Crónicas Literarias

Reseña: Marvel Omnibus. La Bruja Escarlata. La Senda de las Brujas, de James Robinson y VVAA


Saber más de un personaje que mola, que está de moda y que sigue muy potente en la red (hoy mismo es trending-topic en Twitter), a eso están dando la oportunidad algunas editoriales. Wanda ya nos robó el corazón en La Era de Ultrón, y nos lo terminó de partir con su gloriosa y reciente serie WandaVision. Y hablo del universo cinematográfico porque en los cómics gracias a Panini Cómics también nos van llegando cositas. En su recopilar/recuperar constante de aventuras de personajes que jamás creímos poder tener en nuestras manos que duda cabe que está llegando lo mejor de lo mejor.

El que llega muy calentito a tiendas es el Marvel Omnibus: La Bruja Escarlata. La Senda de las Brujas. Serie, cabecera o comienzo de un nuevo volumen que se recopila aquí con una muy atractiva trama principal: Wanda Maximoff decide recorrer el mundo entero para “sanar” la brujería. Su regreso a nuestros días, los tres primeros arcos argumentales (de cinco números cada uno) que nos descubrió la cabecera en grapa y que se presenta en un portentoso tomo.

Me encanta lo que hace James Robinson en esta nueva imagen. Cada número revela algo más sobre Wanda como personaje y expone la magia como un todo, mientras explora el mundo de la brujería (de ahí el título) y resuelve crímenes mágicos mientras intenta acercarse al secreto de la identidad de su madre y quién es ella realmente. La Bruja Escarlata se enfrenta a una nueva amenaza en cada uno de estos problemas independientes mientras se va dando cuenta (con el paso de las páginas), que debería estar investigando a la que ciertamente la trajo al mundo. Otra cosa es que me encantó El Wu, personaje que de algún modo forma un genial equipo creativo femenino junto a Wanda.

Como os decía, historias donde Wanda nos lleva de la mano en su ruta por el mundo, una investigación para saber de donde procede tan mal rollo… Brujería y magia no usada de buena fe. Conozco a gente que para ellos esta nueva serie, este re-inicio del personaje (se podría llamar), fue durante mucho tiempo el mejor cómic que se pudo leer en 2016 en toda USA. Y puedo estar de acuerdo. Sigue un enfoque diferente, cada número es su propia historia, casi una serie de one-shots, uno detrás de otro. Con una máxima que se crea en tu mente: ¿Viste e hiciste algo contra esa criatura? Si no es así, ¿qué estás haciendo con tu vida? Tramas absolutamente bien escritas y originales. En el noventa por ciento de ellas, no imaginas qué pasará al final . Son impredecibles, tanto que algunos se preguntarán, ¿seguro qué es un título Marvel? Por que tiene «indie» escrito en la frente. En el mejor de los sentidos.

En La Senda de las Brujas empezamos viendo como Wanda se ha aislado de todos y trata de tomar el control de su vida de alguna manera. La historia comienza cuando Wanda se despierta de un mal sueño y se enfrenta al fantasma de su mentora, Agatha Harkness. Wanda siente una perturbación en la brujería existente en cada punto del laneta y se compromete a solucionarlo. Sin embargo, cada vez que usa un hechizo, pierde fuerzas y diria que años de vida. Esto demuestra cuán heroica y desinteresada es Wanda cuando se propone seguir adelante. Y después de vencer un maleficio escocés en Nueva York, la búsqueda le lleva a recorrer mundo. Su primera parada es la isla griega de Santorini, donde el Minotauro ha vuelto a la vida y está aterrorizando a los lugareño…

Mundo de Brujería sigue la aventura de Wanda mientras intenta arreglar la magia quebrada. En el camino, Wanda intenta aceptar sus propios problemas de salud mental, lo que agrega otra capa. La historia comienza con Wanda aventurándose en París para ayudar al héroe más famoso de Francia, Le Peregrine, que, habiendo perdido a su esposa Adele, no puede volar y se siente impotente. Convocando su fuerza, Wanda evoca al espíritu de Adele y al ver a su esposa el superhéroe gabacho intenta suicidarse pero Wanda y Adele se lo recriminan. La aventura parisina de Wanda es una historia conmovedora que muestra cuan cobardes somos a veces al enfrentarnos a nuestros fantasmas. Próxima parada: Hong Kong.

Como colofón, el arco argumental denominado El Último Maleficio. Después de dos potentes mini-novelas gráficas quizás es la más floja de este Marvel Omnibus. Aunque es cierto que era difícil mantener el nivel tan alto. Aun así, a muchos de ustedes os interesará lo que aquí se cuenta: el viaje a Serbia, la profunda introducción en sus raíces romaníes, quiénes eran sus padres, de donde venían… Y Wanda al descubrir las respuestas… ¡Buscará venganza!

Hay varios artistas en el tomo, incluidos Jordie Bellaire, Marco Rudy, Frank Marlin y Chris Visions. Por lo general, prefiero que el arte sea consistente, de lo contrario, suelen sacarme de las historias. El hecho de que haya un artista nuevo con cada número hace que el volumen se sienta un poco desarticulado. Pero también es verdad que algunas ilustraciones e historias están soberbias, así que no voy a quejarme demasiado. ¡Y las portadazas de nuestro paisano David Ajá! Un tomo con tres arcos que desearía que más personas lo estuvieran leyendo para poder hablar con ellos sin sentirme demasiado entusiasmado. Mas, tened en cuenta, que hablaré efusivamente, por si alguien tiene curiosidad.

Categorías

¿Por qué?

Nacida del amor a la lectura constante, en Crónicas Literarias – Desde New York, trataremos de dar a conocer al público libros y cómics interesantes que pasan por nuestras manos.