Reseña: Star Wars. Ronin, de Emma Mieko Candon

Se viene la moda de un ramal diferente de Star Wars que como mínimo mola un huevo. Tengo que informarme más pero me da que todo proviene del genial capítulo de Love, Death & Robots (antología animada original de Netflix, relatos de ciencia ficción sobre amor, muerte y robots como su propio nombre indica), un capítulo genial de la tercera temporada que pintaba a Star Wars lo más grande. Bueno, eso sin contar la serie Visions que llegó poco después y que me da que partió de ahí; otra serie de TV súper recomendable de anime creada esta vez para el servicio de streaming Disney+ y producida por Lucasfilm Animation, que constaba con nueve cortometrajes producidos por siete estudios de animación japoneses diferentes. ¡Viva el dólar! Y que cada capítulo contaba sus propias historias originales basadas en el universo Star Wars. Un pasote, una chulada, de la que no conozco a nadie que no le encantara. De ahí quizás que Disney viera un filón para seguir sacando por ese ramal de autovía de cuatro carriles temas de samuráis con jedis y por tanto siths.

En NY Crónicas Literarias hemos tenido la suerte de contar para Planeta Cómic como referente reseñil para esta que se publica este mes de retorno al curro, como es Star Wars: Ronin. Un cuento, una trama de combustión lenta que reparte detalles y hace guiños al fan de toda la vida de La Guerra de las Galaxias, casi de manera constante en cada capítulo hasta los últimos pasajes de la novela. El libro es todo fuerza y poco pelusa, especialmente cuando se trata de las audaces reinvenciones de la tradición Sith y Jedi que hemos llegado a amar en el canon clásico de Star Wars. Porque Ronin trata principalmente de un samurái espacial errante y sin maestro que llega a una parte de la galaxia compuesta por clanes jedi rivales. En esta historia, los sith no son necesariamente los malos y los jedi no son siempre los buenos-bonitos-héroes de siempre. Ronin desafía la moralidad de ambos bandos, desde los «males» cometidos por los jedi al servicio de un Imperio «pacífico» hasta el deseo de libertad y autonomía de los sith. Esto me encantó. Además de que la idea de la Fuerza también se vuelve más un espectro en la novela con duelos y corrientes oscuras complementarias y destellos blancos. No todo es negro o blanco. Gris como la vida misma.

Al eliminar las visiones occidentalizadas de la cultura oriental, Ronin adopta por completo el núcleo cultural japonés de la narración de Star Wars. Aún así, es profundamente una historia de Star Wars que incluye y remezcla los principios básicos de una saga -la más grande de todos los tiempos en cuanto a CF se refiere-, una saga que abarca décadas. Si bien Ronin y el tema japo puede ser un poco difícil de vender para los fans más acérrimos de SW, los fans que disfrutan de la amplitud de la narración que se ve en los libros de Legends (no canónicos) sí que disfrutarán de la escritura vanguardista y, en ocasiones, mística de Emma Mieko Candon, una autora y editora estadounidense de ascendencia japonesa pero nacida en Hawái que aparte de esta novela tuvo participación en el capítulo de Star Wars: Visions llamado El Duelo, con el que obviamente se relaciona Ronin. Como veis una reseña con cero o poco spoilers porque es una novela para disfrutar de pé a pá como se dice por estos lares sureños del Espacio Exterior. Y es que la sinopsis editorial ya cuenta bastante de por donde van los tiros: los jedi son los sirvientes más leales del Imperio. Hace dos décadas, los clanes jedi, al servicio de los señores feudales, se enfrentaron y asqueados de este ciclo sin final, una secta de jedi se rebeló con la intención de recuperar el control de su destino y su poder y de dejar de servir a este o a aquel amo. Se hacían llamar “siths”. La rebelión de los sith fracasó por culpa de las traiciones y de las luchas internas y los señores, que antaño habían sido rivales. Y ahora se han unido para crear otro Imperio. Y ya sabemos que ningún Imperio está libre de violencia.

Lejos de la frontera del Borde Exterior, un antiguo sith viaja acompañado únicamente por un droide leal y el fantasma de una era menos civilizada. Aunque empuña una espada láser, asegura que no pertenece a ningún clan jedi y que no rinde pleitesía a ningún señor… A partir de ahí, una aventura tras otra…

Al igual que Visions, Ronin no se considera parte de la continuidad de Star Wars, pero liberarse de esas restricciones es una de las principales razones por las que la novela brilla tanto. Ronin es abstracta, filosófica y meditativa. No obstante, y a veces, se parece más a Star Wars que al canon de Star Wars. Pero, en general, es un hermoso homenaje y celebración de los jidaigeki (dramas de época) japoneses clásicos, especialmente los de Akira Kurosawa, cuyo trabajo influyó mucho en las historias originales del Star Wars, de George Lucas.

Recuerden eso.

Reseña: Skywalker. Una Familia en Guerra, de Kristin Baver

La autora Kristin Baver (editora asociada y presentadora de This Week in Star Wars) aborda la biografía de la Familia Skywalker como si fuera una historiadora de la famosa galaxia conocida por ser muy, muy lejana. Incluso la descripción de la cubierta interior del libro Skywalker: Una familia en guerra, señala que la narrativa se compiló juntando fuentes históricas como «archivos de memoria de R2-D2, diarios personales y correspondencia, holograbaciones y despachos de noticias, así como otra documentación de eventos galácticos». Chula, chula, chula la propuesta y cómo la plantea Kristin Baver en esta novela que Planeta Cómic puso en librerías recientemente. Pues teniendo en cuenta el contenido de tres generaciones, Skywalker: Una familia en guerra ofrece detalles intrigantes y reveladores que dan un contexto crucial a la saga en general. Teniendo un total de treinta y tres capitulos y un Epílogo, el libro se divide en tres partes: El Padre, Los Gemelos y La Unión en la Fuerza, donde se relatan las vidas de Anakin Skywalker, Luke y Leia, y luego Ben Solo y Rey. El libro es tanto un resumen cautivador de las tres trilogías de Star Wars como una exposición íntima de los miedos, esperanzas y motivaciones de los miembros de la familia Skywalker.

Para mí, el mejor ensayo leido hasta el momento. Porque una nueva biografía de la familia más famosa de Star Wars no es solo un recuento de la saga que se desarrolló a lo largo de nueve películas; Una familia en guerra se va convirtiendo en una historia arrolladora de tres generaciones contada de la misma manera que un erudito escribiría la historia de una familia real. Se adentra en la psique empapada del miedo de Anakin que eventualmente lo llevó al Lado Oscuro para convertirse en Darth Vader. Las narraciones de Luke y Leia muestran cómo su educación reflejó su ascendencia biológica y al mismo tiempo fomentó en ellos la fuerza y la compasión para ser mejores y hacerlo mejor que Anakin y Padme Amidala (un capítulo que encaja muy bien para los que estamos disfrutando ya de la serie de TV de Obi Wan Kenobi). En cuanto a Rey y Ben Solo, su díada en el arco de la Fuerza captura el marcado contraste en su infancia que fomentó en ambos una preocupación por el pasado.

La biografía de Baver es el único lugar donde encontramos por primera vez más detalles sobre las vidas de Rey y Ben antes de los eventos de El Despertar de la Fuerza, que es donde se conocieron. Si bien Rey más tarde se enteraría de su poder en la Fuerza y su legado del Lado Oscuro, Ben creció con sus padres biológicos, ambos héroes de guerra, a su lado. Al igual que la caída de Anakin al Lado Oscuro, la transformación de Ben en Kylo Ren se describe como una serie de situaciones de profundo miedo, conflicto y sentimientos de traición, que el libro explora conmovedoramente…

Como saben todos los fans, la saga Skywalker no solo se desarrolló en la pantalla. El libro de Baver explica hábilmente la relación entre Anakin y su padawan Ahsoka Tano como una que se suponía que debía reinar sobre él y darle algo en lo que concentrarse además de las terroríficas pesadillas de la muerte de su esposa Padme. El libro también detalla más sobre la sensibilidad y el entrenamiento de la Fuerza de Leia, así como la relación de «los opuestos se atraen» que tenía con Han. Y hay información sobre la familia Lars en Tatooine, que adopta a Luke poco después de su nacimiento (enlace a Kenobi, otra vez). Incluso se explora la tensa relación mentor-aprendiz de Luke y Ben, incluso hasta el momento en que los sentimientos de traición de Ben por parte de su propia familia lo empujaron a destruir la academia Jedi de su tío y abrazar por completo su legado del Lado Oscuro como nieto de Darth Vader. Sin embargo, el libro no es todo pesimismo y angustia. Hay algunos momentos de frivolidad, incluido un breve comentario sobre la aversión de Anakin a la arena y la conmovedora relación de Ben con su tío Chewie. Detallitos así que molan bastante.

El enfoque de Baver para combinar las historias de tres generaciones que abarcan más de cuarenta años hace que parezca que estamos escuchando la saga Skywalker nuevamente por primera vez. Y eso no se consigue fácilmente. La saga Skywalker puede haber terminado ya, o no, lo que sí que es verdad es que sigue viva a través de esta pieza de la historia de Star Wars elaborada por una experta. De todos modos, aclarar que los antecedentes literarios de Baver como periodista también brillan en su escritura, lo que hace que el libro sea una narración biográfica bien investigada además de entretenida. Y, por supuesto, indispensable para todo fan de la mejor saga de Ciencia Ficción de todos los tiempos.

Reseña: Star Wars. La Guerra de los Cazarrecompensas, de VVAA

Con el monazo de Star Wars que tenemos algunos en este momento tras haber tenido geniales veladas en TV con las series The Mandalorian y El Libro de Boba Fett donde, por encima de todo, brillan las apariciones del mismo Din Djarin, Ashoka y el mismísimo Luke Skywalker; muchos nos sentimos un poco huerfanos ahora… Y aunque sabemos que no pasa nada, que en breve se viene más leña con la serie de Obi-Wan Kenobi en apenas mes y medio. Uno siempre quiere más. ¿Y qué hace si es listo? Pues lo que llevo diciendo y recomendando desde hace años: recurrir a Planeta Cómic y a toda su senda de publicaciones del Universo Expandido que publican casi cada mes librarse de esa orfandad con el mayor desapego posible.

Y tras chuladas indispensables de tener como fue el tomaco integral que se marcaron con Boba Fett: Antología (https://www.cronicasliterarias.es/?p=7811), llegan más deleites para los amantes del personaje como es la denominada La Guerra de los Cazarrecompensas, de Charles Soule, Steve McNiven, Laura Martin y Travis Lanham. Más del otro cazarrecompensas mandaloriano más famoso de estos mundos como es Boba Fett (aunque haya un lío tremendo con si lo es o no lo es). Una historia ambientada en los sucesos que van entre El Imperio Contraataca y El Retorno del Jedi, territorio narrativo ocupado por Sombras del Imperio en el canon Legends, un lapso de tiempo que da para mucho. Pues podremos descubrir qué sucedió cuando Fett transportó la carbonita congelada con Han Solo desde Ciudad Nube hasta el Palacio de Jabba. Una aventura que comienza interesante pero con un dificil reto; tenemos a unos autores que deben mantener una trama con la suficiente tensión para que los fans de Star Wars se interesen. Ya que todos sabemos cómo va a resultar todo: será entregado a Jabba pero posteriormente ser rescatado por el famosa díada de la Princesa Leia Organa y Luke Skywalker… Sin embargo, La Guerra de los Cazarrecompensas “compensa” la historia al darle un giro con el tema de darle un posible destino diferente al tabletón de chocolate carbonico que es ahora Han Solo. Un destino increíblemente espantoso… pues si la matriz de carbonita no se mantiene estable, la tan valorada presa podría DERRETIRSE literalmente.

Y si la posibilidad de que Solo se convierta en una sustancia pegajosa no es suficiente para mantenerte enganchado/a (aunque sabemos que sobrevivirá, ¿no?), otra parte chula de esta aventura es el hecho de que la narrativa esplende (que siempre diré que para mí es el principal atractivo de esta franquicia) y nos muestra nuevos “rincones” de esa galaxia muy, muy lejana. ¿Qué siginfica? Pues que además de planetas, ciudades, razas y naves nuevas a visualizar, tendremos recreadas escenas como la del joven Boba acunando la cabeza de su padre, Jango Fett (Episodio II: El Ataque de los Clones), dando nuevas capas de profundidad a un personaje que originalmente solo tenía unas pocas líneas. Escena que fue usada para El Libro de Boba Fett, por cierto.

Sinceramente, La Guerra de los Cazarrecompensas, si eres fan ya viejuno de Star Wars, te puede parecer más de lo mismo. A estas alturas, caca de bantha. Pero con el avance de la historia, sobre todo, en los dos últimos números, te das cuenta de lo indispensable que puede ser para tu conocimiento leer todo lo que sucede aquí. Ver a Vader amenazando con cortar a Han Solo por la mitad, Luke negandose a reunirse con Vader sin querer ser cebo, Leia desesperada ideando un plan alocado como es el de atacar a Vader con solo Chewy como compañía, los Hutt discutiendo sobre si renunciar a Han Solo y Hutt Bokku queriendo desafiar a Vader también. No es broma, en caso de que no sepas quién es Bokku the Hutt, aquí te va a sorprender. Y entonces sabemos que hay más cazarrecompensas interesados en hacerse con el turrón de Suchard…

Además de establecer una historia interesante, también tengo que mencionar la extensión de dos páginas de Fett luchando en una arena que os va a dejar flipados a muchos. Entonces os sugiero que, a todos los que hayáis leido hasta aquí, no deberías dejar pasar la oportunidad de pillar este cómic. Este comienzo de una nueva era que se viene en publiaciones relacionadas, ramales de lo que sucede en La Guerra de los Cazarrecompensas.

Reseña: Star Wars. The High Republic. Tormenta Creciente, de Cavan Scott

Tormenta Creciente es una novela escrita por Cavan Scott para la ambientación Star Wars: The High Republic. Scott ha escrito varias historias de Star Wars, en el que hacer especial mención al guión de drama en locución para Dooku: Jedi Lost. Pero también cómics y libros, algunos muy chulos y recomendables.

Cavan Scott es uno de los portentos cretativos que está abriendo muy-mucho el Universo Expandido a lectores jóvenes (ya sea por edad o por orden de llegada a la franquicia). ¿Y si ahora os digo que The Rising Storm (Tormenta Creciente) es uno de los mejores libros que me he encontrado para iniciarse en la lectura de novelas de Star Wars hasta la fecha? Os resumo. Marchion Ro, El Ojo del Nihil, exige que los asaltantes permanezcan ocultos en las sombras para aliviar la tensión en la galaxia antes de hacer su próximo movimiento. Desde los eventos de la primera novela de la Alta República (Luz de los Jedi: https://www.planetadelibros.com/libro-star-wars-the-high-republic-luz-de-los-jedi-novela/322424), la República y los Jedi han estado al acecho de este vil grupo. Y aunque la galaxia aún se está recuperando del daño que han causado los Nihil, el Canciller ha preparado una fiesta para la República en el mundo de Valo. Celebrar la conjunción y el buen hacer de las culturas es el objetivo de todo. Pero la tensión se agita dentro del Nihil; los asaltantes están ansiosos por volver al trabajo, por emerger de las sombras para saquear y matar. Y Marchion Ro alivia la tensión al ordenar al Nihil que interrumpa ese festejo que pretende hacer la República. ¿Es el momento de atacar, esparcir la tormenta sobre Valo, de traer destrucción y muerte? Por supuesto.

Friends, friends, friends: una historia apasionante desde la primera página. Simplemente, ¡guau! Los personajes de la Alta República continúan impresionando. ¿Un desglose de algunos antes de llegar a mis pensamientos generales? Bell Zettifar, el antiguo padawan de Loden Greatstorm, lucha por aceptar la pérdida de su antiguo maestro. Loden le había dicho a Bell que estaba listo para las pruebas Jedi, para ascender de padawan a caballero y demás. Sin embargo, Bell siente realmente que no puede aún. Ha seguido siendo un Padawan, bajo el Maestro Indeera. Pero Indeera también cree que Bell está listo para las pruebas. No obstante, Bell se siente vacío… En esta novela, Bell intentará superar sus miedos, reconectarse y confiar en la Fuerza.

Tia Toon, la senadora de la República de Sullustan, es una molestia para el canciller Soh, el cual, está empeñado en la creación de un Programa de las Fuerzas de Defensa de la República, y cada vez que tiene la oportunidad de decirle lo que piensa, de desafiar sus decisiones y acciones, lo hace. Si bien el Canciller y algunos de los Jedi encuentran sus tácticas molestas y groseras, Toon suele demostrar algunos puntos muy válidos. Y si bien miles de millones han muerto en toda la galaxia y los planetas trabajan para reconstruir sus ciudades, Toon no dejará de estar furiosa porque el Canciller prefiere financiar una fiesta gigante antes que establecer un programa de defensa que podría evitar que la galaxia sufra a manos de los Nihil.

¿Un fiel reflejo político de lo que ocurre en la vida real? Y una de las razones por las que me quito el sombrero con la obra de Cavan Scott. Tormenta Creciente es una secuela de Luz de los Jedi pero se lee bastante bien de forma independiente. Y eso que también se vincula con otros argumentos de The High Republic. Pero cada capítulo acumula tensión, misterio o se derramaban asombrosas revelaciones. La política en Star Wars es un tema constantemente tratado así como delicado para algunos fans. Pero, en realidad, ¿de qué parte de Star Wars no se van a quejar los muggles? Aquí el tema político se maneja maravillosamente y me encanta cómo es un tema recurrente en el libro y engancha el querer saber más. Y os está hablando una persona apolítica que jamás vota y que no quiere saber nada de nada de este tema en la vida real.

Novelón muy recomendable, amigos.

Reseña: Boba Fett Antología, de VVAA

¿Cuál va a ser la serie de TV que lo va a petar este mes que empezamos hoy? Pues ahí estamos nosotros trayéndoos ya la mejor referencia para leer antes que el estreno se produzca. Para crear hype donde no lo haya, para crear ansias antes de ver en pantalla El Libro de Boba Fett, la que se presupone serie spin-off de The Mandalorian pero de la que no me cabe ninguna duda que lo va a petar por su cuenta. Sin duda, el estreno que muchos niños de los 80 llevan más de cuarenta años esperando. Tan fácil como una historia en pantalla donde Fett sea el protagonista. Y en este caso, las aventuras del famoso cazarrecompensas y su fiel compañera mercenaria Fennec Shand, regresando a las arenas de Tatooine para poder reclamar el territorio que había gobernado en su momento Jabba el Hutt y su sindicato del crimen.

Planeta Cómic es ese lugar, esa editorial donde se puede encontrar actualmente todo-todito-todo de Star Wars. Los que publican cada mes nuevas novelas, también las clásicas, libros de arte y toda una serie de cómics con los que disfrutar del famoso Universo Expandido. Bien, pues siempre al quite, ya ponen este mes en librerías este tomo-volumen-ómnibus joyita que tantos y tantos estábamos esperando. La Boba Fett: Antología. Un tochal en tapa dura con cantidad de aventuras de este atractivo cazarrecompensas que comenzó en pantalla siendo afín al Imperio, personaje que con muy poco se hizo con el atractivo de muchos fans de la películas. Un icono para los que flipábamos cada vez que veíamos su armadura o casco en pantalla. Quinientas páginas de pura acción. Donde tal como se anuncia, se recogen nueve historias que relatan algunas de las misiones más peligrosas del gran aventurero Boba Fett. Y añado yo. Aunque no están todas las mejores, el noventa por ciento de ellas, sí.

Y el volumen empieza con la que es para mí la mejor trama, al menos, la más sorprendente. Boba Fett: Enemigo del Imperio sucede antes de los eventos de Una Nueva Esperanza (Episodio IV), donde Darth Vader ordena al mejor cazarrecompensas de la galaxia una misión de búsqueda y recuperación. Boba Fett debe descubrir y devolver a Vader una pequeña caja cuyo contenido podría cambiar el destino de todos. Pero tras una misión tan importante, Vader no puede depender de un solo operativo así que… ¡No puede permitir que Fett escape con vida! ¿Boba Fett luchando contra Darth Vader? Eso es amigos, ¡eso es! Miniserie de cuatro números, joyita única, indispensable para el verdadero fan de La Guerra de las Galaxias.

Le sigue otra miniserie de las que te dejan el culo torcido por lo inesperado de su trama. Cinco números donde se promueve una retórica: ¿Recuerdas cuando Han Solo todavía era un sinvergüenza? Ah, los buenos viejos tiempos… En Inframundo: La basílica de Yavin, un grupo de hutts decide hacer una apuesta para ver quién tiene más peso en todo el inframundo galáctico. Y establecen una meta para este concurso. Deciden contratar gente para buscar el legendario Yavin Vassilika, un tesoro legendario que la mayoría de los seres sintientes del universo no creen que exista. Se reclutan los mejores y más brillantes pícaros del universo de Star Wars, es decir, Boba Fett, Han Solo, Chewbacca, Greedo, Lando, Dengar y otros se unen y se enfrentan para decidir quién es el mejor sinvergüenza de todos. Muy divertida lectura.

Le siguen a estas historias dos numeritos sueltos de la serie Star Wars: Empire (Imperio) exactamente en los que aparecía Boba Fett. En Sacrificios, con la noticia de la destrucción de la Estrella de la Muerte extendiéndose por toda la galaxia, la Rebelión se ha vuelto más audaz y el Imperio ha tomado medidas más duras. ¿A qué lado apoyará Fett? En Escombros, Boba Fett tiene la misión de encontrar un holoproyector que contiene una grabación insustituible.

Llegamos entonces a Boba Fett: Fuerza Desmedida, un historia donde conoceremos un suceso inesperado, nueve meses después de la Batalla de Yavin. Le sigue Boba Fett: Rescate, la investigación de la señal de socorro de una extraña nave en el espacio en la que el cazarrecompensas lo pasará mal de verdad. Motores gemelos de destrucción, nos muetra a Fett descubriendo que alguien le imita y decide enseñarle a ese dopplegänger de pacotilla quién es verdaderamente el cazarrecompensas más temido de la galaxia. Boba Fett: Muerte, mentiras y traición habla de Boba Fett y sus precios exorbitantes para cada trabajo. Pero si buscas venganza o protección, él lo hará. Si estás buscando recuperar a tu prometido secuestrado, a la heredera de la fortuna de un hutt, ningún precio es demasiado exorbitante, ¿no?

Adoro el dibujo de John Wagner y en este cómic se sale.

Cierra este ómnibus Boba Fett: Agente de la muerte, donde diez años después de la Batalla de Yavin, el último superviviente de la especie Gulmarid, quiere vengarse de los comandantes del navío imperial Azgoghk, el almirante Mir Tork y el doctor Leonis Murthé, por capturar miembros de la especie y hacerlos sufrir hasta su extinción. Contratan a Boba Fett para el trabajo, no solo por la pequeña tarifa ofrecida en este caso para ello; más bien, para que el cazarrecompensas pueda ganar fama a nivel intergaláctico.

Boba Fett: Antología fue en USA una de las publicaciones de los Star Wars Omnibus. Pero hubo más: Tales of the Jedis, Knights of the Republic, Dark Times, Clone Wars: Republic goes to War, X-Wing Rogue Squadron… El de Boba Fett fue el volumen #12 de todas estas maravillas y el más vendido, por lo que he podido saber. Así que ojalá Planeta Cómic decida traernos algún día todas estos ómnibus que no son otra cosa que puros tesoros comiqueros.

¿Estamos ante uno de los mejores regalos que se pueden hacer estas navidades? Boba Fett: Antología se postula como uno de los más serios candidatos, sin duda. Al menos, si queréis ver en ellos o ellas esa sonrisita nerviosa de gustirrinín.

Reseña: Star Wars. The High Republic. Aventuras, de Daniel José Older, Harvey Tolibao y Rebecca Nalty

Vamos calentando motores que se aproximan nuevamente tiempos guaposos de Star Wars. Por lo que uno, como no lo puede dejar mucho tiempo después de haber sido envenenado con el dardo ya hace unos años con esta saga/mundo/universo mítico; pues recurro a Planeta Cómic, lugar donde encontrar toda una serie de títulos y eventos de La Guerra de las Galaxias y su Universo Expandido que me flipan. No hace mucho reseñé El Miedo No Existe (https://www.cronicasliterarias.es/?p=6643), cómic de The High Republic, este nuevo evento tan en boga ahora, que me dejó unas tremendas sensaciones. Bien, pues para los interesados, deciros que dentro de The High Republic se están elaborando toda una serie de títulos la mar de interesantes pero también independientes a la hora de disfrutar; siempre que tengas asimilado el concepto base para con la historia, y del que si no sabes nada, yo te cuento.

Star Wars: The High Republic es un proyecto que fue anunciado por primera vez como Proyecto Luminous, una idea general en el que empezaron a trabajar Cavan Scott, Claudia Gray, Charles Soule y varios autores más como Daniel José Older, Harvey Tolibao y Rebecca Nalty. Es decir, autores que ya han trabajado en obras para el Universo Expandido, y que pensaron en una idea que abarcaría tanto cómics como libros para contar una historia interconectada ambientada en la Era de la Alta República. ¿Cómo? Tranquilos, que sé que no todo el mundo es tan friki, jajaj… Son y serán aventuras ambientadas dos siglos antes de los acontecimientos del Epidodio I: La Amenaza Fantasma, aquel film donde vimos la infancia del glorioso Darth Vader.

The High Republic: Aventuras que recién publica Planeta Cómic contiene los primeros cinco números de la serie original. Es uno de los tomos recopilatorios de IDW que más se ha vendido en USA aunque aquí se ha decidido publicar en formato TPB. Un tomito donde nos llevan al Sistema Trymant, donde un grupo de jóvenes padawans, bajo la guía de Yoda, andan en una misión en la ciudad de Bralanak, para salvar a la gente de las consecuencias del desastre hiper-espacial, y donde una joven jedi llamada Lula Talisola, pronto se convertirá en una de sus más brillantes discípulas. Mientras tanto, en la ciudad de Bralanak, nos encontramos con un habitante de Zeen Mralan al que siempre le educaron para tener un enorme cuidado con todo lo que respecta a la Fuerza. Y ya sabréis porqué. Pero Yoda despliega en la ciudad a los padawans en deslizadores para salvar a todos los civiles que puedan. Lo que lleva a una escaramuza con algunos piratas que han aprovechado para saquear el planeta. Y como colofón del primero número, se cuenta un secreto que dejará a muchos fans con el culo torcido.

Así empiezan estas aventuras palomiteras de una nueva época chula de Star Wars.

Como gran fan de la mejor saga espacial de todos los tiempos, nunca tengo suficiente tras leer y ver films que corresponden al canon de Lucas. Pero fuera, hay más. Los libros y autores también súper fans, hacen un trabajo glorioso porque lo sienten y con ello se inspiran y rellenan huecos de una trama eterna, de épocas, mundos, diferentes culturas, infinitas historias que se quieran proponer e imaginar. Por que para intentar recopilar algo así…, la metáfora es fácil. Con Star Wars se tiene todo un universo para crear todo y más de lo que uno quiera, o mejor dicho, Disney en estos momentos te deje explorar. El ejemplo lo tenemos claro en la seriaza que se han marcado Jon Favreau y Dave Filoni con The Mandalorian. Dos fans de toda la vida, trabajando con amor para la saga que llevan en su corazón desde pequeños, de ahí, ¿qué pude salir mal? Pues eso mismo está ocurriendo con The High Republic.

Si metemos o se reúnen unos pocos de los autores que llevan toda una vida haciendo cositas para Star Wars, todo para crear una serie de aventuras y nuevos eventos, en ese «brainstorming» de cabezas pensantes con dones literarios… Las historias salen como churros. Pero churros buenos para mojar en chocolate. Que si te crean una raza nueva, un personaje distinto que dirige todo un clan, un jedi diferente en conceptos, un cazarrecompensas del que pende su familia, un pícaro que roba para un Estado o un soldado del Imperio que odia su trabajo… Saber de sus vidas, mola. Y pienso disfrutar del Universo Expandido, todo el tiempo posible que mis ojos lectores me dejen.

Eah.

Reseña: Doctora Aphra. Fortuna y Destino, de Wong, Cresta y Rosenberg

Doctora Aphra puede ser el personaje del Universo Expandido con el que más veces me he topado y del que menos sé. Me la he encontrado en novelas, en algunos cómics (de pasada) y mucho-mucho en varios «ameritrasher» (juegos de mesa temáticos modernos que son auténticas joyitas donde vivir aventuras como el Imperial Assault o El Borde Exterior (Outer Rim)). Sinceramente, andaba loco porque Planeta Cómic trajera por estos lares la miniserie de cinco numeritos de Doctora Aphra que se publicaron en USA el año pasado. Ya sabéis, estos tomos tan chulos y llevaderos que la editorial va sacando cada poco y que nos mantienen enganchados al mejor Universo Expandido y con autores del momento. Esa droga con la que muchos nos dopamos mientras esperamos series de TV o películas por llegar. Y aunque Doctora Aphra: Fortuna y Destino se puede leer independientemente, me di cuenta que quizás hubiese sido mejor haber leído antes la otra miniserie del personaje que ya publicó Planeta Cómic (https://www.planetadelibros.com/libro-star-wars-doctora-aphra-n-0107/251138); aventuras totalmente diferentes, pero así uno/a puede ir más puesto con el personaje viendo como se desenvuelve en situaciones donde es la principal protagonista. Diría que son las únicas publicaciones donde encontrar algo así. Prometo reseñarla si esos siete numeritos de Kieron Gillen y Simon Spurrier se editan en formato integral algún día. Guiño/guiño.

La doctora Chelli Lona Aphra es un personaje que apareció por primera vez en la miniserie Star Wars: Darth Vader (2015) de Marvel Comics creada por el guionista Kieron Gillen y el artista Salvador Larroca. Rápidamente, Aphra se convirtió en un personaje destacado y comenzó a tener aventuras interesantes y propias dentro de la aventura principal en la que aparecía como secundaria. En esencia, Aphra es una arqueóloga que trabaja para el Imperio en ocasiones, pero ese tipo de personaje de moral cuestionable que principalmente hará lo que le venga en gana… Mientras Darth Vader no la vea. Esa moral tan de caza-recompensas de este universo, una chica capaz de lo mejor y de lo peor, una arqueóloga que determinará qué hacer según se tercien las cosas. De pícara la categorizaría yo.

Y en Doctora Aphra: Fortuna y Destino tenemos nueva tripulación y nueva misión. Con la Alianza Rebelde nuevamente huyendo después de su derrota en la Batalla de Hoth, se crea un momento ideal para trabajar en el rescate de nuevos tesoros en los que la arqueóloga lleva tiempo poniendo el ojo. Nunca ha existido un momento tan bueno para que forajidos, sinvergüenzas y la errante arqueóloga se abran camino con “tranquilidad” por la galaxia. Además, estamos en un momento de crisis en los que Doctora Aphra recibe solo trabajitos de poca monta y los créditos necesarios para vivir se disipan. Y así es cuando la oportunidad de volver a una buena vida se planta ante ella cuando le encargan encontrar los Anillos de Vaale. Unos tesoros creados por los Arquitectos de Vaale, una sociedad antigua y olvidada con sede en la más importante ciudad del planeta Dianth. Según las leyendas, existían dos anillos: uno que proporcionaba la vida eterna pero enloquecía al que lo usaba, y otro que daba a quien lo usaba la fortuna eterna pero aceleraba su muerte. Cuando se usaban juntos, los anillos supuestamente proporcionaban al usuario un gran poder. Pero los anillos supuestamente están malditos, se dice que podían mantener a toda una ciudad esclavizada, corrompiendo el aire que los rodeaba. Existen pocas historias de exploradores que se aventuraran en Dianth. Los que sobrevivieron, se volvieron locos. Dicen haber visto horrores indescriptibles…

La estudiante de arqueología Detta Yao contrata a la deshonesta Doctora Chelli Aphra para encontrar los Anillos y así poder acabar su tesis sobre dichas reliquias. Aphra acepta el trabajo (consciente del valor del tesoro), pero descubre que Ronen Tagge, miembro de la poderosa familia Tagge, también busca los anillos… Aphra necesitará un grupo de cazadores de tesoros como nunca antes ha visto la galaxia.

Aphra fue el primer personaje original de Star Wars que no pertenece a las películas y que ha llegado a liderar una serie de cómics en Marvel. ¿Sus aventuras? Dignas de colección. Más unas portadas espectaculares que tiene la serie.

Reseña: Star Wars. The High Republic. El Miedo No Existe, de Cavan Scott, Anindito, Morales y Leoni

Uno que cada no mucho necesita Star Wars, ante la ausencia de pelis, tira del Universo Expandido que para eso está. Libros, cómics y alguna que otra serie de TV que nos calma la sed con argumentos nuevos, todo antes que revisitar las joyitas que tenemos en nuestro haber. Uno lo que hace es alzar su Ala-B y dirigirse a Planeta Cómic que es ese planeta donde uno/a puede aterrizar en puerto estelar, y encontrar estas chuladas de publicaciones del Universo Expandido con los que uno calma la sed. Novedades que por fin llegan a nuestro país. Donde por fin se ha publicado el tan esperado arco llamado The High Republic, la considerada nueva era de Star Wars en formato cómic.

Un primer volumen que recoge los primeros cinco números de la serie. Una trama que nos lleva al pasado, a la edad dorada de los jedi y ahora os digo una cosa: aferráos a vuestros sables de luz, queridos padawans, pues viene una historia con una fuerza tremenda, que llega aquí, ahora, pero entró en USA a principios de 2021 con una cantidad de títulos que nos ponen coordenadas hiperespaciales establecidas doscientos años antes de la Saga Skywalker. Aun así, una nueva aventura interconectada. Pues el guionista Cavan Scott hace un gran trabajo para configurar una historia que engancha a través del atractivo que siempre tiene en esta obra la interconexión de personajes, escenarios, mundos…

Y ya en las escenas iniciales nos encontramos con la padawan Keeve Trennis que actualmente se entrena con un maestro trandoshano llamado Sskeer. ¿Sabéis quién es? Sólo diré que en este momento Sskeer tiene un brazo y está fresco como un pepino. Además de eso, realmente no hemos visto muchos trandoshanos en el universo de Star Wars que sean jedis, ¿no? La propia Keeve es un personaje nuevo y maravilloso y que la presenten en la cúspide de su título de caballero es una brillante elección para empezar. Rebosa personalidad y parece la combinación perfecta de torpe y tía dura. En sensaciones, me recordó bastante a cuando conocimos a Rey Skywalker por primera vez. Aunque Keeve es muy de decir palabrotas y se emociona bastante cuando conoce a otros jedis. ¿Podéis culparla? Os encantará.

En general, es un cómic muy de inicio que empieza con una historia bastante autónoma. Pero es más un adelanto de otra cosa que está por venir. He podido saber que para aquellos suertudos que han tenido la suerte de leer todo lo existente en otros medios sobre la Alta República, lo que aquí se cuenta es mucho tiempo después de los eventos contados en la novela de Charles Soule (Luz de los Jedi). Que estoy loco por leer, por cierto. Y curiosamente pocas horas antes de la misión en el Faro Starlight.

En los momentos en los que la galaxia se está recuperando del Gran Desastre Hiperespacial que acabó con innumerables vidas cuando los escombros de las naves espaciales devastaron el sistema Hetzel a la velocidad de la luz; al mismo tiempo en el que vemos a Keeve entrenando con Sskeer en sus Pruebas Jedi empuñando su chulo sable de luz de doble hoja que se puede quebrar en hojas separadas. Una tarea aparentemente imposible con los insectoides locales llamados Ximpi, zumbando en su oído, pero bueno. Como os decía, The High Republic: El Miedo No Existe recoge los primeros cinco números de la serie. En estos se presenta bastante acción y una amplia gama de personajes que marcan el tono y la aventura épica de inicio con la que la padawan Keeve Trennis tendrá que lidiar.

Emociona ver tantos datos, aprender más sobre nuevos maestros, héroes, villanos y lo que es mejor: tipos de armas, naves, razas y mundos diferentes a los conocidos. Que para mí siempre ha sido el verdadero atractivo de Star Wars. El Gran Maestro Jedi Veter compartiendo título, nada más y nada menos, que con el propio Yoda. Wow! ¿Y el arte? El arte de Ario Anindito y el entintado de Mark Morales muy resolutivos.

Un comienzo prometedor para una época de oportunidades y aventuras. Un tomo que además aporta una galería de bocetos al final, otra de personajes y portadas de cada uno de los cómics.

Tomitos que dan lo que pido.

Reseña: Star Wars. Objetivo Vader, de Robbie Thompson, Stefano Landini y VVAA

Cositas que me digo a mí mismo de vez en cuando a la hora de leer: Un poquito de Star Wars, por favor. Pues cada poco uno necesita saber, necesita seguir y volver a ese Universo Expandido que tanto mola y para eso solo hay que poner el ojo en Planeta Cómic y en su constante publicar de cómics y novelas de la más famosa saga de Ciencia Ficción de todos los tiempos. Y como fan del que es para mí el mejor personaje, con más matices seguro de toda la saga, ¿cómo no iba a ponerme con Objetivo Vader?

Star Wars: Objetivo Vader recopila los seis números de los que se compuso la miniserie Target Vader, obra de Robbie Thompson, Stefano Landini, Cris Bolson, Marc Laming, Neeraj Menon, Andres Mossa, Erick Arciniega, Federico Blee y Jordan Boyd. Todo un elenco de nuevos y conocidos autores del mundo Star Wars que aquí se juntaron para un cómic que me atrevo a catalogar de único. Al menos, por cuestión principal. Y es que no me creo que a nadie se le ocurriera antes esta idea de un complot para matar al Señor de los Sith a la vez que se hace acto de presentación, o mejor dicho, se retoma un personaje que se acaba de volver súper interesante para mí como es Beilert Valance (¿El Hombre que mató a Liberty Valance?). Quizás vea cosas donde no las hay…

Entre las muchas cosas que ha demostrado la ejecución actual de Marvel en los cómics de Star Wars, se encuentra el hecho de que hay un número casi ilimitado de historias que se pueden contar sobre Darth Vader. En ese sentido, Robbie Thompson nos trae otra historia protagonizada por el Señor Oscuro de los Sith pero insisto, súper atractiva. Esta vez, Vader cumple dos papeles, el del cazador pero también el del perseguido. Todo mientras investiga una misteriosa red de contrabando. Además, otro personaje de la era clásica regresa para liderar la caza. Fue durante la miniserie Han Solo: Cadetes Imperiales donde los lectores actuales de cómics de Star Wars conocimos a Beilert Valance. En ese momento, Valance era un cadete modelo en la Academia Naval Imperial. Asimilaba muy bien la doctrina imperial y cumplía órdenes sin problema. Sirvió como rival natural de Han Solo, quien jugó libremente con las reglas y estaba más interesado en salir del Imperio y regresar a Corellia que otra cosa. Eso ya lo sabemos. Sin embargo, sucedió algo desafortunado. Durante una misión, Valance cayó. Y Han y sus compañeros de escuadrón lo rescataron después de desafiar órdenes directas de no hacerlo. La alternativa era dejar morir a Valance en un inminente bombardeo Imperial, pero Han y sus amigos rescataron a Valance, lo encontraron con una extremidad faltante y heridas graves en la cara pero vivo. Y aunque esas lesiones fueron tratadas con implantes cibernéticos, ni Han, ni los del equipo, creían que eso interferiría en una carrera de soldado de asalto como la de Valance.

En este cómic que os reseño hoy, sabemos que Valance salió del Imperio y se convirtió en un cazarrecompensas. Su vida es un caos como suele pasar con este gremio: está endeudado y regularmente infringe las recompensas de sus compañeros cazadores. Varios tipos quieren matarlo. Objetivo Vader comienza a reconciliar el Valance del canon actual de Star Wars con el personaje que aparecía en los cómics clásicos de Marvel (recordad que Valance es otro refugiado del universo Legends Star Wars y que originalmente debutó en el Star Wars #16 que se publicó en 1978). Pero ahora se recupera cual apariencia de cyborg, una mezcla de Terminator con el clásico Nick Furia. Un personaje molón lo mires por donde lo mires, con una característica potente que hay que recordar: odia a los droides y por ello tuvo en su día un conflicto de los gordos con Luke Skywalker y con el mismísimo Darth Vader.

En Objetivo Vader, Valance piensa y sigue igual. Cuando se le presenta un equipo y la misión, rápidamente destruye al miembro droide con su potente arma implantada. Este Valance es cazarrecompensas de los que no se corta un pelo. Y aunque todo el cómic gira en torno a esa red mafiosa llamada la Mano Oculta y como contrabandea armas en las propias narices del Imperio para luego vendérselas a la Rebelión; y a como el Emperador se ha interesado personalmente en el tema y ha enviado al propio Darth Vader para eliminar a este indeseable; sin duda, Objetivo Vader cuenta con un personaje principal de época que ya tarda en tener serie o película que lo encumbre de una vez por todas. Pues me encantó. Es otro rollo a The Mandalorian. Es diferente y lo disfrutas en este cómic que tiene un primer número intrigante. Valance tiene atractivo como mercenario solitario «con cualidades». Por otro lado, se retrata a un Vader confiado que va a morder el polvo como nunca antes se ha visto…, por muy poderoso que sea.

Reseña: Star Wars. Lando. Doble o Nada, de Rodney Barnes, Paolo Villanelli, Mossa y Forbes

En estos tiempos muertos fílmicos (algunos tan largos que desesperan al fan de Star Wars tan ansioso de más jamón), yo siempre recomiendo y recomendaré poner el ojo en Planeta Cómic y las cositas que publican casi cada mes. Lugar donde encontrar cómics, libros y libros ilustrados de la industria y saga de CF más famosa de todos los tiempos. Universo expandido, cómics con guiones que muchos llegan a convertirse en canon…, un maremágnum de tramas, que pudieron ser y no fueron o que son y que quizás algún día tengan vida fílmica. Historias en las que perderte. Y como tenía ganitas de más, le eché el ojo a Lando: Doble o Nada, un tomito en tapa dura que se acaba de publicar, una de esas historias que uno disfruta bien en piscina o playa, copa en mano, como un señor. Ya lo contaré al final de la reseña pero hay muy pocas cosas negativas que decir de Solo: Una Historia de Star Wars. Una película que no atrajo a una gran audiencia, en principio, pero calló muchas bocas. La película nos dio una mirada a las juventudes de Han Solo; de donde parte, a quien conoció y con quien se relacionó en sus inicios como contrabandista. Pero también alucinamos visualmente al ver una era de expansión imperial a través de la galaxia. Al tiempo que también aportaba algunos momentos memorables como es el primer encuentro de Han y Chewie, Solo enamorándose del Halcón Milenario y el fatídico encuentro entre Solo y Lando Calrissian; el juego del sabbacc, apuesta con la que se marcarían de por vida.

En Doble o Nada seguimos a ese Calrissian que conocimos en el film. La historia muestra a Lando, L3-37 y el Halcón en sus aventuras (pre-Solo) mientras el pícaro autoproclamado “Mejor Contrabandista de la Galaxia” evade la atención imperial y se esfuerza por que toda la galaxia conocida sea plenamente consciente de su genialidad a través de sus memorias (¿Calrissian Chronicles?). Un bareto súper famoso, mesas de juego de cristal y un autorretrato. Sí, su ego no conoce límites, pero como descubrimos, su buena conciencia -muy en el fondo-, sí. Y como toda buena historia tiene una misión. El pueblo subyugado de Petrisia, que se encuentra en el puesto avanzado de Kullgroon, lucha bajo el talón del Imperio. Y se pone en contacto con un contrabandista para que comercie con ellos después de que el Imperio tome el control de su mundo. Ese contrabandista es Lando y se le ofrece una tarifa para traficar con armas. Una oferta que inicialmente rechaza hasta que un oponente de juego descontento llega para reclamar su dinero robado y por tanto -a regañadientes-, recuerda ese trato con Kristiss y tiene que aceptar. Después de ciertos tejemanejes, el Imperio pone el punto de mira en el Halcón Milenario. Y Lando después de evadirlo, ya en Kullgroon, se encuentra con lo que se encuentra…

Se hace súper divertido ver a Lando y L3 peleando nuevamente en pareja. Su relación en la película a mí me hizo bastante gracia, es uno de los puntos chulos del film. Y fuera de este tema sensual ver a Lando en toda su gloria descarada y egocéntrica es cuando menos comedia a lo Star Wars. Pues Lando realmente cree que es el centro del universo, y ver como su juventud y prepotencia le hacen todopoderoso, a veces, gusta ver como todo se mueve desde ese punto de vista de un tipo que ayudó años más tarde a destruir la Estrella de la Muerte.

Mencionar del dibujo de Paolo Villanelli que me parece muy justo, solo suficiente para que la historia de Rodney Barnes sea potencialmente interesante. En este volumen es definitivamente el guión y los personajes lo que despierta interés. Mi consejo es que en las historias de Star Wars un dibujante tiene que siempre-siempre soltarse, explayarse, y esplender todo su don en grandes viñetas de planos espaciales y horizontes de otros mundos en los que perderse… Es una oportunidad que no siempre tiene un dibujante y es de locos desaprovecharla.

Cambiando de tercio, os contaré que en una red social a alguien le extrañaba que le hubiese gustado Solo: Una Historia de Star Wars. La película. Donde Lando tiene unos muy buenos momentos. Le extrañaba, por que solo había oído malas opiniones. Y yo no di crédito. O bien vivo en otro mundo o quizás en un plano alternativo a esta persona pero no sé de nadie que no le llegara a gustar esta película. Sinceramente, nadie. Un purista que otro…, que si tal, que si cual, pero que al final, con el paso del tiempo (el tiempo lo perdona todo), termina diciendo que es una de las mejores películas actuales que se han hecho de Star Wars. A lo que os diré que Lando: Doble o Nada es una mini-precuela de esa gran película. De hecho, el final desemboca justamente en la primera aparición de Lando en el film. Como para no molar.