Reseña: El Mar de las Penas, de Douek y Cormack

En mi eterna búsqueda de buenas historias de Terror ya sea en cine, libros o cómics, me topé con El Mar de las Penas, una reciente publicación de Planeta Cómic, historia bastante destacable y recomendable por lo diferente. Donde tenemos asesinatos, caos y criaturas primigenias acechando a un grupo de buzos de aguas profundas a principios del siglo XX; los mismos que andan buscando un submarino alemán hundido y los tesoros que pueda contener. Y eah, ya os he contado casi el cien por cien de la trama que vais a encontrar en esta historia que con poco, dice mucho. Porque Sea of Sorrows fue una miniserie de cinco números de IDW Publishing que ahora aparece por primera vez en nuestras librerías en un sólo volumen. Lo que conforma una trama de paranoia y horror sobrenatural que proporciona una sensación de tensión tan abrumadora como pudiera ser la presión que hace sobre nosotros el propio fondo del océano.

Un cómic original proveniente del equipo creativo que forman el guionista Rich Douek y el artista Alex Cormack. Donde la tensiones en esta pequeñita novela gráfica son altas incluso en las primeras páginas de la historia. La escritura de Douek establece de inmediato una atmósfera de desconfianza y cautela entre los miembros de la tripulación. Los personajes del cómic ya están inquietos antes de que la expedición comience. Con varios planes para traicionarse entre sí desde el primer número y esto provoca que el propio lector quede súper atento a cualquier detalle. Este tema está súper conseguido. Por otro lado, los dibujos de Cormack oscilan entre tonos sobrios, malhumorados e implacablemente viscerales cuando toca. La mayor parte del cómic se presenta en colores relativamente apagados, lo que hace que la sangre explote de la página en un espantoso espectáculo carmesí… cuando toca. Eso sin contar que los diseños de los monstruos (obvio que hay) son notables, a la vez que encantadores y aterradores, aberraciones que podrían haber salido de cualquier relato o bocetos creados por el propio Lovecraft.

El Mar de las Penas sigue a un equipo de salvamento heterogéneo que busca hacer una machada bajo las aguas del Atlántico Norte en 1926. Como os decía, aunque aparentemente todos trabajan hacia un objetivo común, todos y cada uno de ellos llevan en su interior su propias maquinaciones. Y lo peor es que harán lo que sea necesario para lograrlas. Pero si bien el drama en la superficie del océano es estresante por sí solo, no se compara con la amenaza de los seres sobrenaturales que residen bajo el mar. Poco más puedo contar sin estropearos lo mejor, friends. Un cómic donde se brinda por horrores impactantes, tanto del tipo natural como sobrenatural. El ritmo es vertiginoso y es de esas series que a uno le hubiera gustado que siguiera. Pero quizás por eso es tan recomendable. Todo lo bueno está concentrado en este tomito tan llevadero que leí de una sentada. Y goza de un final satisfactorio, que tiene ese tono de comedia negra que tanto me gusta.

Douek y Cormack habían colaborado previamente en Road of Bones, nominada al Premio Bram Stoker, otra obra de ficción histórica con una buena dosis de sobrenatural. Animo a que se publiquen más obritas de este tándem, por favor. Pues si alguien combinara 20.000 Leguas de Viaje Submarino con La Llamada de Cthulhu, el resultado podría ser perfectamente El Mar de las Penas.

Reseña: Tales from the Crypt Vol. 4, de VVAA

Con este cuarto volumen ya casi se cierra un ciclo de publicación. Pero dioses, menuda publicación. Insisto en qué jamás pensábamos muchos que podríamos tenerlo así, en color y en dicho formato. Sí friends, obviamente, hablo de esta genial edición de Tales from the Crypt que se ha marcado Diábolo Ediciones y que por todos los demonios, como un amante del género de Terror, no me queda otra que súper recomendar. Volúmenes que se agotaron (era lógico), y que la editorial ahora está reeditando casi a la vez que sale a la venta este cuarto volumen comprendedor de un concierto de historias de Terror a cual más chula.

La publicación en gran formato de Tales from the Crypt en nuestro idioma y a todo color, no es otra cosa que una muestra del gran momento de recuperación de grandes títulos comiqueros que estamos viviendo. ¿Quién iba a pensar que esto podríamos tenerlo en nuestras manos en estas condiciones? Los cómics de la EC, los buenos, las grandes historias para el recuerdo, las que censuraron, todas las publicadas y a un paso de llevártelas a casa. Porque Tales from the Crypt es volver a mi infancia de nuevo. Tener este cuarto volumen en mi mesita de noche, junto a mi sofá de lectura o bajo mi brazo en el metro; ha sido volver a mi infancia y no precisamente por tener entre manos un cómic infantil. Sino las mejores sensaciones lectoras que tuve una vez y a las que he podido volver y que me incitaron a escribir. Y lo bueno que es regresar a una de las piezas del puzzle que me hicieron como persona, a friki (cuando era algo malo serlo), a fan, a una de las puntas de lanzas que me hicieron amar el género de Terror por encima de todas las cosas.

Esta vez el tomo se nos abre con un prólogo de Russ Cochran (1937-2020), un señor editor de cómics y el responsable de las reimpresiones de los EC Comics y algunos títulos de cómics inencontrables como los primeros tebeos de Disney. Un señor que lo dejó todo por su pasión (era profesor de Física). Todo por los cómics de la EC. Sus reimpresiones de EC Comics incluyeron The Complete EC Library en blanco y negro, EC Annuals en cuatro colores y EC Archives en tapa dura y a todo color. Y, por supuesto, recibió premios por su trabajo. Pues las reimpresiones de Cochran (que han sido publicadas a través de varios editores en el mundo) se compilaron principalmente a partir de copias de las páginas de ilustraciones originales (complementadas cuando fue necesario con escaneos de los cómics impresos originales), que eran propiedad del editor de la EC, William Gaines. Cochran se hizo amigo de Gaines y también manejó la reventa de la obra de arte original a coleccionistas a través de catálogos de subastas por correo a fines de los 70 y durante la década siguiente. Podemos decir que fue el Christopher Tolkien de la EC y por él, hoy en día podemos seguir disfrutando de cómics así.

Clásicos pero de contenido eterno. Como bien anuncia la editorial: momias, vampiros, hombre lobo…ningún monstruo está ausente en este penúltimo volumen de la mítica Tales from the Crypt que ya está disponible en librerías. Un volumen que contiene los números del #35 al #40 de la mítica revista, publicados originalmente entre abril de 1953 y marzo de 1954. Números que os puedo decir que jamás en mi vida vi en color. Con cuentos muy destacables como ¡Bajo el terror de la luna de plata!, del trío clásico de Davis, Gaines y Feldstein, una historia de hombres lobo bastante estándar, pero notable por su ritmo apretado y su arte impecable. O ¡Un bocado a medianoche!, de Gaines, Feldstein y Orlando, sobre un hombre que vaga por un pueblo extraño y se encuentra en un tipo de restaurante muy particular (los fans incondicionales podrán reconocer esta historia adaptada en el film Vault of Horror de 1973).

Otro relato recomendable y no sólo para mí es La curiosidad mató al…, un pequeño cuento trágico de Gaines, Feldstein y Reed Crandall, con uno de los finales más espantosos (y eso es decir mucho) de esta colección. Historia que también llegó a televisión, además, en la serie reciente creada para la HBO. Pero el bombón, la guinda o como queráis llamarlo es El Manipulador (The Handler), adaptación del cuento del dios-maestro Ray Bradbury, donde Al Feldstein, con arte clásico de Graham Ingels, nos enseñan en formato cómic, como un asistente de la morgue les da a sus clientes fallecidos las despedidas que él siente que merecen. Uno de esos relatos que lo encontraba una de nuestras madres hace cuarenta años y nos quemaba el cómic.

Dos noticias buenas: ¡Nos queda un último y quinto volumen por disfrutar! La segunda es que Diábolo Ediciones ha anunciado que tras el cierre de publicación de Tales from the Crypt y Weird Science vendrán las maravillosas The Haunt of Fear, Impact y Shock Suspenstories. ¡Inconseguibles en nuestro idioma!

Como ya han dicho cientos de fans, gracias por tanto.

Reseña: The Night Eaters. La Que Devora la Noche, de Marjorie Liu y Sana Takeda

En mi búsqueda eterna de grandes historias de Terror publicadas en formato novela o cómic en nuestro país, me topé con una publicación que me sorprendió bastante. Y reciente, Norma Editorial publicó el mes pasado el primer volumen de The Night Eaters, obra del dueto ganador de múltiples Premios Eisner y Hugo por la genial Monstress.

Como bien dice sus sinopsis, Marjorie Liu y Sana Takeda han creado una salvaje y retorcida historia que te dejará con ganas de más. Esto es muy pero que muy cierto. La que devora la noche es el comienzo de esta potente trilogía. Una nueva colaboración entre Liu y Takeda, una historia de terror familiar por como se van presentando los demonios. Ambientada durante la pandemia de 2020, la historia explora las complejidades de la dinámica familiar con una buena dosis de energía demoníaca. Se abre con la imagen de una mujer con sangre goteando de su boca mientras fuma un cigarrillo. Sobre ella, a la izquierda, hay una calavera. Todo a su alrededor es vida vegetal que se transforma en manos y una muñeca espeluznante cerca pero al fondo. Tenemos un cómic de acoso sexual, cadáveres, sangre y gore. Y tras leer este primer volumen, muy intrigado por ver a dónde va la historia, porque es de esos tomos que abruma. El primero paso como os decía se enfoca en la familia: Ipo, la mamá, Keon, el papá, y luego, los mellizos Milly y Billy, ambos todos dueños de una pequeña empresa. La familia vive en Queens (¡Dónde vive mi tito americano!), donde al otro lado de la calle hay una casa que no se consigue vender. Más que eso. Nadie consigue que algún comprador cruce la puerta de entrada…, al llegar.

El cómic alterna entre dos escenarios, la Hong Kong de los años 50 y la Nueva York de 2020 (plena pandemia). Pero rápidamente se hace evidente que la línea de tiempo no sigue un camino recto. A mitad de guion, me di cuenta que Ipo era una adulta en los 50, lo que no tenía sentido si sus hijos parecen tener veintitantos o menos en 2020. O ella o sus mellizo deberían ser mucho mayores. Algo andaba mal. Y esto me encantó. Porque es fácil pasarlo por alto. Y esos pequeños indicios de secretos sobrenaturales de la familia me mantuvieron ya enganchado para ver qué demonios pasaba ¿Vampiros? Seis muñecas espeluznantes con cabello negro y sin ropa se sientan en un sofá espeluznante dentro de la casa de enfrente que no consiguen vender. Las muñecas parecen estar en conjuntos de tres con las dos más cercanas al centro mirando a un espacio vacío entre ellas. Como mínimo intrigante.

Este “offness” intencionado fue esencial para mantenerme ya súper pegado al sillón. El suspense que se crea en estos momentos de horror son dignos de buena peli de Terror. Al estilo de «la niña saliendo del pozo” en The Ring. Cuando por fin se consigue que unos compradores entren en esa tenebrosa casa, y los participantes se encuentran con un sofá lleno de muñecas, espeluznantes como el Infierno; los detalles como las sutiles expresiones faciales o el cambio de disposición de las cabezas de estas muñecas entre las viñetas aportan un horror terrible. El ánimo inquieto. Donde ya todos son ruidos extraños para el lector.

Raíces saliendo de un pozo de piedra. Sobre ese pozo una mujer se inclina de manera inhumana hacia el pozo. Tiene el pelo largo y negro, pantalones negros… Ipo es más de lo que parece. Además, más allá de Ipo, los demás miembros de la familia se sienten vacíos. Milly se muestra enojada y gritona (con algún trauma sin procesar). Milly y Billy comparten un momento especial entre hermanos y este será el botón que haga que estalle la bomba…

Cómic soberbio, directo a tus manos, a tu cerebro, a tu conciencia, un cómic de terror sólido. Lo quiero en Integral YA.

Reseña: John Carpenter. Historias para una Noche de Halloween Vol.1

Yo, del señor Juan Carpintero (como lo llamamos mis colegas y yo), voy a devorar todo lo que se me ofrezca fílmicamente. Lo seguimos desde los 80, y madre mia lo que hemos disfrutado con él. Y es un pena que ya apenas saque cositas. Pero va y me topo con que tenemos una serie de volúmenes que gracias a los cielos acaba de aterrizar en nuestro país de la mano de ECC Ediciones. Una serie antológica de historias de Terror recomendada para Halloween. Aunque ya os digo que la época en la que las leáis es lo de menos. Lo que cuenta es que es una serie de historias de Terror con cuentos algunos muy chulos.

La primera peli que recuerdo ver del señor John Carpenter no fue The Thing (La Cosa), ni Golpe en la Pequeña China (una vez al año la veo). No. El primer film que yo recuerdo haber visto del maestro Carpintero fue Bolsa de Cadáveres (Body Bags, en Amazon Prime la tenéis), que no era otra cosa que un film dirigido por John Carpenter, Tobe Hooper (otro grande) y Larry Sulkis. Y que integraba tres historias de CF o Terror a modo de antología, cuyo hilo conductor era un personaje encarnado por el propio Carpenter a la sazón de operario de una morgue que nos daba paso a cada historia con un mordaz comentario muy al estilo el Guardián de la Cripta en Creepshow. Ahí me enamoré del trabajo de este hombre, sobre todo, por todas las joyitas que fui descubriendo después, muchas, pelis anteriores a Body Bags. Me tiraba de los pelos por el cómo demonios había pasado por alto a este señor y sus obras. Aunque siendo sinceros, The Thing ya la había visto antes del 93, sólo que no sabía o no conocía a este magnífico director.

Este primer volumen cuenta con seis historias y alcanzan ese ambiente distintivo de Tales from the Crypt y Creepshow, en el que se nos presenta a una especie de narrador, que nos va a contar algunos cuentos. La influencia del Crypt-Keeper es fuerte. El marco es que nuestro amigo ictérico nos lleva a un recorrido por el cementerio y nos cuenta las historias que rodean cada lápida en la que se detiene, muy al estilo de lo que hacía Carpenter en la morgue de Bolsa de Cadáveres. Una situación espeluznante si la imaginas en la realidad. Felicitaciones a John por el chiste de “el tipo que trabaja con cadáveres nunca pierde el apetito». Ya que el colega después de cada historia se para a almorzar…

En general, me gustaron todas las historias de las que obviamente no voy a contar nada, como pasa cuando hablo de relatos súper cortos en los que cada detalle podría contar como spoiler. Pero si puedo decir que todos los giros son sutiles y están en la linea del miedo estándar que hemos visto en cantidad de pelis. Pero historias que por lo menos yo siempre disfruto, en especial, si las leo de noche, a solas, y si puede ser en lugares apartados que sin tener una historia de Terror entre manos, ya pasas miedo…, mejor. ¿Para Halloween? Obviamente, en esa dulce época todos estos temas macabros suman. ¿Pero mola? Sí, mola. El ojo de John para lo macabro es tan fuerte ahora como siempre y los seis guiones son espeluznantes a su manera. Tuve la sensación de que algunos de ellos pudieran ser propuestas o apuntes en una pequeña libreta que el director debiera tener guardada como posibles guiones a escribir algún día. Porque tenemos que recordar que Carpenter se ha rodeado de muy buenos compañeros en el mundo del cine pero rara vez no metió mano en los guiones.

ECC Ediciones ya ha publicado un segundo volumen y loco estoy por leerlo. Pero entre tú y yo, lo que esperamos de verdad es tener está colección en un glorioso integral que esplenda en nuestra cómicteca y cuanto antes mejor.

Reseña: Los 13 Exorcismos de Salomon Joch, de Paul Arquier-Parayre

Por fin, tenemos la oportunidad de leer por estos lares una novela de Paul Arquier-Parayre. La trae Obscura Editorial y es su último titulo publicado. Una novela con una premisa súper potente como es Los 13 Exorcismos de Salomon Joch cuya edición original traía un imponente 666 en la portada. Un número simbólico, el famoso número de La Bestia, que todos sabemos a qué conlleva.

¿La premisa?

El padre Salomon Joch, exorcista al servicio del Vaticano bendecido (o maldecido quizás) con el don de la inmortalidad, ha vivido cosas que la mayoría ni siquiera alcanza a imaginar. Después de milenios luchando contra las fuerzas del mal, ahora nos relata sus aventuras por tierras francesas, donde debe librar trece combates contra las almas que ha poseído un tenebroso ejército comandado nada más ni nada menos que por Lucifer.

Eso dice la sinopsis editorial. Pero hay mucho más. ¿Salomon Joch? Os daré alguna información sobre él sin revelar demasiado. Su primer nombre es el mismo del gran rey judío fundador del templo de Jerusalén. Y su apellido…, pues no sé, ¿un pueblo catalán? Lo que está claro es que es un padre jesuita que tiene el título de Gran Exorcista del Vaticano y es especialista en luchar contra el Mal en todas sus formas (vampiros, zombis, fantasmas, brujas…).

En Los 13 Exorcismos de Salomon Joch se enfrentará nada más y nada menos que al Diablo y sus demonios seguidores. Al mismísimo Lucifer. Pero esta novela-antología está construida en forma de novela de aventuras, de la misma forma de las que tratan las famosas búsquedas del tesoro. Con cada nueva aventura, el lector descubre un poco más de información sobre el sacerdote. Una investigación que nos llevará a los meandros de las tierras donde son fuertes la Oscuridad y también siguiendo los pasos de una vieja leyenda que encuentra su fuente en Palestina y que termina al pie del Canigou. Un misterioso viaje con un hombre puro como guía por el que el lector sentirá intriga y deberá identificar a lo largo de las trece aventuras o misiones quién es en realidad.

La revelación de su nombre al final de la novela sorprende bastante.

Con un precio genial, Obscura Editorial publica en nuestro país esta chulada de libro, de un subgénero dentro del Terror que a muchos nos fascina como es el mundo de los exorcistas. Con el aliciente de encontrar a un personaje que maneja bien… o mejor dicho, tiene un humor oscuro muy peculiar.

Y el «vade retro satanas» viene con el pack.

Muy recomendable.

Reseña: Black Water Sister, de Zen Cho

La abuela de Jessamyn Teoh ha regresado de entre los muertos, pero Jess es la única que puede escucharla…

Zen Cho se ganó rápidamente una buena reputación dentro del mare-magnum del fantástico y todo es debido a la originalidad que propuso con su primera novela Sorcerer to the Crown. Entretenida y con una aguda crítica del racismo, sexismo y el colonialismo en la Inglaterra de la Regencia, una novela que presentaba a una poderosa bruja malaya, un personaje de los que no se olvidan fácilmente. Novela que alento a Minotauro a publicarla, que menos. Hablamos de un autor que casi que va a premio ganado con cada novela que publica. La magia de Malasia desempeña un papel importante en sus historias. En su conjunto, una rica colección de tramas con el trasfondo de tradiciones malayas y chinas que provocan que estés interesado desde ya en saber más de esa religión/mundo oriental.

En su nueva novela Black Water Sister, en un entorno contemporáneo, las tensiones familiares y los problemas van desde la homofobia cultural hasta el desarrollo inmobiliario depredador. Fuera de los romances de palacio, en Black Water Sister, con un escenario que deriva de la observación aguda del personaje en lugar de la invención histórica, la novela esplende en lo que denominaré fuegos artificiales sobrenaturales. Jess Teoh, una graduada de Harvard desempleada que se mudó a USA cuando era niña, tiene que regresar a Malasia con sus padres después de que su padre pierda su trabajo, principalmente como resultado de una enfermedad grave. No mucho después, comienza a escuchar una voz distinta en su cabeza, que resulta ser su abuela Ah Ma, recientemente fallecida. Un delicioso cruce entre un pariente entrometido y cascarrabias y un espíritu manipulador siniestro.

Y es que Ah Ma ha fracasado o se niega por el momento a “seguir adelante”. Tiene asuntos pendientes, algunos de los cuales involucran a un magnate inmobiliario cuyo último desarrollo implica la destrucción del santuario de una diosa local, la Hermana del Agua Negra (Black Water Sister). La relación de Jess con su abuela y la diosa, cualquiera de las cuales podría apoderarse de su cuerpo y brindarle una fuerza inesperada, conduce a confrontaciones desgarradoras con mafiosos corporativos, incluido un intento de violación y asesinato que algunos lectores pueden encontrar duro de leer. Mas, una alianza curiosa con el extraño hijo de ese promotor inmobiliario que os menciono.

Junto con los elementos sobrenaturales está la historia de la propia familia de Jess, que es cautivadora a su manera. Jess y sus padres han sido acogidos por un pariente rico en Penang, al menos hasta que su padre pueda ganar suficiente dinero para pagar su propia casa y, como si Jess no tuviera suficientes problemas para adaptarse a una sociedad que apenas conoce y tratando de lidiar con un fantasma entrometido en su cabeza, aún no les ha dicho a sus padres que es gay. Y mucho menos les ha hablado sobre su amante Sharanya, a quien espera unirse eventualmente en Singapur. (Sharanya, en su mayoría fuera del escenario, es un personaje bastante amorfo sobre el que podríamos aprender más). Una de las visiones más inquietantes de Jess no implica directamente luchar contra fantasmas, dioses o gángsteres, sino más bien el temor de que la orientación sexual de Jess pueda causar que sus parientes ricos puedan desalojar a toda su familia, dadas las actitudes malayas hacia la homosexualidad. Tema que la novela no rehuye.

Una de las visiones más inquietantes de Jess no implica directamente luchar contra fantasmas, dioses o gángsteres, sino más bien el temor de que la orientación sexual de Jess pueda causar que sus parientes ricos puedan desalojar a toda su familia, dadas las actitudes malayas hacia la homosexualidad. Tema que la novela no rehuye. Pero lo que importa es, que Black Water Sister tiene suficiente suspense como aventura sobrenatural como para mantener a lector cautivado hasta el final. Ese tipo de historias que cuando no lees, piensas en ella. Ese suspense chulo del que hablaba Patricia Highsmith en su ensayo.

Me recordó en ocasiones a la inquietud y encanto oriental dentro del género de Terror que transmitía Dan Simmons en La canción de Kali. Un mundo y una trama digna de film donde los espíritus malayos son muy reales.

Reseña: Demonios Imaginarios, de Tim Seeley, Stephen Molnar y Quinton Winter

Desde el principio, voy a decir que Demonios Imaginarios (Imaginary Fiends) es el mejor título que he leido de lo nuevo salido en el sello Vertigo desde que DC lo reestructuró. La línea cayó en un limbo de títulos interesantes en recientes años, unos más buenos que otros, pero con una terrible diferencia de calidad. Y, por supuesto, nada que ver con aquella serie de obras que hicieron famosa a Vertigo mundialmente en los 90. Pero DC parece que poco a poco va encontrando y dando luz verde a cosita muy chulas donde destaca la obra que hoy os reseño. Donde Tim Seely y Stephen Molnar a su vez se elevan como una de las duplas a seguir desde ya. Capaces de crear una combinación correcta, un dueto interesante respecto a mi amado género de Terror. La primera página de bienvenida de un niño pequeño que sostiene a su hermana menor moribunda mientras ella se desangra y la huella de su mano ensangrentada en su rostro es escalofriante.

En Demonios Imaginarios, la premisa básica es que los amigos imaginarios que tienen algunos niños no son ni imaginarios. Ni amigos. Son seres de otra dimensión que pueden tener un efecto limitado en nuestro mundo cuando se vinculan con los niños. Y cuando los niños dejan de creer en ellos, la mayoría se desvanecen. Otros, sin embargo, deciden instalarse en nuestro mundo y alimentarse del miedo. Y en muchos casos, se convierten en el monstruo, ese hombre del saco local de un pueblo de mala muerte que encuentra el lugar ideal para vivir, que no es otra cosa que el cuerpo de un ser humano fácilmente aterrado por casi cada cosa que se mueve en la oscuridad. Y se quedan para provocar muertes espantosas. Se alimentan de ello.

Eso nos lleva hasta Melba Li, quien era la mejor amiga de la niña de la página de inicio que fue apuñalada hace años. Bien. Resulta que compartían una amiga imaginaria, una tal Polly, una amiga imaginaria muy celosa que exigía “pruebas” de que sus amigos la amaban. Y ahora Melba está en el reformatorio por el delito de apuñalar a su amiga. Pero un día recibe la visita de un agente del FBI que dice que tienen una vacante para alguien como Melba en su división especial para cazar a estos monstruos rebeldes. Y ya estamos dentro de un cómic maravilloso digno de serie de TV. Tim Seeley (Nightwing) y Stephen Molnar (Star Trek, Danger Girl) realmente han elaborado una nueva versión de una vieja idea.

La obra de arte de Molnar es poderosa y su fuerza procede de ser capaz de crear transformaciones aterradoras de las diferentes formas en las que es capaz de convertirse estos amigos imaginarios no deseados. Un ilustrador que establece detalles espeluznantes. Demonios Imaginarios me recuerda a los primeros números de Harrow County, y para colmo tiene ese toque que Junji Ito es capaz de aportar a sus obras de Terror con entes terribles que no se nos van de la cabeza.

Muy recomendable para ti que amas como yo pasarlo mal, leyendo. Demonios Imaginarios recopila los seis números de esta inolvidable miniserie. Genial rescate de edición por parte de ECC Ediciones. Necesitamos más de estas cositas.

Reseña: Ciudades y Mansiones Encantadas, de Junji Ito

Otro volumen antológico de historias creadas por el maestro mangaka Junji Ito, otro volumen indispensable para el amante de las buenas historias de Terror. Eso y no otra cosa es Ciudades y Mansiones Encantadas, el tochal súper chulo que ECC Ediciones puso hace no mucho en librerías. Una casa embrujada o casa encantada, una «haunted house», es, en la cultura popular, casas donde ocurren supuestos fenómenos paranormales, normalmente asociados a leyendas sobre fantasmas, crímenes, hechos luctuosos como les gusta decir a los investigadores de lo paranormal. En definitiva, lugares donde el 98% de la población diría no, a pasar una noche. Unas creencias que reciben su mayor impulso a partir del romanticismo del siglo XIX y los primeros pasos de la parapsicología, reforzadas en el siglo XX gracias al cine; pero hechos y encuentros que seguramente han acompañado al ser humano desde que tiene uso de razón y comenzó a enterrar a sus muertos tras ver que un día dejaban de moverse…

Y Junji Ito juega con eso. Aquí se recogen toda una serie de cuentos para el lector español, inéditos a disfrutar. Y con la originalidad que supone siempre leer un manga con sucesos que a autores de occidente no se les suele ocurrir. La colección se compone de historias cortas independientes pero todo parece navegar en esa marejadilla del mal que se une en ondas hacia un agujero negro en el que todo acaba. Historias de aquí y de allá, muchas no tan ficticias como pueden parecer. Como os decía, en la extensa bibliografía de Junji Ito encontramos varios relatos cortos que nos conducen a lugares claustrofóbicos, a espacios en los que la comida contiene sorpresas extrañas y a presencias sobrenaturales en lugares aparentemente normales. Y casas que aportan dolor a una persona, que esta esplende en todas direcciones. El horror nunca pensado y desmedido. Historias terroríficas que nos acercan al siempre inquietante mundo de Junji Ito y por la que es lógico que sea considerado ya maestro del género.

Incluida La mujer del pelo largo del ático, incluida aquí que bien merece una peli. Donde el novio de Chiemi tras romper con ella, le dice que aunque es guapa, él todavía no está satisfecho y cree que no deben estar juntos. Entonces Chiemi recuerda cuando él le pidió que se dejara crecer el cabello… O Bio House, publicada originalmente en el Halloween Night 2 de 1987; donde una chica llamada Kubota visita la casa de vacaciones de su jefe, un distinguido señor mayor que trabaja en el campo de la biotecnología y pronto se entera de que tiene unos extraños gustos a la hora de comer. Genial historia de Terror y ya os aviso que esta trama no va de fantasmas tal como los conocéis. Y más chuladas. Como la historia donde la familia de Kikuyo esconde a un hombre llamado Saburo Furukawa en su casa, que ha desertado del ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial. Estamos en 1953, ocho años después, la familia de Kikuyo lo ha convencido de que es tiempo de guerra aún y no debe salir. Hasta que sale. Y bastante cuentos más que se vieron publicados en el Museum of Terror vol. 3 que es de donde parten la mayoría de historias de este recopilatorio.

Pero no me iré sin advertiros que en este tomo se puede encontrar el relato El Pueblo de las Sirenas, una historia donde Haiyama, un funcionario local, irrumpe en una iglesia y libera a una entidad que llevaba años encerrada en el sótano de este lugar sagrado. Dios mio de mi vida, no entiendo como esta historia no ha sido llevada al cine ya y por un director de renombre.

¿Alguna vez has pensado que deberías tener un buen tomo cúmulo de buenas historias de miedo para leer en la oscuridad? Ciudades y Mansiones Encantadas quizás sea esa opción. Loquísimo estoy por ver el Junji Ito Maniac que se viene en Netflix el 19 de Enero.