Reseña: Marvel Omnibus. Iron Man. Director de S.H.I.E.L.D., de Daniel y Charles Knauf, Roberto de la Torre y VVAA

A revolución sonaba la carrera de los Knauf en Iron Man. Lograron hacer tramas, aventuras y thrillers con un personaje de capa caída, al menos, en el mundo de los cómics y había pasado mucho tiempo desde que la cabecera Iron Man fuera algo interesante para leer. Por eso, no tenía ninguna duda de querer leer y reseñar Iron Man: Director de S.H.I.E.L.D., ahora que Panini Cómics acaba de publicar el ómnibus de este titulo. Una tremendísima oportunidad. Es más, no parecía que iba a ser una obra centrada con el problema a tratar sobre la muerte del Capitán América. Sabía que los Knauf surcarían otros senderos y conociéndolos, deberíamos obtener una idea de cómo Tony se iba a aclimatar como nuevo Director de esta siempre curiosa empresa de inteligencia y actuación. Mas, si alguna vez os preguntasteis (después de quedar alucinado en los films), por donde seguir mediante los cómics, tras los acontecimientos de Civil War, la colección que hoy os reseño es lo que toca.

Tras aquellos sucesos que no vinieron bien a nadie, Tony Stark termina por aceptar el trabajo más duro del Universo Marvel: ser Director de S.H.I.E.L.D. El hombre tecnológicamente más inteligente del Universo Marvel se dispone así a actualizar el modo de trabajo de dicha agencia, y eso llevará a Iron Man a tener que resolver más de un problema por sí mismo. Comenzando con Dum Dum Dugan que se pregunta dónde está Tony, para así trasladarnos al laboratorio a bordo del Helicarrier donde Maya y Tony están ocupados realizando una autopsia al cuerpo de un terrorista muerto. Pero… ¿tecnozombis? ¿Héroes renegados o traidores a La Iniciativa y un cambio de régimen en Madripur? ¿Qué demonios es todo esto?

Iron Man: Director de S.H.I.E.L.D. #15 da inicio a este gran evento de 2007-2008. Serie que llegó a ser conocida dentro del Universo Marvel como La Iniciativa. Una potente obra guionizada por Daniel y Charles Knauf y con unos tremendos dibujos de Roberto de la Torre con Jonathon Sibal como entintador. Lo cierto es que hacer un resumen de todo lo que ocurre en tan tremendo tomo se hace algo difícil. Estamos hablando de un volumen que comprende más de treinta números (Iron Man: Director de S.H.I.E.L.D. #15-#32) más un primer Annual en los que desde la primera página ya estás «in media res». Es decir, acción y sucesos por los cuatro costados.

A destacar bastantes números, como por ejemplo, el #25, joya absoluta, me refiero al giro que da aquí toda la historia central. Donde después de arrastrar los pies por el barro y batallar con casi todos, Iron Man nunca llega a ver la luz al final del camino. Me encanta la nueva dirección que toman los guionistas, por ejemplo, con el Mandarín. Al igual que Ed Brubaker hiciera con Cráneo Rojo en su día, vais a ver en Director de S.H.I.E.L.D. que los Knauf convierten al Mandarín en un villano más calculador con la previsión de desafiar a cualquiera en su camino, y a mí que nunca me hizo gracia este malo-maluto, ahora me encanta. En lugar de ser simplemente malvado, es más una persona loca que ve el mundo desde una perspectiva distorsionada. Y hará que el lector también lo vea todo bastante sustancioso. Eso significa que estarás leyendo mucho y no todo diálogos sin sentido, pero flipas cuando finalmente lo que hace el susodicho encaja cuando Tony Stark conecta ciertos puntos.

Y el #19 y el #20 no pueden resultar más épicos, cuando algo viene a la Tierra desde el espacio profundo… y parece demasiado irritado… y es un tal Hulk que quiere venganza… y Iron Man está en su lista. Pero, ¿pueden las defensas espaciales de Tony Stark ralentizar al gigante verde? ¿Qué armadura especial se pondrá Iron Man contra el oponente definitivo? Una cosa es segura: cuando estos titanes chocan, las ondas de choque sacudirán el planeta y parte del universo. Además el director interino Dum Dum Dugan va a tener que decidir si la prioridad es encontrar a Tony…, o si tomar el control y hacer las cosas a su manera resultará factible.

Magnifico todo y cómo está llevado. Definitivamente, os animo a que le deis un tiento a esta aventura con decenas de aventuras detrás. Este es sin duda uno de los cómics mejor escrito del mercado y vale la pena el precio y, por supuesto, llevártelo a casa de una atacada.

Nuevamente, hypeado con el personaje.

Reseña: Zardo, de Tiziano Sclavi y Emiliano Mammucari

Tiziano Sclavi (Dylan Dog) y Emiliano Mammucari (Orphelins), dos grandes autores italianos reconocidos del cómic europeo, se juntan para obra impactante como Zardo. Uno de los nuevos títulos (el más reciente creo) que Panini Cómics en su conjunción con el sello italiano Sergio Bonelli Editore rescata para poner en librerías en nuestro país. Un cómic que lleva al desastre, a un día de desastres donde la Ley de Murphy triunfa para con una sola persona. Un lugar donde todos habrán tenido un mal día, donde una cadena de acontecimientos lleva progresivamente al agravamiento de la situación e inevitablemente todo se vuelve cada vez más complicado de superar. Sí friends, aquí en Zardo todo es una locura. Y a esa conjura de desgracias sumadle un toque «noir» muy bien llevado. Es como esas espirales de horror de las que han hablado más de un filósofo en donde llegas a un punto como ser racional que, o te enfrías, lo piensas y consigues parar, o todos los sucesos te arrastran hacia abajo y la cuesta aumenta su pendiente cada vez más. Qué ocurre? Que la mayoría de las veces, lo horrible no se puede parar.

Zardo es la «nueva» historia de Sclavi, el padre de Dylan Dog, que sabe preparar desayunos con horrores y meriendas de novela negra. Parece suficiente como sinónimo de calidad, ¿no? Pues sí, unas cuantas páginas son suficientes para llegar al corazón de la historia, unas cuantas viñetas de Mammucari para quedar encantado con un argumento digno de film (que de hecho existe). Como os decía, impactado aún por lo que sucede, y asombrado por cómo la situación se precipita cada vez más. Incluso cuando piensas que puede haber un momento de respiro, cuando piensas que «peor no se puede ir» aquí está la sorpresa, la evolución exasperada, grotesca que también puede hacerte sonreír tanto si es brillante como plausible. Así defino lo contado en Zardo. ¿Pero qué cuenta este cómic? Federico, el protagonista de esta historia, se ve arrastrado a una pesadilla que parece no tener fin, en una noche donde el sol parece no querer salir nunca. En esta negra historia de Tiziano Sclavi caes en el abismo en el que se ve desbordado el protagonista, que intenta esconder un cadáver, ocultando las pruebas que parecen acusar de asesinato a Francesca, su nuevo amor que le tiene loco no, lo siguiente. Pero Francesca tiene algunos problemas que parecen surgir de unos extraños comportamientos, y el tontolaba y fascinado Federico nunca logra decirle que no a las locuras de su nuevo amore. Sin embargo, el protagonista también es presionado por un violento detective privado que ha visto toda la escena y está dispuesto a chantajear a Federico para conseguir ¡¿dinero?!

Como decía mi abuela, aquí el que no corre, vuela.

Una trama convincente para una historia dibujada por una de las puntas de lanza de Sergio Bonelli Editore como es el gran Emiliano Mammucari. Aunque los colores son distribuidos por Luca Saponti y se disponen de forma muy ambiental para un guión del que Sclavi cuenta que lo tenía escrito hace treinta años, que era una “guión enterrado» y finalmente, tras pensarlo mucho, consiguió darle un giro de tuerca para tener una buena opción de publicación dentro del noveno arte. Y ese giro ya os digo que se nota cuál es. Un condimento final para una pieza que queda genial en un solo cómic. Porque si no lo sabéis la convincente historia de Zardo está inspirada en la novela escrita por el propio Sclavi titulada Nerón, publicada allá por 1992. Una historia que se hizo popular ya que el director Giancarlo Soldi le dio vida en la película homónima protagonizada por Sergio Castellitto, Chiara Caselli, Luis Molteni y Hugo Pratt. No obstante, el cómic retoma un nuevo guión, cambiando solo el título, el apellido del protagonista y haciendo una reescritura de mesa para la ocasión.

Pero entonces, ¿quién es Zardo y cómo terminará su historia? Un historia que impacta. En mi opinión, todo un acierto que Sclavi haya decidido darle vida nueva a esta vieja criatura suya para con el mundo del cómic.

Reseña: Miles Morales. Spiderman. La Guerra de Veneno, de Brian Michael Bendis, Sara Pichelli y VVAA

Dentro de esta nueva afición marvelita a la que me enganché no hace mucho de leerme todo-todito-todo para saber mucho-mucho más de Veneno, me surgió la duda más de una vez de pensar como sería un enfrentamiento de Miles Morales con ese bicho negro del espacio exterior tan de moda. El nuevo Spiderman que a todo el mundo le cae bien, no es para nada un Peter Parker negro. Eso por un lado. El que haya leído alguna de sus aventuras sabe que para nada reacciona igual ante una catástrofe o un villano rencoroso, que el Spidey que todos conocemos. Me molaba la idea de saber… y entonces vi que Panini Cómics publicaba este mes La Guerra de Veneno, del genial Brian Michael Bendis, que tan buenas criticas USA tiene. Que por cierto me recomendaban hace tiempo y ahora que salía en un tomo integral no había ni que pensárselo. Porque además incluye otro genial arco como es Nunca Jamás.

Brian Michael Bendis continúa sorprendiéndome con su nuevo y extraordinario Spiderman, el chavalito Miles Morales. Y ahora mucho mejor que ya pasó la historia todo el alboroto sobre su raza y la única razón por la que vamos a hablar de este cómic es por lo increíble que es. Veneno ha regresado luciendo brilli-brilli de la misma manera monstruosa que lo hizo durante su debut original en Ultimate (con Sara Pichelli dando su propio giro al diseño). Los Ultimate Comics de Spiderman tienen ese don de entusiasmar a poco que leas. Para los que no gustan del Venom clásico aquel epítome del cómic de los 90, el Ultimate Venom sí puede que os guste por su origen actualizado, sensato y personal que Bendis imprime. Aunque será difícil saber si se relacionará el personaje malvado con la historia de Miles tan fuertemente como lo hizo con la de Peter. De todos modos, tenemos una excelente visión de un Ultimate Escorpión y Batroc como prueba. Confío en que Bendis lo cuente más adelante.

En La Guerra de Veneno, mientras el gran malvado hace una entrada explosiva, J. Jonah Jameson se roba el centro de atención con una escena sentimental pero desgarradora que muestra el impacto de decir que Spiderman y Peter Parker tuvieron en su vida un hueco muy importante. Por eso la importancia de proteger la identidad del nuevo Spiderman. Una escena donde el dibujo de Pichelli hace que todo crezca en poder emocional. Y una de las muchas razones por la que deberías estar leyendo este Ultimate Comics Spiderman. Sumando una emocionante conclusión de la que os contaré bajito, al oído… que lleva a una tremenda tragedia personal para Miles Morales. Ya sabéis, es cuestión de tiempo que nuestro querido vecino sufra un importante herida personal. Pero Bendis tira un cebo y cambia con el final de la historia. Incluyendo además el homenaje de la portada del número que muestra a Miles alejándose de un bote de basura como lo hizo Peter en el Amazing Spider-Man #50.

Magnífico Bendis.

Nunca Más es el segundo arco que se incluye en este tomo. Una historia en seis partes como le gusta hacer a Bendis donde explayarse con el arácnido donde toma una maniobra arriesgada al adelantar el reloj un año después de que Miles perdiera a su madre y dijera que ya no sería más el Hombre Araña. Esto demuestra más que nada que Miles Morales no es Peter Parker. Bendis ha puesto a Miles en muchas situaciones similares pero la forma en que Miles las maneja es diferente. Tanto en lo onvio como en lo sutil. En lugar de usar su pérdida como motivación para ser un héroe, literalmente destroza el traje y se pira. Aunque un año después, Bendis hace ver que esta decisión lleva a un Miles que, aunque tan solo un año mayor, el tiempo ha sido más que suficiente para ver que ha madurado bastante. Con la inclusión de Jessica Drew mientras intenta sacar a Miles de su retiro, que es una escena reveladora para el estado mental del Spidey del momento. No sé ustedes, pero si alguien me regalara esos dulces de S.H.I.E.L.D, desde luego, volvería a ponerme el traje lo antes posible… Cuando lo leáis sabréis a qué me refiero.

Lo mejor de todo es que Miles sigue diferenciándose de su legendario predecesor, Peter Parker, y mola leer sus aventuras casi en la misma proporción.

Reseña: Marvel Must-Have. Dinastía de M, de Brian Michael Bendis y Olivier Coipel

Una de las sagas de Marvel que más he recomendado por originalidad en los últimos tiempos (y tras releerla lo corroboro), es Dinastía de M.  Y eso que como sabéis no soy muy de mutantes. Se puede decir que es una de las aventuras más chulas a leer para todos los que tenemos reciente en nuestras cabezas todo el UCM (Universo Cinematográfico Marvel). De las más interesantes y de las que se convirtió en clásico poco después de salir. Fueron ocho numeritos para comprender un arco que todo el mundo debería, no solo leer, sino tener a poco que seas marvelita. De ahí que sea obvio que Panini Cómics la haya incluido recientemente en la colección Must-Have porque en esencia es eso: DEBES TENERLA. Y más en esta colección porque sale a un precio genial y las excusas se vuelven demasiado banales. Las mejores obras a precios buenos siempre son una buena noticia. De hecho, lo digo ya. A todo aquel que alucinó con la serie de TV de WandaVisión y quería más, sin duda, para ellos parece hecha a medida Dinastía de M. Por que de alguna forma pudiera ser una continuación de ciertos hechos o incluso diría que es fuente de inspiración de las gordas para los guionistas de la serie de Disney +. Es Brian Michael Bendis en todo su esplendor, aportando un argumento que tiene una potencia enorme. ¿Y por qué más están referenciadas? Porque en Dinastía de M también se le va la pinza a Bruja Escarlata una cosa mala. ¿Cómo? Os pongo en situación:

Wanda Maximoff, también conocida como la Bruja Escarlata, vive en la devastada isla de Genosha bajo el cuidado del Profesor Charles Xavier y su padre Magneto (sí, su padre). El Profesor X le informa a Magneto que sus poderes telepáticos ya no son suficientes para frenar las habilidades de deformación de la realidad que Wanda no para de crear una y otra vez. Y se debe encontrar una solución. Magneto se limita a culparse a sí mismo por retorcer la mente de sus hijos con sus propias ambiciones. Xavier lo que hace es organizar una reunión de Los Vengadores, los X-Men y varios héroes solitarios que transitan constantemente la Torre de los Vengadores. Quiere debatir el destino de Wanda Maximoff. Es la radical Emma Frost (una ex-villana y ahora heroína, telépata capaz de transformar su cuerpo en diamante orgánico) la que concluye que matar a Wanda es la única forma de acabar con su magia destructiva. El Capitán América argumenta que el grupo debería buscar métodos alternativos para lidiar con Wanda, incluida la supresión de sus poderes y su locura. Los X-Men argumentan que si se corre la voz de que un mutante con la capacidad de cambiar la realidad se vuelve loco, las relaciones entre humanos y mutantes se convertirán en guerra. A medida que avanza la conversación, el Profesor X revela que le pidió ayuda al Doctor Extraño. Pero aunque lo intentaron, ninguno fue lo suficientemente fuerte para combatir su magia. Sorprendentemente, Lobezno dice que no hay otra: Wanda debe ser asesinada. El resto del grupo decide que deben hablar con ella antes de tomar una decisión.

Uff, no me extraña que si no sabías del argumento, quedes impactado. Es súper potente, ¿no? A mí me lo parece. Y más cuando Mercurio (Quicksilver) angustiado por el tema, le pide ayuda a Magneto contándole lo que pretenden los demás. Es un horror. Planean MATAR a su hermana. Mercurio llora y su padre pensativo se limita a mirar como duerme… Poco después, Xavier lleva a los dos grupos a Genosha, solo para descubrir que Wanda ya no está. Y de repente los miembros del grupo comienzan a desaparecer uno a uno. Spiderman es de los pocos que “se queda” cuando de pronto se ve envuelto por una luz blanca.

Más potente todavía. Escrito por Brian Michael Bendis, Dinastía de M fue un cómic de eventos de Marvel con un potencial tan enorme que rápidamente derivó en una serie de sucesos que aún a día continúa afectando a ciertas tramas. Una miniserie que fue bien recibida y contó con múltiples títulos derivados y vinculados. A mí, en particular, realmente me gusta cuando los X-Men se ven obligados a trabajar con otros miembros del Universo Marvel. Aquí los dos grupos y algunos más tienen que unirse porque tienen un problema tremendo delante de las narices. Un mutante con poderes incontrolables que resulta ser un vengador.

No me cabe duda que aún día veremos esta historia dentro del Universo UCM. Bien como serie o como film. Por que tiene todo lo que hay que tener, todos los ingredientes necesarios para sacar un buen plato de cocina de alta gama.

Reseña: Ka-Zar El Salvaje. Un Nuevo Amanecer, Un Nuevo Mundo, de Bruce Jones, Brent Anderson y VVAA

Siempre es una buena noticia la publicación de un nuevo Marvel Limited Edition. Son esencialmente joyitas del mundo del cómic, en especial, clásico, pero, sin duda, el mejor al que hemos podido tener acceso en nuestra vida comiquera. La recuperación de las mejoras obras siempre es una buena noticia para la cultura. En todos los sentidos. Que nos lleguen nuevas ediciones de Conan, por ejemplo, mejores que las anteriores, obras en color que “jamás” se publicaron así; todo eso y más siempre son buenas noticias. Por eso, poder encontrar en esta maravillosa colaboración que tiene Panini Cómics con SD, títulos como Ka-Zar El Salvaje o lo que es más, los doce primeros numeritos de su cabecera de 1981-1982 inconseguibles hasta la fecha en español; todo-todito-todo es una delicia. Puedo contar como anécdota, que en esos principios de los ochenta, Ka-Zar apareció en la serie animada de Spiderman -la chula, la de éxito de entonces-, exactamente en el episodio El Cazador y el Cazado. Donde recuerdo ver por primera vez a este personaje y saber no mucho después que incluso tenía serie de cómic.

Un personaje que a poco que conozcas, te cautivará. Aunque yo también sea de los que ha llamado a Ka-Zar, el Tarzán que pudo ser y no fue. Pero eso no quita que tras él estuviera un magnífico guionista como es Bruce Jones y un Brent Anderson que fue de menos a más, un ilustrador de los que molan, que incluso llegó a hacer sus pinitos como guionista de la serie. Y aquí llego yo para decirle al transeúnte comiquero e interesado de grandes obras de los 80, que nunca me cansaré de decir que fue la década de explosión creativa y no solo en el noveno arte; llego para decir, que este Ka-Zar no es el clásico que creara Stan Lee y Jack Kirby en 1965. Este que aquí se recoge es un nuevo Ka-Zar El Salvaje. Dicen que los lectores que tuvieron la suerte de empezar esta serie en 1981 se sorprendieron (como ustedes harán con este MLE) al ver que sí, que se seguía manteniendo a Lord Kevin Plunder como personaje principal, acompañado de Zabú, la bestia de dientes de sable y con la Tierra Salvaje como fondo… Esa jungla que yace bajo los hielos del Círculo Polar. Pero este Ka-Zar se puede ver que ha evolucionado. Es un héroe para “nuestros días”. Y se puede comprobar viendo la buena digestión que tienen sus historias aún a día de hoy.

Cuarenta años después.

Y es que Kevin Plunder sí que es ese héroe de la selva de la revistas pulp que muchos conocemos. Una mezcla de Tarzán y de Tor, el personaje cavernícola del maestro Joe Kubert que también merece estar ya en uno de estos maravillosos MLE. Con Ka-Zar El Salvaje, obviamente, vamos a viajar a una Tierra Salvaje poblada de dinosaurios y de seres abominables, pero esta vez encontraréis un Ka-Zar El Salvaje más dialogante y civilizado, que curiosamente viene con lo puesto, es decir, con cierto grado de desconfianza y rencor hacia la civilización y los extraños que vienen de fuera de la Tierra Salvaje. Y me parece bien. Eso me encantó. Este que os escribe es muy de Thanos… Bueno, ya sabéis. Pero un genial tomo donde vamos a encontrar grandes aventuras, algunas muy dignas tramas de novelas de aventuras pulp que dejan con ganas de más. Y es que quiero dejar claro que ciertos guiones gozan de una tremenda profundidad. Un Nuevo Amanecer – Un Nuevo Mundo es toda una recopilación que sirve para empezar o continuar, con las aventuras de Ka-Zar El Salvaje que siempre se ve acompañado por Shanna, la Diablesa y su inseparable compañero Zabu. Pero, ¿quién es quién?

Kevin Plunder se refiere a sí mismo como el «Señor de la Tierra Salvaje», una frase que otros han adoptado, pero que no es un título formal. Ka-Zar es Kevin Reginald, Lord Plunder, nacido en Castle Plunder, en Kentish Town, en Londres (Inglaterra). Es el hijo mayor de Lord Robert Plunder, el noble inglés que descubrió la Tierra Salvaje, una jungla prehistórica escondida en el corazón de la Antártida. Después de que su madre muriera y su padre fuera asesinado por los bárbaros nativos denominados Hombres-Mono, de la Tierra Salvaje, Plunder fue encontrado y criado por Zabu, un dientes de sable, que posee inteligencia casi humana gracias a una mutación causada por neblinas radiactivas. Si Tarzán era el Hijo de los Monos, Ka-Zar (como su nombre indica) es el Hijo del Tigre. Gracias a esta nueva vida, Ka-Zar se desarrolla y se convierte en experto cazador, trampero y pescador dentro de la Tierra Salvaje.

Como habéis podido deducir la Tierra Salvaje es un mundo en sí mismo. No está vacía. Hay territorios poblados por varias tribus humanas pero también humanoides. Y aunque la mayoría de ellos tienen tregua amistosa con Ka-Zar, algunos lo consideran un extraterrestre y un enemigo. Pero Ka-Zar está aquí para hacer el bien. Es un protector de los débiles y los maltratados en dicho entorno. Donde intentará evitar la explotación comercial, la caza furtiva y la minería, así como imponer o aconsejar la paz entre las tribus que la conforman. Sirve también como embajador de buena voluntad pero esto, obviamente, no siempre funciona. Y las batallas se hacen inevitables. Los X-Men originales descubrieron la Tierra Salvaje. Y se toparon con Ka-Zar. A partir de ahí…

Llega una nueva visión, una obra disfrutable, como pocas. La mítica etapa de Bruce Jones y Brent Anderson por fin recuperada en una edición integral, en tapa dura, lo que vienen a ser estos maravillosos Marvel Limited Edition que nunca me cansaré de alabar.

Reseña: Shang-Chi. Los Mejores Golpes, de VVAA

Marvel, de algún modo, nos quiere llevar al este de Asia y quiere que pongamos nuestros ojos redondos sobre el joven maestro de artes marciales Shang-Chi, interpretado de manera atractiva por el actor chino-canadiense Simu Liu, que es un portento elaborando escenas y tiene ese algo icónico, carismático y cercano a la comedia que suele gustar. Os hablo del inminente estreno en nuestro país del film Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos, que ya he tenido oportunidad de ver y me ha encantado, por cierto. Ya sabéis. Después de tan buenas sensaciones, uno/a quiere saber más. Más de un personaje que encontré con una gran profundidad pese a «bailar» en una peli de acción. Y es que nunca he tenido la oportunidad de leer al que probablemente ha sido uno de los personajes Marvel clásicos más atractivos de un género que en mi infancia alzanzó su cénit gracias a las pelis Bruce Lee y todo lo que vino después. Y eso que soy consciente que ya Panini Cómics y SD editaron dentro de los Marvel Limited Edition algunos tomos muy interesantes y que, por favor, espero que reediten.

Pero ahora sí, debido al hype supongo, quería saber más y encontré la oportunidad de leer Shang-Chi: Los Mejores Golpes. Un cómic que yace resplandeciente en librerías especializadas y por el que algunos me diréis: ¿Tú? ¿Qué eres muy de cómic setentero, ochentero e incluso noventero antes que de superhéroes retomados actualmente con sus respectivos lavados de cara? Sí, yo. Este que anda por aquí nunca rechaza la oportunidad por la sencilla razón que más de una vez (y más de veinte), un personaje «retomado» me ha sorprendido. De hecho, la primera aventura que se incluye en Shang-Chi: Los Mejores Golpes se publicó a finales de los 90. Y eso es lo chulo. Hablamos de un tomo que reúne varios argumentos donde poder descubrir a un nuevo héroe que se va a poner de moda y espero que no solo sea porque desde el próximo viernes en nuestro país ya pertenecerá al MCU por siempre. Un 100% Marvel HC que, en realidad, es una antología donde disfrutar de las mejores patadas voladoras y los puños en forma de flecha que es capaz de dar este hombre. Además de poder ver como se alía con La Patrulla-X, los siempre chulos Héroes de Alquiler, Spiderman (en un arco que quiero leer sí o sí llamado Tierra de Sombras) o junto a Los Vengadores, de Jonathan Hickman. Una recopilación de sus mejores últimas aventuras.

En Shang-Chi: Los Mejores Golpes se recoge en primer lugar el arco de tres numeritos Juegos de Engaño y Muerte (Game of Deceit & Death) que tuvo lugar dentro de la cabecera mensual de los X-Men a finales de los 90s. Donde habiendo sido solicitada su presencia por Clive Reston, Shang-Chi se acerca a las tierra de su antiguo aliado… ¡Y son atacados por una horda ninja de Si-Fan! Pero también los dos números que sirvieron para cerrar la serie o sus dos únicas apariciones en Heroes For Hire: Danny y los Piratas y ¡Traicionados!, donde dicho grupo va a Madripoor para investigar la especulación pirata que se está haciendo con una estatua de piedra de la archiconocida leyenda de Mulan.

Desequilibrado, Fuera de Zona y Que Despierte el Dragón son las tres últimas historias del tomo donde vamos a conocer más de este personaje que tiene ese don de de caer bien solo con sus actos. Y hago hincapié en cómo se ha dejado para el final de forma magistral este Wake The Dragon, donde encontrar a Shang-Chi luchando contra un antiguo enemigo mientras Los Vengadores pasan el rato en el casino más elegante de Hong Kong. Genial como está llevada esta historia.

David Aja, Pasqual Ferry, Scott Lobdell, Jonathan Hickman, Warren Ellis, Dan Slott, Mike Deodato, Carlos Pacheco, John Ostrander y Paulo Siqueira; son los autores a encontrar. Un volumen, para más inri, lleno de buenísimos autores. Y es que Shang-Chi es un joven que niega su vocación y su magnífico destino guerrero. Vive en San Francisco, se hace llamar «Shaun» y trabaja como un humilde guardacoches en un lujoso hotel junto con su mejor amiga Katy (interpretada de manera divertida por Awkwafina en la peli), quien se muestra incrédula ante todo lo que sucede a continuación.

Os va a encantar tanto la peli como este cómic.

Reseña: Grandes Tesoros Marvel. La Cosa y Otras Historias, de Barry Windsor-Smith, Stan Lee y VVAA

La Cosa es uno de los personajes, uno de los superhéroes, con los que casi sin quererlo, se ha conseguido más profundidad. Es tan tierno como duro, tan triste como… serio, la felicidad en él es tan efímera que no es sino un reflejo en la vida de muchos. Es la verdadera Bestia del cuento, dentro del Universo Marvel. Pero atrae y además con sus pocos detallitos, con sus cortantes respuestas, me ha hecho reír como pocos. Por eso, claro que sí, un buen tomo que contenga alguna de sus mejores historias cortas, es más que recomendable de leer. Un Grandes Tesoros Marvel que recoge en este caso geniales historias del maestro Barry Windsor-Smith y que a tamaño gigante se disfrutan bastante con una calidad de papel maravilloso. Donde es protagonista al inicio, un tío grande a tamaño grande.

Barry Windsor-Smith ha sido un poco un cometa a lo largo de su carrera en el mundo del cómic, desapareciendo por un tiempo y luego volviendo a brillar para los afortunados fans que seguimos su carrera muy de cerca desde tiempos inmemoriales. Grandes Tesoros Marvel: La Cosa y otras historias abre con Aquella noche… (That Night…), con guión, dibujo y color de Barry Windsor-Smith. Un relato que es una obra maestra tanto de trama como de arte, con una caracterización encantadora, una narración visual increíble y un tema emocional tan poderoso que encoge el corazón. La trama es simple. Tanto como que La Cosa se despierta con una elaborada broma realizada por la Antorcha Humana pero… ¿valdrá como recuperación para una moral tan baja?

¡Regreso! (Homecoming!) es la siguiente historia de La Cosa donde se juntan varios maestros. Stan Lee y Jim Shooter al guión, y Barry de nuevo al dibujo, tratan un número que correspondía al 25 Aniversario de Los 4 Fantásticos y comienza con Benjamin Grimm enseñando su mejor disfraz de ocultación a lo Tortugas Ninja visto nunca, caminando bajo una lluvia torrencial en la ciudad de Stockton. Mientras las sombras huyen de la tormenta, un automóvil choca accidentalmente con la roca andante, el conductor pregunta a Ben si está bien, y La Cosa le dice al conductor que se largue (pocos guionizan un diálogo de La Cosa de forma tan sarcástica como Stan Lee). El tema es que descubrimos que la mole empedrada está de vuelta en Stockton porque ahí es donde la nave del grupo se estrelló originalmente después de que todos sufrieran aquel ataque de rayos cósmicos que los hizo estrellarse y ser lo que son. Desde entonces, Ben no deja de lamentarse por un destino monstruoso en el que todos se ríen de él. Y decide que el mejor curso a seguir, es huir de la humanidad y vivir en Monster Island. Y a partir de ahí…

Si nunca has sabido del origen de Los 4 Fantásticos, esta es una historia para ti. Aunque eso diga de usted que probablemente no hayas prestado atención a la cultura de los superhéroes en los últimos sesenta años. También es la historia donde se siembran las semillas para que Hulka lo sustituya dentro del grupo.

Enemigos Íntimos es el Epílogo de La Guerra de las Armaduras y la historia que sigue a continuación. David Micheline y Barry Windsor-Smith juntos. Ahí es nada. Las Stark Wars fueron posteriormente retituladas Armour Wars (La Guerra de las Armaduras), uno de los mejores arcos que se pueden leer de Iron Man. Pero concretamente aquí se edita el Epílogo que es una trama de naturaleza extraña, donde varios personajes en realidad luchan contra un enemigo interno, uno potente, como es la culpa. Aguas desconocidas en el mundo de los superhéroes.

¡Mientras el Mundo Gira Enloquecido!, cierra el tomo. Y es otra historia donde poder disfrutar del verbolario poderoso de Stan Lee. Otra historia de abatimiento, depresión y caída, la lucha a muerte contra los males internos de cada uno. Aquí, el Doctor Extraño, maestro de las artes místicas, caminando por las calles de la ciudad de Nueva York en profunda contemplación, preocupado por la presencia del peligro y de un mal sin nombre. Entrando en su Sanctum e instalándose en trance y permitiendo liberar su forma ectoplásmica, que utiliza para buscar una reunión con su mentor y maestro, el Anciano. El Anciano le advierte a Strange sobre un ser maligno cuyo poder es el Secreto. ¡Y el secreto es su poder! Un comienzo bastante emocionante para una nueva línea argumental y una serie de cómics del personaje que son leyenda dentro del noveno arte de superhéroes.

Grandes Tesoros Marvel es una genial colección de Panini Cómics que publica realmente lo que su nombre indica.

Reseña: Marvel Must-Have. La Patrulla-X. El Don, de Joss Whedon y John Cassaday

¡Camarero! ¡Una de mutantes! Ya tocaba un poquito de salado con dulce, ¿no? Unas fresas con vinagre, un chocolate con queso o una buena aventura de esas que explotan en el paladar. Me decidí por El Don ahora que Panini Cómics sacaba este evento en sus tan indispensables Must-Have, tal como su nombre indica. El Don es un guión que rompe las reglas y se instala desde ya en mi cerebro como historia indispensable a recomendar de La Patrulla-X. Pero en este genial volumen no solo se recoge la miniserie Gifted (El Don) de seis numeritos, también el arco Dangerous (Peligroso) del que después os contaré más. Y eso que como siempre reivindico: ¡No soy de mutantes!

Y a los mandos Joss Whedon (Nueva York – 1964), el museo de las ilusiones en persona. Director, guionista y productor de cine, principalmente reconocido por su labor con los superhéroes, sobre todo por su trabajo en la productora Marvel Studios, donde trabajó como co-guionista de diversas producciones, joyitas como son las dos primeras adaptaciones Los Vengadores y Los Vengadores: La Era de Ultrón. Y es normal que se le diera tan bien. Es un amante de esto y además viene de guionizar cómics. De hecho, su trabajo más reconocido fue éste que hoy os traigo que en 2004 se marcó con los Astonishing X-Men. Emocionado me hallo con el género tras haber leído una de las mejores obras de mutantes que se pueden encontrar ahora mismo en librerías.

¿Sinopsis? Cíclope y Emma Frost vuelven al Instituto con el deseo de formar de nuevo a los X-Men. Quieren asombrar al mundo y que el mundo les devuelva la mirada… Con aceptación. Miniserie que se marcó Whedon, con el arte de John Cassaday (del que después me quejaré) y argumento en el que se basa directamente la tercera película de X-Men. Cuenta la historia de como un genetista acaba de encontrar la cura para la mutación. No obstante, cuando los X-Men se enteran, no ven esto como una bendición sino como un ataque a lo que ellos son. Al menos, la mayoría de ellos piensa así. Empieza entonces una carrera contra «la cura” y los X-Men descubren la verdad tras este propósito. ¿Os lo imagináis? Imaginaos algo muy nazi y acertaréis. Recordad que los mejores guiones de los X-Men, rara vez no están relacionados con el tema nazi. Mas, pese a su constante trajinar con el tema, tengo que decir que me ha enamorado de cómo está elaborada esta historia que, por supuesto, le da tres mil vueltas a la película. La escritura de Whedon esplende. Se ve a leguas lo dotado que está para ello. Pura brillantez. Diálogos inteligentes y dramáticos, al mismo tiempo. Tiene un enorme manejo de los personajes, y también me gustó que el nuevo grupo tuviera menos gente de lo normal. Solo hay seis miembros en estos nuevos X-Men. Y es que con menos personajes, los guiones funcionan mejor. Whedon tiene la oportunidad de que cada uno brille intensamente por su lado o desde su lado, mejor dicho. Tengo que decir también que El Don aumentó mi gusto por La Bestia. Personaje que siempre ha sido para mí ni fú-ni fa, sobre todo, desde que apareció en escena mi amado Rondador Nocturno. Pero aquí Whedon la hace brillar.

Ahora hablaré del arte de John Cassaday, del que habréis podido deducir que no me gusta. Es de los pocos ilustradores que no son de mi devoción. Sus personajes soy muy estáticos, casi maniquíes y no es capaz de hacer un fondo digno de un dibujante de calidad. La mayoría (al menos en este cómic) son fondos monocolor y con menos detalles que un Dacia. Eso está bien para una escena o dos, pero toda una miniserie así… Ufff, cansa. Y no alegaré más porque, sin embargo, la historia es magnífica. El Don me sirvió para descubrir el trabajo de Joss Whedon en cómic. Tenía curiosidad por saber quién era y cómo se defendía en el noveno arte. Y por qué hay tanta gente enamorada de su trabajo…

Peligroso es el otro arco que se incluye en este Must-Have. Del que no contaré demasiado y que es el segundo volumen del Astonishing X-Men, de Whedon. Donde ambos autores tejen una vez más una historia realmente interesante que es mucho más intensa que la primera -diría-, y está llena de sorpresas impactantes que dejarán a todos los fanáticos de los X-Men conmocionados por el resto de sus vidas. Así de claro. Como premisa: después de lo sucedido en El Don, un joven estudiante llamado Wing pierde sus poderes mutantes cuando Ord, el invasor alienígena de la anterior trama, se los quita. Debido a esto, Wing ha decidido suicidarse en la… ¡Sala de Peligro! Esto crea una serie de incongruencias espacio-temporales y el Instituto Xavier se ve atacado desde el interior por… ¿¿¿???

Tendréis que averiguarlo.

De la escritura de Whedon puedo decir que sorprende y que es capaz de crear historias que impactan. Con finales de película. Muy emocionado. No lo esperaba tan bueno, la verdad.

Reseña: American Ronin. Íncubo, de Peter Milligan, ACO, David Lorenzo y Dean White

El futuro cercano. Las corporaciones ultrapoderosas libran una guerra en la sombra por el control del mundo. Los gobiernos, tal como los conocemos, han sido reducidos a entes lamentables. Los organismos encargados de hacer cumplir la ley sirven a los operadores privados y el uso de la ciencia como arma ha dado lugar a nuevas formas de mutilar a personas a modo de convertirlas en asesinas. ¿Una mutación popular? ¿Aumentar la mente de alguien hasta el punto de que su empatía se convierta en arma?

El futuro cercano.

Aquellos que han pasado por este procedimiento solo necesitan una muestra del ADN de su objetivo (una gota de sangre, saliva en un tenedor, incluso algo de caspa) para sumergirse en sus mentes y aprender no solo cómo piensan, sino porqué piensan lo que piensan… de esa manera. Y cuando conoces a alguien tan a fondo que bien podrías ser él, matarlo es solo una cuestión de habilidad y voluntad. Y tenemos a un hombre que ha pasado por este procedimiento. Un hombre que puede presumir de ser uno de los mayores asesinos del mundo. Una vez, sirvió al conglomerado llamado Lincoln´s Eye. Ahora no sirve a nadie más que a sí mismo. Es un Ronin. Con todas las letras. Y se vengará de quienes lo convirtieron en lo que es.

¿Premisa peliculera? A tope. ¿Leída con voz-en-off, os pondría más en vereda? De eso estoy seguro. American Ronin es un thriller tecnológico donde el siempre interesante Peter Milligan desarrolla un guión bien elaborado que sorprende por sus detalles. Las ilustraciones y diseños del artista ACO (Midnighter) son fílmicos, puros storyboards coloreados. Sus representaciones del Ronin y el Incubo son una excelente integración de texto narrativo en formato visual. Y es que se representa muy bien el hecho de que ambos hombres fueron algo… pero ahora, vaciados por los procedimientos que les otorgaron sus extraordinarias habilidades, son otras personas. Entonces, llega ACO y los convierte en sombras o en ángulos desprovistos de almas. Rara vez alguno de los hombres son completamente visibles en viñeta y sus presencias más directas llevan a un toque abstracto. Siendo así, el Ronin no es del todo un fantasma y el Incubo no es del todo un demonio. Pero ambos hombres están literalmente separados de la raza humana y aprovechan al máximo esa brecha mientras realizan sus operaciones. Como infiltrados, son mutables y tan memorables como deben ser. Como asesinos, el Ronin es un luchador en potencia y el Incubo un torturador. Son la fuerza personificada.

Tengo que decir que el guión de Peter Milligan dibuja un contorno del Ronin sólido, pero nunca se desarrolla más allá. Y quizás al lector le gustaría saber un poquito más de ese contorno. Pero sabiendo algo como sé de hacer guiones, diría que esto es intencional. El Ronin que encontramos aquí, después de todo, adquiere los rasgos de otros personajes en el transcurso de su trabajo. Y el desarrollo del personaje que hace Milligan se ve que quiere que sea, lo suficientemente superfluo para que aprendamos sobre su metodología y proceso. Poco más. Que te encariñes del personaje, como mucho, al estilo de lo que uno se pudiera enamorar de un Terminator en dicha peli. Del mismo modo, el Incubo es inquietante y aterrador y, bueno, eso es realmente lo que gusta de un malo-malón, ¿no? Hay un poco más de complejidad en él dado que fue moldeado deliberadamente en su estado monstruoso actual, pero ni él ni el Ronin son personajes particularmente indestructibles. Y eso mola. También esa nebulosidad está presente en el resto de lo que vamos encontrando en American Ronin. Me refiero a las corporaciones Lincoln´s Eye y American Dream que no tienen ningún objetivo más allá del poder. Si bien, eso se ajusta a la forma en que funcionan las organizaciones ávidas de poder; corporaciones que no tiene un lenguaje propio, no tienen credo ni historia y simplemente gustan de las guerras silenciosas que libran con su rival.

¿Eres un gran fan de John Frankenheimer o Frank Miller? Si los cómics contundentes sobre la búsqueda de la razón y el saber de como se manejan las corporaciones y cómo nos utilizan para trazar su más despiadados planes, te atraen; debes echarle un ojo a esta serie.

American Ronin, recién publicada por Panini Cómics.

Reseña: Lobezno. Blanco, Negro y Sangre, de VVAA

Lobezno andaba solo en mi corazón…, y había que darle pase. Lo he contado algunas veces, no tengo ese fervor por Wolverine que tienen muchos y que hace un tiempo lo llevó a ser el personaje más vendido dentro de Marvel, superando incluso al perenne y eterno Spiderman. Pero las modas pasan. Algunas rápidamente, otras de forma lenta. Pero siempre me quedará recurrir a Panini Cómics y a sus publicaciones para encontrar las mejores historias de un mismo personaje. Lo que, en definitiva, busco en este caso. Pues Lobezno es uno de esos héroes de los que solo me gusta leer historias únicas. Las mejores, si puede ser. Cómics cerrados -lo quiero todo en un solo volumen-, y ala, lo tengo claro, es así como he disfrutado de tramas muy chulas de Venom, de Ojo de Halcón o el Capitán América, por ejemplo. Y tantos otros de los que suelo leer y reseñar sus aventuras. Así los disfruto. Por eso puse el ojo en Blanco, Negro y Sangre, volumen del que no sabía nada y que recién publica Panini Cómics este mes dentro de su colección Marvel Graphic Novels.

Logan da rienda suelta a su ira, locura y poder en esta antología de relatos que fue Wolverine: Black, White & Blood en USA. Donde se reúnen grandes creadores de cómics, estrellas del noveno arte, para tejer tramas cortas independientes protagonizadas por el mutante favorito de la mayoría de los lectores Marvel. Sangre y furia, se huele. Y a juzgar por el número de apertura, una antología que se convierte sobradamente en un escaparate artístico para el personaje y un claro recordatorio de por qué se ha mantenido tan popular durante décadas.

Primero encontramos un trío de relatos de Gerry Duggan, Adam Kubert y Frank Martin que evocan la gran serie que fue la Arma-X, de Barry Windsor-Smith, donde se exploraba el condicionamiento traumático de Logan. Sirviendo como pieza central, un guión de Matthew Rosenberg, Joshua Cassara y Guru-eFX donde se cuenta el sangriento y prolongado conflicto de Logan contra HYDRA pero con un giro tremendo cuando la malévola organización lo rastrea. Cerrando el trío de tramas de apertura, una historia escrita e ilustrada por Declan Shalvey que nos muestra a Logan decidido a regresar a Canadá, a casa, solo para encontrarse con sus peores demonios. Regreso a un mundo de fuego y sangre.

Lobezno: Blanco, Negro y Sangre reaviva un poco ese romance interno que puede tener uno cuando necesita recordar/leer buenas aventuras de los X-Men cada no mucho tiempo. Si no fue evidente con lo poco que conté sobre su contenido, os puedo decir que este volumen tiene historias algunas más épicas que otras, pero acción por los cuatro costados. Enfrentamientos para el recuerdo. Hay mucha sangre derramada y así hace presencia la SANGRE. Las historias se ilustran en blanco y negro al más puro estilo Frank Miller pero el rojo le da a cada página (de enorme calidad, por cierto) brillantez, sobre todo, a las apariciones monstruosas que yacen ilustradas. Algunas dignas de enmarcar.

Todos los guionistas de la antología profundizan en momentos y elementos clásicos del pasado del superhéroe, presentándolos desde una nueva perspectiva mientras conservan el atractivo atemporal de Logan dando patadas voladoras y garrazos por doquier. Un total de doce cuentos cortos donde ver como es, en realidad, Lobezno. Las cuatro últimas historias (El Blues del Planeta Rojo, El Arte de Perder, Recoges lo que Siembras, Palos y Piedras) son magníficas las mires por donde las mires. Son consistentemente buenas, pero el arte de los dos últimos números no es tan bueno como el del primero. Una historia que comienza con Mariko abandonando a Lobezno en el altar.

Ahí lo dejo.

Ideas muchas sólidas para con el personaje. El que sea un experto en Wolverine probablemente las vea con otros ojos; no buenas o malas, pero quizás sepa el porqué de muchas cosas que yo pasé por alto. Ciertos detalles que se comentan y que me dieron la sensación de hacer referencia a otras aventuras. Historias que ya busco para leer, obviamente. Pero insisto en que Lobezno siempre fue un personaje que miré de soslayo. Al que acudo siempre con la esperanza de pasarlo bien leyendo un cómic Marvel de acción y ya está. Lo bueno es que en sus cómics se suelen encontrar grandes autores. Un talento impresionante podréis ver en Blanco, Negro y Sangre.