Reseña: Tomb, de Antonio Suchs y Kundo Krunch

Con ganas, la inspiración y el equipo adecuado, sí que se consigue hacer buen Terror en este país. Una buena gama de ilustradores españoles tenemos desde los gloriosos años 80, eso está claro y de eso nadie se puede quejar. De hecho, a día de hoy, tenemos bastantes compatriotas trabajando en el mercado europeo y USA. Y muchos de ellos destacando y ganando premios importantes. Pero en cuanto a guiones… Ay. O no se confía en la gente adecuada, o no destacamos demasiado. Sin embargo, muy de vez en cuando aparecen muy buenos cómics como es el ejemplo de Tomb. La excepción que confirma la regla. Cómics por los que hay que dar gracias al apoyo necesario y la iniciativa que dan a autores, grandes editoriales como Dolmen. Una editorial ya con bastante nombre en nuestro país por el tremendo trabajazo que está haciendo de recopilación con el mejor cómic europeo.

Tomb ya atrae con su portada. ¿Mis sensaciones? Correcto, lo que me llevó a querer saber más de este cómic que se acaba de publicar es el atractivo dibujo de Kundo Krunch y como recuerda directamente al Mignolaverso y toda esa serie de autores que la componen. Y porque el género gótico: vampiros, fantasmas y hombres lobo, bien ideados, siempre van a tener mi atención. Y aunque para muchos puedan resultar temas manidos, a mí personalmente me trasladan a un mundo de tinieblas, a ciudades, entornos y pueblos aislados donde a media tarde ya andan cubiertos por la niebla. ¿Qué en estas historias es muy dificil innovar? Estoy de acuerdo. ¿Qué Sachs y Krunch lo consiguen ligeramente? También. Ya solo imaginar un Madrid oscuro muy al estilo del Londres victoriano, me gustó. Porque pasa que incluso los autores españoles solemos ubicar este tipo de historias directamente en países del Este o en lugares tenebrosos de renombre. Pero sí que es cierto que España, la España profunda como la llaman algunos, tanto la de siglos pasados como la de principios del siglo XX donde había más hambre y horror que pelos…; no deja de ser un lugar ideal para estas tramas terroríficas.

Además, el argumento de Tomb es tan original como diferente. Un asesino en serie condenado a muerte recibe una oferta de un hombre lobo que quiere montar una funeraria con oscuros propósitos. Nos vamos a la cárcel de Porlier, en Madrid, en los pasados años 40. Marcel es quién recibe la visita de este ser de la noche que le propone salvar la vida una vez sea ejecutada la sentencia. No obstante, ¿quién dice no a aferrarse al último resquicio de cuerda que te salva del precipicio? Ya puede aparecer quien aparezca (en este caso, un hombre lobo de más de trescientos años de edad, propietario de una funeraria en el barrio de Maravillas) que cualquiera se agarraría a ese clavo ardiendo. Pues la propuesta es exactamente eso: una aventura de pánico, resurrección y asesinatos, un guión con la muerte muy presente…

Os contaré también que la ejecución y desarrollo de la trama de Sachs en ciertos momentos da bajona argumental. Pero todo se reinicia con la ambientación que consigue junto al ilustrador en algunas viñetas. Tomb cuenta con un final raruno que a algunos les puede gustar más o menos, pero, en mi opinión, nada que objetar porque pasa constantemente en las obras de Mignola y, sin embargo, siempre quedo encantado con el viaje.

El tema visual de este cómic es maravilloso.

Mi enhorabuena a los autores.

Reseña: Punzadas de Fantasmas, de Hirokatu Kihara y Junji Ito

Muchas veces la cuestión es ver que le mola al aficionado y porqué. El Terror gusta y gustará siempre, por mucho que se empeñe la gente en decir que para pasarlo mal siempre hay tiempo… Ya lo decía H.P. Lovecraft en su famoso ensayo: «El miedo es el primer sentimiento que sufrió el ser humano y por lo tanto la atracción hacia él es inevitable». Por eso los escritos de Lovecraft en su conjunto molan y son universales. Por eso el enorme éxito de un señor llamado Stephen King con cada libro que publica. Por eso y sólo por eso es normal el auge y fama de un mangaka llamado Junji Ito y todo lo que escribe, dibuja y le rodea. Y es que algo en lo que Junji Ito es maestro es en la creación de personajes jóvenes. Muy creíbles en su comportamiento, rostro asustado, delirios… Tan idiotas como una historia de Terror requiere, tan maduros también cuando la situación necesita de cordura. Ito parece ser un maestro también en el relato corto y en el dibujo y en Punzadas de Fantasmas se junta con Hirokatu Kihara para ilustrar sus cuentos. ¿Creéis que me lo iba a perder?

ECC Ediciones ha sabido ver que Junji Ito gusta. Que es un autor del que debemos tener todo-todito-todo lo posible en español. Un mangaka que gusta incluso a los no amantes del manga. La genialidad, la guinda de estos tomitos que está publicando ECC Ediciones del señor Ito y repercursiones de sus obras es muy de agradecer. Y con cada tomito, queremos más. No podemos parar…, como decía Sadako, la niña de mucho-pelo-en-cara en la película The Ring.

Punzadas de Fantasmas es otra prueba para el fan. No es exactamente un manga. Más bien una antología de relatos de Terror escrita por su amigo Hirokatu Kihara, la cual ilustra Ito. Una selección de pequeños relatos cortos basados en «historias reales», pero al mejor estilo Junji Ito. Es decir, protagonistas que de buenas a primeras se enfrentan a sucesos paranormales. Aunque el autor de moda no puede evitarlo y al cierre del tomo elabore su versión manga de lo que pudo ser la obra. El narrador Kihara plantea así unas nueve «punzadas», toda una serie de cuentos de espíritus y maldiciones dignos de aterrorizar a todo aquel que decida disfrutar de este tomo en esta época navideña que estamos viviendo donde apetece muchísimo. Nos sumerge en el misterioso mundo de los Yokai, esquinas oscuras de nuestra casa en las que nunca nos fijamos o llamadas a la puerta en plena noche. Finales rápidos, urgentes y cortantes para dar paso a nuestra mejor o peor arma en las historias de Terror. El Miedo.

Relatos muy, muy chulos, como El día en que nevó y Labios. Cuentos que abordan las típicas leyendas urbanas con posesiones o sombras en el armario que nadie espera tener en casa. Elementos recurrentes que siempre funcionan pero que como aficionado al mejor género de todos sorprende en este caso por el constante temor oriental al agua (o lo que pueda salir de ella); más institutos, fotografías, festivales o la nieve. Relatos de fantasmas interesantes de los cuales es mejor no desvelar mucho por su brevedad. Pero que sepáis que viajaréis a una pequeña actuación de teatro, una biblioteca cerrada, una historia que traslada veinte años al pasado junto al Señor y la Señora A, los cuales abandonaron la vida de la ciudad para trasladarse a una de las muchas islas solitarias del Pacífico… y bastante Terror más. Como véis, tramas muy curiosas que incitan a querer saber más.

ECC Ediciones, por otro lado, sigue publicando Ito en todas sus formas, como digo yo. Y reeditan para que nadie se pierda nada. Antes de Punzadas de Fantasmas, deberías disfrutar de joyas del autor como Gyo, Black Paradox, Hellstar Remina o Fragmentos del Mal. Incluso de la que es para mí su mejor obra como es Tomie.

El sentimiento más antiguo al que se sometió el ser humano, en formato manga.

Reseña: La Soledad de los Pájaros, de Sandra Becerril

En La Soledad de los Pájaros estamos ante un relato de horror que hunde sus entrañas en los recuerdos de un pasado que ni siquiera es pasado porque sigue más vivo que nunca, jugando con las mentes y volviendo una y otra vez para atormentar y torturar. Dicen que cuanto más alto vuela un pájaro, más solo se siente… Nuestra protagonista principal es Agni una joven y bella actriz que se despierta en su cama descubriendo su propio cadáver asesinado meses antes. Ahora se encuentra en el limbo, y junto a su vecino también muerto, van a hallar a quién los mató. ¿Son obra del mismo criminal? Agni tiene sus sospechas, duda entre su representante, su amante o un fan. Ambos, como almas en pena, buscando pistas redescubrirán el auténtico monstruo que vive dentro del ser humano. Todo ello mientras la muerte los persigue…

Una muy buena historia que impacta en el lector al ser narrada desde el punto de vista de una mujer ya muerta. Un relato repleto de imaginación y decadencia moribunda. Morboso y maravilloso. No sabe lo que le ocurrió y nosotros tampoco, lo descubriremos todo junto a ella, esos destellos de la memoria nos encogerán el corazón. La atmósfera que usó para arropar la narración su autora Sandra Becerril es inmejorable, movió a los personajes y sus acciones dentro de un clima emocional en el cual el lector se adentra con angustia. No es fácil engancharse en la lectura cuando desde el comienzo su protagonista se encuentra muerta, pero Sandra supo crear el suficiente misterio, desearás saber quién fue su asesino y para ello envolvió la trama de hechos reales, temas fuertes donde no faltará la violencia de género. Pero no los coloca por encima ni de relleno, no, ella profundiza con el fin de vernos reflejados.

¿Acaso la literatura no bebe de la realidad social? Personajes con sus luces y sus sombras, auténticos como la vida misma. Nos estremecerá ante la horrible visión de ver a otros muertos o peor todavía, al monstruo que come almas y la señala con su dedo. Escenas fuertes de sexo incluso de masoquismo, que no molestan porque se integraron dentro de lo que es la vida o memoria de los personajes. No fueron puestos a golpe de martillo. La rabia de contemplar la vida en aquellos que conocieron, correr, huir de la sombra que los persigue, ¿es la muerte o algo peor? Ubicada en México, hábitat de la autora, sentiremos las vibraciones, olores y energías de las calles y callejones mexicanos. Viviremos la idiosincrasia de su gente y los terrores ocultos que acechan en cada esquina. Junto a dos muertos, entenderemos lo que es la auténtica soledad. Apenas tienen recuerdos del pasado y no hay ningún futuro. Viven en un presente perpetuo. Ven lo que les rodea, tocando con sus manos a las personas pueden averiguar acontecimientos de sus vidas y esto les ayudará en su búsqueda. Nuestra escritora les dio la libertad que trae consigo la muerte, no están atados a nadie ni a nada, deambulan en busca de respuestas.

No es una narración lineal, hay recuerdos que los hacen enfrentarse a su pasado, se cuestionan su vida, en esos momentos la letra cambiará de tamaño para ser diferenciada de la narración principal. Cada suceso estará ligado a uno de esos recuerdos. Me pareció una forma magnífica de construir la novela. Hacía tiempo que no leía nada de un autor mexicano, ese léxico de su país fue para mí un extra maravilloso en la lectura. Su prosa se siente poética, Richard Christian Matheson, llegó a decir que la escritura de Sandra es una lluvia brillante que cae mística, del cielo.

Entre letras de canciones de Guns N’ Roses, estaremos a su lado en la búsqueda del asesino. Rabia, dolor y ganas de matar, ya no volveremos a ver a los muertos de la misma forma. Su manera de buscar venganza nos hará temblar. Una historia que parecía tranquila y poco a poco se vuelve terrorífica. Nos haremos preguntas y buscaremos el misterio que esconde la verdad. El giro de vuelta que le dio al final es simplemente bestial.

Reseña: Lissy, de Luca D´Andrea

Esta es la historia de una mujer que huye, un marido clamando venganza, de un sicario tan guapo que parece un actor, de un hombre de las montañas que sigue viviendo al estilo tirolés y de Lissy que siempre tiene hambre… Érase una vez cierto autor llamado Luca D’Andrea que escribió un thriller existencial tremendamente oscuro ambientado en los Alpes. Creó una granja casi perdida, rodeada de nieve que esconde secretos inconfesables, de miedos que nos regresan a lo antiguo y familiar. Esas montañas, ese lugar aislado donde el tiempo pertenece a las estrellas, serán coprotagonistas de la novela, allí transcurrirá la mayor parte de la historia y también allí vive Lissy, ella tiene nombre de princesa.

La huida de nuestra protagonista principal Marlene comenzará en el invierno de 1974, pero muchos años antes, en lo que fue la Segunda Guerra Mundial, conoceremos al hombre del que está huyendo, su marido Herr Wegener. Sabremos de su miserable infancia trabajando con los nazis, ¿la maldad nace o se hace? ¿Cómo un niño descalzo en la nieve acabó siendo un criminal? Entenderemos que lo peor no es el miedo, ni siquiera el dolor… es la espera. Narración que nos enseña los diferentes matices que se esconden bajo la palabra maldad. Novela inquietante construida con precisión en la que el entorno participa tanto en la historia como en los personajes. Una fusión de fantasía negra y suspense, donde los cuentos de hadas se mezclan agregando un giro brillante que el lector no esperará. Es una estela moderna a través del miedo y la locura, pero siempre con tono retorcido y oscuro. Hay muertes, sangre, dedos cortados, puñaladas a la femoral, kobolds, susurros de dinero que comentan los ratones en las paredes, el cuento de Hansel y Gretel, la obligación de proteger a Klaus y pan de jengibre. El autor rinde homenaje muy hábilmente a los viejos cuentos de hadas, ilustrando cómo siguen siendo metáforas atemporales de la vida. Desde las brujas malvadas hasta los jóvenes inocentes, existe una línea delicada, bellamente mezclada entre los arquetipos y las personas reales, de carne y hueso.

Aquí la locura será el destino de uno de sus personajes y curiosamente esa misma locura se convertirá en un faro de luz para otro. Mientras tanto la dulce y pequeña Lissy come en un bol de plata. En aquellas montañas cubiertas de nieve se encuentra escondida Marlene con el hombre montañés Simón Keller después que él la rescatara de un accidente. Los días se acortan demasiado y esa oscuridad hace sentir la cabaña casi ilusoria. Las llamas del fuego les invitan a narrar sus historias. Pero Simón no será tan sincero y se callará sobre lo que oculta en su sótano, incluso en el interior de su cabeza. Oh no, amigo lector, ahora me toca a mi ser honesta, no es Lissy su mayor secreto… Y sí todavía sigue teniendo mucha hambre, crac, crac…

Capítulos cortos y aun así hay mucho escrito, dentro de su prosa bella, el autor se las ingenió para dejar unos personajes inolvidables con sus historias de fondo que logran aumentar la tensión de la trama y siempre acompañándolos de la cultura de aquellas montañas imperturbables, escenario tan hermoso como claustrofóbico. Folclore, curaciones místicas, búsqueda, una pocilga de cerdos terroríficos. Una obra de suspense pavorosa e insana que transita los terrenos de la demencia y la salvación. Una lectura que asusta porque sin darte cuenta, lentamente, vas sintiendo empatía por un asesino. De tan extraña que es la novela, es extraordinaria.

Reseña: Los Evangelios Escarlata, de Clive Barker

Puede ser uno de los libros que más rápido he leído en toda mi vida. Pudiera ser por el ansia lectora de buen Terror que tengo en esta época del año, pudiera ser, por las tremendas ganas que tenía también de Clive Barker. Revisitar sus obras, sus tremendos Libros de Sangre, cada no mucho, me inspira cosa mala por lo diferente y original que es su contenido pese a los años. Y fue durante este estado de horror-hype que me enteré que Hermida Editores traía a nuestro país una obra de Barker terriblemente muy esperada. Los Evangelios Escarlata por fin en nuestro idioma. ¿Cómo? Sí, sí, la continuación de la grandiosa obra magna del Terror como es Hellraiser. Aquella novela corta que dio para peli, o mejor dicho, para uno de los grandes films ochenteros del género que impactó a muchos. Obra magna de un escritor muy alabado como es Clive Barker, que siendo claros, lleva décadas sin hacer nada grandioso.

Pero diría que Los Evangelios Escarlata cambia esa tónica. Va a dar que hablar nuevamente la obra del autor que ha hecho más por redefinir la naturaleza y los parámetros de lo que hemos llegado a conocer como horror que probablemente cualquier otro escritor de finales del siglo XX. Barker nos dio las figuras icónicas de Pinhead y sus compañeros cenobitas, monstruosas perversiones de la carne y la filosofía que de alguna manera encarnan todo sobre el núcleo podrido de la humanidad. Espejos perfectos del zeitgeist en el que nacieron estas creaciones literarias. El lanzamiento de Los Evangelios Escarlata trae consigo toda una falange de pavorosa anticipación, aunque solo sea por el hecho de que es una continuación de la novela corta The Hellbound Heart, que aquí se tradujo como Hellraiser, debido a la película. Una trama donde Pinhead hizo su primera entrada en la conciencia de muchos lectores y televidentes y ha tenido veinte años de periodo de gestación para arreglárselas con los humanos que merecen la pena…

Pinhead, también conocido como el Sacerdote del Infierno en esta encarnación, ocupa un lugar destacado en Los Evangelios Escarlata, al igual que Harry D’Amour, un detective que posee la desgracia de poder traspasar el velo de la realidad y entrar en la dimensión de lo oculto, para enfrentarse con esos seres desagradables del propio Infierno. Pinhead aparecía en la novela corta The Hellbound Heart, de 1986 (publicada en el tercer volumen Night Visions, editada en USA, nada menos, que por George R.R. Martin), aunque quizás algunos no sepan que no era un personaje importante en la trama literaria. Por otro lado, D’Amour apareció por primera vez en La Última Ilusión (The Last Illusion), otra novela corta que se puede encontrar en los Libros de Sangre, creo recordar que en el último volumen. Aunque le recuerdo también en el libro El Gran Espectáculo Secreto, en el relato Almas Perdidas (The Lost Souls) y en Everville. En lo último que leí, ambos personajes eran los actores principales de sus historias. Pero en Los Evangelios Escarlata, la trama comienza de manera bastante diferencte, con cinco magos, el último de una Orden que una vez tuvo cientos, reanimando el cuerpo de Joseph Ragowski para pedirle que los ayude contra los sangrientos ataques de Pinhead. Este último ha estado masacrando sistemáticamente a miembros de la Orden, con el único objetivo de tomar los volúmenes prohibidos de conocimiento ocultista que cada uno de ellos tenía. Debe estar planeando algo muy gordo.

D’Amour entra en escena cuando Norma, una mujer ciega que conversa con el difunto tan fácilmente como lo hacen los humanos entre sí, le encarga echar abajo una casa en Nueva Orleans propiedad del recién fallecido Carston Goode; un cristiano aparentemente conservador que tiene un profundo y oscuro secreto. Sin embargo, el detective encuentra más de lo que esperaba, aparte de los extraños volúmenes y fetiches vudú. Es entonces cuando vuelve a aparecer Pinhead y los acontecimientos comienzan a descontrolarse; lo que finalmente lleva al secuestro de Norma y el descenso infernal de D’Amour a las entrañas del inframundo para rescatar a su Eurídice.

No hay otra forma de decir esto. Los Evangelios Escarlata, con un comienzo terriblemente prometedor -y aunque tarda algo en ponerse en marcha-; da lo que uno esperaba. Jamón de cinco jotas para el pobre muerto de hambre de horror del bueno. La prosa poética y el don de enganche a una historia que poseía Barker, vuelve décadas después. Incluso en algunas partes de la historia, pone el listón tan alto como hizo con algunos de sus mejores relatos de los Libros de Sangre. Y mola mucho ver al Sacerdote del Infierno, tan alejado como está de la definición de humanidad tal como la conocemos, retratado como intensamente humano aquí. Aunque como un espécimen hambriento de poder, enojado, beligerante, enfermo…

Quizás el aspecto de Los Evangelios Escarlata más problemático es que no se recomienda para el que viene de nuevas. El Archidemonio, el Anti-Papa, personajes, seres, eminencias que traicionan sus orígenes humanos…, todo un compendio de monstruos y seres que si nunca has leído a Barker puedes no entender. Un libro que, sin embargo, se eleva hacia lo más alto en términos de escritura cuando describe el Infierno y su arquitectura.

Una maravilla.

Reseña: Carne para la Eternidad, de Robert W. Chambers y H. Carrington

Reunir aunque solo sean dos relatos en un formato genial, pequeño y llevadero son algunas de las cosas geniales que hace Pulpture Edicciones en su Colección Almaya. En Carne para la Eternidad, por ejemplo, tenemos la oportunidad de leer y devorar (porque este señor era un maestro), dos relatos donde el eje central de las tramas son las momias, esas que ponían los pelos de punta a Indiana Jones.

Las colecciones de cuentos sobrenaturales de Robert W. Chambers, publicadas a principios de siglo, influyeron en autores como H.P. Lovecraft, que introdujo la escritura estadounidense de terror y ciencia ficción en el siglo XX. De Chambers, ya sabéis, súper recomendable leer si no lo habéis hecho ya su antología joyita El Rey de Amarillo, que tantos otros libros, cómics, pelis y series de TV ha inspirado. Pero fue un creativo que le dio a todo. Y eso que le iban bastante las historias de asesinatos muchas con algún girito de superstición.

La Bella Durmiente de Säis (un caso del rastreador de personas desaparecidas) fue escrito para el Post. Una historia que posteriormente se transformó en novela y fue trasladada al formato serie de radio-drama. Historia muy bien llevada que devoras en nada y que promueve la idea de la fuerza e intensidad de las personas por encontrar a su amor perdido. De saber. De matar la incognita de porqué se fueron o si alguien o algo se las llevó. Una historia donde el Sr. Keen encuentra gente desaparecida. La mayoría de ellas, repito, amores que estuvieron y ya no están. Un detective que nos demostrará cuán infierno se vuelve todo cuando nos vemos en esa situación.

El otro título que se aporta en este mini-volumen es Zenobia: Un Sueño del Antiguo Egipto. Una obra teatral de H. Carrington en la que dos exploradores conocerán, tras haber revivido a una momia mediante un antiguo ritual, la trágica y oscura traición que llevó a esta a la tumba hace cientos de años.

Si os soy sincero, adquirí este librito solo por la historia de Robert W. Chambers y por no perderme la magnífica colección de pequeñas joyitas narrativas que la Colección Almaya propone. Incluyen en su interior unos anuncios muy chulos al estilo «pulp». Robert W. Chambers fue el clásico hombre modelo a seguir: literato curioso, culo inquieto que brindaba por el compromiso y la originalidad… Escritor que tenemos muy claro que promocionó la deferencia del maestro H.P. Lovecraft años después. Pero un escritor que trabajó los muy diversos géneros. Sin emabrgo, siempre muy centrado en eso hechos que no comprendemos los seres humanos pero que nos rodean constantemente a poco que miremos.

Carne para la Eternidad es una mini-colección maravillosa, una más de las que espero poder disfrutando en la colección. ¡Qué el ritmmo no pare! Ya gocé de chuladas como El Espectro del Abad, de Louisa May Alcott, El Color que Cayó del Cielo, de H.P. Lovecraft, la magnífica La Ventana de la Biblioteca, de Margaret Oliphant (https://www.cronicasliterarias.es/?p=1380) y Leyendas del Antiguo Testamento y Últimos Cuentos de Fantasmas de un Anticuario (https://www.cronicasliterarias.es/?p=6491), de mi eterna inspiración M.R. James. Pero hay más.

Echadle un ojo: http://pulpture.com/category/catalogo/coleccion/almaya/

Y que no se me olviden las soberbias traducciones y apuntes a los títulos de Óscar Mariscal.

Hermano mío, en cuanto a gustos.

Reseña: Esto No es Para Vosotros y Otros Relatos, de Gemma Files

No hace mucho, no tenía ni idea de quien era Gemma Files y eso que su nombre en los círculos literarios USA llevaba un tiempo asomando. Os hablo de hace tiempo porque por estos lares tuvimos la suerte de que la ya indispensable editorial para los amantes del género de Terror, la reconocida allá por donde vaya La Biblioteca de Carfax, ya publicó su novela más exitosa hasta el momento como es Experimental Film. Novela que debe estar en tu lista de lecturas próximas, si de verdad queréis degustar la buena literatura que es capaz de crear la señorita Files. Libro que ganó el Premio Shirley Jackson, por cierto. El más reconocido premio del género después de los famosos Bram Stoker. Una idea original que utiliza el mundo del cine como planteamiento sobrenatural. Ahí lo dejo.

Pero los relatos: Ay, mis amados relatos y antologías de Terror… Cuánto nos han dado y cuanto nos darán. El mejor formato para este tipo de narrativa, de eso que no os quepa la menor duda. Un impulso, un grito, un murmurar, la mirada de un señor que antes no estaba allí, un toque en la espalda cuando estás sola, una sombra… El formato corto es el que nos ha dado a los escritores y a los lectores el poder “disfrutar” de esos cortos momentos/encuentros/sucesos en los que se tiene miedo. Leyendas, ideas que como insufladas aparecen en nuestra cabeza, quien sabe si susurradas por alguien de otra época; seres que ya no están aquí y que nos asustan mientras descansamos, cuando más indefensos estamos en la oscuridad de la duermevela. Los relatos. Y cómo demonios Gemma Files, una escritora etiquetada ya de Terror, no iba a contar con unos pocos relatos en su haber. ¿Una antología? A poco que juntes unas cuantas ideas bien escritas, ya la tienes. Paso a desglosar:

La joyita  de esta recopilación es, sin duda, Los viejos huesos del Emperador. El relato que abre la antología y relato que ganó el Premio Horror Guild a Mejor Relato Corto en 1999. Y lo veo perfecto porque la idea es chulísima y desgarradora. Una historia donde conocemos a Tim, el cual lleva toda una vida buscando ingredientes para un plato que permite engañar a la muerte… O eso cree. Una historia al más puro estilo Tales from the Crypt. Luego, tenemos Little Ease, donde conocemos a Ginevra Chrane una exterminadora a la que se le encarga actuar en un barrio, o mejor dicho, en un edificio de viviendas concreto. Sin embargo, ya anda cansada de todo, en especial, de sus malas condiciones laborales, pero lo que encontrará en el sótano de dicho edificio… Uff.

Ajuar funerario es el siguiente relato que nos lleva a una reserva en Canadá donde se ha descubierto un extraño enterramiento. Algo que no se debería tocar o los deseos de dicha tribu y sus dioses serán intimidados.

Todo lo que te enseño son pedazos de mi muerte está co-escrito junto a Stephen J. Barriguer, escritor de Fantasía y CF con quien se casó Gemma Files y con quien tuvo un hijo. Una pieza fundamental para los que disfrutaron con su novela Experimental Film pues algunos de sus personajes protagonizan la historia. Una vuelta a la leyenda urbana de El Hombre del Fondo, ese alguien que aparece en planos de películas y series y que curiosamente nadie conoce.

Cabellos es un relato con la temática más atractiva para mí en estos momentos. Trata el vudú y las maldiciones familiares en una historia que se da en la América profunda y que huele a Lovecraft por los cuatro costados. El caos y la maldad humana a un paso.

Los amantes del cómic de Sandman disfrutarán de todas-todas con Todo Ángel. Donde un gángster, un tanto místico, se encapricha de una especie de ser que carroñea por las calles que comprenden su territorio. Y la consigue enjaular.

Cierra la antología Esto no es para vosotros, donde la autora hace un sándwich mixto entre terror y ciencia ficción preguntándose cómo serían las ménades del siglo XXI y sus ansias criminales.

Esto no es para vosotros y otros relatos es la antología que recién publica La Biblioteca de Carfax, la cual reúne siete relatos escalofriantes de esta autora tan en auge. Como veis una antología con cantidad de ideas buenas algunas muy originales. No tardéis en disfrutarlo porque estos tesoros se agotan. Además, así brindamos porque no se siga diciendo por ahí que en nuestro país las antologías no venden. ¡Pero si es el mejor formato, hoy en día que muchos se quejan por no tener tiempo para leer! Un relato aquí y allá y uno ya no es el mismo.

Y con la genial traducción de la siempre maravillosa Pilar Ramírez Tello.

Reseña: Outcast (Paria), de Robert Kirkman y Paul Azaceta

Los doce primeros números de Outcast (Paria) te sumergen en una historia de Terror tan atractiva como diferente. Pero solo es el potente inicio de una trama que da para bastante debate. Para mí, en formato cómic, es buena a rabiar y no dejo de entender por qué se habla tan poco de esta serie y eso que tuvo una muy digna serie de TV. Y es que para mí y para muchos no sólo es la última gran serie de Terror creada por Robert Kirkman, es «la única” serie de Terror creada por el gran empresario-guionista. Soy de los que piensan que Los Muertos Vivientes (The Walking Dead) no trata el terror sobrenatural propiamente dicho. Más bien el horror de lo que es la propia supervivencia, un escenario (o muchos) de «Antes que tú, estoy yo». No sé, es otra cosa. Aunque eso no quita que considere Los Muertos Vivientes como el mejor cómic de temática zombie jamás escrito.

La buena noticia para muchos de los que nos quedamos por acabar la colección de Planeta es que ECC Ediciones ha decidido recopilar toda la serie de Outcast (Paria) en cuatro tomos integrales. Un lugar donde el tándem Robert Kirkman (The Walking Dead, Invencible…) con Paul Azaceta (Daredevil, AIDP) funciona al cien por cien. Además, la historia que Kirkman lanza tiene ese toque ideal para los dibujos de Azaceta. Y viceversa. Porque uno en estas cosas no sabe que fue antes, aunque lo obvio es que lo primero en nacer sea el guión. Pero a lo que voy es que la conjunción es perfecta en tiempo, forma y narrativa, y eso se percibe en cuanto se plantea la idea. ¿Y cuál es la idea? Mientras que en The Walking Dead se hacía malabares con un gran elenco de personajes, en Outcast hay un enfoque más estricto. Kyle Barnes vive en soledad y por una buena razón. Desde la infancia, sus seres queridos han sido víctimas de posesión demoníaca. Y ahora no es que esté exactamente contento con su aislamiento, pero al menos está tranquilo. En el fondo piensa que estar solo es su destino. Pero cuando un reverendo ilustrado en el arte de la exfiltración demoníaca, acude a Kyle en busca de ayuda, decide que es hora de buscar una respuesta a las preguntas que le han perseguido siempre: ¿Por qué vivir sufriendo? ¿Por qué él? ¿Por qué sus seres queridos? Y, sobre todo, ¿de dónde parte su poder para disipar fuerzas malignas?

Por qué su don marchita tinieblas.

En algún lugar de la zona más rural de Estados Unidos, un joven está poseído por un demonio peligroso. Llaman al reverendo Anderson para que se ocupe de la situación pero cuando hace acto de presencia se encuentra con una situación difícil de superar. En la misma ciudad vive un joven con problemas llamado Kyle Barnes, que quiere aislarse de todos, a pesar de la insistencia de su hermana. Cuando el reverendo se cruza con Kyle (que también se ve muy solo) quiere que lo ayude con el caso. Después de todo, él pasó por algo similar hace mucho tiempo, ¿no? Una serie que logra entregar un primer número estelar que engancha de todas-todas. Pero solo es una premisa de las potentes secuencias o encuentros que están por venir. Por que no es solo Kyle Barnes. También sus seres queridos, desde su madre, su hija, su esposa, su hermana, su cuñado, cada persona se ve afectada de alguna manera por extrañas posesiones demoníacas. Y Kyle quiere hacer frente a eso ya.

Kyle parece nacido para lidiar con el dolor. En el segundo número se presenta un diálogo brutalmente honesto de Kyle buscando catárticamente algún tipo de absolución para su madre que está en coma en el hospital. Y es que Kirkman dedica unos tres o cuatro primeros números a enseñarnos las relaciones mundanas con los más allegados de Kyle. Solo para después mostrarnos el horror. La calma que precede a la tormenta. Y llegas al cuarto número y te topas con la intensa mezcla de suspense y terror psicológico poderoso por el que brinda esta serie. El tema sobre que los demonios son reales y el exorcismo no siempre es el remedio. Y las cosas empiezan a estancarse. Y el agua estancada huele mal. Y es nido de podredumbre de viles seres que necesitan energía humana para existir. Energía poderosa que brota de la sangre familiar de Kyle… ¿Pero por qué?

Outcast (Paria) es una serie que con cada número sigue contando buenas historias. Los propios personajes también son especialmente buenos (ya sabemos del don de Robert Kirkman). Kyle es un personaje principal encomiable con el que simpatizar fácilmente. A Megan, puedes llamarla Megan, pero os juro que es una Kate Bishop más madura (algunos me entenderán). El ritmo está bien orquestado y permite que las escenas sucedan a la velocidad adecuada; muy importante en una historia sobre exorcismos. Y Paul Azaceta da vida a este horror con su obra de arte. Un ilustrador que me encanta y ya sé porqué: de alguna manera, me recuerda a nuestro paisano David Ajá, uno de mis ilustradores favoritos actualmente. Outcast (Paria) es un cómic espeluznante e inquietante, y lo mejor, potente en atmósfera.

No se puede pedir más en un cómic de Terror.

Reseña: HEX, de Thomas Olde Heuvelt

Quizás algunos no lo sepan pero Thomas Olde Heuvelt -probablemente buscando mayor audiencia o la fama rápida que tanto anhelan los jóvenes- reescribió HEX después de publicarla en 2013 y la pasó del neerlandés al inglés, cambiando escenario y desenlace. Lo curioso es que con ello consiguió un éxito mundial con una novela de Terror. Por que HEX es una de las historias de Terror más sorprendentes de los últimos diez años. Y si no que se lo digan a Nocturna Ediciones, que incluso en nuestro país (un país donde se lee poquísimo Terror), ya va por su tercera edición. Y lo dice la editorial en la sinopsis: «Además de convertirse en un súper ventas tanto en Europa como en Estados Unidos, la novela se ha publicado en más de una quincena de idiomas y Warner Bros. ha comprado sus derechos cinematográficos». Esperemos que se convierta en film o serie porque la historia lo merece.

Y en vez de Beek, la gente aquí vive en Black Spring, una tranquila población estadounidense que en apariencia lleva una vida normal. Trabajan, van a la escuela y vuelven a casa a cenar con sus familias después de un duro día de trabajo. Solo hay un problema. La gente de Black Spring está maldita o maldecida por un ente a través del tiempo. ¿Cómo? Veréis: en el siglo XVII, una ciudadana llamada Katherine Van Wyler fue acusada de brujería. Se creyó que había resucitado a su pequeño hijo de entre los muertos y de manera “clásica y puritana”, fue enviada al infierno. Excepto que nunca llegó a ese horrendo lugar. En vez de eso, Katherine se levantó y continuó vagando por el pueblo murmurando maldiciones a todo aquel que pudiera oírla. Así que le gente del pueblo la atrapó, le cosieron los ojos y la boca y aún a día de hoy, deambula por la ciudad, susurrando muerte por esas rendijas de carne que son las comisuras de sus labios.

Los habitantes de Black Spring se han acostumbrado a su presencia. Es una más en una zona cuyos fundadores impusieron una especie de cuarentena silenciosa para que tal historia no se conozca más allá de sus fronteras. Pero ahora, cuatro siglos después, con un mundo muy cambiado desde que Katherine comenzara su caminata espectral, la gente ya no cree en lo sobrenatural. O los jóvenes, mejor dicho. Pues los habitantes más veteranos de la ciudad están comprometidos a mantener en secreto el tema de la bruja. Si el mundo entero se enteráse de que lo existe allí…, de seguro vendrá algún estudioso gafapasta de los temas paranormales o algún científico con la idea de intentar abrir esos ojos y esa boca cosidas… Y entonces se desatará el infierno. O eso creen. Pues cuenta la leyenda que si se llega a efectuar el Mal de Ojo de Katherine, traerá la muerte a todos. Pero hay más. Los pueblerinos siguen las actividad de Katherine con un sistema de vigilancia de alta tecnología y todo un equipo dedicado a borrar pruebas para miradas indiscretas. Se construyen estructuras para esconderla cuando se queda durante horas en medio de la carretera, y cuando alguna familia espera visita de familiares de otras poblaciones, hacen lo propio. Pero es que resulta que el maleficio de Katherine se extiende hasta…

Y no diré más.

En ocasiones, las brujas, los fantasmas y los monstruos son divertidos. Pero si se consigue que asusten, esto da para más de una noche de insomnio. Ya sabéis, todo dependiendo mucho de dónde te encuentres cuando lees, el momento, la hora, la soledad del lugar… Y Heuvelt combina lo sobrenatural y lo natural de una manera tan real que “llega”. Curiosamente, a menudo recordaba la reciente novela leída y reseñada La Cabaña del Fin del Mundo (https://www.cronicasliterarias.es/?p=6424). Aunque las dos historias son distintas, ambas envuelven la resolución realista de problemas en una trama que de otro modo sería sobrenatural. Este compromiso con la realidad que tambalea tu estabilidad y tu seguridad de que nada te asustará a menos que te sorprendan con un argumento diferente que no esperas. Por eso, la decisión de la ciudad de dedicar un equipo de seguridad a monitorear las actividades de Katherine a través de cámaras fue lo que rayó mi estabilidad. De hecho, en ocasiones, hago turnos de trabajo en el CCTV de un mortuorio así que…

Por otro lado, esta la yuxtaposición de una criatura antigua y malvada contra la tecnología moderna. Hacer que esto funcione bien. Creo que ahí reside la fuerza de una novela como HEX. Un sentimiento de pavor se filtra en ti con cada página. Y, por supuesto, las descripciones de Katherine.

Creo que Thomas Olde Heuvelt ha sido uno de los invitados este año al Festival Celsius 232. Un festival de literatura fantástica que se celebra en Avilés y que cada vez tiene más carácter internacional desde que se empezara en 2011. Un festival al que espero que me inviten algún día como autor. Quizás cuando consiga escribir una espeluznante historia como HEX.

Reseña: Lo Mejor de Junji Ito (Best of Best)

A estas alturas es de sobras conocido que Junji Ito es el mejor autor de relatos cortos de Terror del momento. Correcto. Estamos hablando de un mangaka, de un autor de manga cuyas publicaciones e historias solo se pueden encontrar en este formato. Pero probad a leer algunas de sus historias cortas y veréis; si amáis las buenas e impactantes historias de Terror, las que calan, las que quedan dentro, las que uno/a comenta cuando algo extraño sucede a su alrededor y de pronto le sale un «Ostras, eso es como en aquella historia de Junji Ito…». Si todo esto que digo te mola y te hace vibrar, una buena oportunidad de conseguir más caviar es hacerte con el volumen que publica ECC Ediciones denominado Lo Mejor de Junji Ito. Estamos de hablando de un nuevo tomo súper llevadero, que recoge nada más y nada menos que diez terroríficos relatos, entre ellos, la escalofriante La Silla Humana, que no es otra cosa que la traslación de un cuento del formidable Edogawa Ranpo, que Ito ha adaptado al formato manga.

Diez historias. Aunque doy por seguro que vais a querer más. Y que incluso si sabéis de qué estamos hablando, tendréis vuestras preferidas y otras del autor que no están aquí. Porque ECC Ediciones ya ha publicado bastantes cositas de este maestro del género. Sus mejores obras tanto en larga como en corta extensión. Responsable de tramas escalofriantes como Uzumaki, Gyo, Sensor (https://www.cronicasliterarias.es/?p=3130) y Tomie por nombrar algunos. Mas toda una colección de relatos chulos como fue Fragmentos del Mal (https://www.cronicasliterarias.es/?p=977) o Relatos Fantasmagóricos de las Montañas (https://www.cronicasliterarias.es/?p=2434) y/o sus participaciones solo como dibujante para otros mangakas que también abogan por el Terror. Antologías en mi opinión indispensables, la mayoría aún disponibles en librerías.   Pero ahora tenemos nueva antología. Un nuevo titulo del maestro nipón al que deberíais echar un ojo y en el que es indispensable reparar si te gusta Lovecraft y toda su mitología de horror cósmico. Jugadores de rol y de mesa incluidos lo pasarán bien con Ito. Pues uno de los mejores aspectos de su trabajo es el nivel de detalle que pone en su arte. Creando algunos de los monstruos más espantosos que se han visto en cualquier medio y seres fantasmales que quedan «dentro”. En tu imaginación, en la mía…

¿Y qué hay más disfrutable que un volumen de relatos que se “disfruta” rápidamente, en cualquier lugar y es súper apetecible para esta época del año en la que sol empieza a irse antes y el vientecillo frío hace presencia en calles vacías al atardecer? Una selección de historias –fechadas entre 1997 y 2018– que tratan ese placer malsano que es leer el buen Terror. Una buena recopilación pese a que, como ya digo, existen otras muchas historias de este hombre que impactan como pocas cosas leídas. Con cuentos que retuercen el alma como es el comienzo del tomo con Cien Millones de Solitarios, donde un chico paseando a su perro se topa con un macabro escenario en el parque, historia que recuerda al film gore The Human Centipede. Lo mismo ocurre con El Misterio de la falla de Amigara, que provoca pesadillas o, sobre todo, la grotesca La Lamedora, una historia muy de Ito pero que siempre impone. Por comentar los tres cuentos que de momento se me han quedado «dentro”. A ver hasta cuando… Como decía, Lo Mejor de Junji Ito también incluye La Silla Humana, de Rampo, un autor que me encanta y cuya historia puedo decir que es una de mis preferidas junto a la que curiosamente también se añade del maestro, la sorprendente Un Amor que no es de este Mundo. Obras, algunas rescatadas del folclore nipón, otras nacidas del entorno, de un autor y crítico japonés que siempre abogó por el misterio. Recordad que Edogawa Ranpo era un tremendo admirador de Edgar Allan Poe. De hecho, su seudónimo es una traducción del nombre de Poe al japo.

Por otro lado, la historia autobiográfica El maestro Umezu y yo era una de las historias que más ganas tenía de disfrutar. En la que Ito nos habla del mangaka más influyente del Terror y de los temas siniestros que le rodeaban. Además de otra maravilla como es De cómo el profesor Kirida fue poseído que también es traslación de un cuento literario de Robert Smythe Hichens, favorito de Alfred Hitchcock, y que he recomendado más de una vez a los que me pedían leer una historia de posesiones diferente.

Pero hay más. Son diez. Fantasmas, espectros de chicas (indispensables) que vienen a ti con un propósito, asesinos sin miramientos cuyas almas han pasado a formar parte del Maligno… Es como ir al cine a ver lo que uno quiere, con la persona que quieres y donde los astros se han alineado para que todo funcione a las mil maravillas y vibres en el sillón, de lectura, en este caso. Que si estás solo mires donde antes no había mirado. Que si estás acompañado, te alegres por ello. Que oigas ruidos o repares en los que antes no fijabas tu atención. Yo, con Ito, lo he vuelto a sentir.