Reseña: Marvel Limited Edition. Spiderman. Capítulo Uno, de John Byrne

Nadie dice NO a volver a los buenos tiempos, a los buenos cómics y nadie debería evitar a John Byrne en tiempos muy prolongados. Pero lo que tiene delito en mí es que no recordaba que el maestro Byrne hubiera tenido una época con el trepamuros. Que existía y ahora en novedades está en un Marvel Limited Edition un volumen que recopilada la serie de doce números llamada Capítulo Uno donde el consagrado guionista e ilustrador le dio “tratamiento” a nuestro querido vecino Spiderman.

Su visión del personaje.

Así que, como no aprovechar el momento, la publicación de esta genial novedad que se marcan Panini Cómics y SD Distribuciones con su colección de indispensables cómics clásicos los ya tan conocidos Marvel Limited Edition. Es el momento, sin duda, de degustar la miniserie que se llamó Capítulo Uno (Chapter One), del Spiderman, de John Byrne, que se publicó entre 1998 y 1999. Doce entregas, más un número aleatorio #0 -intercalado-, una Renovación de la Telarañas (como bien titula en su articulo inicial Eduardo de Salazar), que nos lleva a los primeros días de Spiderman tal como el maestro decide reescribirlos y los reinventa. Pues la serie esplende y está cien por cien impulsada con inspiración gracias a la mente y pluma de la superestrella de la industria John Byrne, quien proporciona guión y lápices además.

Una publicación que roza los dos miles pero de las pocas series que se podrían ubicar por apariencia y estilo en los benditos años 80. Byrne incluso parece preferir una re-imaginación clásica de una historia icónica del origen de un superhéroe, muy parecido a lo que hizo con el Superman ochentero. Aunque sinceramente con El Hombre de Acero lo hizo bastante mejor. Y eso que Byrne siempre gusta, tiene un nivel muy alto pese a no estar en su top. Es más, Capítulo Uno, en el momento en que se publicó, muchos lo catalogaron y declararon como nuevo «canon» para Spiderman. No obstante, la gente se fue dando cuenta que era una designación hecha un poco a la ligera cuando los poderosos de La Casa de las Ideas se dieron cuenta que era una estupidez cambiar los eventos del Amazing Fantasy #15, al menos, en la forma en que Byrne lo cambia aquí.

Eso si, permitid que aclare que como fan incondicional de todo lo que hace o hizo este señor, honestamente, este MLE hay que tenerlo a poco que seas fan de Spidey. Es diferente. Y al ser uno de los personajes de los que más guiones se publican (Spiderman, Los Vengadores, Batman, Superman…) la palabra “diferente” debería sonaros a “refrescante”. Y apetecible. Cierto es que el medio está lleno de reinicios, de vuelta a los orígenes…, pero al igual que Frank Miller hizo con Daredevil en El Hombre Sin Miedo, Byrne también aporta aquí su ingenio magistral para “retocar” mitología y el resultado neto es cuanto menos digno de leer. Tenéis que quedaros con lo que os dije antes. Hablamos de una serie por la que llegaron a plantearse en un momento dado ponerla como canon.

Eso no es moco de pavo.

Dichos cambios incluyen el momento icónico de la «picadura de araña», que se cambió de «adolescente mordido por una araña radiactiva» a «adolescente es atrapado en una explosión radiactiva y es mordido por araña». Como guinda al pastel, Otto Octavius está presente durante esta explosión y ese es el momento en que adquiere sus superpoderes. Un coctel curioso, ¿no? Pero vincular a Peter y a Otto más estrechamente es una idea con una enorme cantidad de potencial (como lo atestigua la serie Superior Spider-Man), que los dos obtengan sus poderes forjados en el mismo momento exacto ya casi que los une para siempre. Y este es solo uno de los muchos casos en los que Byrne tocará la fibra a los más puristas. ¿Más? Momentos como estos: Anna Watson le da la noticia a Peter sobre la muerte del tío Ben en lugar de un policía al azar, o el Duende Verde es el cerebro tras algunos de los primeros villanos de Spidey. Ideas que en realidad dan la sensación de estar leyendo un What if…?, pero uno de los molones. Aun así, en cuanto a los puristas que no quieren que se les toque nada-nadita-nada, os contaré bajito que hay más momentos sarcásticos que terribles. Por ejemplo, Byrne intenta modernizar el origen haciendo que los estudiantes de secundaria hablen de ir a ver un concierto de los Rolling Stones.

Cosas así.

Digno de ver. Leer. Tener.

Reseña: Marvel Limited Edition. Marvel Two-in-One. Mi Amada… ¡Mi Asesina!, de VVAA

Otro puntal de lanza de Panini Cómics es la asociación con SD Distribuciones para publicar cada mes un Marvel Edition Limited, a cual más interesante. Lugar donde obviamente se recuperan grandes joyitas de cómic clásico, tomos que algunos se agotan casi antes de salir. En ellos, de vez en cuando, aparecen los Marvel Two-in-One que tan buenos momentos de lectura nos dieron a algunos en nuestra infancia y aún dan. Una serie regular de cómics que fue publicada por Marvel Cómics entre enero de 1974 y junio de 1983, historias no solo protagonizadas por Ben Grimm/The Thing/La Cosa, sino el lugar donde correr las mejores aventuras que se pueden leer del personaje con diferencia. Mismo lugar donde encontrarlo al rudo pedregoso haciendo equipo con héroes y villanos (a veces, al mismo tiempo) para detener a un enemigo mayor y común.

Mola que se tenga en cuenta el contenido y que se abra este MLE denominado Mi Amada… ¡Mi Asesina! con el Fantastic Four Annual #11, una aventura de las chulas donde Reed Richards, Susan Storm y Namor, así como Johnny Storm, el Capitán América y Bucky batallando con un montón de soldados nazis, laboratorios secretos y enfrentándose al villano (que muy pronto se pondrá de moda, ya veréis) el temible Barón Zemo. Así como los dos primeros Marvel Two-in-One de la historia donde digamos que nace esta idea de poner aventuras aparte de este poderoso superhéroe que dice frases míticas como, ¡He sido el único e inigualable The Thing demasiado tiempo para ahora dejar que un montón de estiércol me robe la gloria! O su maravillosa: ¡Es la hora de las tortas! Como dice un colega marvelita que tengo de toda la vida: «De un huerto donde están Bill Mantlo, Ron Wilson, Roy Thomas, John y Sal Buscema, Marv Wolfman, Jim Starlin y Jim Shooter; no puede salir nada malo».

Marvel Two-In-One: Mi Amada… ¡Mi Asesina!, es un volumen que se disfruta de peh-a-pah, añado, porque además hay que indicar que continua la serie que abre en el MLE que se publicó en agosto, el Marvel Two-in-One: Grita Monstruo. Aquí se continúa desde el original Marvel Two-in-One #20 llegándose hasta el #36 y añadiéndose alguno más de otra serie para completar tramas. Detalles que se agradecen. Un inicio que nos traslada a 1942 cuando una gigantesca nave nazi con forma de esvástica ataca edificios en la ciudad de Nueva York y La Cosa saca pecho para evitar daños a la ciudad más bonita del mundo… Apoteósico número. De los pocos y curiosos números donde disfrutar de The Thing en forma humana y con un curioso traje creado por Reed Richards como exoesqueleto, pese a que Galactus…

Acción y acción. Aventuras que nos ponían el vello de punta cuando las leíamos por primera vez, y creo que esa es la verdadera fuerza y atractivo para comprar/pillar estos Marvel Limited Edition que acaban de ver la luz; ediciones limitadas algunas inencontrables al poco de publicarse. Con Ben Grimm recorriendo mundo; Londres, Cabo Cañaveral, el Triángulo de las Bermudas… e incluso enfrentándose a cosas muy locas como un Tyranosaurus-Rex en un pantano lleno de inmensos brontosaurus. Pero también hacen aparición grandes personajes como Los Invasores, La Legión de la Libertad, Thor, Puño de Hierro, Nick Furia, Spiderwoman, Deathlok o la famosa aventura (muy buscada) en la que Ben Grimm se encontró por primera y única vez con Doc Savage. Una joyita. Además, de aparecer una de las legendarias batallas finales de todos los superhéroes contra el tan de moda, Thanos.

Vais a quedar con ganas de más. Sorprendidos, y melancólicos muchos, como me sentí yo al recordar algunas de estas tramas que el insulso de mi cerebro creía haber olvidado. Mi esperanza es que en que en algún momento en el futuro cercano aparezca otro nuevo MLE que aporte más. Otro nuevo tomo que complete la colección. No es difícil. Insisto, verdaderas joyitas del pijameo que nos encandilaron entonces donde algunos números mantienen muy bien el paso de los años. Y los que no, si te los tomas como el visionado de una peli resultona de serie Z (a lo Sharknado, por ejemplo), los disfrutarás de lo lindo. En definitiva, un Marvel Limited Edition que vale su peso en oro por el contenido clásico incluido que rebosa nostalgia por los cuatro costados.

Reseña: Marvel Limited Edition. John Jameson – Hombre Lobo, de Gerry Conway, Gil Kane, John Romita, Tony Mortellaro y VVAA

Tener recopilado todos los cómics donde aparecía John Jameson (Hombre-Lobo) fue uno de los proyectos en mi adolescencia. Como amante del género de Terror en cualquiera de sus formas (sobre todo, del casi inexistente cómic de Terror), amé y amaré siempre, el rescate de monstruos clásicos que tuvo lugar en la Casa de las Ideas; y cuando me di cuenta que todo lo que corresponde al hijo de J J. Jameson eran un cúmulo de cómics que se podían reunir y coleccionar, decidí hacerlo. Obviamente, treinta y tantos años después y poseedor de una madre de esas que sufrimos muchos niños de los 80´s, a las que llamábamos gentilmente “liberadoras de espacio”; todo aquello se perdió en el tiempo. Aunque no en el olvido. Y quizás por que es verdad que el Universo se expande y se contrae, que todo vuelve, éste que está aquí, dio un salto de alegría al ver que en los Marvel Limited Edition que editan Panini Cómics y SD Distribuciones se publicaba un proyecto igual al de mi niñez. Pero todo recogido en un solo volumen, en tapa dura, joya-joyita que ha tocado mi patata… Pues incluso contiene más de lo que yo un día pude conseguir. Bastante más.

Todo el mundo sabe que J. Jonah Jameson odia a Spiderman. ¿Por qué? Los primeros indicios se revelan en Amazing Spider-Man #1, en una historia que presenta a su hijo astronauta John Jonah Jameson III, y como declara el director del periódico: “La juventud de esta nación debe aprender a respetar a los héroes reales, hombres como mi hijo, ¡John Jameson, piloto de pruebas! ¡No monstruos egoístas como Spiderman!». Por supuesto, cuando el cohete espacial está en peligro, es Spidey quien lidera el rescate de ese chico… Sin embargo, una década después, el heredero Jameson se encuentra nuevamente con el trepamuros, y esta vez desde el bando contrario pues por mal del destino, ha contraído la maldición del Hombre- Lobo.

Todas estas aventuras convirtieron al hijo del director del Daily Bugle durante un tiempo en un personaje recurrente popular que incluso tuvo su propia miniserie. Todas esas hazañas ahora se recopilan en John Jameson – Hombre Lobo (Man-Wolf: The Complete Collection), que incluye los cómics Amazing Spider-Man #124-125, #189-190; Giant-Sized Super-Heroes #1; Creatures on the Loose #30-37; Marvel Premiere #45-46; Marvel Team-Up #36-37, Savage She-Hulk#13-14 y el curioso Peter Parker, the Spectacular Spider-Man Annual #3.

Mientras estaba en la luna, Jameson encontró una piedra roja, única entre las otras rocas lunares de las que iban recolectando. Lo ocultó a la NASA, solo para descubrir que su radiación cósmica lo estaba transformando en un poderoso hombre-lobo. Se reveló que la piedra era un objeto extradimensional conocido como la piedra divina mística. El chico estuvo así durante seis meses antes de aparecer en Nueva York, para sorpresa de su padre y nuestro querido vecino Spiderman… Esto ocurre inmediatamente después de los terribles sucesos de la muerte de Gwen Stacy. Un plan malvado del por entonces emergente guionista Gerry Conway que llevaba la serie. «Estaba tratando de crear villanos nuevos y divertidos para que Spidey luchara contra ellos y encontrar la manera de involucrarlos personalmente en el elenco. Sentía como si Spidey no hubiera tenido nuevos villanos buenos desde que Kingpin entrara en escena. También me gustó la idea de una amenaza verdaderamente física, en lugar de otro científico retorcido…», declaró Conway en su día a Back Issue. «Sabía que la relación entre J.J. Jameson y su hijo se había minimizado. Recuerdo que me afectó mucho la primera historia de John Jameson cuando nos enteramos de lo que motivó la intensa aversión de Jonah por Spiderman. Su sensación de que la grandiosidad de Spidey disminuía el aprecio del público por héroes «reales» como su hijo, el astronauta. Pensar en hombres-lobo y la luna y querer involucrar un ángulo personal, me llevó a John Jameson de una manera bastante fácil”.

Historias brillantes que fueron ilustradas nada más y nada menos que por Gil Kane y John Romita, con Tony Mortellaro junto con el dibujante entrante Ross Andru. Equipo que estableció una dinámica entre autores, hoy maestros consagrados, que difícilmente se ha vuelto a ver tan resolutiva en otra colección de cómics. La respuesta del lector fue lo suficientemente fuerte como para alentar al Editor Jefe de Marvel de por entonces, Roy Thomas, a encargar una serie de Man-Wolf como protagonista de Creatures on the Loose.

Marvel ya tenía su Werewolf by Night, pero esto es otra cosa. Vais a ver que John Jameson – Hombre Lobo es simplemente Marvel en su mejor época demostrando Terror y pijameo en conjunción. Un spin-off de un spin-off, al que se le coge cariño. John es un buen tipo, pero es un monstruo. Historias importantes para entender el buen cómic que se creaba en mis añorados años 80.

¡No es una broma!

Reseña: MLE. The Deadly Hands of Kung-Fu. Puño de Hierro y Otras Historias, de Rudy Nebres, Chris Claremont y VVAA

Tras el The Deadly Hands of Kung-Fu y el Luke Cage: Del Infierno… ¡Un Héroe!, donde disfrutamos de puños, patadas voladoras y ostias a mansalva, llega otro Marvel Edition Limited, esta vez la recopilación de todas las aventuras de Puño de Hierro dentro del mítico magazine de los años 70. Una nueva joya-joyita-joya del género recuperada para los que fuimos niños en los 80s, con padres y abuelos cinéfilos donde semana sí y semana también, se estrenaba o “daban” en el autocine una peli del gran Bruce Lee que todos íbamos a ver. Dias de gloria, sueños y buenos momentos para el entrenamiento de lo que treinta o cuarenta años después llamarían friki, o polifriki, como a mí me gusta llamarnos; porque nos gusta de todo. Todo lo bueno de cómics, libros, música y cine.

El Kung-Fu, ese tremendo arte que se mostró al mundo y del que siempre queríamos saber más. Porque saber demasiado, era poder. En 1974, la fiebre del Kung-Fu golpeó a toda USA y gracias a la gran y pequeña pantalla, se expandió por medio mundo. Cine, televisión pero también una exitosa serie de cómics llamada, en principio, Maestro de Kung-Fu, que partía de un muy chulo magazine llamado The Deadly Hands of Kung-Fu, fue lanzado por Marvel. Y fue genial, os lo puedo asegurar, porque yo estuve allí, lo viví, lo gocé y disfruté “in situ”. Historias que iban encabezadas por el gran Shang-Chi, pero donde podías encontrar también a dueños y señores de las patadas voladoras como Puño de Hierro o los Hijos del Tigre. Tiempos de grandes cómics con artistas considerados a día de hoy autores consagrados. Y unas portadas impresionantes de Neal Adams.

Cada número no solo presentaba aventuras y tramas con acción a raudales de los más grandes héroes del Kung-Fu, sino también entrevistas, guías de artes marciales, reportajes fotográficos y críticas de películas, TV y libros. Si había algo que quisieras saber sobre artes marciales, The Deadly Hands of Kung-Fu era tu fuente. Tu manantial en mitad del desierto; ese kiosco lleno de periódicos y revistas insulsas de la época. Tesoros a nuestros ojos. Y todo estos recuerdos de abuelo pelirrojo es para que veáis el tremendo valor que tienen los Marvel Limited Edition que Panini Cómics y SD Distribuciones andan publicando/rescatando, joyitas clásicas donde encontrar hoy en día los mejores relatos de esa gran revista-cómic que fue The Deadly Hands of Kung-Fu.

Donde tras algunos intentos con un Bruce Lee comiquero que no prosperó, llegaron algunos susodichos que sí que lo hicieron a su imagen y semejanza como Shang-Chi y también el magnífico Puño de Hierro. Personajes que enganchaban por su trasfondo, sus imponentes presencias en viñeta y su autoridad y rápido desenlace contra adversarios de gran calibre. Quizás por el pijameo, quizás por su carácter, a mí me llegó más Iron Fist, o Danny Rand, poseedor del incomparable poder otorgado por el don del Puño de Hierro. Quién debía defender el reino místico de K’un-Lun del siempre malévolo Dhasha Khan, que intentaba poner a prueba el temple de Puño de Hierro con sus terroríficos planes. En un gran arco incluido en este tomo, el guerrero-hechicero busca el espíritu del Pájaro de Fuego, una mujer protegida por Iron Fist, pero Khan tiene al Dragón de Plata a su lado, ¡alguien con una conexión profunda e inquietante con Danny Rand! Una confrontación que pondrá en peligro el alma de Iron Fist, además de lo dicho: puños, patadas voladoras y ostias a mansalva, entre exuberantes ilustraciones de lavado de tinta que transmiten poder y majestuosidad en el mundo de las artes marciales. Y alguna que otra aventura en solitario de las compañeras de Puño de Hierro: Misty Knight (ex-agente de policía que tiene una agencia de investigación privada) y Colleen Wing (descendiente de una familia de samuráis, que vengó la muerte de su abuelo con la ayuda de Puño de Hierro).

Las conocidas Hijas del Dragón.

The Deadly Hands of Kung-Fu: Puño de Hierro y otras historias contiene los números de #10, del #19 al #27 y #29 y #30 de la colección, donde se incluye la monumental saga en seis partes, a cargo de Chris Claremont y Rudy Nebres, en la que Puño de Hierro lucha por el destino del mundo. Una joyita que vuelve a nosotros, a nuestro tiempo, a nuestras cómictecas.

Un buen chute del mejor arte marcial de todos los tiempos.

Reseña: Luke Cage. Del Infierno… ¡Un Héroe!, de Archie Goodwin, Roy Thomas, John Romita Sr. y Steve Englehart

El buen comiquero lleva en la sangre ser coleccionista. Respecto a un personaje que le mola, siempre lo quiere todo-todito-todo de él en su cómicteca. Pero uno/a, cuando es consciente de que el espacio/tiempo están relacionados, no le queda otra que hacer «selección» y tal vez buscar sólo las mejores épocas, las mejores sagas, de ciertos superhéroes en particular. Tener lo mejor de lo mejor, cosa harto difícil hace unos años pero que gracias a las editoriales de nuestro país cada vez se va haciendo más fácil por sus constantes colecciones, recopilaciones, tomos indispensables y demás. Van llegando a librerías en esta gloriosa Época de los Integrales que estamos viviendo. Y ahora que me perdonen los seguidores de T’Challa, Wakanda y demás…, pero para mí, sin duda, y desde siempre, si ha habido un icono Marvel de la cultura negra ese ha sido siempre Luke Cage. Aunque yo siempre lo conocí como Power Man. Tío duro, cercano, un negraco que da su merecido a esos listillos blancos a la vez que encumbra los derechos de las personas en la sociedad. Y que opta por un tono medio y elige limpiar las calles y hacer de su comunidad un lugar más seguro. No obstante…, un héroe de los 70s…, cuando en el cine se repartían ostias y tiros por doquier…. Obviamente, Luke Cage trabaja por un precio. Su carácter subyacente es el de un hombre honesto que solo intenta vivir una vida que se esfuerza al máximo por derribarle. Siempre recordaré el comentario que me hizo una chica en la Comic-Con de San Diego donde ese año se debatía sobre personajes de cómic de los 70. La fan-girl dijo algo así: No dejes que su aspecto de duro te engañe… Luke Cage es 100% osito de goma por dentro. Nunca supe cómo calificar eso.

En Luke Cage encuentras la potente explotación fibrosa de musculoso tío negro por un lado. Por otro, si lo tienes delante y te está buscando, puede que te cueste encontrar sus “buenas intenciones”. Es como echarle el brazo por encima a un león. Mmmm…, a lo que voy es: si siempre te llamó la atención el personaje y quieres leer una de las mejores etapas (si no la mejor) de él, estás de enhorabuena. Por que Del Infierno… ¡Un Héroe! es lo que muchos estábamos esperando. Numeritos que son toda una delicia del personaje, dentro de un buen Marvel Limited Edition, estos tomos integrales donde se está recopilando puro caviar Marvel.

Luke Cage: Del Infierno… ¡Un Héroe! (Luke Cage, Hero for Hire) recopila los dieciséis primeros números de las aventuras del personaje, de una época, de un nuevo héroe para una nueva era, diferente a todo lo que se había contemplado entonces. Su mejor considerado inicio. Donde un preso acusado injustamente en la prisión de Seagate (en ocasiones llamada “Pequeño Alcatraz”) llamado Carl Lucas se somete a un experimento científico. Cuando a un guardia de prisión racista le da por manipular la máquina con no buenas intenciones, Lucas comienza a desarrollar algunos efectos secundarios sobrenaturales. En concreto, fuerza extrema arrolladora y una piel a prueba de balas. Y así acaba de nacer Luke Cage. Y ahora que se hace llamar así para reflejar su pasado reciente, se erige como un auténtico protector de las empresas con el objetivo de limpiar Harlem, aunque primero con una vieja cuenta que saldar con su antiguo socio en el crimen.

Para lanzar la serie, Archie Goodwin proporcionó guiones de estilo «bajo-explotation» y al menos para los primeros capítulos, el artista George Tuska juega con diseños que son casi lienzos de exposición. Después de cuatro episodios, Goodwin dejó a Luke Cage en buena forma, con una base sólida y un elenco de apoyo viable. Estas historias son lo más destacado de la colección. El personaje principal, Carl Lucas, fue creado por Archie Goodwin, Roy Thomas y John Romita Sr. y cobró vida en esta etapa inicial con las geniales ilustraciones de George Tuska y unas maravillosas tintas de Billy Graham. La Nueva York de los 70, los barrios, peleas, duelos de baile y deportes en la calle. Vida social a tope… Oh, qué maravilla para quién lo vivimos. La vida en la calle. Luke Cage: Del Infierno… ¡Un Héroe!, es quizás la colección que mejor refleja esa época de todas las series nacidas en La Casa de las Ideas.

Como para perdérselo.

Reseña: Marvel Limited Edition. The Deadly Hands of Kung-Fu, de Steve Englehart, Jim Starlin, Doug Moench y VVAA

En 1974, la fiebre del Kung-Fu golpeó a toda USA y gracias a la gran y pequeña pantalla, se expandió por medio mundo. Cine, televisión pero también una exitosa serie de cómics llamada, en principio, Maestro de Kung-Fu, que partía de un muy chulo magazine llamado The Deadly Hands of Kung-Fu lanzado por Marvel. Fue maravilloso. Os lo puedo asegurar porque yo estuve allí, como se suele decir. Lo viví, gocé y disfruté “in situ” como niño que encuentra un tesoro cuando menos se lo espera. Historias que iban encabezadas por el gran Shang-Chi, pero donde podías encontrar también a dueños y señores de las patadas voladoras como Iron Fist y los Hijos del Tigre. Y bastantes del estilo. Tiempos de grandes cómics con artistas -considerados a día de hoy autores consagrados-, grandes entre los grandes como Rudy Nebres, George Pérez, Jim Starlin y Paul Gulacy, podías encontrar. Y unas portadas impresionantes de Neal Adams. Cada número no solo presentaba aventuras y tramas con acción a raudales de los más grandes héroes del Kung-Fu, sino también entrevistas, guías de artes marciales, reportajes fotográficos y críticas de películas, TV y libros. Si había algo que quisieras saber sobre artes marciales, The Deadly Hands of Kung-Fu te esperaba en el kiosco y era casi un compendio con buen material para deleitarte un tiempo. Es por eso que mis ojos se engrandecieron muy mucho cuando vi que unos los próximos Marvel Limited Edition a publicar era un ómnibus de The Deadly Hands of Kung-Fu.

Y ese día ha llegado.

Esta gran labor que hacen Panini Cómics y SD Distribuciones publicando/rescatando grandes cómics de la historia en formato tomo integral; sigue siendo maravillosa. Además de alcanzar, una y otra vez, cotas más altas. Ahora, ya es posible volver a degustar grandes aventuras como El Secreto del Dragón, Demonios Pintados de Muerte o Entre Dos Odios. Acción con grandes golpes de efecto de las manos del gran Shang-Chi en Shang-Chi, Maestro del Kung-Fu o en su lucha contra Puño de Hierro en El Arma Viviente. Además de los correspondientes extras, y los tres números o guiones más recordados del personaje, todo un compendio del gran arte marcial con los dieciocho primeros números de la serie The Deadly Hands of Kung-Fu incluidos.

Una joyita que vuelve a nosotros, a nuestro tiempo y nuestras cómictecas, si te es posible hacerte con él. Shang Chi, el maestro de Kung-Fu, se publicó por primera vez en el Special Marvel Edition #15 (diciembre de 1973) y fue un éxito tal, que su nombre desde entonces gobernó la edición. El cómic se retituló Las Manos de Shang-Chi: Maestro de Kung Fu, y funcionó así hasta el #125 en junio de 1983. El éxito y la fiebre, aparte del momentazo y las lecciones que Bruce Lee le estaba dando al mundo; al parecer procedía de algo muy curioso. En 1972, Marvel Comics tenía los derechos del Fu Manchú, de Sax Rohmer, y al ver cuán popular fue la serie de David Carradine en la pequeña pantalla, Marvel decidió que había que darle caña a ese sendero; hacer un cómic de Kung-Fu. Primero traído a la vida por Steve Englehart y Jim Starlin, el escritor de éxito Doug Moench asumió los guiones posteriormente para dar grandes historias a los fans. Muchas de las cuales encontraréis en este MLE que hoy os reseño. Un buen tomo en el que participan grandes guionistas e ilustradores.

Si os gusta el género, vais a quedar con ganas de más. Sorprendidos, y melancólicos muchos, como me sentí yo al recordar algunas de las tramas. Por ello, mi esperanza es que en algún momento en el futuro cercano aparezca otro nuevo MLE, otro nuevo tomo que continúe la serie desde donde queda aquí. De alguna forma, poder tener la colección completa de The Deadly Hands of Kung-Fu. O lo más cercano posible a eso. Pues estamos ante una verdadera joya del cómic, que nos encandiló a muchos en nuestra niñez, cuyos guiones e ilustraciones han soportado el paso el paso del tiempo de forma maravillosa. En definitiva, súper recomendado.

Un buen chute del mejor arte marcial de todos los tiempos.

Reseña: Marvel Limited Edition Spider-Woman. Origen, de Archie Goodwin, Sal y John Buscema, Marv Wolfman y VVAA

Siempre que hablemos de una buena época en la que la mayoría de los cómics tenían su aquel, y gracias a grandes autores que iban picando de personaje en personaje, se pueden encontrar aventuras muy chulas en series de personajes que sin haberlos leído nunca, te pueden gustar. Y eso que en ciertos casos puedes llegar a pensar que son un invento más, un copy/pasteo más que otra cosa; y aún así te equivocas. El que no prueba, no descubre. Y el que lo intenta o busca, encuentra. Pues eso, sorpresa total con la lectura del nuevo Marvel Limited Edition especial de Spider-Woman: Origen, pero cuyo contenido abarca bastante más. Un volumen de la linea de los demás especiales pero contenedor, nada más y nada menos, de sus primeras apariciones en Marvel Spotlight #32, Marvel Two-In-One #29-#33 y su genial arranque de cabecera propia con los primeros ocho números de su serie particular. Un personaje que, a priori, muchos piensan en “una-versión-del-hombre-araña-en-mujer-y-ya-está”, pero donde los ineptos (grupo en el que me incluía hasta hace poco) se equivocan. Pues anda que no tiene tramas detrás la perseverante Jessica Drew.

La superheroína Spider-Woman (Jessica Drew) aparece por primera vez en el noveno arte en el Marvel Spotlight #32 (que aquí se incluye) del bendito año 1977. Un personaje con una fuerza tremenda, como en este MLE podréis comprobar. Cuya serie particular llegó a alcanzar exactamente los cincuenta números, con los que llegaría a su fin en 1983. Y aunque las intenciones del gran guionista Brian Michael Bendis fueron buenas agregando a Spider-Woman a la lista de Los Nuevos Vengadores, e incluso realizando en 2009 una segunda serie limitada de siete números para ella, me comentó un amigo, gran fan del personaje desde siempre, que ya nada sería lo mismo. En mi opinión, merece mucho la pena conocer al personaje clásico de Spider-Woman. Al ochentero. A poco que te pongas, vas a encontrar aventuras atractivas y bien curradas de aquellos buenísimos años del cómic. Aventuras como ¡Batalla en la cima del Big Ben!, Desde Stonehenge… ¡Con muerte! O la genial, ¡El Hombre que no podía Morir!, donde hay una buena trama de un ex-soldado maldecido con la inmortalidad. Historias dentro de historias, pues de todos es sabido que esta chica no ha sido picada por nada ni por nadie, fue criada en el seno de la terrible organización H.Y.D.R.A, donde aprendió a ver el mundo desde el odio y la desazón. Hasta que un día por casualidades (o no) del destino se cruza con Nick Furia. Y en esa búsqueda de identidad que algún día tenemos todos, decide alejarse de su antiguo sino, dejar atrás el ser una vil mujer.

Jessica Drew, hija del antropólogo Johnatan Drew y su esposa Merriam, cuando era pequeña, su padre y su amigo descubrieron uranio en una propiedad y se enriquecieron rápidamente con ello. Pero la pequeña Jessica enfermó mortalmente debido a la exposición y a la radiación del uranio. Y para salvar su vida, su padre tuvo que inyectarle un suero experimental de sangre de araña, de una investigación que llevaba en esos momentos y que se había demostrado que las arañas poseen mayor resistencia a la radiactividad que los seres humanos. Sin embargo, Jessica no respondió inmediatamente al tratamiento, de modo que el doctor Wyndham, que llevaba aquella investigación, la introdujo en un acelerador genético, para un tratamiento más avanzado. Y poco después que su madre muriera y su padre se fuera, Wyndham se hizo cargo de Jessica, manteniéndola parcialmente criogenizada durante décadas, envejeciéndola a 1/7 de lo normal, y dándole educación mediante grabaciones…

Los años pasaron y Wyndham (convertido ahora en el Alto Evolucionador) decidió liberarla al comprobar que había mutado y ahora poseía una gran fuerza, una enorme resistencia a todo tipo de venenos y radiaciones, además de un exceso de energía bioeléctrica que podía descargar en forma de rayos. Pero consciente de su humanidad, Jessica se obsesionó con encontrar a sus padres y así fue descubriendo toda una serie de seres, superhéroes y villanos que rodeaban su mundo. Hasta que finalmente, en asociación con el criminólogo Scott McDowell, se dio a conocer públicamente como cazadora de recompensas.

La vida de Jessica Drew ha estado marcada por la tragedia: su captura por H.Y.D.R.A, su enredo con el Alto Evolucionador… Pero ahora Jessica es otra. Ha decidido construir una nueva vida, y no pasa mucho tiempo antes de darse cuenta que su araña interior es más fácil de llevar que su humanidad. Un Marvel Limited Edition maravilloso, asequibe y llevadero. Un pedazo de descubrimiento.

Reseña: Conan El Bárbaro. Ómnibus Vol. 2, de Roy Thomas, John Buscema, gil Kane y VVAA

Menudos pelotazos de tomos estos geniales Ómnibus que está publicando/rescatando Panini Cómics de la gloriosa época Marvel. Espero que ningún fan del personaje, de la fantasía épica, o mejor dicho, el seguidor del mejor cómic que se precie lo esté dejando pasar. Sinceramente, ¡y gracias a Crom!, siguen llegando poco a poco a librerías estos volúmenes. Necesario que sea con cuentagotas, en mi opinión, para que no haya alto desgaste económico ni lector. Joyas en formato compendio de la que emerge una obra inmortal. Un lugar donde revivir las primeras hazañas de Conan en reinos fantásticos de una época pretérita. Descubrir, o volver a leer nuevamente (os confieso que nunca pude tener más de unas cuantas grapas gordas de esta colección en mi juventud); vivir junto al cimerio sus grandes momentos como ladrón, asesino, mercenario y en especial, en este segundo volumen, como su más alta pretensión. Como Rey. Una leyenda renacida y recogida en un muy distinguido tomo que todo el mundo está alabando doquiera que mires. Y es normal. Por su enorme y genial relación calidad/precio es más que recomendado. Además de contener la que es para muchos -y para mí, por supuesto-, la mejor saga de Espada y Brujería creada para el noveno arte.

Fue hacia finales de 2018, principios de 2019, cuando se dio una enorme primicia: Los derechos de Conan regresaban a Marvel después de una larga temporada en Dark Horse. Noticia que causó un gran revuelo por que muchos sabíamos que eso significaba que vendrían grandes y nuevas propuestas. Un Conan de nuevo en el candelero y posiblemente una recuperación de sus mejores etapas. Y esos famosos rescates que tanto nos molaron a los amantes del cómic setentero y ochentero y que soñamos una y otra vez volver a tener…, están llegando.

Lo mejor de nuestra juventud en gloriosas ediciones, dignas de los buenos nuevos tiempos de integrales que vivimos. Pues el primer fruto de esta revivida relación viene en formato Ómnibus, en este genial tomo que os reseño hoy, lo que es el segundo volumen del Conan El Bárbaro, de Roy Thomas, Gol Kane, John Buscema, Barry Windsor-Smith y varios maestros más. Junto a otras maravillas como son también los de Conan: La Etapa Marvel Original.

Entre adaptaciones de los grandes relatos originales del creador Robert E. Howard e ideas originales de Roy Thomas, se vuelve a mover un nuevo tocho de grandes aventuras épicas. Adaptaciones y grandes arcos argumentales para cerrar después de los correspondientes números de la serie regular, desde el #27 al #50, la colección de La Espada Salvaje de Conan.  Casi veinticinco números más de aventuras entre monstruos que brotan del subsuelo un día cualquiera en una tranquila aldea, como ritos macabros iniciáticos y maldiciones difíciles de erradicar. Más intrigas y traiciones por conseguir en reinos usurpados. Y ejércitos de familiares en discordancia que en principio deben unirse ante un enemigo común y poderoso, liderado, nada más y nada menos, que por un majestuoso Conan. La Espada Salvaje de Conan al completo más miniseries o arcos cerrados como mis favoritas La Hora del Dragón, El Hombre Nacido de un Demonio o la idílica Conan, El Conquistador. Con unos ilustradores de ensueño demostrando sus más altas cotas de preciosismo, evolución y originalidad.

Una serie completamente remasterizada, con algunas ilustraciones restauradas para que coincidan con la majestuosidad de las ediciones originales. Además de contener cada episodio, portada, artículos, cada sección editorial de entonces con las curiosas, graciosas e ineptas preguntas de los lectores americanos de la época. Una edición fiel al original hasta el más mínimo detalle con multitud de reveladores extras difíciles de encontrar y detalles en lo que se convierte en un volumen, o mejor dicho, un sueño hecho realidad.

Lo llevo diciendo hace bastante, y con el paso del tiempo, vamos viendo como se publica uno y otro integral a cual más apetecible. Más que nada por que son títulos que engloban grandes épocas y personajes con los que hemos crecido y disfrutado hasta la saciedad. Y casi cuatro décadas después llegan ediciones que nos tocan el alma, arañan nuestra nostalgia y volvemos a poner el ojo bueno en nuestros personajes idolatrados. Recuperar sensaciones. Esas algunas que consiguen retrotraernos de nuevo a aquella época lectora maravillosa que muchos añoramos. Sensaciones. Series e historias completas, en definitiva, que jamás pensamos que volveríamos a tener y que gracias a ediciones como ésta, provocan que miremos nuestros cómictecas orgullosos, gordos, anchos de gusto, casi tanto como ese enano tremendón creado por Tolkien para la Compañía de Escudo de Roble.

¿Me vais a decir de verdad que no queréis disfrutar de lo mejor que se puede leer de Espada y Brujería en cómic?

Reseña: MLE. Los Defensores. Origen, de Roy Thomas, Steve Englehart, Sal Buscema, Len Wein y VVAA

Recuerdo perfectamente que Los Defensores fue el primer cómic de superhéroes que tuve, leí y releí como si no hubiese un mañana. Y amé, durante mucho tiempo. Esto parece que no ha cambiado; cuando un niño se encariña con algo, lo lleva a todos lados, lo utiliza, lo lee, se imagina en él y por si fuera poco, incluso se lo lleva puesto a la hora de dormir. Como oro en paño, guardaba mi ejemplar de Los Defensores. Recuerdo llevar bajo el brazo aquella grapa de Ediciones Zinco a doquiera que mi madre me llevase. Aunque curiosamente no recuerdo cuándo ni dónde me lo compraron o si lo heredé de algún mayor cercano de entonces. Hablo de comienzos de los 80. La memoria no da para tanto. Aunque sí sabréis que el ser humano empieza a marcar muescas en su culata-cerebral muy pronto…

Por esto y mucho más, podría decir que Los Defensores puede ser perfectamente el primer grupo de superhéroes que disfruté, y mi favorito pese al paso de los años. Una serie que oficialmente tiene sus inicios en 1972 pero que, como  ocurriría con muchas otras series después, ya en las cabeceras principales se daba a entender la posible afiliación por parte de cada uno de sus miembros. Unos inicios que contó con los más grandes del momento, una enorme variedad de superhéroes como Doctor Extraño, Namor, Hulk, Nighthawk, Gata Infernal, Valkiria y mi siempre amado Silver Surfer, entre muchos otros. Por lo que os obvio que si me entero que Panini Cómics y SD entre sus geniales Marvel Limited Edition -geniales tomos de grandes títulos que parecían irrecuperables-, nos trae un maravilloso volumen con los inicios de Los Defensores, la pregunta es: ¿Quién iba a estar ahí el primero para pillarlo?

El 12 de diciembre del pasado 2019 apareció en librerías el tomo Marvel Limited Edition, Los Defensores: Origen. Casi el día de mi cumpleaños. ¿Serendipia? ¿Creen en eso? Los Defensores: Origen es un volumen con todo lo necesario para conocer a este no-equipo de principio a fin. Las precuelas a la unión (Doctor Strange #183, The Sub-Mariner #22, #34-#35, The Incredible Hulk #126, Marvel Feature #1-#3), seguido de la serie original de Los Defensores, los verdaderos inicios contados en The Defenders #1-#11 e incluso su participación en una batalla inaudita, una guerra, un enfrentamiento de los que molan, contra los mismísimos Vengadores en The Avengers #115-#118.

Recuerdo las presentaciones por que me encantaban, y quizás me sentía algo identificado: «¡Sigue las aventuras de Los Defensores, el mejor no-equipo dentro de los cómics! ¡Misiones y aventuras, un grupo de inadaptados, los más poderosos de Marvel, todos a una!». O algo parecido. Pero sinceramente, cómo demonios no me iban a gustar si en su haber ya contaban con cuatro de mis superhéroes favoritos. ¿Quizás fue a raíz de esto o ya me molaban de antes? Tampoco recuerdo. Lo que sí sé es que el Increíble Hulk, el Submariner (Namor), Estela Plateada y Doctor Extraño eran los ingredientes principales. Así que imaginaos si de la noche a la mañana os encontrárais con un súper grupo con un buen porcentaje de personajes que nos han molado siempre. Los astro alineados.

Y como no hablar de mi enamoramiento por esa rubia de enorme espada como es la desafiante Valkiria, una superheroína imagen y semejanza de la figura mitológica nórdica de Brunnhilda que se convierte en pilar básico del grupo, aliada íntima, un apoyo súper necesario para uno de los mayores momentos de crisis cuando Los Defensores se enfrentan a Dormammu, El Sin Nombre. O a La Encantadora. O a esa oscura amenaza del pasado del Doctor Extraño como es el hechicero Cyrus Black. Importante también el enamoramiento de Valkiria por Thor, en especial, cuando se sucede la épica guerra de Los Defensores contra Los Vengadores. Una potente batalla como pocas veces se ha visto en el mundo de los cómics.

Una de las colecciones más recordadas de La Casa de las Ideas. Con grandes autores del momento, maestros consagrados a día de hoy como Roy Thomas (que abre el volumen con una curiosa Introducción), un Steve Englehart, Sal Buscema y Len Wein a tope, y muchos otros. Indispensable, es poco decir.