Reseña: Mitos Nórdicos. Volumen 1, de Neil Gaiman, P. Craig Russell y VVAA

Es curioso como a muchas de las otras culturas, los personajes de la mitología nórdica nos continúan siendo una faceta popular de la cultura pop moderna. Siguen siendo atractivos. En estos días, la mayoría de la gente probablemente esté familiarizada con las versiones de cómics/películas de Marvel de deidades como Thor, Loki y Odín, así como del gran impacto que tuvo en muchos jóvenes y viejóvenes la serie de TV, Vikings. Desde entonces, los elementos de la mitología nórdica los podemos ver por todas partes, incluso en los tatuajes que se hace la peña. Respecto a las lecturas, comentar que el maestro Neil Gaiman tomó prestado mucho de la mitología nórdica para su novela American Gods (2001, que fue adaptada a cómic también por Dark Horse Comics así como en una serie de TV de gran impacto mundial). Por lo que es apropiado -muy mucho-, que lo encontremos tras proyectos como Mitos Nórdicos, junto al siempre genial P. Craig Russell, publicando volúmenes de su obra literaria en formato cómic para Dark Horse.

Antología de cuentos nórdicos que este mes Planeta Cómic publica el primer volumen (de tres) en nuestro país. Un cómic maravilloso en muchos aspectos donde encontrar, por ejemplo, y para gente no muy versada en estos temas, de donde partieron muchas de las ideas que hoy vemos en algunos superhéroes; donde nacieron, donde comenzaron las versiones de Marvel de esos famosos personajes que tanto lo petan en cine… El primer volumen de esta serie, adaptado y traido a la vida gracias a los diseños de P. Craig Russell, se rodea también del don de maestros como el dios Mike Mignola, Jerry Ordway, Piotr Kowalski, David Rubín y Jill Thompson. Pero hay que recordar que son una adaptación muy fiel del material original de Gaiman, el libro que el maestro de Portchester sacó en su día con el mismo nombre y que al igual que la adaptación a cómic de American Gods, algo se altera, pero cambia poco y muy, muy bien, para entretener en el formato que tenemos entre manos.

Gaiman y Russell se unen a una colección legendaria de artistas para llevar a los lectores a través de una serie de mitos nórdicos, incluida la creación de los Nueve Mundos, la pérdida del ojo de Odín y la fuente de su conocimiento, la elaboración del martillo de Thor y el más valioso de los dioses; más tesoros inencontrables, el origen de la poesía y el papel de Loki en el final de todas las cosas, ese denominado Ragnarök. Este primer volumen de Mitos Nórdicos recopila los primeros seis números de la serie. Dentro de esos números hay adaptaciones de las primeras historias del libro de Gaiman y a diferencia de la mayoría de los cómics modernos, y al ser la mitología nórdica episódica, cada historia más o menos es independiente. Lo que viene muy bien para devorar el cómic rápidamente y sin tapujos. Muy digerible leer mitología así.

Yggdrasil y los Nueve Mundos, cuenta la historia de la creación nórdica: cómo surgieron los dioses, gigantes, enanos, humanos, etc. y cómo se crearon los Nueve Reinos.

La cabeza de Mimir y el ojo de Odín, explica cómo Odin intercambió su ojo con Mimir a cambio de conocimiento.

Los tesoros de los dioses, muestra cómo una broma de Loki hizo que los dioses recibieran algunas de sus herramientas icónicas, incluido el famoso martillo Mjolnir.

El maestro constructor, es una historia divertida sobre cómo se construyó el muro que rodea a Asgard.

Los hijos de Loki, presenta a los lectores a los hijos de Loki, Jormungundr, Hel y Fenrir, y explica cómo Tyr perdió la mano.

Y en La extraña boda de Freya vemos a Loki y Thor (disfrazados de Freya) viajando a un reino de ogros para frustrar un intento de matrimonio entre Thrym y Freya a cambio del regreso del martillo perdido de Thor.

Historias deliciosas, apetecibles, un buen frito variado para degustar junto a una cervecita o tintito este verano.

Reseña: El Gran Libro de Satán, de VVAA

Lo dicho en la reseña anterior me vale para los dos títulos reseñados hoy pero en términos diferentes. Libro y cómic reseñas de hoy con los que empezaré diciendo lo mismo. Pero si uno tiene la virtud/defecto de ser aventura ligera para degustar en una o dos sentadas, con El Gran Libro de Satán sí que decidí consumirlo con una fuerte tranquilidad pasmosa. Más que nada por la simple idea de que cada una de sus páginas son caviar. Lo importa en esto, como en todo hobby que se precie, es disfrutar. Y si uno va predispuesto a pasarselo bien, seguramente se lo pase bien. Si uno tiene entre manos un tomo que pretende disfrutar si o si porque le encanta lo que se propone, os aseguro que las posibilidades de que esto no ocurra pasan a sera ínfimas. Y esto ha sucedido también con este genial volumen publicado por Blackie Books.

¿Qué es El Gran Libro de Satán? Una joyita de la literatura, una antología, un compendio de ideas y escritos que os van a deleitar. Y a los que no, pero les interesa saber qué contiene, os aclararé desde un principio que miedos fuera. Dejaros de ideas preconcebidas e id a por él porque no son textos de adoctrinamiento para que paséis a ser miembros y amantes del Satanismo o cosas por el estilo. Nada de eso. Esto es pura diversión, relatos, poemas, artículos, dibujitos… donde de algún modo se hace mención a El Maligno, pero con la diversión y el Terror yendo de la mano. Una edición de Jorge de Cascante (desde 1999 colaborando en prensa, revistas y fanzines y sus artículos, columnas y cuentos han aparecido en publicaciones como La Vanguardia, El País, Vanity Fair, GQ…) con cuyo humor, sarcasmo y sentido de la ironía, me identifico. Quizás por eso me haya flipado tanto esta lectura que os aclaro que, la estoy leyendo aún por aquello de disfrutar del caviar en pequeñas dosis. ¿Ni siquiera lo he acabado y he decidido reseñarlo? La principal razón es para que no vayáis tarde a haceros con esta magnífica obra… Muy claro tengo que es de los pocos libros que voy a leer y releer en mi vida. La inspiración que esplende es maravillosa.

666 páginas que se inician con un magnífico prólogo de Jorge de Cascante hablando de la edición que Blackie Books le ha permitido hacer; para no perdérselo, pues se indica que todo gira en torno a un criterio muy personal pero con el que te identificas a la hora de tener presente como el ser humano de un modo u otro ha decidido asumir, representar y obtener el concepto ideal de El Maligno. Haciendo referencia también al relato que es la base de todo para que esta edición exista. Jorge de Cascante se refiere a Calma, de Kelly Link, como el principal culpable, cuento que decidí empezar a leer tras el prólogo (si algo tengo claro, es que todo lo que concierne al “demoño rojo” (como dice el chiste) debe ser contradicción…).

¿Cómo definirlo? ¿Qué se recomienda de su interior? Resumen: TODO. Desde el relato El parque infantil, de Ray Bradbury, que os va a cambiar la vida si tenéis hijos pequeños, hasta Posesión, de Emilia Pardo Bazán, que a más de uno o una os va a quitar el sueño, sobre todo, en el pensamiento respecto a los enfermos terminales y sus visiones en el lecho de muerte. Aquí en las historias no se hace ascos a nadie. Relatos de autores clásicos, tanto de consagrados como de autores recientemente llegados al mundo literario pero que tienen mucho que aportar a la visión original sobre lo que es el Diablo, la Bestia que no Debe Nacer. El Gran Libro de Satán es la antología de literatura diabólica más completa que existe en el mundo. Lo dice muy bien su presentación editorial. Este volumen recoge cincuenta y seis piezas largas y más de cuatrocientos pasajes breves de índole perniciosa: poemas, cuentos, ensayos y extractos de novelas con Satán como figura central o secundario imprescindible. Cada texto seleccionado es de un autor o autora distinto (nadie repite), y de toda clase de perversidad literaria: de Iris Murdoch a Sara Mesa, pasando por Clive Barker, Nathaniel Hawthorne, Sharon Olds, Dante Alighieri, Joan Aiken, Kelly Link, Charles Baudelaire, Irene Solà, Ambrose Bierce, Ursula K. Le Guin, Ana María Matute, John Milton, Samanta Schweblin, Ray Bradbury, Neil Gaiman, Elisa Victoria, Michael Chabon, Belén Gopegui, Mark Twain, Karen Russell, Shirley Jackson, Mijaíl Bulgákov y muchísimos más. A eso sumad los diecisiete millones de dibujitos de Alexandre Reverdin incluidos (sí, diecisiete millones) que son maravilla y que si no lo creéis se nos invita a contarlos.

El Gran Libro de Satán es el ejemplo claro de libro que en mis años mozos mi mamá me hubiera dado un alpargatazo si lo hubiera encontrado entre mis cosas. ¿Por qué? Por lo que os decía al principio; el no saber de su contenido es ignorar la “buena” propuesta literaria que contiene. Eso si, viene de la mano negra esa con forma de pezuña que todos conocemos. Y es joyita disponible en librerías. También dijo una vez Stephen King que el Infierno es repetición. Leer y leer, y repetir y repetir la lectura de este volumen, es mi propósito.

Maravilloso, maravilloso, maravilloso.

Reseña: Museo Yōkai. La Colección de Yumoto Koichi

«Yōkai» es el nombre que se usa para los fantasmas del folclore japonés. Son una parte importante de su historia y su tradición. Muchos artistas se han sentido atraídos por ellos. Koichi Yumoto ha recogido recuerdos culturales de los yōkai para mostrar cómo estos fantasmas han cambiado a lo largo de los siglos y cambiaron esas épocas. Una colección visual que abarca desde el período Edo (1603-1868), hasta mediados del siglo XX. Estamos ante la mayor exposición dedicada a estos monstruos sobrenaturales, más de tres mil artículos que incluyen pinturas, grabados en madera, tesoros de la antigüedad como un traje de guerrero, cubiertas de la hoja y kimono y/o objetos de interés más modernos. Por ejemplo, carteles, anuncios, máquinas, juegos… Mientras se discute si existen o no, tampoco podemos negar que no sean reales. Este libro es un testimonio de la importancia del yōkai en la imaginación y cultura japonesa.

Un libro de tamaño grande, la portada de por sí ya es impresionante. Su interior simplemente os fascinará con su colorido y tamaño de las láminas. Algunas ocupan dos páginas completas. Criaturas extrañas e incluso leeremos un poco de historias de fantasmas. Un verdadero tesoro visual que destaca como una colección de arte. Y consta de seis capítulos.

El primero nos comenta los Rollos Ilustrados, donde apreciamos entre otros, el rollo ilustrado del desfile nocturno de los cien demonios, el rollo ilustrado de monstruos a granel o rollo ilustrado de los dos mundos. Seguiremos con El Mundo de los Libros Yōkai; de nuevo sabremos del desfile nocturno de los cien demonios, el libro ilustrado de monstruos, libro de dibujos de las cien historias o Nueva Historia de los Monstruos de lo Profundo de la Montaña.

La tercera parte nos lleva a todo color, al mundo de Nishiki-e; una técnica de impresión mediante moldes de madera. Veremos a los yōkai aparecerse en sueños al Emperador retirado Go-Toba, las cien historias de China y Japón o el Minamoto no Yorimitsu enfrentándose a la araña Tsuchi-Gumo… La cuarta parte se llama Yōkai para Jugar. Durante el periodo Edo no todos los fantasmas eran criaturas terroríficas, habían muchos que eran amistosos. De ellos salieron varias clases de juegos y pasatiempos para el entretenimiento, tablero de juegos de los monstruos de historias antiguas, tablero de juegos de los monstruos reptantes, juego de cartas de fantasmas… La quinta parte se titula Los Yōkai que Acechan en la Vida Cotidiana, y es que estos seres no se limitaban a estar solo en ilustraciones o en dibujos. En cierta forma, llegaron a entablar una relación próxima con humanos y estos los llevaron a estar entre sus objetos de a diario: kimonos, obi, chaquetas, abanicos… En el último capítulo titulado Yōkai y Oraciones nos encontraremos con artículos relacionados con la fe y los peregrinajes a los templos sintoístas y budistas: láminas, tablillas y demás que servían de ofrendas. Pero el libro no acaba aquí, cerrando páginas, tendremos una descripción de las obras y unas postales yōkai.

¿Increíble, verdad? Un libro que es una joya.

Cuentan que el yōkai se imaginó primero, susurrando en la oscuridad, haciendo crujir más allá de las pantallas de papel y la proyección de sombras distorsionadas… Luego, impulsado por el miedo y la imaginación del hombre, se hizo real. Adentraos en este misterioso mundo, en este maravilloso libro, no os arrepentiréis.

Reseña: Mitos y Leyendas Inuit, de Knud Rasmussen

Los mitos y leyendas de cada país me encantan. Sus cuentos, sus creencias, así como su bestiario. Este último en especial. Si uno los analiza psicológicamente detecta fácilmente a un ser humano que según su ubicación, no es muy diferente de los demás. Mitos, leyendas, cuentos y creencias, la mayoría llegan a ser muy parecidas con tan solo modificarles el clima, entorno y ciertos sentimientos. No obstante, en los detalles está el demonio, como dicen las abuelas. Y de esos detalles originales nos gusta nutrirnos a los autores, a la gente inquieta y a los curiosos. Es por eso que uno siempre tiene puesto el ojo en Ediciones Siruela, una editorial donde poder encontrar en sus colecciones de relatos de los diferentes lugares del planeta, una gran variedad de «detalles». Como no iba a disfrutar yo entonces de una obra tan diferente y fresca como Mitos y Leyendas Inuit. ¿Qué nos puede ser más desconocido a los de la zona calurosa de la Tierra, todo lo contrario, esa parte lejana del mundo civilizado como es Groenlandia?

«Un lugar, un país es enigmático y maravilloso, solo las personas que entienden los temas ocultos pueden entrar allí».

Con edición, prólogo y traducción del danés de Blanca Ortíz Ostalé, nos topamos con un volumen recopilatorio de leyendas recogidas por Knud Rasmussen (1878-1933), un científico polar danés-groenlandés, nacido en Illulissat, anteriormente llamado Jacobshavn, que vivió en Groenlandia durante los primeros doce años de su vida antes de ser enviado a un internado en Dinamarca. De adulto, regresó a Groenlandia y realizó siete expediciones más por el Polo Norte. Knud Rasmussen fue un emprendedor investigador que no dudó en documentar sus experiencias, llevando un diario para recopilar material, para escribir libros una vez regresaba a Dinamarca. Debido a su educación, Knud Rasmussen sabía bastante de la tradición groenlandesa. Amante de las canciones y la narración de cuentos del lugar, dedicó gran parte de su vida a estudiar dicha cultura visitando a oriundos de aquel mar blanco, así como sus aldeas.

«Érase una vez, hace mucho tiempo, una época en la que todos los humanos vivían en el cielo y eran inmortales. Pero entonces un hombre se salió del sendero y engendró una hija con la tierra. Sus descendientes fueron muy fértiles y pronto desbordaron el paraíso en el que vivían. Un poderoso terremoto dividió la tierra en enormes grietas y mucha gente desapareció. Se originaron otras especies. Y se originó el hombre subterráneo poblador del mundo interior. Los apaga fuegos…».

Mucho se ha hablado y especulado sobre la forma de vida de los habitantes de las zonas más frías del globo. Pero casi siempre se reduce a una visión sesgada y llena de estereotipos…, comenta la sinopsis editorial y no puedo estar más de acuerdo. Nadie mejor que alguien que ha vivido aquello de primera mano para trasladarnos sensaciones, historias y visiones de gente que transita el día a día en uno de los lugares más inhóspitos del mundo. Mitos y Leyendas Inuit, se vuelve un volumen único y revelador que nos invita a conocer de primera mano la cosmovisión y creencias de un pueblo ancestrar, enigmático y poco conocido.

«Cuentan también de un hombre y de una mujer; pero… ¿cómo? Es misterioso. ¿Cuándo estuvieron juntos? ¿Cuándo crecieron? No lo sé. El caso es que la mujer cosió ropa de niño y echó a andar. Encontró a los pequeños, los vistió y los llevó a su casa. Así fue como hubo muchos seres humanos. Cuando fueron numerosos, quisieron perros. Un hombre salió con una correa de perro en la mano y empezó a patear la tierra al grito de ¡Hoc!¡Hoc, hoc! En ese instante, empezaron a salir perros de montículos de tierra y…».

Knud Rasmussen sabía que este lugar era su vida. Se convirtió en un expedicionario que viajó a otras partes del mundo. Se rodeó de etnógrafos, arqueólogos, prisioneros groenlandeses y mujeres groenlandesas, cada uno con una importante tarea para sus aventuras. Hacerle ver al mundo estos lugares tan inaccesibles fue cumplir el sueño de su vida. Mitos y leyendas en zonas así, era la principal evidencia de ese antiguo parentesco pasado entre seres humanos. Promulgó una especial familiaridad entre esquimales canadienses y los de Groenlandia. Evidencias de antiguos viajes cruzando el Gran Azul para bienes comunes.

Knud Rasmussen fue nombrado Caballero y también recibió el Signo de Honor de la Orden Dannebrog.