Reseña: What If…? Spiderman. La Sombra de la Araña, de Chip Zdarsky, Ferry y Hollingsworth

La Sombra de la Araña está escrito por Chip Zdarsky, ilustrado por Pasqual Ferry y coloreado por Matt Hollingsworth. Panini Cómics trae este What if…? entre sus novedades. Una miniserie de cinco números que adopta un enfoque alternativo a los eventos ocurridos en el Amazing Spider-Man #258, donde Peter Parker empezó a comprender verdaderamente la naturaleza del traje simbionte. Bien. Pues aquí, en este ¿Y si…?, decide quedárselo, lo que conduce a un enfrentamiento espantoso con el Hobgoblin, entre otras cosas. Ese Duende Verde paralelo de traje naranja…

Lo que mola de todo esto es que Spider’s Shadow (La Sombra de la Araña) es un regreso más a esa serie de historias de mundos paralelos donde ocurren cosas importantes del Universo Marvel que nunca llegaron a ocurrir. Ahora llevadas a cabo para que lector dude que suceso hubiera o hubiese sido mejor. La miel en los labios en muchos casos.

Explorar caminos alternativos de historias legendarias, ¿cómo no va a molar? Un terreno ya explorado por Zdarsky, quien dio un camino de vida alternativo a Peter Parker en Spider-Man: Toda una Vida (https://www.cronicasliterarias.es/?p=663). Un autor que sabe destacar los enfoques realistas de un personaje inundado de cantidad de historias icónicas y momentos inolvidables. Dicho esto, Zdarsky considera contarnos en La Sombra de la Araña cómo el simbionte podría afectar la vida de Peter en primera linea. Ahora que anda en un mal momento personal, está perdiendo el sueño, a la vez que Mary Jane Watson revela que conoce su secreto y que su tía May no le habla después de que dejara la universidad, Zdarsky combina estos males personales con algunas pesadillas absolutamente horribles y un enemigo recurrente en la forma de Hobgoblin, quien tiene esta vez una receta para el desastre.

Tengo que decir, tengo que decir…, que las ilustraciones de Pasqual Ferry para esta obra son a partes iguales, chulas y horribles. Una secuencia de sueños recurrente presenta a Peter corriendo entre llamas, perseguido por las mujeres de su vida (incluida Gwen Stacy) y Peter se ve completamente angustiado y cansado, con bolsas oscuras bajo de los ojos y una sombra perpetua… Uff, hacía tiempo que no veía ilustraciones de tan bajo nivel como las de esta escena. Sin embargo, de pronto, le cambia el punto o le da un «catacrocker» al ilustrador y su mano o lápiz cambia y te hace un dibujo magnífico con la evolución del traje-simbionte reflejando la oscuridad dentro del alma de Peter. No sé muy bien a qué se debe este trastorno de identidad disociativo gráfico, pero este cómic lo refleja. Completando el equipo creativo está Hollingsworth en los colores. Su paleta es brillante y llamativa, y utiliza múltiples formas y sombreados para subir de nivel muy mucho los gráficos de la obra. Los sueños de Peter a menudo están inundados de naranjas y rojos ardientes, mientras que su dormitorio y la sede de los Cuatro Fantásticos en el edificio Baxter, que más tarde visita, están teñidos de un azul fresco y relajante. Un tío que sabe lo que hace.

Spider-Man: La Sombra de la Araña lanza una nueva era de What if…? al fan que con brazos abiertos lleva años esperando tramas así. Comienza enviando al lanzador de telarañas más conocido del mundo por un camino oscuro. ¿Y si… Peter Parker se hubiera transformado en Veneno? Una historia paralela que siempre va a resultar atractiva.

Reseña: Eternos. Sólo la Muerte es Eterna, de Kieron Gillen y Esad Ribić

Uno de los cómics, uno de los tomos más chulos en tapa dura que están disponibles para compra/regalo estas fiestas es, sin duda, la edición de lujo de Eternos: Sólo la Muerte es Eterna. La ha publicado este mismo mes Panini Cómics y recoge un arco argumental muy diferente que se ha marcado Kieron Gillen con los héroes de moda ahora en el Universo Marvel.

Eternos: Sólo la Muerte es Eterna, de Kieron Gillen y Esad Ribić es un debut imponente y una introducción perfecta a los superhéroes monumentales de Marvel que tanto están dando que hablar tras la genial peli que se estrenó hace nada. Y es que Gillen y Ribić han aterrizado para visualizar una historia y lo han hecho sobre los hombros de un gigante como fue Jack Kirby, quien creó a estos seres en 1976. En una especie de reinvención de Chariot of the Gods, Los Eternos imagina un mundo donde unos alienígenas llamados Celestiales experimentan en la Tierra con el hombre primitivo, creando dos nuevas razas: los Deviantes de aspecto diabólico y genéticamente inestables, y Los Eternos, seres poderosos e inmortales. Durante más de un millón de años, los Eternos cuidaron a la humanidad y la protegieron de los Deviantes, pero todo no es más que un retardo, un anticipo del final que nos espera. Del juicio final del que solo nos pueden proteger los Celestiales…

Los Eternos se ha convertido en una potente franquicia en ambición desde que Marvel decidiera rescatarla y sacarla adelante de nuevo. Salió una cabecera que fue cancelada a los diecinueve números, pero otros creadores han ido tejiendo nuevas historias a partir de hilos de trama colgantes, y algunas han quedado muy resultonas. Pero la pregunta es: ¿quién puede igualar la visión de Kirby? Los Eternos fueron trasplantados al Universo Marvel con el desafortunado efecto secundario que ahora se sienten tan esenciales como el dedo gordo de una mano. Los Eternos son una rama superior evolucionada de la humanidad. NO SON MUTANTES. MAs bien , una sociedad antigua, genéticamente alterada, que vive en una ciudad separada de la humanidad, pero no son Inhumanos. Son parte del Universo Marvel y, sin embargo, existen aparte de él. Por lo tanto, otra pregunta es: ¿Cuál es exactamente el propósito de Los Eternos?

Si alguien puede deciros algo sobre ello, son estos autores que han trabajado en Sólo la Muerte es Eterna. Pues se trata este tema con cierto trasfondo. Donde una vez más, volvemos a saber de Ikaris, el último Eterno en ser resucitado por la Máquina después de cometer un homicidio masivo contra Los Vengadores (de Jason Aaron), al conocer una verdad impactante sobre su existencia. Páginas que son una introducción rápida y sorprendente a Ikaris y su naturaleza misteriosa, incluso contradictoria respecto a otros Eternos. Pues viven para siempre, excepto cuando mueren, ese tipo de inmortalidad. Y no se metamorfosean más allá de cambiar su forma humana cuando lo deseen. En definitiva, estamos ante una historia que plantea dos casos: Si los Eternos son inmortales, ¿cómo demonios uno de ellos acaba de ser asesinado? ¿Y qué tiene que ver Thanos en todo esto?

En cuanto al dibujo, Ribić hace que lo irreal parezca real con dibujos propios de lienzos. Su arte es singularmente poderoso y perfecto para un cómic que tanto homenajea a ese tipo de escritos sobre mitología. No obstante, una trama que tiene una dinámica curiosa que sigue una extraña corriente subterránea inquietante. Concretamente, me refiero a Sprite que no recuerda el daño que dejó a su paso, pero Ikaris sí. Gillen y Ribić cincelan en un mármol de arquetipos familiares: el héroe rubio y brusco, el líder autoritario, el pequeño tramposo astuto, todo para revelar la carne y la sangre mortal que siguen teniendo en sus cuerpos. Zuras, el primer Eterno barbudo y de cejas pobladas, poderoso, pero en última instancia vulnerable. Ikaris, severo y propenso a fruncir el ceño, pero divertido casi sin quererlo.

Personajes imponentes que se desafían sin hablar.

Ribić y Gillen han creado un fuerte punto de entrada para estos esquivos héroes que ciertos lectores son reticentes a leer. Aunque para algunos otros, ya muy queridos, atractivos e indispensables, en este mundillo comiquero Marvel que nos tiene tan enganchados.

Reseña: Marvel Must-Have. Marvels, de Kurt Busiek y Alex Ross

Para un día tan maravilloso como hoy que esplende ilusión por los cuatro costados, vengo a reseñaros Marvels, obra cumbre del cómic tanto de guión como de dibujo. Una obra que Panini Cómics recupera para la colección Must-Have, esos cómics que debes tener sí o sí, tanto por formato, edición y colección. Obra cumbre de mis amados Kurt Busiek y Alex Ross. Maestro de guion y dibujo respectivamente.

En el día que para muchos en nuestro país comienza la Navidad no quedaba otra que reseñar un título de renombre. Creo que es seguro decir que Marvels, la miniserie de cuatro números lanzada durante los 90, revolucionó la industria. Un intento de crear algo parecido a una historia social del Universo Marvel desde la perspectiva del reportero-hombre-común Phil Sheldon, y con una vuelta a los inicios dentro de la modernidad. Trama que traza el curso de la historia marvelita desde sus humildes comienzos con las aventuras de la Antorcha Humana, Namor (Submariner), los dos puntales de lanza que lanzaron a la industria en la Casa de las Ideas, llegando a mostrar incluso la muerte de Gwen Stacey, la llegada de Galactus a la Guerra Kree-Skrull, la irrupción de los mutantes en la boda de Reed Richards y Sue Storm… Grandes momentos de la Era Marvel.

Es difícil exagerar el impacto que ha tenido la serie desde su publicación inicial. El efecto más obvio fue que esta miniserie convirtió a Alex Ross en referente, lo lanzó al estrellato, hablando en plata. No se puede seleccionar ningún número de un cómic importante de hoy sin una aportación seguramente en portada de Alex Ross. A él recurren actualmente y literalmente para todo gran proyecto de cómic que se precie. Ha demostrado ser un artista de un gran talento creativo incluso al otro lado de la calle, en DC, con Kingdom Come. Otra obra cumbre. Y de manera muy similar, parece que Kurt Busiek también empezó a estar súper considerado desde la publicación de Marvels. Grandes guiones ha dado desde entonces mi guionista de cómics favorito.

Sin embargo, el impacto de la serie fue mucho mayor que eso. Como han señalado otros, Marvels dio forma a la forma -valga la redundancia- en que las dos principales compañías de cómics veían sus principales títulos y como sin quererlo envejecían. El envejecimiento es la muerte del superhéroe, que no se os olvide. Y en los años transcurridos desde Marvels, DC y Marvel se dieron cuenta de que podían contar historias sobre sus personajes pero también sobre gente aledaña a ellos con un mínimo de participación del pijameo. Y haciéndose bien, interesarían. Lo ideó de alguna forma Busiek y funcionó con Marvels. Contar historias sobre la vida más íntima de los personajes, en tono más psicológico, volviéndolos más reales, más cercanos al lector, pero también y, sobre todo, hablar de personajes de exterior. ¿Qué tal unos cómics que nos cuentan la vida de gente normal y su perspectiva, problemas y alegrías en relación a esos poderosos y únicos seres que se pasean por la ciudad salvando inocentes? Os advierto que Busiek hizo de este tema una maravilla y lo mostró en más series de su creación.

En los últimos años, hemos visto que la nostalgia domina la industria del cómic. Que cantidad de empresas y medios de entretenimiento se han dado cuenta que la nostalgia vende. Los grandes amantes del cómic que fuimos niños en los 80 y 90, ahora con treinta, cuarenta e incluso cincuenta años, seguimos comprando con gusto. Benditos los años que vivimos y bendita la época en la que estamos ahora en la que tenemos posibilidad de conseguir grandes obras y en formato integral, recopilado, en ediciones casi eternas. Y eso que a grandes personajes como Spiderman se les va renovando en años, una y otra ve,z para que los niños de ahora lo sigan queriendo. Pero las tendencias están ahí. Y aunque Spiderman se renueve como chaval «soltero y perdedor», los mutantes se reinician en sus series constantemente con nuevos personajes. Por eso, es interesante leer Marvels, ya que comienza con una deconstrucción. Se nos ofrece una perspectiva única de las batallas sobrehumanas entre la Antorcha Humana y Namor, que para los ciudadanos del Universo Marvel, son francamente aterradoras. ¿O no sería terrorífico que viéramos por la ventana o en la calle destrucción constante y dos seres arrojándose grandes peñascos, fuego y lo que pillen de por medio? Así mismo y de manera bastante brillante, Busiek se ancla en este tema.

Marvels es realidad por los cuatro costados.

Un Must-Have en toda regla.

Reseña: Marvel Must-Have. Daredevil. Born Again, de Frank Miller y David Mazzucchelli

Que mejor nombre para una colección de cómics indispensables que Must-Have. Es decir, los que DEBÉIS TENER, sí o sí. Tener, y por supuesto, leer más de una vez. Panini Cómics está sacando esta colección con grandes joyitas Marvel indispensables pero es que además a un precio y formato maravilloso. Por lo que pocas excusas quedan ya para hacerse con titulazos como Lobezno: El viejo Logan, Civil War, El Guantelete del Infinito (https://www.cronicasliterarias.es/?p=3210), Dinastía de M (https://www.cronicasliterarias.es/?p=6608), Planeta Hulk (https://www.cronicasliterarias.es/?p=3703), La Saga de Fénix Oscura (https://www.cronicasliterarias.es/?p=3457) y bueno…, un largo etcétera ya.

Insisto: joya tras joya.

A lo largo de los años, bastantes guionistas han tratado con el personaje de Daredevil, pero ninguno de ellos estuvo nunca a la altura, ni en la misma liga, que Frank Miller con su obra Born Again. En tan solo siete números y en 1986, creó una historia eterna, evocadora, tanto que se considera la última gran historia de Daredevil, donde Matt Murdock no pudo pasarlo peor. Donde baja hasta el infierno… y regresa. Con un capítulo inicial explosivo, con la ex-novia de Daredevil, Karen Page, revelando su identidad secreta a cambio de una dosis de drogas. Una intriga audaz que se marca Miller, una táctica, un suspense y drama que algunos guionistas hubieran usado y alargado durante mucho tiempo, pero que el maestro decide plantártelo en toda la cara y en tan solo una página. Para que veáis la terrible intensidad que aporta Born Again.

Después, aumenta la tensión a medida que esa información inevitablemente encuentra su camino hacia Kingpin, quien luego comienza a despojar a Murdock de su vida, capa por capa. Este es realmente Frank Miller en esencia. Dolor y cuando no queda otra, más dolor. Frank Miller había trabajado originalmente en Daredevil desde 1979 hasta 1983 y ahí ya se veía lo que pretendía con el personaje. Como quería cambiarlo y como en aquella época también se convirtió en una de las lecturas obligadas del Universo Marvel. Por eso, su regreso en 1986 fue muy esperado y su unión con el artista David Mazzucchelli no decepcionó. Y como no era de extrañar que volvieran a trabajar juntos un año después en la magnifica Batman: Año Uno (mi top-one del orejas picudas incluso por encima de El Regreso del Caballero Oscuro). Pero antes de que hicieran trizas a Bruce Wayne, también hicieron trabajitos de dolor con Daredevil en Born Again. Una historia de redención, un ida y regreso, un caer para levantarse mejor, un renacimiento para el protector de Hell’s Kitchen.

A diferencia de otras series de cómics, la redención de Murdock no es instantánea. No hay una solución rápida y a medida que se desarrolla la historia en siete números, las cosas rápidamente van de mal en peor. El implacable impulso de Kingpin por destruir a su antiguo enemigo se muestra en todo su esplendor, y su venganza no se limita a Murdock, sino a todos sus seres queridos. Cualquier tema asociado a «el hombre sin miedo» queda empañado. Sin embargo, en mi opinión, la aparición del Capitán América y Iron Man hacia el final de la historia le quita un poco de fuerza. Relaja bastante el tema que quema. Born Again es un cómic diferente, intenso, donde se aplica dolor máximo sobre un personaje/persona y por eso, todo tipo de ayudas gratuitas pueden devaluar la trama. En este caso concreto, no da para tanto. Solo una pequeña queja sobre esta obra de arte tan maravillosa. Una queja menor por ponerle un pero… Y solo es porque queda claro que en aquella época, estos detalles probablemente infundados por la editorial, ayudaban a vender más juguetes. Pero Born Again es una maravilla. No agregaré más.

No hay muchos cómics de Marvel de mediados de los 80, que puedan publicarse hoy y que aguanten tan bien la tensión propuesta hace cuarenta años. Born Again es de las poquitas excepciones.

 Sinceramente, me duele que aún quede gente que no haya leído esta obra.

Reseña: Marvel Héroes. El Increíble Hulk, de Peter David, Al Milgrom y Todd McFarlane

Al igual que ocurre con las películas, los cómics que son muy buenos terminan por adoptar el denominativo de autor. El Tiburón, de Steven Spielberg, el Drácula, de Bram Stoker, el Superman, de John Byrne o los mutantes, en general, de Chris Claremont. Entre ellos, a los que siempre nos ha interesado el personaje de La Masa desde que tenemos uso de razón, está el Hulk, de Peter David. Os lo digo ya: el autor que mejor lo ha hecho con El Hombre Masa o La Masa, como lo llamábamos por aquí en los 80. Así que, friends, tremendísima noticia es, que Panini Cómics haya decidido sacar en formato integro de estos enormes Marvel Héroes, una época maravillosa, ochentera, de un Hulk que va a vivir aventuras para todos los gustos, comenzando así una colección increíble de más de ciento treinta números recopilados en tomos de tapa dura formato tochal, donde redefinió el personaje un Peter David en estado de gracia. Incluida, por supuesto, la colaboración completa con el artista, la súper estrella años después, el maestro del dibujo Todd McFarlane.

Hulk, ahora un goliat de piel gris, está más enfadado que nunca, salta a la acción y se vuelve imparable contra ciertos horrores de ultratumnba, seres de otro planeta y los misteriosos entresijos que puedan darse en la casa de al lado… Con la revitalización de uno de los viejos enemigos de Hulk por excelencia, el Líder (Samuel Sterns), un enemigo de la clásica Marvel Comics que apareció por primera vez en Tales to Astonish #62 e incluso en el film The Incredible Hulk. Pero en cómics, un cabezón verde de narices que no veáis si tiene maldad…

También vamos a conocer una nueva vida para Hulk en Las Vegas, donde saludará “con la mano abierta” a Joe Fixit así como a muchos de los cónclaves de un casino que dictaminan el sitio como zona ideal para realizar extraños rituales a seres interdimensionales. Un genial Hulk incontrolable que termina por destrozar máquinas de hacer dinero a la vez que no deja ni mesa, ni sillas, a derechas. Pero también enfrentamientos muy locos e idas de olla contra Factor-X, Lobezno, Iron Man, Spiderman, Los 4 Fantásticos o incluso contra Lobo de Medianoche (Werewolf by Night: aquel Hombre Lobo clásico de los cómics de Terror). Pues, sin duda, este es el punto fuerte de esta marcada época. Ya sabreís por dónde voy. Ya imagináis qué es lo que hace genial a este Hulk, o mejor dicho, por que lado de la acera caminaba Peter David. Sí friends, el cómic de Terror y Ciencia Ficción clásico está muy presente en esta obra y por eso es tan diferente, tan maravilloso, un sabroso cocktail de gustos bien mezclado que queda genial donde seguimos sumando en enfrentamientos del monstruo verde (como lo llama mi peque) contra Grey Gargoyle, Doctor Doom y La Abominación.

Joyita de las buenas. El primero de los volúmenes dedicados a recopilar la legendaria etapa de Peter David en Hulk. Y es curioso como esto llegó justo después de los sucesos de la etapa de John Byrne, cuando también arribaba Al Milgrom como autor completo, para acometer una época de transición en la que Bruce Banner se reuniría y encararía contral el Goliat Esmeralda. Y cuando se creía que este personaje no podía llegar más alto, más a la cima, molar más, acto seguido apareció un tal Peter David (The Amazing Spiderman) que junto a la entonces joven promesa Todd McFarlane, revolucionaron el mundo de Hulk creando un cúmulo de historias fascinantes, ahora convertidas en este monumental tomo que cubre por completo esa primera fase del proyecto e incluye, entre otras legendarias historias, el choque contra Lobezno, con la mítica portada de Hulk reflejado en las garras, o la espectacular saga que reformuló al peor enemigo del Monstruo Gamma: El Líder, como os decía antes.

ESTE ES HULK. Este es el Hulk que muestro a todos para que lean y disfruten como el personaje debe ser. El que doy como prueba a todos aquellos que oyen mis constantes quejas sobre lo blandengue que ha sido representado este genial superhéroe en los guiones del UCM (Universo Cinematográfico Marvel). Sí friends, este es el verdadero Hulk para mí. Aquí se rediseña, se actualiza y se enmarca una leyenda, en una época que llegó certificar que por hoy y por siempre amaría este personaje como mi preferido de por vida. Desde aquellos lejanos siete u ocho añitos en los 80 en los que anduve tras la falda de mi madre, agradecido, por haberme comprado un muñeco de goma verde y musculado con el que mi imaginación viajaba y viajaba y tenía aventuras por doquier.

Una de las publicaciones molonas y alegrías comiqueras de otro año de grandes publicaciones que se va.

Reseña: Marvel Héroes. Secret Wars II. ¿Quién es el Todopoderoso?, de Jim Shooter, Al Migrom y VVAA

Un día como hoy me voy a atrever a reseñar una obra magna de Marvel como son las Secret Wars II; la repercusión de un evento grandioso, una saga, un cúmulo de historias independientes dentro de una misma, donde casi cada granito de arena creaba un mundo nuevo para cada superhéroe o grupo de ellos. Y aunque unos sucesos, encuentros o consecuencias tuvieron más repercusión que otros con el paso de los años, diría que a ninguno de los principales superhéroes que intervinieron, ya nunca les fue igual.

Ninguno fue el mismo.

Apuntando directamente a los corazoncitos nostálgicos de los fans que tienen ahora treinta y muchos o cuarenta y pocos años, Panini Cómics pone este mes en librerías un Marvel Héroes de renombre como es Secret Wars II: ¿Quién es el Todopoderoso?, el primer tomo de dos que recopilará la trama completa del mítico crossover de los años 80. Sí, Secret Wars II, la segunda pero, en mi opinión, la parte buena aunque a muchos apenas les guste. Ya fuera por calidad, creatividad y éxito respecto a las primeras que se hicieron unos años antes, o por ser las primeras que leí y descubrí con apenas ocho añitos. Para mí, es la que centra todo, la que tiene la trama más atractiva aunque en partes y leida ahora con canas en las barbas, tiene las situaciones más rocambolescas que uno pueda encontrar. Es como si Al Migrom y, sobre todo, Jim Shooter, hubiesen dicho: esperad, esperad, esperad, vamos a pensar un momento y hacer este evento bien hecho y con consecuencias gordas para casi todos los participantes arrastrados a ese viajar al Espacio Exterior, a un mundo distante, donde muy pocos saben qué demonios hacen allí. Y se les hubiese ido de las manos…

Un Marvel Héroes que aparte de recoger los siete números que la comprendieron, edita la continuación o repercusiones de la trama en The New Mutants #30 y #36, Captain America #308, The Uncanny X-Men #196 y #202, The Invincible Iron Man #197, Web of Spider-Man #6, The Amazing Spider-Man #268 y #273, Daredevil #223, The Incredible Hulk #312, The Avengers #260, Dazzler #40 y algunos más, en tapa dura, con tipo de papel mejorado, ya sabéis, joyitas que les seguirán. La última vez que los héroes se encontraron con El Todopoderoso y lucharon por sus vidas. Pero ahora lo harán para salvaguardar el Universo, desde casa. Pues tan solo un año después de que los superheroes de la Tierra fueran secuestrados y conducidos a un mundo lejano, El Todopoderoso viaja ahora a nuestro planeta para continuar el estudio de la humanidad y cruzarse en el camino de todos los héroes del Universo Marvel.

Secret Wars II es una de esas historias raras que todo lector debe experimentar. Es tan diferente que según cuando la leas (momento y lugar), según como te entre, puede resultar incluso una trama malota dependiendo de tu criterio o tu edad. Pero de un modo raruno, es tan diferente y brillante al mismo tiempo que cambiará la forma en que juzgas a todos los demás cómics. Los vínculos a la trama principal es lo que la engrandecen. Esa es mi opinión. Es como ver una peli en la que ni fu, ni fa, pero que al enterarte de detallitos y tramas que se suceden después se eleva y cambia de nivel. Que digo se engrandece, se empodera de una forma colosal. Comprende algunos de los mejores trabajos de superhéroes de la década y de todos los tiempos. Y este ¿Quién es el Todopoderoso? junto al siguiente Marvel Héroes que se espera, comprendería el Secret Wars Omnibus tan maravilloso que se publicó en USA y que como os decía, no fue otra cosa que un disparo al corazón de los nostálgicos.

Para mí, una de las mejores historias o evento clásico que se puede recomendar en su conjunto. Una oda a la mejor Ciencia Ficción, en un gigantesco crossover que sirve como foto fija de toda una época de grandes cómics provenientes de La Casa de las Ideas, de esa época en la que cuando había un proyecto grande nuevo, se juntaba prácticamente toda la Redacción de autores en nómina para sacar adelante la historia; como si de una enorme reunión real de superhéroes se tratara. Y yo alego que la esencia de esta historia, algún día tendrá reflejo en el UCM (Universo Cinematográfico Marvel).

Estoy seguro.

Secret Wars II fue publicada entre 1985 y 1986. Escrita por el entonces editor jefe de Marvel, Jim Shooter, con bastantes aportes de Al Milgrom. Fue una secuela de la serie original Secret Wars, publicada en 1984 y 1985. La serie estaba relacionada con ediciones de otros títulos Marvel, con “enlaces” que se indicaban con un logo en la esquina superior derecha de las distintas series para indicar que eran parte de la historia general. Fue la primera vez que Marvel hacía algo así. Publicó una aventura en la que el lector que quería leer la historia completa debería comprar varios títulos para enterarse. No tengo dudas de que esto le hizo mucho daño a su popularidad. Secret Wars II fue el cómic más vendido de 1985 y, sin embargo, también uno de los más despreciados a los ojos de prensa y fans de la época, recibiendo malas críticas y apareciendo en listas Los Peores Cómics del Año.

¿Mi consejo? Juzguen ustedes mismos.

Reseña: Kull El Salvaje. La Etapa Marvel Original, de Roy Thomas, Doug Moench, Howard Chaykin, Sal Buscema y VVAA

Quizás algunos de los “jóvenes” de por aquí no sepan que sí que existió un Conan antes que el Conan que todos conocemos. Lo que se llama un precedente. Un personaje que en la mente del escritor Robert E. Woward tuvo que evolucionar de alguna forma para que fuese publicado en formato literario, pero en personaje al que se volvió para su rescate por su enorme e impactante esencia. Sí friends, les hablo de Kull, El Conquistador, el mismo que en aquella etapa original Marvel en el que Stan Lee dio rienda suelta a publicaciones de literatura fantástica tras el éxito de Conan, quería más. Con lo que el personaje llegó en formato indispensable y empezó a verse en Kull and the Barbarians, Kull the Destroyer y en algunos números de la revista norteamericana Bizarre Adventures. Bien. Pues en esta época dorada de los integrales que estamos viviendo, donde destaca, sin duda, la labor que Panini Cómics está haciendo junto a SD de editar en estos magníficos compendios de lomo blanco, los especiales Marvel Limited Edition; viene a ser el mismo sitio donde este mes podemos encontrar Kull El Salvaje – La Etapa Marvel Original. Dentro de toda una serie de colecciones chulas de Conan (La Espada Salvaje – La Etapa Marvel Original, Conan El Bárbaro – La Etapa Marvel Original…), así como algunos tomos joyitas que han incluido en la colección, volúmenes muy esperados y creo que agotadísimos ya, como fue el Marvel Ómnibus de ami amado Solomon Kane (https://www.cronicasliterarias.es/?p=3785). Una sorpresa tras otra, tantas alegrías juntas que pueden llevar, sin duda, a que un fan de toda la vida amante del fantástico en todos sus formatos, se le pare el corazoncito cada mes con el anuncio de cada novedad y publicación de estas.

Se cuenta que miles de años antes de los albores de Conan, las tribus bárbaras se levantaron en todo el continente de Thurian, amenazando a civilizaciones cuyos muros de ciudades se derrumbaban fácilmente cuando ellos llegaban. En esta era despiadada de dolor y sangre derramada por doquier, surgió un hombre. Un exiliado, que llegaría a gobernar la poderosa Atlántida en años oscuros en los que el Sol se hundía con frecuencia bajo las olas del tremebundo gran azul. Este hombre era llamado Kull, un personaje mítico, un bárbaro puro de verdad, por el cual una gran cantidad de grandes autores Marvel estuvieron más que dispuestos a narrar su saga, su exilio y su salvaje juventud. Pero también sus hazañas en alta mar, su ascenso a través de los pozos de gladiadores, sus afilias militares en diversos etnias, su etapa como rey y sus épicas batallas contra el hechicero con rostro de calavera Thulsa Doom.

Como os decía, los fans de Conan y Robert E. Howard tienen aquí un precedente al que prestarle atención si no lo conoce. Algunos que sí, llevábamos mucho tiempo emocionados de saber que Panini Cómics y SD podrían traer algún día este Marvel Limited Edition (en USA: Kull the Savage Original Marvel Years – Omnibus HC). Incluso Marvel ha llegado a publicar nuevas historias – «más modernas” – con las aventuras de este primer bárbaro. Así como recopilar muchos de los originales en nuevas colecciones de formato de prestigio. Está claro que Marvel vuelve a poner cada no mucho el ojo en estas joyitas que tantos padres e hijos disfrutaron en los 70 y 80 del siglo pasado. Desde la adquisición de la licencia (la más reciente en manos de Dark Horse Comics), en USA se han lanzado varias colecciones de Conan, pero repito, lo que está haciendo actualmente Panini Cómics y SD con la publicación, regreso y recuperación de estas series en nuestro país, es digno de aplauso. Kull El Salvaje – La Etapa Marvel Original recopila todas las aventuras de atlante más interesante del mundo del noveno arte, historias recopiladas en su día en cómics y revistas punteras de las décadas antes mencionadas. Aventuras incluidas en la Savage Sword of Conan, Savage Tales, Bizarre Adventures, Marvel Preview, Conan Saga y en el efímero título independiente Kull y los Bárbaros (Kull and the Barbarians). El Ómnibus contiene obras de los escritores Roy Thomas, Chuck Dixon, Doug Moench, John Arcudi, Gerry Conway y Steve Englehart y bellas obras de arte de Val Semeiks, John Bolton, Marie Severin, Sal Buscema, Howard Chaykin, Mike Ploog y muchos más. En conclusión, maestros de maestros aportando su don. Además, el volumen abre con una introducción al personaje del señor Roy Thomas y un genial mapa de los reinos para situar aventuras.

Historias inolvidables como El Cráneo del Silencio (traslado al cómic del relato de Robert E. Howard), Pantano Prohibido, Jinetes Más Allá del Amanecer, El Totem, Mago y Guerrero (también guión sacado de un relato de Howard junto a Lin Carter), así como artículos publicados en su día sobre el personaje, reseñas sobre el uso de espadas, portafolios de Kull El Conquistador, Rey y todos estos cargos que va ganando y perdiendo el personaje con cada trama. Yyyyy… también un glosario de términos usados en estos relatos de Fantasía, todo diseñado de forma muy rolera, para que algunos disfruten aún más si cabe. Con la guinda, por supuesto, que es la portada estándar ilustrada por Mark Brooks y la que estuvo en edición de mercado directo, la portada clásica del siempre genial Michael Whelan.

La oportunidad de experimentar, vivir, disfrutar con la obra completa de Kull a un paso. Sus grandes historias de aquellas revistas en blanco y negro donde el dibujo se empoderaba cosa mala. Un volumen, un Ómnibus cuidadosamente restaurado a partir de materiales de alta calidad de los clásicos archivos Marvel. Obviamente, otra joyita a regalar este mes que tantas cuentas pendientes tenemos algunos. En especial, detallazo para un lector de cómics de toda la vida.

Solo queda decir gracias a Panini Cómics y SD por hacernos tan felices. Gracias por seguir “enmarcando” en formato íntegro estos diamantes en bruto, sueños de toda vida dedicada al mundo del cómic.

Reseña: Los Eternos. El Crepúsculo de los Dioses, de Roy Thomas, Ralph Macchio y VVAA

La Saga de los Celestiales, aquella en la que Los Eternos tuvieron mucho que decir, se continuó en los 80 en otras series porque en realidad fue en evento grandioso que terminó por acaparar a todo el universo Marvel. En especial, a aquellas cabeceras, o mejor dicho, a aquellos superhéroes que tenían la habilidad de viajar al espacio exterior. Como en el caso de Thor, que incluso procedían de allí. Y precisamente en unos pocos de números de la cabecera del asgardiano también se desarrolló una mini-trama dentro de la TRAMA. Fue exactamente en los números del #292 al #301 de The Mighty Thor, donde vieron la luz una cuantas grapitas mensuales en 1980, que ahora se reeditan de forma genial en este gran formato en tapa dura, económico e indispensable (para saber del tema) que está publicando Panini Cómics.

El Crepúsculo de los Dioses comprenden dichos números y cronológicamente corresponde y debe ser leído como el cuarto tomo de la recuperación que se está haciendo de estos grandes personajes nacidos de la mente del maestro/dios Jack Kirby como son Los Eternos. Y vaya por delante, os lo digo ya, el tremendo dibujazo que de por sí contiene este tomo.

Indispensable muy mucho solo para amantes de la ilustración.

En este cuarto volumen de esta colección de Héroes Marvel (que si te ha gustado la peli Eternals no es indispensable, sino lo siguiente), vamos a ver que la guerra entre dioses y Eternos ha terminado. No obstante, Thor todavía tiene cuentas pendientes con la Cuarta Hueste Celestial y asiste a un encuentro con ellos. Pero todo se le va de las manos y termina luchando contra el terrible Fafnir, El Destructor y Loki. Un cómic donde Roy Thomas saca a relucir su mejor don. Y si tengo que hablar sobre “un globo ocular gigante sin cuerpo que dispara fuego” no me avergüenzo de ello. Porque son otros tiempos, otra época, otras partes del universo comiquero… Y hay un montón de extraños monstruos diferentes allí para disfrute del fan. Y el Ojo de Odin lo peta cuando sale. Nunca volverás a ser el mismo tras leer este volumen… jajaj Tira cordura, anda, tira (chiste para roleros).

Centrándonos un poco, pues sí, en este volumen se reedita el cómic (tras muchos años) donde hace su primera aparición el Ojo de Odin. Y el guion que da comienzo se sabe que procede de la cita bíblica Mateo 5:29 («Si tu ojo derecho te hace pecar, arráncalo y tíralo; porque es mejor que se pierda uno de tus miembros, antes que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno»). Aunque tergiversándo un poco el argumento. Un poco digo… Además de otros números donde se viaja a los panteones divinos de diversas culturas, se re-interpreta la leyenda marveliana de Thor para con el Sigfrido, de Richard Wagner, asistimos al verdadero origen de Odín y veremos cositas chulas e inesperadas como Gea, acunando a Thor, y recordando los eventos pasados que llevaron a la muerte de Zuras y todos los asgardianos. Revelando incluso todas las verdades sobre el nacimiento de Thor y narrando cómo la Madre del Cielo conspiró para crear los Dioses Jóvenes y así apaciguar a los Celestiales.

Tremendo todo. Este último hecho contado dentro de un cómic que cuesta una pasta a día de hoy por eBay y que desde ya puedes encontrar en librerías.

No sé qué pensáis. Pero si hacerse con esta colección de forma tan asequible y llevadera no es una de las mejores noticias comiqueras del momento en nuestro país…, no sé qué más decir. Me quedo sin consejos, sin palabras, para definir lo orgulloso que estoy de llevar esta colección adelante donde Keith Pollard, Roy Thomas, Ralph Macchio, Mark Gruenwald, mostraron lo geniales autores que son en unos años míticos que marcaron a toda una generación. ¡Por Odín! Todo es bueno aquí.

Reseña: Hombre Lobo, de Taboo, B. Earl, Scot Eaton y VVAA

Más miedo, más Terror, más cómics, más libros, venga, que aún estamos a tiempo de saborear el horror y perdernos en esos bosques oscuros, casas encantadas y aberraciones que muchos llevábamos dentro casi sin saberlo. Me llamaba la atención el saber qué y cómo lo habían hecho con la miniserie nueva de Werewolf by Night!, que se editó en USA a principios de 2021. La rememoración de un clásico del cómic de Terror, la traída a nuestros días de un cómic de época, pues Werewolf by Night! apareció por primera vez en el Marvel Spotlight #2 en 1972. Sin embargo, antes de la formación de Comics Code (1954), la predecesora de Marvel, Atlas Comics, ya había publicado un relato de cinco paginitas titulado Werewolf by Night! en el Marvel Tales #116 (1953). Y con la “relajación” del CC en 1971, se rescató para editar esta joyita que es el Hombre Lobo de Marvel por excelencia. Una idea que partió del gran Roy Thomas y con un equipo creativo inicial compuesto por otros maestros como Gerry Conway y Mike Ploog, incluso Stan Lee tuvo algo que ver. Aquel Werewolf by Night! fue un genial cómic clásico de Terror que se publicó en 43 números y se desarrolló hasta marzo del bendito año de 1977. Pero no hace mucho, se han estado rescatando en nuestro país en las geniales ediciones de Marvel Limited Edition que Panini Cómics y SD publican en conjunción. Yo iría a por ellos Ya. Si puedes encontrarlos, claro.

Pero ahora voy a hablaros de esta miniserie que edita Panini Cómics en este mes oscuro que se va con frío y lluvias. Un TPB del que sin duda hay que hablar. El guionista principal es Taboo (¡Agarraos!), sí, uno de los integrantes del grupo musical Black Eyed Pease. Otro famosete que le da a lo bueno. Aunque un tal B. Earl es co-guionista también. Esta miniserie de cuatro numeritos que corresponderían al Vol.3 de Werewolf by Night!, es un debut extraño pero interesante. Lo puedes percibir como un cómic de Marvel de mediados de los dos miles, tanto en diálogo como en arte. No es algo malo, es buena época también, no son los principios de los 90 pero aparte de eso, lo que funciona aquí muy bien es la gran cantidad de escenas utilizadas para construir los personajes centrales. Los cómics que me estoy acostumbrando a ver ahora tienden a pasar demasiado tiempo en escenas de acción y poca narratividad. Problemas muy gordos que se solucionan muy rápidamente casi en una sola página y eso te hace chasquear la lengua.

Jake Gomez es un adolescente nativo que vive en la Reserva Hopi en Arizona. Y desde hace algunos años, ha estado lidiando con una maldición hereditaria que lo convierte en un hombre-lobo gigante a tope de emociones incontrolables. Pero gracias a su fiel compañera Molly, ha encontrado formas de controlar y canalizar la maldición, evitar el daño e incluso hacer el bien con él. No obstante, viven en una región donde una poderosa farmacéutica… (esas empresas que creemos que son buenas pero son una mafia de cuidado), estamos hablando de una empresa que secuestra a lugareños para usarlos como ratas de laboratorio en experimentos. Por otro lado, el chamán nativo/sheriff/U.S. Marshall favorito de todos, Red Wolf ya anda rastreando a los violadores de la Ley de Kamala en el suroeste. Y su camino inevitablemente se cruzará con el de Jake. Gran personaje.

El Hombre Lobo de Taboo y B. Earl -a los dibujos Scot Eaton y Jeffrey Veregge-, ofrece una serie de escenas rápidas que frenan para contar la vida familiar y laboral de los personajes, pero sin dejar de lado el tema sobrenatural. Esto me encanta como se hace. Y es que los niños están desapareciendo y solo Jake Gómez puede enfrentarse a lo que está pasando (un tono un poco optimista y palomitero para lo que se supone una historia de Terror para Halloween, sí, tenéis razón); pero me gustó la inclusión en la serie de Red Wolf. Soy fan de los héroes nativos, en general. Tal vez, cuando me jubile y me vaya a la cabaña del bosque termine convertido en un Bigfoot, jaja.

En el frente artístico, los ilustradores hacen un trabajo sobresaliente al dar vida a la zona rural donde se debate la historia. Las noches en el desierto están muy logradas en un guión que compagina muy bien como historia de frontera. Os advierto que pese su publicación en TPB recopilatorio en nuestro país, estamos hablando de una historia que en USA todo el mundo valora de 9 sobre 10.

Reseña: Marvel Must-Have. La Muerte del Capitán América, de Ed Brubaker y Steve Epting

La Muerte del Capitán América es también algo horrendo de leer. No es una historia de Terror en sí, pero impacta. Como bien se dice, el relato que nunca creíste que llegarías a leer, un magnicidio cuyas repercusiones alcanzarán a todo el Universo Marvel; y es que si quieres leer y te intriga esta historia es un momento ideal, ya que Panini Cómics la recupera en estos geniales tomos Must-Have que son eso en definitiva: cómics debes tener y leer. Se encarga de la tragedia Ed Brubaker. El tío, el guionista, el maestro, que todo lo hace bien y se supera a sí mismo cuando trata guiones que son thrillers de películas de acción. Steve Epting, uno de sus más fieles compañeros en grandes cómics que ya son leyenda, es el otro maestro del que brota The Death of the Dream (nombre original de este arco). Obra que tiene seis partes y que ahora se recoge en el formato que os comento: bueno, bonito y barato. Y llevadero, que me gusta decir de todo lo que puedes llevar en mano a cualquier lugar sin que sufran tus muñecas.

Un cómic donde Brubaker lo vuelve a hacer. Realmente me encanta cómo se conjuga todo en esta historia: Bucky se enfrenta a su pasado/presente, construye una amistad con Falcon (que ya sabemos que no durará mucho), reaviva un pasado con Natalia… Ver a Red Skull desquiciarse lentamente. Eso no tiene precio. Incluso conocer la historia de política de fondo que se cuenta sobre el país, aún leyéndolo en 2021 (esto vio la luz en el Vol. 5 del personaje en 2007), se siente demasiado real. Y la historia de Sharon Carter tiene su cosita. Aunque si conoces a Brubaker sabes que hay una mejor manera de escribir sobre mujeres, y él sabe hacerlo, y más sabiendo cómo terminará la historia de Natalia; pero bueno. No obstante, se nota que el maestro guionista aquí no está centrado en ese personaje sino en todo lo que concierne a la muerte de un sueño como es el tío de la bandera estadounidense en el pecho.

La Muerte del Capitán América nos lleva a las páginas finales de Civil War, la trama más grande jamás contada del Capi que partió de Ed Brubaker y Steve Epting; los cuales parece que aún tenían cosas que contar, para aturdir aún más a lectores con tanta tragedia de donde partieron ondas de choque hacia todo el Universo Marvel. Repercusiones de las que aún a día de hoy se sigue hablando. El Soldado del Invierno finalmente elige un bando, después de que la Guerra Civil ha terminado. El suyo propio. Y eso repercute en que Red Skull y sus secuaces salgan nuevamente a escena. Y es que a raíz de la Civil War, el Capitán América termina siendo acribillado en los escalones del juzgado minutos antes de ser procesado (¡Bendita portada!). Y Bucky apunta su poderoso brazo hacia Tony Stark. Y se convierte en su primer objetivo reclamar el escudo del Capitán América.

Esta sería la sinopsis-base pero hay mucho más. A bote pronto os diría que en este cómic se cuentan cosas que cierra magistralmente lo contado en el UCM (Universo Cinematográfico Marvel) cuando tratan este tema en el film Capitán América: Civil War. Más que nada porque allí no “baleaban” al Capi aunque si que lo pasa mal queriendo defender a Bucky de las acusaciones. Y las secuelas de su muerte o desaparición y la cuestión de quién será su relevo se lo llevaron a un final de otra saga con un «Y murieron felices y comieron perdices». Más una serie de TV que cuenta la lucha entre Falcon y Bucky por la sucesión, claro. Pero Brubaker continuó por el camino trágico que es realmente lo que pasó. Más que nada, porque se ha tenido en cuenta en la continuidad Marvel de los cómics hasta el día de hoy. Se puede decir que todo lo que toca Brubaker se convierte en canon. De ahí la importancia de este cómic que hoy os reseño.

La Muerte del Capitán América desencadena una dramática cadena de eventos que lleva a Bucky, Falcon, el Agente 13 y la Viuda Negra al centro de atención. Insisto, tengo que presentar nuevamente mis honores ante el tandem Brubaker/Epting por el gran trabajo de hacer que Bucky parezca un digno sucesor del escudo. Además de poner en la sartén a un Red Skull súper interesante, una amenaza viable a pesar de que ha sido derrotado cientos de veces a lo largo de los años. Un tomito donde se recopila por primera vez una edición de lujo completada con decenas de extras, la saga que sacudió a toda una generación de lectores y llegó hasta el último lugar del planeta.

¿Deseas saber más?