un puesto de avanzada nevado rodeado de hielo, también recuerda, por supuesto, a The Thing (La Cosa), de John Carpenter, y me atrevo a decir que incluso hay una pizca de En las montañas de la locura, de H.P. Lovecraft. Nuestra heroína Zahn/Cole funciona notablemente bien como una fusión de Amanda Ripley (que lidia con la ausencia de su madre) y Rebecca “Newt” Jorden (una sobreviviente que se vio obligada a enfrentarse al xenomorfo cuando era niña).

Bajo la firme dirección de Shalvey y Broccardo, la Sulaco, que alguna vez se hundió, ahora traza un nuevo rumbo optimista hacia las estrellas. El dibujo al estilo ameri-manga no me gustó demasiado pero la historia me encantó. Otro cómic chulo para la colección.

Reseña: Capitana Marvel. La Saga de Monica Rambeau, de Roger Stern y John Romita Jr. y VVAA

Os traigo hoy el tomo que más recomiendo leer si queréis poneros al día con lo que es, representa y se está desarrollando sobre el personaje de Capitana Marvel. Además un cómic, una saga, que hace un sándwich mixto perfecto con el film The Marvels que se estrenó la semana pasada en nuestro país. Y además de además, un 100% Marvel HC que no es otra cosa que un completo volumen cronológico con la trayectoria de Monica Rambeau desde su debut como la nueva Capitana Marvel, poco después de la muerte de Mar-Vell, y todo, de la mano de dos grandes como son Roger Stern y John Romita Jr.

Anteriormente en Amazing Spider-Man, la muerte de Mar-Vell, la Capitana Marvel original de Tierra-616, en 1982, fue un tema impactante. Nunca se había visto entonces a un superhéroe que criara malvas por algo tan mundano…, y ahora tan corriente y fatal como es un cáncer. Mundano para alguien tan poderoso, claro. Sin embargo, lo que pasaba era que el Capitán Marvel fue una marca muy controvertida de llevar en el mundo de los cómics, por lo que estaba claro que la falta de una Capitana Marvel en Marvel Comics no era una situación que iba a durar. La historia de este número donde “regresa a su cargo” comienza con Peter Parker en la terminal de autobuses de la Autoridad Portuaria de Nueva York (el número con el que abre este tomo), cuando se cruza con una hermosa mujer y él la mira de reojo. Se vuelve contra ella de forma poco amigable y un poco… ¿acosador? En defensa de Spidey, tengo que decir que Mónica no está en su radar por su cuerpazo, más bien, su sentido arácnido le advierte de algo sobre esa chica. Pero es algo foráneo, ya que la chica la seguimos hasta un barrio chungo y cuando le quieren arrebatar el bolso, ella demuestra que es algo más que una cara bonita. Una inminente sensación de perdición para todo aquel que ose atacarla.

Acaba con los matones en poco tiempo pero cuando Spiderman aparece, lo lanza contra una pared con una especie de explosión de energía. Al quitarse el traje ahora destrozado, revela que ella lleva un uniforme plateado y negro, y se eleva hacia el cielo para revelarse en una página completa con la dramática leyenda: «¡Llámala Capitana Marvel!». Nada como un buen cómic clásico para llenarte de emoción con una sola viñeta. El caso es que para la policía del puerto de Nueva Orleans, Monica Rambeau, es alguien que se niega a seguir los protocolos, pero cuando un viejo amigo de la familia le pide que investigue a un posible señor del crimen que buscaba canalizar algún tipo de energía extradimensional, ella se involucra… y ya estás metido con el personaje de todas-todas. Ya empiezas a amarlo. Y más cuando ves que termina en la mansión de Los Vengadores y Mónica es capaz de hacer buenas migas con La Cosa, alguien que tiene cero en socializar. Por lo tanto, todos los héroes reunidos conocen y saludan a Mónica, ahora llamada Capitana Marvel (como la llamaron los hombres de una plataforma petrolera que acaba de salvar), quien incluso ayuda a negociar la paz entre La Cosa y Spiderman (los famosos Marvel Team-Up y Marvel Two-In-One parten de aquí). Es decir, todos los guionistas de Marvel yendo a una con un universo, como ha ocurrido en el UCM, de ahí todos los éxitos.

Hay muchas personas jovenzuelas, lectores de cómics, a los que no les importa la grandilocuencia de los cómics ochenteros o de finales de la Edad del Bronce. Pero ir a ello es ir a la fuente, al germen de lo que son los cómics que hoy en día se venden. La Saga de Mónica Rambeau es un compendio de historias que proporciona un buen equilibrio entre el melodrama exagerado y la narración anticuada del universo compartido. Capitana Marvel es una gran adición al Universo Marvel. Pasando por su ingreso en Los Vengadores y sus aventuras en solitario, en dos especiales inéditos en España, junto a otras apariciones nunca antes publicadas, tenéis aquí un volumen que merece la pena pillar a poco que os llame la atención saber más de esta chica. Desde lo clásico a lo nuevo de un personaje que siempre mereció más.

Reseña: La Cacería Perdida de Kraven, de J.M. DeMatteis, Eder Messias y VVAA

Ahora que se viene en breve la serie de TV de Kraven, El Cazador quería darle un tiento a este personaje que brilla, sobre todo, en La última cacería de Kraven (https://www.panini.es/shp_esp_es/marvel-must-have-spiderman-la-ltima-cacer-a-de-kraven-smust025-es01.html), cómic eterno y espectacular que se puede encontrar actualmente en la genial colección Must-Have. Ahí despegó el personaje para todo el mundo, estamos de acuerdo, ¿no? No obstante, busqué entre las novedades de Panini Cómics sabiendo que algo sacarían para la ocasión y di con una miniserie que no había leído, con grandes autores detrás y entonces ya el hype por las nubes. La cacería perdida de Kraven es un 100% Marvel HC donde el gran J.M. DeMatteis nos devuelve a aquella trama para descubrir los orígenes del villano. Nada más y nada menos que lo que veremos en la serie de TV. O sea, este es el cómic que debéis leer antes que nada, si sois de los que gustan ir preparados a la hora de plantar el culo en el sofá. Aquí es donde el aclamado escritor entrega la historia definitiva de uno de los enemigos más letales de Spiderman. Para mí, de los más pulps que existen en el Universo Marvel.

Hace años, Kraven el Cazador se enfrentó a Spiderman en una batalla final. Creo que es el único guion donde se consigue que pienses que Spiderman va a morir todo el tiempo. Kraven lo ideó todo para enterrar al trepamuros y tras una serie de sucesos… Bueno, aunque es una historia muy antigua, no la desvelaré. Creo que algunos que lleguen nuevos al mundo del cómic, podrían no conocerla. Al menos, en este país. Pero sí contaré que Kraven en aquella historia termina quitándose la vida. Y es que necesito que sepáis esto para lo que viene ahora. Tenemos una historia donde Peter ha pasado el manto de Spiderman a su clon Ben Reilly después de perder sus poderes. Peter no puede más. Está siendo atormentado por visiones de pesadilla de los villanos con los que luchó, y el estrés está poniendo a prueba su matrimonio con Mary Jane Watson. Lo que no sabe es que las pesadillas son un arma empuñada por Gregor: el hombre que entrenó a Kraven para ser cazador. En busca de venganza por la muerte de su protegido, Gregor no descansará hasta que la mente y el espíritu de Peter Parker queden completamente destrozados. Y luego, vendrá a matarlo a él y a todos sus seres queridos.

La cacería perdida de Kraven está escrita por J.M. DeMatteis, dibujada por Eder Messias, entintada por Belardino Brabo y coloreada por Neeraj Menon y Cris Peter. Volver a esta historia es todo un pelotazo pero no deja de ser una secuela por lo que deberíais tener muy presente todo lo ocurrido en la anterior. Para mí está en el top, y más después de conocer que, en realidad, fue una historia escrita para Batman. Conozco a cantidad de gente que, para ellos, La última cacería de Kraven es su cómic favorito de todos los tiempos. En la misma línea All-Star Superman o Batman: El Largo Halloween, es una historia que engloba todo lo que es Spiderman y como no solo es un superhéroe sino una persona a la que de verdad le afecta el paso del tiempo. DeMatteis ha demostrado ser una leyenda por derecho propio, escribiendo guiones de decenas de cómics hasta el día de hoy, así como de proyectos animación. Tiene sentido que sea él quien escriba la secuela.

Lo que hace que La cacería perdida de Kraven destaque es su enfoque de los personajes. DeMatteis yuxtapone el impulso de venganza de Gregor con la lucha de Peter por descubrir quién es él realmente, sin la sombra de Spiderman. Y MJ también tiene tiempo para ser el centro de atención, ya que está encantada de comenzar una nueva vida, pero choca contra una pared mientras intenta hablar con Peter. Varias páginas muestran a Peter siendo arrastrado a un reino de pesadilla, volviendo a tener quince años, luchando contra versiones monstruosas de los enemigos a los que se enfrentó como Spiderman. Los fans de Spidey nunca volverán a mirar a villanos como Rhino y El Buitre de la misma forma. El recordatorio perfecto para volver a un cómic eterno.

Reseña: El Halcón. Ganadores y Perdedores, de Mark Evanier, Sal Buscema y VVAA

Amigos comiqueros, amigas editoriales, se necesitan más tomitos como El Halcón: Ganadores y Perdedores. Tomos únicos, ligeros, económicos, que recogen las aventuras en solitario de personajes que jamás gozaron de cabecera pero que fueron siempre secundarios muy prometedores. O al menos, no gozaron de serie propia larga durante cierta década en la que sí que participaban en más de una aventura junto al héroe o grupo de superhéroes de turno. Esto concretamente sería El Halcón: Ganadores y Perdedores. Por tanto, reunidas en un único volumen, tenemos las aventuras clásicas en solitario de Sam Wilson, todo los cómics dónde se le pudieron ver en los benditos años 80. Pero con tramas muy setenteras, al estilo de pelis de Charles Bronson. Por lo que mola el doble, si no el triple, este maravilloso 100% Marvel HC. Y comenzando con una historia muy potente que vio la luz en el Marvel Premiere #49, de agosto de 1979, donde El Halcón comete un error en su camino a través de un complot de misterio y asesinato.

Una curiosa historia escrita, nada más y nada menos que por Mark Evanier, guionista de cómics y televisión estadounidense, conocido por su trabajo en la serie de televisión Garfield and Friends y, sobre todo, por los guiones muchos, de mi amado personaje Groo El Errante (¡¡Integrales ya de esta serie, por favor!!) junto al gran Sergio Aragonés. Y no es que esta sea la primera aparición de El Halcón pero da la sensación de serlo, con una aparición estelar del gran J. J. Jameson y Joe Robertson del Daily Bugle, situándola fuera del período en el que Robbie renunció. Una historia muy criticada por temas de comportamiento racial, pero víctima de su tiempo. ¡Setenteo a tope!

Trama que enlaza con los números del Capitán América #220, #275 al #278,con el tema del asesino a sueldo donde se suelta una retórica súper patriótica en la que El Halcón considera similar la forma de actuar la Fuerza Nacional del país a los despropósitos del estado. Pero, en definitiva, El Halcón y su compañero Ala Roja salvando a sus compañeros residentes de Harlem de los señores del crimen que profesan esos barrios bajos de Nueva York. En el Captain America #275 tras varios interludios (el Barón Zemo mirando un retrato familiar y jurando que el Capitán América debe morir, los extremistas de derecha lanzando discursos de odio y negando el holocausto mientras se preparan para su manifestación), nos encontramos con Sam Wilson en una pequeña iglesia bautista de Harlem anunciando que se postula para el Congreso. El Sr. Williams, un reportero del Daily Bugle, desafía a Sam sobre su pasado criminal y después de la entrevista le dice a Peter Parker que cree que Wilson es «calaña» y que planea «clavar su trasero a la pared». Steve Rogers entrará de todas-todas en una historia que podría ser un spin-off del trepamuros perfectamente.

Los cómics ochenteros eran cómics, historias, aventuras, donde pasaban muchas cosas. Nada que ver con lo que se alargan hoy en día las tramas por la falta de ideas. En aquella maravillosa década cada autor, cada artista, eran fuentes de inspiración tremendas. Bullían las nuevas ideas. Los 80s fue un boom apoteósico en todos los niveles de lo que se considera entretenimiento pero yo considero arte: música, literatura, cómics, cine… Y esto se deja ver fácilmente en cómics como El Halcón: Ganadores y Perdedores. Huele a sabroso bacon que te cagas. En un mismo cómic daba tiempo a hablar de política, racismo, había acción, un Centinela la liaba parada y Sam Wilson sin comerlo ni beberlo de pronto se partía la cara con Electro, uno de los principales enemigos de Spiderman. No había distinciones, ni tanta tontería ni miramientos por lo exquisito como a día de hoy. Lo que era pan se comía y lo que se te caía al suelo, se le soplaba un poco, y también te lo comías. Cuatro numeritos de miniserie de este señor de pelo a lo afro cierran el tomo. Con grandes momentos donde repartir ostias como panes a los malutos…, como tiene que ser.

Reseña: Gambito. Ladrones Sin Escrúpulos, de Chris Claremont y Sid Kotian

Gambito puede ser un mutante, un X-Men de renombre, uno de los más conocidos en el mundo comiquero Marvel, ahora. Pero de donde proviene, que una vez fue un ladrón, no todo el mundo lo sabe. Y esto debió pensar el gran maestro Chris Claremont cuando decidió para el Volumen 6 de la cabecera del personaje, llevarnos a un viaje al pasado, a los días inmediatamente anteriores a que Gambito se uniera a los X-Men. Y todo para entretejer una historia vieja y hacerla moderna, una trama no menos compleja que encaja perfectamente como precuela de la colección Uncanny X-Men. Y si estás interesado en lo que acabo de contar, pues eso es lo que vas a encontrar en Ladrones sin escrúpulos, un TPB que publica Panini Cómics en nuestro país y que recopila los primeros cinco numeritos que iniciaran el sexto volumen del personaje.

Os decía que Chris Claremont nos retrotrae a un período de tiempo al que se hace referencia en el clásico Uncanny X-Men #267, una trama comentada pero no muy profundizada en su día. Lo que era, o debiera ser, en definitiva, el Gambit #1. Donde conocemos los tiempos de este colega como un ladrón que no se disculpaba con nadie y una Tormenta muy jovencita a su lado. Una modelo de chica mutante que va a gustar a muchos jovenzuelos que se han enganchado a los cómics Marvel de no hace mucho. Como resultado, un cómic que es puro entretenimiento, un cómic muy interesante y un cómic de Claremont reconocible. Pues si bien hace mucho que dejó de usar la narración en tercera persona que era tan omnipresente en su versión original de Uncanny X-Men, todavía parece tener el don cuando se trata de diálogos. Como resultado (otra vez), cubre mucho terreno desde el principio. Por lo que la densidad de la historia, del primer arco iniciado aquí, no es sorprendente dado que tiene lugar en la intersección de múltiples hilos argumentales que se desarrollaron en los primeros números de Gambit con una muy diferente Tormenta acompañándole en sus fechorías. Suceden demasiadas cosas en este cómic.

Pero mola, con mucho, la mejor parte de la narrativa de este ejemplar es cuando entran en escena Gambito y Tormenta. El regreso de Claremont a estos personajes se siente sin esfuerzo, como si nunca hubiera perdido su voz a lo largo de los años. Es fascinante volver a visitarlos, explorando más a fondo la relación que llevó a Gambito a pertenecer a La Patrulla X. Y la versión joven de Storm es muy diferente de la versión para adultos que conocemos y con la que muchos empezamos. Es un personaje con el que no pudimos pasar mucho tiempo entonces (y la mayor parte de ese tiempo lo pasamos huyendo de los enemigos), pero visto así, mola. Y Gambito es súper convincente pues te das cuenta que, en realidad, nunca abandonó por completo sus raíces como ladrón.

Cómic que presenta un interesante punto de comparación. Y también hay un villano en la historia que marca de manera muy efectiva lo que va a suceder. Merece vuestra atención.

Reseña: Spiderman. Toda Una Vida, de Chip Zdarsky y Mark Bagley

Chip Zdarsky entró en escena como el nuevo hombre a tener en cuenta como guionista de cómics y no importa cuántas veces hablen mal de él, que todavía sorprende. Su Spiderman: Toda una Vida, no es una parodia y diría que tampoco un What if…? del trepamuros. Es un compendio de historias muy tradicional. Tienes enferma a tía May, a un codicioso J. Jonah Jameson, una sufridora Gwen Stacy, el Duende Verde, intervenciones de otros superhéroes…, e incluso el gran momento dramático cuando Norman se revela a Peter como el villano eterno promoviendo que conoce su identidad secreta y no dudará en desvelarla. Decidme que esto no es pura tradición arácnida. Sin embargo, lo bueno siempre está en los detalles. En Spiderman: Toda una Vida, tenemos escenas de Peter coqueteando con Gwen con comentarios muy ingeniosos y un largo etcétera de detalles que hacen brillar la obra en su conjunto. Título que tengo que reconocer que había pasado por alto decenas de veces. Ahora Panini Cómics publica este 100% Marvel HC con una retórica ideal: ¿Crees que has completado ya tu lista de historias favoritas de Spiderman? ¡Pues prepárate para añadir una más! Muy cierto, por que sin duda es una de las que deseaba leer hace tiempo para “completar” en mi cerebro sus mejores historias. Y para ello que mejor que Spiderman: Toda una Vida que de hecho se elaboró para celebrar el octogésimo aniversario de Marvel. Y donde Chip Zdarsky y Mark Bagley se unen para una historia única de Spidey, pues si un gran poder conlleva una gran responsabilidad, ¿qué responsabilidad tienen entonces los poderosos durante una guerra moralmente cuestionable?

Zdarsky y el legendario Mark Bagley, con el entintador John Dell, el colorista Frank D’Armata y el escritor Travis Lanham de Virtual Calligraphy, examinan esta cuestión; y sin restricciones de continuidad, tallan un camino impactante que todavía se siente perfectamente en línea con su elenco de la Edad de Plata. Zdarsky, utilizando las bases morales ambiguas para la participación de Estados Unidos en la guerra civil en Vietnam, empuja a Spiderman y otros iconos Marvel, mientras se mantiene fiel a la pregunta de lo que realmente significa tener esa «gran responsabilidad». Peter Parker enfrentado no solo al inminente conflicto sino también a las revelaciones de la doble identidad de Norman Osborn, donde se ve obligado a tomar decisiones difíciles que contrastan con las historias clásicas de la época. Esto permite que estemos ante una trama que engancha ya que se siente familiar para los que conocemos el personaje de hace años. Aunque a la vez, prolífera frescura.

Spiderman: Toda una Vida tiene el potencial para llegar a ser considerado un clásico. A tener en cuenta en esos rankings de las mejores historias o indispensables a leer de nuestro amado trepamuros. De clásico moderno, lo tildaría yo. Casi que no hay forma de reseñarlo sin spoilers. Pero a grandes rasgos: en 1962, un Peter Parker de quince años es mordido por una araña radiactiva y se convierte en el sorprendente Hombre-Araña. Flash Thompson es reclutado para servir durante la Guerra de Vietnam y es en 1966 cuando dicha guerra se endurece tanto, que Spidey debe sopesar la cuestión de dónde reside realmente su responsabilidad en el conflicto. Se cuenta bastante más en esta miniserie de seis números ahora recopilada que en casi toda una década de cómics. Desde los 60s del pasado siglo, hasta la primera del presente incluida. Y con apariciones estelares del Capitán América, Duende Verde, el Soldado Desconocido, el profesor Miles Warren, Mysterio, El Escorpión, Los Vengadores, Puño de Hierro, Morbius, Capa y Puñal… En definitiva, un enorme elenco de grandes personajes Marvel.

Spiderman: Toda una Vida utiliza el mismo truco que Marvels o JLA: La Nueva Frontera. Cuenta una historia familiar de superhéroes, pero la sitúa en el mundo real y el tiempo se desarrolla de una manera histórica-verídica. ¡Y Mark Bagley dibuja esto! El maestro Bagley que ha dibujado a Spiderman durante más de treinta años. Para muchos, el mejor dibujante que ha tenido nuestro querido vecino el arácnido.

Reseña: Daredevil Amarillo, de Jeph Loeb y Tim Sale

Daredevil es uno de los grandes superhéroes callejeros del mundo del cómic. Uno de los más famosos héroes de Marvel. Y uno de los personajes a los que hay que recurrir cada poco. En especial, el Daredevil, de Frank Miller y Klaus Janson, la joyita que publica este mes Panini Cómics en formato Colección Frank Miller (tomaco de los buenos: https://www.panini.es/shp_esp_es/colecci-n-frank-miller-daredevil-de-frank-miller-y-klaus-janson-sfrmi003y-es01.html). Aunque también existen otras chuladas como es el Daredevil Amarillo, del tandem de maestros Jeph Loeb y Tim Sale. Pues desde 1964, Matt Murdock ha defendido las calles de Hell’s Kitchen de gente como Kingpin y otras amenazas. La mayoría de los lectores de historietas reconocerán al héroe ciego por su traje rojo, el mismo que ha usado a lo largo de su historial de publicaciones. Pero no muchos saben que, sin embargo, comenzó su carrera vistiendo un traje amarillo. Un traje recuperado y que se ve de manera más prominente en la miniserie de Jeph Loeb y Tim Sale que hoy os reseño y que acaba de rescatar Panini Cómics para este mes que ya casi se nos va. Un dueto de autores famoso por su trabajo en Batman: El Largo Halloween (obraza), Spiderman Blue (obraza), Capitán América Blanco (entretenido), Hulk Gris (curioso), entre otras muchas.

Un cómic el Daredevil Amarillo donde se aborda el origen de El Hombre Sin Miedo o como muchos otros llaman el Diablo de Hell’s Kitchen. Pues el dispositivo de inicio es Matt Murdock escribiendo una carta a su difunta amada Karen Page, como una forma de superar su fallecimiento. Decide escribir la historia de cómo su origen de Daredevil lo lleva a ella. Un tiempo en la Facultad de Derecho donde con su amigo Foggy Nelson andan cerca de graduarse. Pero el padre de Matt, Battlin’ Jack Murdock, decide inspirarle una noche llevándolo a un gran combate de boxeo. Y él, sabiendo que su padre se dedica a las peleas “arregladas”, accede e incluso le insta a nunca caer. Y después de ganar el combate, Jack le da a su hijo su túnica de boxeo de color amarillo brillante. Y poco después de eso, Jack es asesinado por gánsteres por no ceder en el combate que estaba pactado perder… Pero Matt y Foggy intentan acabar con esos mafiosos en las juzgados, pero debido a las coartadas dadas y el dinero bajo cuerda, salen impunes. Matt esa noche crea su primer atuendo de Daredevil con la túnica alimonada que va a empezar a dar miedo a muchos, muchos…

Lo más importante a tener en cuenta aquí es que, a diferencia de otras narraciones de su origen, esta versión del origen de Daredevil está bien fundamentada. No nos enfocamos en Daredevil. Nos enfocamos en Matt Murdock. La mayor parte de la historia sigue la vida de Matt sin necesidad de secuencias de acción. Si bien las peleas están chulas, una simple escena en la que Matt, Foggy y Karen van a un bar…, los autores consiguen mostrarla interesante. Es esta quema lenta y más centrada en los personajes lo que hace que Daredevil Amarillo brille. Otro aspecto fantástico es ver la dinámica entre el trío de amigos en estos primeros tiempos. El lector sentirá la tensión a su alrededor mientras los chicos intentan ganarse el corazón de Karen. Es una dinámica que es poco común en los cómics hoy en día, ya que la niña elige al héroe. Sin embargo, dado que nos enfocamos más en el lado humano de las cosas, ves que ambos chicos tienen oportunidad de ganarse el corazón de ella y llevan una pelea limpia por ello. Encontraréis momentos en los que estaréis de parte de Matt y otros en los que preferiréis a Foggy Nelson como ganador.

Tim Sale ilustra la historia. Su estilo es único, se remonta a historias clásicas en lugar del estilo más suave de hoy. Pero la conclusión es que Daredevil Amarillo es una excelente historia de Matt Murdock, ideal para empezar con el personaje. Da un poco más de luz a un superhéroe que parece más oscuro que la mayoría. Un origen tan clásico como maravilloso.

Reseña: What If…? Spiderman. La Sombra de la Araña, de Chip Zdarsky, Ferry y Hollingsworth

La Sombra de la Araña está escrito por Chip Zdarsky, ilustrado por Pasqual Ferry y coloreado por Matt Hollingsworth. Panini Cómics trae este What if…? entre sus novedades. Una miniserie de cinco números que adopta un enfoque alternativo a los eventos ocurridos en el Amazing Spider-Man #258, donde Peter Parker empezó a comprender verdaderamente la naturaleza del traje simbionte. Bien. Pues aquí, en este ¿Y si…?, decide quedárselo, lo que conduce a un enfrentamiento espantoso con el Hobgoblin, entre otras cosas. Ese Duende Verde paralelo de traje naranja…

Lo que mola de todo esto es que Spider’s Shadow (La Sombra de la Araña) es un regreso más a esa serie de historias de mundos paralelos donde ocurren cosas importantes del Universo Marvel que nunca llegaron a ocurrir. Ahora llevadas a cabo para que lector dude que suceso hubiera o hubiese sido mejor. La miel en los labios en muchos casos.

Explorar caminos alternativos de historias legendarias, ¿cómo no va a molar? Un terreno ya explorado por Zdarsky, quien dio un camino de vida alternativo a Peter Parker en Spider-Man: Toda una Vida (https://www.cronicasliterarias.es/?p=663). Un autor que sabe destacar los enfoques realistas de un personaje inundado de cantidad de historias icónicas y momentos inolvidables. Dicho esto, Zdarsky considera contarnos en La Sombra de la Araña cómo el simbionte podría afectar la vida de Peter en primera linea. Ahora que anda en un mal momento personal, está perdiendo el sueño, a la vez que Mary Jane Watson revela que conoce su secreto y que su tía May no le habla después de que dejara la universidad, Zdarsky combina estos males personales con algunas pesadillas absolutamente horribles y un enemigo recurrente en la forma de Hobgoblin, quien tiene esta vez una receta para el desastre.

Tengo que decir, tengo que decir…, que las ilustraciones de Pasqual Ferry para esta obra son a partes iguales, chulas y horribles. Una secuencia de sueños recurrente presenta a Peter corriendo entre llamas, perseguido por las mujeres de su vida (incluida Gwen Stacy) y Peter se ve completamente angustiado y cansado, con bolsas oscuras bajo de los ojos y una sombra perpetua… Uff, hacía tiempo que no veía ilustraciones de tan bajo nivel como las de esta escena. Sin embargo, de pronto, le cambia el punto o le da un «catacrocker» al ilustrador y su mano o lápiz cambia y te hace un dibujo magnífico con la evolución del traje-simbionte reflejando la oscuridad dentro del alma de Peter. No sé muy bien a qué se debe este trastorno de identidad disociativo gráfico, pero este cómic lo refleja. Completando el equipo creativo está Hollingsworth en los colores. Su paleta es brillante y llamativa, y utiliza múltiples formas y sombreados para subir de nivel muy mucho los gráficos de la obra. Los sueños de Peter a menudo están inundados de naranjas y rojos ardientes, mientras que su dormitorio y la sede de los Cuatro Fantásticos en el edificio Baxter, que más tarde visita, están teñidos de un azul fresco y relajante. Un tío que sabe lo que hace.

Spider-Man: La Sombra de la Araña lanza una nueva era de What if…? al fan que con brazos abiertos lleva años esperando tramas así. Comienza enviando al lanzador de telarañas más conocido del mundo por un camino oscuro. ¿Y si… Peter Parker se hubiera transformado en Veneno? Una historia paralela que siempre va a resultar atractiva.

Reseña: Shang-Chi. Los Mejores Golpes, de VVAA

Marvel, de algún modo, nos quiere llevar al este de Asia y quiere que pongamos nuestros ojos redondos sobre el joven maestro de artes marciales Shang-Chi, interpretado de manera atractiva por el actor chino-canadiense Simu Liu, que es un portento elaborando escenas y tiene ese algo icónico, carismático y cercano a la comedia que suele gustar. Os hablo del inminente estreno en nuestro país del film Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos, que ya he tenido oportunidad de ver y me ha encantado, por cierto. Ya sabéis. Después de tan buenas sensaciones, uno/a quiere saber más. Más de un personaje que encontré con una gran profundidad pese a «bailar» en una peli de acción. Y es que nunca he tenido la oportunidad de leer al que probablemente ha sido uno de los personajes Marvel clásicos más atractivos de un género que en mi infancia alzanzó su cénit gracias a las pelis Bruce Lee y todo lo que vino después. Y eso que soy consciente que ya Panini Cómics y SD editaron dentro de los Marvel Limited Edition algunos tomos muy interesantes y que, por favor, espero que reediten.

Pero ahora sí, debido al hype supongo, quería saber más y encontré la oportunidad de leer Shang-Chi: Los Mejores Golpes. Un cómic que yace resplandeciente en librerías especializadas y por el que algunos me diréis: ¿Tú? ¿Qué eres muy de cómic setentero, ochentero e incluso noventero antes que de superhéroes retomados actualmente con sus respectivos lavados de cara? Sí, yo. Este que anda por aquí nunca rechaza la oportunidad por la sencilla razón que más de una vez (y más de veinte), un personaje «retomado» me ha sorprendido. De hecho, la primera aventura que se incluye en Shang-Chi: Los Mejores Golpes se publicó a finales de los 90. Y eso es lo chulo. Hablamos de un tomo que reúne varios argumentos donde poder descubrir a un nuevo héroe que se va a poner de moda y espero que no solo sea porque desde el próximo viernes en nuestro país ya pertenecerá al MCU por siempre. Un 100% Marvel HC que, en realidad, es una antología donde disfrutar de las mejores patadas voladoras y los puños en forma de flecha que es capaz de dar este hombre. Además de poder ver como se alía con La Patrulla-X, los siempre chulos Héroes de Alquiler, Spiderman (en un arco que quiero leer sí o sí llamado Tierra de Sombras) o junto a Los Vengadores, de Jonathan Hickman. Una recopilación de sus mejores últimas aventuras.

En Shang-Chi: Los Mejores Golpes se recoge en primer lugar el arco de tres numeritos Juegos de Engaño y Muerte (Game of Deceit & Death) que tuvo lugar dentro de la cabecera mensual de los X-Men a finales de los 90s. Donde habiendo sido solicitada su presencia por Clive Reston, Shang-Chi se acerca a las tierra de su antiguo aliado… ¡Y son atacados por una horda ninja de Si-Fan! Pero también los dos números que sirvieron para cerrar la serie o sus dos únicas apariciones en Heroes For Hire: Danny y los Piratas y ¡Traicionados!, donde dicho grupo va a Madripoor para investigar la especulación pirata que se está haciendo con una estatua de piedra de la archiconocida leyenda de Mulan.

Desequilibrado, Fuera de Zona y Que Despierte el Dragón son las tres últimas historias del tomo donde vamos a conocer más de este personaje que tiene ese don de de caer bien solo con sus actos. Y hago hincapié en cómo se ha dejado para el final de forma magistral este Wake The Dragon, donde encontrar a Shang-Chi luchando contra un antiguo enemigo mientras Los Vengadores pasan el rato en el casino más elegante de Hong Kong. Genial como está llevada esta historia.

David Aja, Pasqual Ferry, Scott Lobdell, Jonathan Hickman, Warren Ellis, Dan Slott, Mike Deodato, Carlos Pacheco, John Ostrander y Paulo Siqueira; son los autores a encontrar. Un volumen, para más inri, lleno de buenísimos autores. Y es que Shang-Chi es un joven que niega su vocación y su magnífico destino guerrero. Vive en San Francisco, se hace llamar «Shaun» y trabaja como un humilde guardacoches en un lujoso hotel junto con su mejor amiga Katy (interpretada de manera divertida por Awkwafina en la peli), quien se muestra incrédula ante todo lo que sucede a continuación.

Os va a encantar tanto la peli como este cómic.