Reseña: Irresistible, de Mark Wheatley y Marc Hempel

Los estrenos televisivos o cinematográficos siempre traen cosas buenas para el comiquero de pro. Un ejemplo claro es el estreno y éxito que ha tenido la primera temporada de Sandman en Netflix. No conozco a nadie que no haya quedado encantado y conozco gente que se ha hypeado muchísimo y (ahora) quiere saber más. ¿Qué ocurre? Pues que aparte de todas las reediciones y en diferentes formatos que están llegando a librerías para el interesado, para los que ya hemos leído todo y más de Sandman, encima ven la luz (algunas por primera vez) cositas relacionadas de algún modo con todo lo creado por el maestro Neil Gaiman. Irresistible es la prueba de ello. Una obra que como bien indica Dolmen Editorial fue publicada en el pre-inicio del sello Vértigo de DC Comics, y que fue una obra auto-conclusiva con la que muchos quedaron encantados por su originalidad (me consta), y que ni decir tiene que muchos (también) la estábamos esperando tener así en formato integral, tapa dura, como está de moda ahora tenerlo todo-todito-todo.

Mark Wheatley y Marc Hempel, pioneros creativos que lanzaron Blood of the Innocent, Mars y muchas otras creaciones, exploraran un tema súper atractivo en Irresistible. A pesar de sus vibrantes e increíblemente variadas carreras en solitario, Mark Wheatley y Marc Hempel han sido colaboradores frecuentes y con éxito. Su trabajo conjunto ha incluido a Tarzán, Jonny Quest, Titanic Tales y Doctor Cyborg, entre otros proyectos. ¿Lo último? Esta reedición completamente restaurada y lujosamente producida de su aclamada novela gráfica Breathtaker (Irresisitible) que hicieron para Titan Comics y que Dolmen Editorial ha tenido a bien publicar en nuestro país para deleite del aficionado. Una obra agotada hace tiempo, originalmente serializada y luego recopilada en tomo que fue uno de los títulos más vendidos por el sello Vertigo en sus más de veinte años de historia.

Sirena, tentadora, sensual, come-hombres; podéis llamar a Chase Darrow como queráis pero tened cuidado. Sea cual sea la etiqueta que se elija, nada quita que ella sea hermosa, atractiva y una potencia sexual. Una chica agradable que posee el poder de amar a un hombre hasta la muerte. Chase Darrow es una súcubo y si no conoces ese término…, o por el contrario sí que lo conoces, estaremos de acuerdo en que suena a peligroso. Cosa que es cierta y si eres hombre o mujer, si caes de bruces ante la hermosura de un ser que te sube la libido con tan solo mirarte… o rozarte; estás perdido.

Perdido en la naturaleza del placer.

¿Pero qué es Irresistible? Por un lado es una historia de Terror. Una mujer con el poder de drenar a los hombres su fuerza vital… pero con mucho de romance por medio porque esos hombres son víctimas voluntarias. Pero también estamos ante una historia de género negro porque Chase ha sido designada por el gobierno, criminal en busca y captura. Por otro lado, también tenemos una historia de superhéroes pues The Man -una figura popular de la televisión y el merchandising que también tiene poderes y habilidades más allá de los del hombre promedio-, usará sus dones para intentar cazar a Chase. Necesita darle un empujón a sus índices de audiencia.

En 1990, Mark Wheatley y Marc Hempel se unieron y crearon un cómic como nunca antes se había visto. Breathtaker: Love Death Sex Power era una novela gráfica en Vertigo antes de que existiera una impronta de Vertigo. Ahora, más de veinte años después, el dúo regresa y remasteriza su serie original e incluso me consta que se preparan para hacer la tan esperada secuela. Y aquí está. Ha llegado. Una edición conmemorativa del 30º aniversario de su publicación con más de sesenta páginas nuevas y material exclusivo, incluyendo un nuevo enfoque de la historia del Puto Amo.

Perdérsela no es una opción.

Reseña: Universo Sandman. El Sueño, de Neil Gaiman, Simon Spurrier y Bilquis Evely

Para los frikis de la literatura fantástica y especialmente de los cómics de mi generación (digamos… los que son denominados ahora viejóvenes), The Sandman, de Neil Gaiman, fue una lectura esencial en nuestra juventud, años de instituto en mi caso. Años en el que término emergente «novela gráfica» pegaba fuerte además de otros tantos títulos del momento como el trabajo de Alan Moore y Dave Gibbons en Watchmen, el Maus de Art Spiegelman o el siempre reconocido El Regreso del Caballero Oscuro, de Frank Miller; obras que si no habías leído no estabas a la moda, no eras cool. Pero con la diferencia de que estamos hablando de, por muy gafapastas que se consideraran esos cómics en su momento, molaban, molaban un montón y tu vida comiquera atravesaba (y atravesará) una línea, un antes y un después, tras haberlos leídos.

La grandiosa construcción del mundo de Sandman, combinada con el hábil trabajo que tiene todos y cada uno de los personajes, y la capacidad que demostró Neil Gaiman para unir mitologías dispares, hizo que la lectura de dicha obra en su día fuera emocionante e inolvidable. Marcaba. Y encontrabas gente flipada con la serie pero también otros que la miraban con desdén porque les daba miedo entrar: gente que leía pijameo y poco más. Era algo diferente, innovador, chulo, un cómic que aplastaba panteones religiosos en caliente, y que además presentaba personajes DC con la misma naturalidad con la que se deslizaba entre números que lo mismo eran one-shots que disfrutabas junto a un vaso de leche con galletas, que lo mismo era válido para comentar en una quedada con tus amigos frikis un sábado por la noche mientras intentabas «comerte algo» en la discoteca. Números, historias, que bien tenían personajes nuevos o gente tan conocida como William Shakespeare y/o Christopher Marlowe por nombrar algunos.

Por eso y no otra, voy a leer y coleccionar todo-todito-todo lo que pueda de esta serie en lo que me queda de vida. Y ECC Ediciones es el lugar donde encontrarlo. Una de las partes más atractivas de la serie The Sandman es que es de esos raros cómics de larga duración que tienen un final definitivo. Se publicaron un total de 75 números y, por un tiempo, eso fue todo. Sin embargo, a lo largo de los años, Gaiman regresó varias veces al universo para escribir breves spin-offs, precuelas…, pero nunca hubo nada importante que se expandiera en el mundo de Sandman, mucho más allá de la serie básica. Aunque por parte de otros autores sí que se crearon cositas súper chulas como la serie Lucifer, de Mike Carey (de igual duración: https://www.ecccomics.com/comic/lucifer-integral-vol-01-de-3-3430.aspx). Fue entonces cuando se anunció que Gaiman se asociaría con Vertigo para lanzar Sandman Universe, una colección de cuatro series inspiradas y ampliadas en la carrera original de la famosa serie y de los cuatro títulos que se revelaron hubo, sobre todo, uno que me llamó mucho la atención por las metáforas en las que se movía. Obviamente, The Dreaming (El Sueño), el título que hoy os reseño.

El Sueño es la serie más aclamada de Universo Sandman y ECC Ediciones nos la trae en una edición integral (las veinte entregas de la colección) que además contiene el especial inaugural The Sandman Universe #1. El señor guionista Spurrier nos lleva de regreso al reino donde Daniel, el actual Señor de los Sueños, ha desaparecido justo cuando las cosas van mal. La ausencia de Lord Daniel desencadena una serie de crímenes y calamidades que consumen la vida de quienes ya están enredados en su destino. Hasta que lo encuentren, los residentes del reino deben proteger solos sus quebradas fronteras. Para más inri, los narradores más veteranos están atormentados por secretos invasivos, el alcaide Lucien está dudando de su propia mente, y más allá de las puertas, algo horrible aguarda con dientes y garras intentando entrar… Solo Dora, la monstruosa, encuentra oportunidades en la locura, robando sueños al mejor postor. Pero ella no tiene idea de cuán profundo yace el peligro. Mientras tanto, algo malvado sigue creciendo, haciéndose fuerte, a la espera de poder entrar…

Simon Spurrier (Motherlands, Suicide Squad) demuestra aquí todo su don apoyado en el arte impresionante de la señorita Bilquis Evely (Batman, Wonder Woman). Gran parte de la trama de Spurrier me recordó la forma en que la carrera original de Gaiman era tanto una historia sobre la narración como una historia por derecho propio. Alegórica. En El Sueño hay frecuentes metacomentarios sobre quién está narrando en un momento dado y quién de forma omnisciente. Una forma muy interesante de contar una historia. El Sueño se basa en gran medida en los personajes; aquí, la búsqueda de Dora para conocer su identidad y convertirse en ella misma, constituye gran parte del drama. Junto a la crisis de fe de Lucien y el fuerte deseo de encontrar Sueño y devolverlo a su magnificencia.

The Dreaming es definitivamente una lectura obligada para los fanáticos de Sandman, una buena historia heredera así como una digna continuación de este enorme universo. Y, por supuesto, un complemento ideal para alternar con la visual de la serie de TV en ciernes que acaba de estrenar Netflix.

Reseña: Sandman. La Casa de los Susurros. El Poder Dividido, de Hopkinson, Dominike “Domo” Stanton, Dan Watters y Aneke

Siempre es un gusto regresar a Sandman y las obras que se basan en ella. Otra forma de verlo, de disfrutarlo, de volver a ver un viejo amigo con el que pasaste grandes momentos. En La Casa de los Susurros, la idea parte de verdaderos fans como tú y como yo, guionista e ilustrador, que han hecho su Sueño (nunca mejor dicho) realidad al trabajar en el mundo de la obra que aman. Nalo Hopkinson (Brown Girl in the Ring, Midnight Robber) y el talentoso dibujante Dominike “Domo” Stanton (Moon Girl y Dinosaurio Diabólico) llevan el maravilloso mundo creado por el maestro Neil Gaiman hasta lugares nunca imaginados.

Erzulie Freda es la Diosa Vudú del Amor y la Belleza. Su hogar, la Casa de Dahomey, es un lugar de música, comidas y fiestas. Pero cuando cuatro niñas humanas liberan sin saberlo una plaga que envía espíritus al mundo onírico de Sueño, dejando sus cuerpos vacíos y esperando la muerte, la Casa de Dahomey es arrojada más allá de los límites de la realidad. Así empieza esta trama que te embaucará desde la primera página, más aún si eres fan de toda la vida de lo que concierne a Sandman. El Sueño no es un lugar amigable, y la locura desciende sobre los visitantes hasta que ya no pueden conservar sus formas originales y deben ceder a sus lados más oscuros para encontrar un camino a casa. La Casa de los Susurros sigue dos historias principales, la de Erzulie y su batalla contra la locura mientras intenta encontrar el camino de regreso a la realidad; y la de Toya y Maggie como portadoras de esta nueva plaga ideada por el sobrino de Erzulie, Shakpana, una enfermedad que separa espíritu y cuerpo. La yuxtaposición de las brillantes calles de fiesta de Nueva Orleans con la enfermedad irreversible que Maggie transmite a sabiendas a través de turistas y residentes, es escalofriante.

La Casa de los Susurros: El Poder Dividido recopila los números del #1 al #6 de la serie original. Eventos inexplicables comienzan esta historia ambientada en la mística ciudad de Nueva Orleans, Louisiana, y en un plano paralelo llamado El Sueño. Pero se ha abierto una grieta en ese lugar, y Matthew, el cuervo, es enviado a buscar al Señor de los Sueños. Cuatro chicas: Latoya, Maggie, Lumi y Habibi. Mientras caminan por el muelle, Habibi está molesta con su hermana, Latoya y arroja el collar de cocodrilo que Maggie le regaló, al agua. El colgante se hunde y se transforma en el tío Monday, que rápidamente es salvado por la señora Erzulie, la famosa deidad. Mientras tanto, Shakpana, otro dios, ha poseído con fuerza a Latoya, atrapando su alma en El Sueño y convirtiéndola en una muerta viviente. Erzulie y el tío Monday son sacados de su mundo y a partir de aquí comienza una vorágine de acontecimientos que desencadenan varias catástrofes: propagación de una plaga de muertos vivientes, escaramuzas en los bosques pantanosos de Louisiana y luchas contra seres aberrantes, muchos, paridos de rituales prohibidos.

En honor a la verdad, los lectores que no estén familiarizados con el Universo Sandman pueden perderse un poco con la narrativa mostrada en La Casa de los Susurros. Sin embargo, los personajes son lo más destacado de la historia y te mantienen interesado con todo lo que les va pasando. Las ilustraciones del entorno de El Sueño son maravillosas, exuberantes en contraste con la oscuridad que asola Nueva Orleans. Los personajes son étnicamente diversos y con capacidades diferentes y eso mola un montón. La Casa de los Susurros es el primero de tres volúmenes del arco argumental llamado The Dreaming (El Sueño). Tres volúmenes elaborados por diferentes artistas y coloristas amantes de lo creado por Neil Gaiman. Todos ya autores profesionales en su estilo, pero fans. Me cuentan además que lo que se narra en cada tomo, aunque técnicamente es parte de la misma serie, cuentan hechos bastante diferentes.

Los Libros de la Magia es el siguiente volumen de esta saga. Donde se alerta que, no todos los cuentos de hadas tienen finales felices. Interesante, ¿no?