Crónicas Literarias

Reseña: Star Wars. Lando. Doble o Nada, de Rodney Barnes, Paolo Villanelli, Mossa y Forbes


En estos tiempos muertos fílmicos (algunos tan largos que desesperan al fan de Star Wars tan ansioso de más jamón), yo siempre recomiendo y recomendaré poner el ojo en Planeta Cómic y las cositas que publican casi cada mes. Lugar donde encontrar cómics, libros y libros ilustrados de la industria y saga de CF más famosa de todos los tiempos. Universo expandido, cómics con guiones que muchos llegan a convertirse en canon…, un maremágnum de tramas, que pudieron ser y no fueron o que son y que quizás algún día tengan vida fílmica. Historias en las que perderte. Y como tenía ganitas de más, le eché el ojo a Lando: Doble o Nada, un tomito en tapa dura que se acaba de publicar, una de esas historias que uno disfruta bien en piscina o playa, copa en mano, como un señor. Ya lo contaré al final de la reseña pero hay muy pocas cosas negativas que decir de Solo: Una Historia de Star Wars. Una película que no atrajo a una gran audiencia, en principio, pero calló muchas bocas. La película nos dio una mirada a las juventudes de Han Solo; de donde parte, a quien conoció y con quien se relacionó en sus inicios como contrabandista. Pero también alucinamos visualmente al ver una era de expansión imperial a través de la galaxia. Al tiempo que también aportaba algunos momentos memorables como es el primer encuentro de Han y Chewie, Solo enamorándose del Halcón Milenario y el fatídico encuentro entre Solo y Lando Calrissian; el juego del sabbacc, apuesta con la que se marcarían de por vida.

En Doble o Nada seguimos a ese Calrissian que conocimos en el film. La historia muestra a Lando, L3-37 y el Halcón en sus aventuras (pre-Solo) mientras el pícaro autoproclamado “Mejor Contrabandista de la Galaxia” evade la atención imperial y se esfuerza por que toda la galaxia conocida sea plenamente consciente de su genialidad a través de sus memorias (¿Calrissian Chronicles?). Un bareto súper famoso, mesas de juego de cristal y un autorretrato. Sí, su ego no conoce límites, pero como descubrimos, su buena conciencia -muy en el fondo-, sí. Y como toda buena historia tiene una misión. El pueblo subyugado de Petrisia, que se encuentra en el puesto avanzado de Kullgroon, lucha bajo el talón del Imperio. Y se pone en contacto con un contrabandista para que comercie con ellos después de que el Imperio tome el control de su mundo. Ese contrabandista es Lando y se le ofrece una tarifa para traficar con armas. Una oferta que inicialmente rechaza hasta que un oponente de juego descontento llega para reclamar su dinero robado y por tanto -a regañadientes-, recuerda ese trato con Kristiss y tiene que aceptar. Después de ciertos tejemanejes, el Imperio pone el punto de mira en el Halcón Milenario. Y Lando después de evadirlo, ya en Kullgroon, se encuentra con lo que se encuentra…

Se hace súper divertido ver a Lando y L3 peleando nuevamente en pareja. Su relación en la película a mí me hizo bastante gracia, es uno de los puntos chulos del film. Y fuera de este tema sensual ver a Lando en toda su gloria descarada y egocéntrica es cuando menos comedia a lo Star Wars. Pues Lando realmente cree que es el centro del universo, y ver como su juventud y prepotencia le hacen todopoderoso, a veces, gusta ver como todo se mueve desde ese punto de vista de un tipo que ayudó años más tarde a destruir la Estrella de la Muerte.

Mencionar del dibujo de Paolo Villanelli que me parece muy justo, solo suficiente para que la historia de Rodney Barnes sea potencialmente interesante. En este volumen es definitivamente el guión y los personajes lo que despierta interés. Mi consejo es que en las historias de Star Wars un dibujante tiene que siempre-siempre soltarse, explayarse, y esplender todo su don en grandes viñetas de planos espaciales y horizontes de otros mundos en los que perderse… Es una oportunidad que no siempre tiene un dibujante y es de locos desaprovecharla.

Cambiando de tercio, os contaré que en una red social a alguien le extrañaba que le hubiese gustado Solo: Una Historia de Star Wars. La película. Donde Lando tiene unos muy buenos momentos. Le extrañaba, por que solo había oído malas opiniones. Y yo no di crédito. O bien vivo en otro mundo o quizás en un plano alternativo a esta persona pero no sé de nadie que no le llegara a gustar esta película. Sinceramente, nadie. Un purista que otro…, que si tal, que si cual, pero que al final, con el paso del tiempo (el tiempo lo perdona todo), termina diciendo que es una de las mejores películas actuales que se han hecho de Star Wars. A lo que os diré que Lando: Doble o Nada es una mini-precuela de esa gran película. De hecho, el final desemboca justamente en la primera aparición de Lando en el film. Como para no molar.

Categorías

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.