Reseña: Scratch, de Sam Kieth y Alex Sinclair

Ya sólo por el dibujazo de Sam Kieth uno quiere leer cualquier cómic donde participe. Los amantes de las buenas ilustraciones, a veces, somos tan facilones que damos pena. Pero quizás no tanta si eres de los que gozan de buenos ojos para el arte. El mejor. Lo que las manos de alguien con un don es capaz de hacer, de convertir en dibujo de la nada. El último cómic que he devorado únicamente por esta cuestión ha sido este maravilloso tomito en tapa dura que acaba de publicar ECC Ediciones y que recoge la miniserie de cinco números llamada Scratch. Donde el prestigioso guionista y dibujante Sam Kieth, responsable de Batman: Fantasmas y Batman: Secretos, entre otras muchas, nos trae el relato desgarrador pero emotivo de un muchacho incomprendido. Y antes de alabar sus trazos, nuevamente, voy a por más.

Zack es un adolescente que descubre que es un hombre-lobo y se va de casa hasta que puede controlar su naturaleza bestial. Camina durante días a través de muchos kilómetros hasta que se derrumba por agotamiento cerca de una cabaña aislada. Allí es acogido por la señortita Sage, y allí se queda varias semanas. Más tarde, Zack descubre que ella y los niños bajo su custodia son blanco de los prejuicios de la gente del pueblo que busca culpar a alguien del caso de una niña desaparecida. Más tarde, esa noche, Zack se convierte en Scratch -el temible hombre-lobo- y se encuentra con un monstruo que lleva a la niña desaparecida a cuestas. Scratch lucha contra la criatura pero no puede rescatarla pues llega el amanecer. Entonces, Scratch vuelve a ser Zack y la criatura escapa con la niña. Al atardecer, Zack rastrea la zona donde estuvieron y llega hasta una guarida, una cueva, donde encuentra una multitud de niños deformados…

Las cosas se tergiversan y una multitud sedienta de sangre quiere a Scratch muerto. Hasta que llega el Caballero Oscuro. Pero, ¿podrá Batman protegerlo y aparte, descubrir el secreto de los Ouroboros en medio de este frenesí?

Os decía que soy un gran admirador de Sam Kieth. Su Maxx me hizo consciente de los métodos de narración de historias de lo que un maestro es capaz a través de sus lápices. Fue mi droga de entrada a su obra. Mas, oí hablar por primera vez de Scratch allá por 2003 o 2004 y estuve ansioso por leerlo. Creo recordar que me compré en la librería de un aeropuerto la primera grapa y me encantó. Pero por cosas del destino, o de lo liado que andaba entonces, que no la continué. Se me debió ir la pinza que incluso la olvidé. Y eso que me pareció una serie maravillosa donde, ¡Sam Kieth dibujaba hombres-lobo y a Batman! Pero ahí quedó la cosa. Y más de quince años después, ahora estoy aquí, algo afincado ya, hablando de la serie en cuestión. Reseñando un tomo, un volumen donde por fin conseguí obtener la historia completa y leer los cinco números que la comprenden del tirón.

Eso sí, pese a la monstruos que contempla, Scratch no es una historia que se mueva a una velocidad vertiginosa. Simplemente, avanza, saltando de un lugar a otro y cuenta escenas que aportan, sobre todo, una tremenda ambientación. De un lugar del que se podrían sacar bastantes y buenas tramas de Terror a mí parecer. Por que Scratch tiene bastante de cómic de horror de los 50s, también muy a lo Richard Corben en relatos de la Améica profunda. Pero Kieth es excelente para establecer el terreno. Lo hizo con The Maxx, Ojo, Four Women, la serie Zero Girl o Batman: Secretos. Crea un potente ambiente, aunque aquí queden cuestiones en el aire que a muchos nos gustaría saber (¿Quién es realmente Zack? ¿Y su familia? ¿No lo echan de menos? ¿Lo tenían por loco?) ; hay ahí una pretrama a resolver, que hubiera molado que se desarrollase. Quizás el contrato abarcaba únicamente cinco ejemplares…

Scratch tiene muy buenos momentos. Algunas escenas son conmovedoras y otras incluso divertidas, pese al género que trata. Y para ser justos, algunas ilustraciones de la señorita Sage (me encanta cómo Kieth dibuja mujeres) o del hombre-lobo Zack, son absolutamente impresionantes. Lo recomiendo para fanáticos de Kieth y, por supuesto, para incondicionales de las historias de Terror en formato cómic.

Reseña: El Dios Vagabundo, de Fabrizio Dori

En épocas de incertidumbre, de malos presagios, donde sólo abundan las malas noticias y parece que todo lo bonito que vivimos una vez, nunca volverá; necesitamos leer historias llenas de vida. Lo mejor, el don de la creatividad que sólo tienen algunas personas, refrescarnos junto a ellos. Historias de esperanza que salvó de muchos males en el pasado, gente perdida, por que en muchas de las historias suele haber un mensaje, esa idea psicológica que algunos necesitan para recuperar fuerzas y salir adelante. Disfrutar de lo que creían perdido. Y todo esto sólo se puede encontrar en las buenas historias como os la que os reseño hoy. Un álbum de cómic europeo con un gran mensaje como el que acabo de leer. Tal como anuncia ECC Ediciones, El Dios Vagabundo, de Fabrizio Dori (Gauguin: L’Autre Monde) propone una fascinante inmersión en el mundo antiguo, ofreciendo una mirada diferente de la mitología y el arte para dar forma a una odisea de una extraordinaria belleza. Un modo de verlo. Pero yo he visto mucho más.

La mitología (la griega, además), tiene esa fascinación por cada ser de un poder evocador fabuloso innegable que desafía. Fabrizio Dori no se equivocó al interesarse por una deidad atípica, un sátiro caído, esa alma en pena que con su música y presencia provoca delirio a su alrededor. Confuso, la situación inicial será, sin embargo, solo el comienzo de un magnífico viaje, que comenzará tan pronto como empecéis a leer El Dios Vagabundo. ¿Y quién es esa chica ebria que da consejos en ese campo de girasoles a las pobres almas que vienen a recoger una predicción, mujeres, vecinas casi-patéticas y desconcertadas que necesitan ánimo en cada esquina? Dice una que sólo vale la pena el paisaje…

Cuando el bombín de Eustis emerge de entre las flores doradas y el oráculo comienza a contar su historia, todo el mundo queda fascinado con los extraños poderes de adivinación del que antaño perteneció a la corte de Dionisos, Dios del Vino. Mas, Hécate, Reina de los Espectros, decide enconmendarle una misión. Encontrar su mundo perdido. Al mismo tiempo que Aline, iremos sabiendo de la vida del vida del personaje, íntimo de Pan, y de lo que fue su vida en la casa de Dionisos. A partir de esa existencia hedonista, Eustis mantiene una fuerte nostalgia, lo que lo empuja a aceptar lo propuesto por Hécate. Y es que tras una trifulca con Artemisa, perdió su rango y ahora deambula por la Tierra, en ese campo de girasoles… Un pretexto que sirve como trampolín para el escenario creado por Fabrizio Dori. Un autor al que le gusta reservar muchas sorpresitas ocultas en el cómic. Peregrinaciones a lugares míticos, encuentros inimaginables, acompañar por el camino a un héroe intransigente… El autor (cuyo amor por la Historia del Arte es evidente), convoca en El Dios Vagabundo a pintores que admira. Maestros impresionistas o pioneros de la Nueva Ola. A ojos del profano, la historia contada aquí se queda únicamente en un cuento de ensueño que se lee sin dificultad. Pero el ojo perspicaz reconocerá las selvas de Rousseau en las representaciones de la vegetación, o pensará en los verdes profundos y los rojos extravagantes de Giorgio De Chirico; se codeará con los colores amarillos y dorados de Gustav Klimt, y será capturado por las máscaras de gas de Otto Dix, además de consentir y sonreír levemente ante Los Girasoles o La Noche Estrellada, de Van Gogh. Sin dejar de mencionar los guiños a Warhol o Hokusai, por supuesto. Homenaje tras homenaje. Por que El Dios Vagabundo es un profundo homenaje a la Historia del Arte. Fabrizio Dori se apropia en ocasiones de los estilos, técnicas y obras para reinterpretarlos mejor; si eso fuera posible, claro. Pero lo intenta de forma lúcida y los introduce en un cómic, en formato viñeta y gusta de saber de ellos para con la historia que transmiten. Como cuando vemos en el otro mundo, las figuras rojas (personajes en ocre sobre fondo negro), representaciones de la antigua Grecia de Gauguin.

Un álbum lírico y bien consumado dentro del cómic europeo. Todo un acierto de publicación que no esperaba por parte de ECC Ediciones. Es bueno saber que la editorial DCíta por antonmasia en nuestro país, también piensa en los amantes del cómic europeo y sus grandes logros. Ganadora del Premio Ouest-France 2019, nominada al premio de las librerías de Bande Dessinée de Francia 2019. Nominada al Premio Tour d’Ivoire del festival Á Tours de Boulles 2019. Incluida en la selección de indispensables del verano 2019 de la ACBD (Asociación de Críticos y Periodistas especializados en Bande Dessinée de Francia). Como podéis ver, recomendar este álbum no es sólo cosa mía.

Reseña: Batman/Lobo (Integral), de Alan Grant, Simon Bisley y Sam Kieth

Con el beneplácito de ECC Ediciones, los aficionados al cómic más macarra hemos podido ir recuperando cositas muy difíciles de encontrar. Magníficos integrales de Superman, Wonder Woman, Batman…, pero también otras chuladas para el aficionado más cetrino como las aventuras de Lobo. Pero no, ahora en serio, ¿pero qué demonios estáis haciendo todavía sin saber de él? Lobo es el macarra al que siempre me refiero en mis recomendaciones de cómics con dibujazo, guiones humorísticos, desdichados, desenfrenados, sin necesidad de recurrir al cómic independiente. Suponiendo que de Batman sabéis un rato, de Lobo os diré que da miedito estar en su contra. Un personaje con el que te ríes, disfrutas viéndolo dar palos y todo lo que puedas imaginar. Un antihéroe del que siempre se ha dicho que para nada goza del simbolismo de Superman o la profundidad de Batman.

Lobo es un personaje de ficción que aparece en los cómics publicados por DC Comics, creados por Roger Slifer y Keith Giffen en su día (junio de 1983). Pero del que Alan Grant supo sacar el máximo jugo. Un alien que trabaja como mercenario interestelar y cazador de recompensas, haciendo honor a su estereotipo macarra. Ese tipo odioso, acometido de músculos hasta las orejas, que podías encontrarte montado en moto en una vía interurbana de los 80s… Pero, ¿y si tres maestros consagrados como Alan Grant, Simon Bisley y Sam Kieth hubieran hecho una miniserie donde el Caballero Oscuro se cruzara con el macarra de cara pintada? Pues quedaría una maravilla. Una miniserie guapetona que ahora ECC Ediciones recopila en formato integral. O mejor dicho, la recopilación de dos historias en las que intervienen estos dos grandes iconos DC. Con unos argumentos condensados pero muy bien pensados para desarrollar buenas tramas en muy poco tiempo. Una virtud sólo al alcance de unos pocos.

Y quizás debería comenzar diciendo que unos mis más adorados ilustradores es Sam Kieth. Desde muy pequeño adoro y persigo su trabajo. De hecho, diría que me inspiró para esos pocos momentos que dediqué a dibujar. Pero también me considero muy fan de todo lo leído de Lobo, y de una década acá, Batman. Sí, soy de los más recientes lectores por que nunca me cayó bien. Pero con la madurez todo llega. Y es que también me gusta bastante todo lo hecho por Simon Bisley…

Batman/Lobo Integral contiene el númerito del mismo nombre donde ambos chocan por primera vez. Un especial de Otros Mundos (Elseworlds), donde el Joker contrata a Lobo para asesinar a Batman, y si puede, de paso, que deje Gotham City hecha una ruina. También se aporta los dos números de una miniserie llamada Deadly Serious donde ambos forman tándem para enfrentarse a un ente alienígena capaz de poseer a cualquier fémina y convertirla en artífice de la devastación absoluta. Quién dice fémina, dice chica callejera molona, provocadora, que fuma, bebe y mata personas por doquier. Algunos tarantinescos las llaman «strippers».

Como decía, amo a Sam Kieth y a estos dos personajes involucrados. He estado esperando un tomito asi, con estas historias, desde hace tiempo. Librarme de estas tramas en grapa. Y es que uno obviamente ya se volvió con los años un poco sibarita y quiere tenerlo todo-todito-todo en la mejor edición. El Alan Grant-Simon Bisley de su mejor época, y a un Sam Kieth pletórico, firmando aventuras conjuntas de dos de los personajes más dispares de DC Comics. Entre las novedades del mundo del cómic, siempre hay tomitos-joya de los que merece la pena hablar por su relación calidad/precio. Este es uno.

Y por cierto, aquí vais a encontrar el que es para mí el mejor Batman dibujado.

Buena salud para todos.

Reseña: Batman. ¿Qué le Sucedió al Cruzado de la Capa?, de Neil Gaiman, Andy Kubert, Simon Bisley y Mark Buckingham

Todos dicen que es un homenaje, y en cierto modo lo es, pero Neil Gaiman consiguió una vez más poner a muchos en su sitio con su enorme calidad en cuanto obtení libertad para ponerse con un titulo o un personaje de renombre. Neil Gaiman es ese gran autor, uno de los autores actuales más vendidos, autor de joyas del noveno arte como The Sandman. Unido a a otra súper estrella como Andy Kubert (BATMAN, Marvel 1602), para un minievento que ya sólo por el titulo ya cautiva; quedó una trama misteriosa como es ¿Qué le Sucedió al Cruzado de la Capa?, donde el orejas picudas y su entorno se enfrentarán a un desafío nunca experimentado antes, al profundizar en los misterios de la vida, o mejor dicho, los misterios de la vida después de la muerte.

Y es que Gaiman no deja piedra sobre piedra al explorar todas las facetas y épocas de la vida de Bruce Wayne en este guión. ¿Qué le Sucedió al Cruzado de la Capa?, es una de esas joyitas de las que siempre digo que todo el mundo debería leer…, al menos, una vez en la vida. Una chulada de cómic de mano de grandes autores, tomito pequeño, formato ideal que ahora se presenta dentro de la indispensable colección para el nuevo fan como es Batman Saga. Donde ECC Ediciones está sacando todo-todito-todo del Caballero Oscuro.

¿Qué le Sucedió al Cruzado de la Capa?, vio la luz en 2009 en los cómics USA Batman #686 y Detective Comics #853. Pretendía ser la última historia de Batman contada en el funeral de éste por aquellos que le conocieron. Una idea que sí, que viene precedida de la obra de arte que fue ¿Qué fue del Hombre del Mañana?, el cómic de Alan Moore y Curt Swan de 1986 que homenajeaba a Superman del mismo modo. Pero Gaiman hace aquí una retrospectiva un tanto diferente pues Superman ni siquiera es de nuestro planeta y si durante muchos años sobrevivimos sin él, ¿quién dice que una ciudad corrupta y enmarañada como es Gotham puede sobrevivir sin el Hombre Murciélago?

Todo comienza con el funeral de Batman donde el ataúd, con el cadáver de cuerpo presente, la primera en hablar y recordar momentos del fallecido es Selina Kyle, más conocida como Catwoman. Neil Gaiman y Andy Kubert realizan un maravilloso trabajo como solo puede salir de estos dos maestros. Creando una historia curiosa y original que casi deja en mal lugar a las demás que complementan el tomo; tres numeracos más como son Un Mundo en Blanco y Negro, Pavana y Pecados Originales, todos guiones de Gaiman e ilustrados por otros grandes como Simon Bisley, Marck Buckingham o Mike Hoffman. Pero en la joyita principal del tomo encontramos una trama llena de homenajes, alusiones y humor a la trayectoria de Batman. Incluso a su obra. Con referencias más o menos explícitas a autores que se ocuparon del personaje en tiempos pretéritos, Gaiman recoge todos estos conceptos, los pone en bandeja para que los personajes principales de sus historias colaboren en un guion bastante emotivo con rememoramientos incluso a problemas de continuidad.

Desde que ECC se hiciera con los derechos de DC, de Superman y Batman, es obvio que nos lo estén trayendo todo. Incluso joyas de Vértigo y gracias a Dios, clásicos que muchos deseábamos recuperar como El Cuarto MundoJLA – La Nueva Frontera o toda una serie de titulos de antaño sobre Wonder Woman… Es normal, y así debe ser, que se hagan reediciones de estos grandes titulos una y otra vez. Nunca deben faltar, siempre han de estar disponibles. Y si lo hacen dentro de un buen formato o dentro de esa colección que te estás haciendo con todo del Caballero Oscuro, pues mejor que mejor. Una de las cosas que más admiro de una editorial es la atención al fan en lo que respecta al rescate de titulos para ser llevados a buenas cómictecas.

Las chuladas que siempre deseábamos tener o volver a leer, están llegando. En un formato genial, cartoné, de nuestros personajes favoritos en su mejor época, van llegando. Y algunas siempre vuelven, porque nunca debieron faltar. ¿Qué le Sucedió al Cruzado de la Capa?, es otro volumen chulo indispensable por guión, dibujo y colección. Que además cuenta con un buen aporte de bocetos y diseños de página de Andy Kubert maravillosos.

Reseña: Fragmentos del Mal, de Junji Ito

Grande Junji Ito. Jamás pensé que el mejor Terror actual lo iba a leer en manga. Hace unos cuantos años ya, que muchos quedamos huérfanos de Terror japonés. De buen Terror. Después de grandes películas que asombraron al mundo como The Ring, Dark Water, Ju-On: La Maldición, Pulse o The Eye, muchos de nosotros queríamos más. Mucho más. Pero apenas llegó. Si acaso nombrar a la editorial Mondadori que publicó el libro original del autor de The Ring. Libro por cierto que recomiendo bastante pues tiene diferente final a la película

A lo que íbamos: teníamos a un autor que emergía, un posible sustituto (en parte) de la extensa obra del vanagloriado Stephen King…, nuevas ideas, aterradoras, excelentes. Pero no llegó más. Nadie trajo nada más del país del Sol Naciente. No teníamos nada a excepción de la famosa antología clásica de Kwaidan, publicada en varias editoriales. Pero ahora con Junji Ito tengo de nuevo esperanza. Gracias a ECC Ediciones, se va publicando su obra cada poco. Es manga sí, pero sus historias son dignas de un buen film. Gyo (argumento de horror en esencia, ya me gustó), un manga que dio mucho que hablar en su día. Tadashi y Kaori están tomando unas vacaciones en las hermosas costas de Okinawa cuando de repente son atacados por un pez con patas de araña dentro de su propia casa…

Por fin, una nueva edición de su gloriosa antología Fragmentos del Mal; sin duda, un titulo donde Ito se hace fuerte. En el relato corto, aunque parezca increíble, es capaz de contar una historia en viñetas, en corta narración, que llena, que gusta, que cumple expectativas. Que tiene todos los elementos para satisfacer al lector constante del mejor género de todos. Y es que que lo que siempre me ha atraído de los mangas han sido sus originales argumentos. El manga, para mí, en un porcentaje muy alto, es siempre un guión que parte de una premisa muy original. La mayoría son historias atrayentes pero Fragmentos del Mal es original en su totalidad.

Recopila historias como Futón, donde una chica llega a casa y encuentra a su pareja escondido bajo un futón pues si sale de allí abajo, un alma en pena se lo llevará. Espectros de Madera, donde una chica aparece de la nada en una casa muy antigua destinada al turismo, solicitando a los dueños su deseo de quedarse a vivir con ellos. Tomio y el jersey rojo de cuello alto, cuenta la extraña historia de un chico que no puede separar las manos de su cabeza. Una Separación Lenta, historia de fantasmas muy pero que muy original. Miss Disección, relato macabro con extraño toque que alterará tú tranquilidad. El Ave Negra, relato en el que un chico perdido en la montaña recibirá por siempre la extraña visita de un ser alado. Magami Nanakuse, cuento sobre una escritora de bestsellers y sus extraños rituales. Y como colofón La Mujer que Susurra, cuento digno del mejor cine de terror japonés.

Podría deciros que me encantó muchísimo El Ave Negra o Una Separación Lenta. Pero sinceramente, he alucinado con todos. Soy fan número uno de Junji Ito. Lo quiero leer todo-todo de esta mangaka. El Terror oriental es un caso aparte. Tiene un no-sé-qué especial que llega al alma. Una forma de narrar lo extraño tan diferente (quizás sea eso), que acongoja. Catalogarlo como el mejor horror escrito, ya es hora. Junji Ito me ha dejado perplejo una vez más. Si has leído hasta aquí, estás listo. No deberías perderte este tomito nuevamente publicado.

Reseña: El Día Más Brillante (Integral), de Geoff Johns, Peter J. Tomasi, Ivan Reis y VVAA

Si algo mola a tope en los cómics de superhéroes son los grandes eventos. Los denominados crossovers. Todos-contra-todos, mega evento espacial, el fin del mundo, del Universo… Ya sabéis. Bueno, pues uno de los últimos más chulos leídos ha sido El Día Más Brillante. Aprovechando esta edición integral (casi-omnibus) que ECC Ediciones recién publica en un solo tomo, me he metido un buen tocho de aventuras entre pecho y espalda y me he quedado a gusto. Geoff Johns y Peter J. Tomasi, los artífices de La Noche Más Oscura, nos traen este volumen dibujado por grandes maestros del momento como Ivan Reis (Superman), Patrick Gleason (Batman y Robin), Fernando Pasarín (Liga de la Justicia) o Ardian Syaf (Superman: Tierra Uno). Un pedazo de tomo que recopila todotodito-todo del Brightest Day, los números del #0 al #24, así como la miniserie Brightest Day Aftermath: The Search.

Todo.

Publicada en USA en 2010, cumple una década el crossover que fue presentado por DC Comics como una trama que se vuelve cada vez más recomendable con el paso de las páginas. Heredera de los hechos acaecidos en La Noche Más Oscura, otro magnifico evento. Y cierto es que se disfruta bastante (y te echarás las manos a la cabeza en más de una ocasión) con todas las consecuencias del gran enfrentamiento que afectó a todo el Universo DC. La Noche Más Oscura (Blackest Night) fue otro conocido crossover publicado en las series mensuales de Green Lantern. También escrita por Geoff Johns, continuaba la tetralogía de Green Lantern: Renacimiento y La Guerra de los Siniestro Corps. Todo un súper evento que culmina en El Día Más Brillante. Saga donde vais a notar que el guionista Geoff Johns (uno de los escritores más prolíficos de DC), se siente a gusto y todo declina en una buena obra. Un buen crossover que en definitiva es lo que me apetecía leer hacía tiempo.

Os cuento: en el final de La Noche Más Oscura, doce personajes entre héroes y villanos, fueron resucitados para algún propósito desconocido. Los acontecimientos de El Día Más Brillante cuentan las hazañas de estos seres en su intento de saber sobre ese extraño motivo de su salvación. La historia comienza el día después de La Noche Más Oscura en el que un…, personaje, emerge de su lápida. Cerca de allí un pajarito cae de su nido y muere, pero es resucitado por el anillo blanco que este personaje posee. Sin dejar de ser invisible sigue haciendo el bien. Preguntas sin respuesta que se van sumando a una larga lista. A continuación, arrasa Star City y acto seguido, en el mismo lugar, nace un bosque. Mientras tanto, en Nuevo México, Sinestro descubre una fuerza de poder blanca. Hal y Carol llegan y tratan de levantar esa nueva linterna, pero no pueden. En distintos puntos del planeta a cada personaje le ocurre algo en especial relacionado con los cambios que se están dando a raíz de ese ser que tiene la habilidad de resucitar o matar a diestro y siniestro. Los superhéroes resucitados son Deadman, Hawkman y Chica Halcón, Detective Marciano, Aquaman, y Firestorm, el Hombre Nuclear. Por otro lado, los Green Lantern Corps se enfrentan a la revuelta de los Faroles Alpha y el regreso de los Arponeros. Atom aparece con una historia pero da la sensación de que en realidad es una presentación del personaje para futuras series. Y más. Asistiremos a la trama de un Hawkman resucitado y su terrible relación con esa dichosa Luz Blanca. Flash cuenta con el resucitado Capitán Boomerang. Green Arrow se centra en el bosque Star City que brotó de la nada. La JLA investiga a la Jade resucitada mientras tratan de salvar a su hermano y a su padre del control de la Starheart. Los Titanes van a por un Osiris resucitado que se acaba de unir al grupo de villanos liderados por Deathstroke…

En resumen, decenas de acontecimientos que hacen temerse a uno lo peor. Trastocan la paz hasta ahora establecida, aunque mola ver como El Día Más Brillante no es otra cosa que un cúmulo de relatos centrados e interrelacionados con un mismo tema en común. Doce resucitados tras los cuales unos superhéroes actuarán de forma detectivesca para dar con el porqué de su advenimiento. Una serie que Geoff Johns y Peter J. Tomasi hicieron indispensable para el buen amante del crossover de pijameo. Integral en tapa dura, edición molona, trama que versa sobre segundas oportunidades; obra de la que diría que, al ser un argumento separado por sucesos al principio poco entroncados, no es indispensable haber leído lo anterior. Aunque obviamente se disfrutará más si te enfrentas a él con cierta experiencia. Mente y recuerdos bien enriquecidos siempre se agradecen.

Es más, El Día Más Brillante se cruza con un montonazo de series. Si eres lector DC, por fuerza habrás tenido que verla comentada en alguna serie mensual. Decenas de títulos bajando una misma bandera y unos veinte autores participando en ello. Acción pura, friends. Investigación dura y acción a raudales. Saga recomendable al cien por cien.

Reseña: Sleeper (Integral), de Ed Brubaker y Sean Phillips

Ed Brubaker es el guionista de cómics favorito de muchos ahora mismo, y puede parecer normal. Es casi imposible creer que todos los guiones de este hombre sean tan buenos. De verdad, todos, o al menos todos y cada de uno de los que he leído hasta ahora lo son. Y he leído muchos. Como comenté por redes sociales en su día cuando terminé de leer el primer TPB de Sleeper hace ya casi cinco años… ¿Hollywood no se da cuenta de qué este hombre hace las mejores historias de género negro, acción e intriga del momento? La publicación de Sleeper por parte de ECC Ediciones fue todo un acierto. Si no el que más, es uno de los títulos más punteros del guionista. Una obra indispensable que no puede faltar en cómictecas que se precien. Lo bueno-bueno siempre a nuestro lado. Mi alabado Ed Brubaker es siempre una garantía de buena trama de género negro, acción e ideas originales. Por ello, que Sleeper vuelva a aparecer y lo haga en formato integro, es sin duda, otro acierto editorial.

Uno de los puntos fuertes de Sleeper son sus personajes. Genuinos, carismáticos, con potentes historias en sus orígenes; representan esa ambigüedad moral de la que Brubaker hace gala en sus obras. Los principales personajes protagonistas son El Conductor, T.A.O., Jack Lynch, pero sobre todo mis amados Miss Misery y Genocidio. Fue leer la primera historia y creer estar viviendo uno de esos momentos en los que te dices ¡Vaya ideaca! ¿Por qué no se me ocurrió a mí? Todo comienza cuando el agente Carver descubre que alguien está intentando en ponerse en contacto con él usando unos métodos bastantes extraños como son poner un cubo de basura junto a una farola y como fondo una letrero de neón. Un método que sólo utilizaba Lynch, un compañero suyo cuando trabajaba para el gobierno. Pero entonces: o Lynch sigue vivo (que sería imposible), o alguien le ha descubierto y sabe que es un agente doble. Así que se pone las pilas. Tiene saber qué ocurre. Vuelve a estar en peligro. Un poquito más.

Hechos como la historia de origen de Genocidio contada por él mismo, enfrentamientos que sólo buscaría un loco, sacar de un lugar súper vigilado el último Bastón de Cleopatra, o el enfrentamiento directo contra el jefe de la organización, el conocido por todos T.A.O. que aprovecha para narrar la historia de origen de Sleeper… Son guiones que hacen súper indispensable este integral. Y más. Mucho más. Misiones súper chulas, y también una tremenda encrucijada entre las dos mafias más poderosas del mundo que actúan en la sombra con dos interesantes personajes como líderes. Lynch intenta recuperar la confianza de Holden por lo que lleva a enfrentarlo a su exmujer, la cual a día de hoy se sigue preguntando porque los traicionó en su día. Por otro lado, la «femme fatale» que lo trae loco, Miss Misery, que lo lleva a la cama a cada momento y que es capaz de buscar sexo con un hombre lobo con tal de satisfacer sus instintos naturales… Pero, ¿qué tiene todo esto que ver con un asesinato en El Cairo? My friends, Sleeper es una serie en la que percibes poco a poco una tremenda profundidad. Una obra de arte en su conjunto.

Lo que me sorprende muchísimo de este titulo es el ritmo vertiginoso que prenden sus páginas. Añadan a eso giros argumentales que te dejan con el culo torcido, el ver empeorar o mejorar a Carver con cada paso, y de pronto, dar todo un giro y cambiar. Sleeper sabe a obra maestra cuando la degustas. La serie fue publicada por la compañía de cómics Wildstorm entre 2003 y 2005. Concebida originalmente como una serie limitada de doce números, su enorme éxito de público y crítica junto con un final abierto propiciaron la renovación para un segundo volumen, siendo éste finalmente de veinticuatro números en total. Y ahora todo-todito-todo en un sólo volumen, totalmente imprescindible de tener/leer/poseer.

Me parece genial que diversas editoriales sigan reparando-acaparando el objetivo de publicar cualquier título que firme el señor Brubaker. En serio, todavía no he leído nada malo, ni siquiera “normalito” de él. Un guionista cuya crítica vende bastante bien y del que se aprovechan bastante las editoriales por su poca obsesión por la pasta y sí por el deseo de crear una obra tras otra, por encima de todo. Aunque Sleeper no deja de ser una idea dentro de Universo Wildstorm, con el que Brubaker hace un homenaje a una de las obras más importantes que tuvo Image (aquella editorial independiente creada por el descontento en relación a la gestión de los derechos de autor y royalties por parte de siete autores de primer nivel). A lo que me refiero (y que no todo el mundo sabe) es que Alan Moore participó en esos primeros guiones, y tiene mucha culpa del reclutamiento de un nuevo equipo donde ya aparecía el misterioso T.A.O. (Tactical Augmented Organism: Organismo Tácticamente Aumentado). El villano más inteligente del mundo. Sabed entonces que T.A.O. fue creado por Alan Moore y ahora es aprovechado por Brubaker para Sleeper. Sólo de algo tan bueno, puede emerger algo tan espléndido.

Reseña: ¡Invasión!, de Keith Giffen, Bill Mantlo, Todd McFarlane y Bart Sears

Es curioso como a uno puede gustarle una historia de la que la mayoría se queja. Me ha pasado bastantes veces. Y sinceramente, creo que el rarito no soy yo, es más bien una situación de psicología interna definitoria que se resume a: siempre que algo te atraiga mínimamente, debes probarlo. Pese a los comentarios malvados, criticas, pero también pese a los rumores benevolentes. Prueba si te llama, y te sorprenderás más de una vez. Esa es mi experiencia. Y yo, que fui de niño de los 80s y que me cuesta adaptarme al cómic de pijameo moderno por que simplemente amo aquellos crossovers en el espacio, amo aquellas galeradas y originalidades que los maestros consagrados a día de hoy fueron capaces de inventar en sus inicios; yo mismo, como no me iba a sentir atraído por este tomito integral que recoge la miniserie ¡Invasión!, uno de los más épicos eventos jamás narrados del Universo DC y que más desapercibido ha pasado para el fan. Pues, ¿qué puede molar más que un ataque a la Tierra por parte de un grupo de alienígenas para eliminar a los famosos superhéroes del planeta?

Evento o miniserie de tres números que vio la luz entre 1988 y 1989. Bendita década. Con guiones de Keith Giffen (Liga de la Justicia Internacional, El Fin del Mañana) y el gran Bill Mantlo (The Incredible Hulk), y dibujos de los magistrales Todd McFarlane (Spider-Man, Spawn) y Bart Sears (Warlord). Encontramos así un arco disfrutable para ojos nostálgicos ya que en mi juventud, por una cosa o por otra, solo pude disfrutar del primer número de la trama y nunca más llegue a saber nada de la colección. Por lo que siempre quedó en mi cabeza ese «interruptus-fabulae» preguntándome a veces cómo demonios terminó todo. Con un argumento muy de la época además, como una historia central girando alrededor de una comunidad de razas extraterrestres que atacan la Tierra. Empezando por una raza dedicada a la investigación científica como son los Dominadores que se preguntan por qué tantos individuos de la raza humana han adquirido poderes. (¿Y qué lector de cómics no se lo pregunta, eh?) Hasta que se percatan de la existencia de un metagen responsable de esa dotación de súperpoderes ante circunstancias adversas. Considerando entonces que dicho metagen convertirá a la humanidad en una gran amenaza potencial, reúnen una alianza para atacar al planeta azúl. Los Dominadores consiguern reunir a los Khunds, los Thanagarianos, los Durlanos, los Señores de la Guerra de Okaara, la Ciudadela, los Daxamitas y los Psiones. Ahí es nada. Y dicha alianza conquista Australia. Acto seguido, ofrece cesar sus ataques si la Tierra entrega a sus superhéroes. Lo que es rechazado por las Naciones Unidas declarándose así un potente enfrentamiento.

No me digáis que la trama no mola bastante. Además, dicho crossover dejó consecuencias en algunas publicaciones de DC como Lord creando la Liga de la Justicia Europa para facilitar la coordinación de ciertos superhéroes. El mismo que desarrolla el poder de manipular las mentes de otras personas. O Fuego, que hasta entonces sólo podía expulsar fuego por su boca, adquiere el poder de hacer arder todo su cuerpo y volar al estilo de la Antorcha Humana de Marvel. La Reina Abeja recluta a un Dominador bajo su servicio para desarrollar tecnología que utiliza par atacar a la Liga. Y se llegó a demostrar que el Rey del Royal Flush Gang poseía dicho metagen, con el que se volvió inmortal.

En definitiva, que mola bastante saber de primera mano lo que se cuenta en ¡Invasión! Mola su portada, continente y contenido, y que queda de maravilla en la cómicteca DC de grandes eventos del cómic de superhéroes que uno tiene. Encima, tras el reciente anuncio del crowfunding de ECC Ediciones y la plataforma Spaceman Project de volver a traer a nuestros días mi amada Legión de Superhéroes; uno ya tiene instalada el ansia en el cuerpo por unir dichos argumentos en un mismo lugar.

Como última anécdota decir que ¡Invasión! fue adaptada para el crossover televisivo de las series Supergirl, Arrow, Leyendas del Mañana y The Flash. Algo tendrá, digo yo.

Reseña: Batman. Ciudad Oscura, de Scott Snyder, James Tynion IV, Greg Capullo y Andy Clarke

Mucho hemos esperado para tener todo esto bien recopilado. Las mejores historias de Batman de tal forma, que poder llegar a nuestra cómic seleccionar un arco argumental-tomo e irnos junto a nuestro café/té directos a nuestro sillón de lectura favorito. Volúmenes en tapa dura con cartoné, como nos gusta tenerlos, de lo último, lo mejor publicado. La obra de Snyder, Capullo y Tynion IV que tanto dio que hablar unos veranos atrás, ahora en ECC Ediciones en diferentes formatos, de los que yo me quedo con esta introducción en la colección Batman Saga que pone encima de la mesa el mejor cúmulo de historias del orejas picudas del mercado. Y en este caso en especial llamado Ciudad Oscura, una de las miniseries cumbre de esta revuelta creada por DC entre 2012 y 2014 con el Batman de Scott Snyder y Greg Capullo. El reboot tan famoso y que tanta repercusión tuvo.

DC Cómics lo pensó bien y para su héroe de cabecera (asumámoslo: hace décadas que no es El Hijo de Krypton), puso a estos dos autores de renombre para encargarse del proyecto del nuevo Caballero Oscuro. Encomiando la misión a dos maestros para sacar nuevamente al Murciélago a pasear. El guión para Scott Snyder (American Vampire, La Cosa del Pantano) y el dibujo de la mano del multipremiado Greg Capullo (Spawn, The Creech). La serie Batman no tardó (pero nada) en llevarse el galardón de rey de la pista. Quizás porque muchos deseábamos un gran regreso de uno de los mejores superhéroes de la historia, o tal vez, porque eran tiempos de hambre, incertidumbre… No, no, hambre de buenas historias. Y entonces lo petaron con el arco argumental de inicio. El Tribunal de los Búhos nos dejó a muchos con el culo torcido. Para mí, la última gran saga escrita del mejor detective del mundo. La más desafiante, la que ha devuelto el nivel al personaje para con quién no es acérrimo a él. Es decir, la que debes leer sí o sí como fan del género superheróico. Un cuento con muchos matices del oreja picudas, meticulosamente tramado, que tiene como objetivo estrechar la propia raíz de la mitología del personaje, destruyendo su antiguo núcleo. Le siguieron más historias geniales como La Muerte de la Familia y Ciudad Secreta. Pero en Ciudad Oscura, que continúa el trabajo esencial de las aventuras del álter ego de Bruce Wayne, queda un imprescindible tomo, repleto de material extra, además.

Ciudad Oscura nos lleva al enfrentamiento contra otro de los grandes villanos. A una Gotham tiranizada por Edward Nigma (El Acertijo) y al duelo con otro temible villano que espera en la oscuridad, el Dr. Muerte. Por si esto no fuera poco, una súper tormenta amenaza con devastar la ciudad que el Caballero Oscuro defiende por encima de todo. Una trama (Zero Year) donde Batman y Jim Gordon deberán aprender más que nunca a trabajar juntos pues ambos se ven en la encrucijada de “devolver la luz” a una Gotham City cada vez más oscura. Aunque eso suponga tener que revelar ciertos secretos del Caballero Oscuro con tremendas consecuencias finales.

Snyder coloca a Nigma como uno de los más grandes villanos a los que Batman se va a tener que enfrentar en su carrera. Un enemigo a la altura del Joker, ahora. Un cambio total que nos lleva a Origen: Ciudad Salvaje donde vamos descubriendo con el paso de las páginas una Gotham completamente nueva. Desentrañando los misterios establecidos por El Acertijo, en un año de locura en una ciudad que ya no volverá a ser la misma por el caos salvaje desatado. Un nuevo mal que ha conseguido poner a la ciudad a sus pies. Todos los habitantes son sus rehenes, y Batman no es más que uno de ellos. Aunque no sólo está Gordon para ayudar, también Lucius Fox, un gerente de Empresas Wayne, que aparentemente no sabe que la empresa provee a Batman del equipo y financiamiento que necesita.

La colección Batman Saga (la de franja amarilla), es una de las propuestas más interesantes que están saliendo para que todos los fans estemos volviendo a vivir una época dorada del cómic. Algo así como una vuelta a «aquellos maravillosos años» de aventuras en formato viñeta. Esta vez vistas con los ojos de grandes guionistas actuales, una etapa, donde brillan muchas cosas. Por encima de todo, los guiones de un neoyorquino (¡De mi edad!) llamado Scott Snyder y una genial etapa de esplendor ilustrativo de Greg Capullo. También toda una serie de autores que pusieron lo mejor de sí mismos para apoyar la serie. Historias del pasado además (alternadas con algunas del presente) que hacen disfrutar como siempre de un personaje, del que siempre queremos leer algo nuevo, cada muy poco.

Reseña: Batman. El Gran Salto, de Peter J. Tomasi, Frank Tieri, Don Kramer y Ryan Benjamin

El Gran Salto comprendería el quinto volumen dentro de Batman R.I.P. Tras un fuerte inicio de trama sacado adelante nada más y nada menos que por Grant Morrison, el eje central de estos sucesos que está publicando ECC Ediciones dentro de su colección Batman Saga (nuevos tomos de franja frontal amarilla que centran una idea, un todo, una colección de buen ver con la que El Caballero Oscuro celebraba el pasado 2019 sus ochenta años de existencia); no dejan de ser recopilaciones en tapa dura de sus mejores arcos argumentales con las que ECC da la oportunidad a nuevos lectores de descubrir o redescubrir los mejores momentos, las mejores aventuras del superhéroe más molón y sus respectivos ayudantes.

¿Respectivos, dices? Sí, pues tras la desaparición del Cruzado de la Capa, todas las intrigas y luchas también afectan a sus aliados y al Universo DC en pleno. Buena muestra de ello son las historias de este volumen en el que Nightwing, los Outsiders y héroes tan célebres como Green Arrow, Relámpago Negro y Superman cobran importancia. Pero en especial Nightwing, pues cuando Dos Caras decide golpear la ciudad de Nueva York, se da cuenta que la Gran Manzana, en realidad, está tan podrida o más que él. Así que aquí todo dios va a pagar sus crímenes, a menos que Nightwing pueda salvar al decrépito Harvey Dent de la bala de un asesino.

Tras la lucha y a punto de desangrarse, Nightwing encontrará refugio en la Baticueva y allí descubrirá que la reciente desaparición del Caballero Oscuro quizás le conduzca a un misterio aún mayor. Ese mismo que le lleva a enfrentarse a los enemigos más peligrosos del orejas picudas como son Killer Croc, Pingüino, Capitán Frio, Hiedra Venenosa, Dos Caras y obviamente el Joker. Todo para salvar la vida de una mujer marcada por la muerte.

Batman – El Gran Salto recoge además otro arco argumental relacionado con el maremágnum Batman R.I.P., el mismo que fuera publicado en su día entre los números de Batman and the Outsiders #11-#14. Un equipo enfrentado a la mayor crisis de su historia pues, ¿podría la ausencia del Caballero Oscuro significar el fin de los Outsiders? Engaño, disensión y muerte. El fin para uno de los miembros del equipo. Con una entidad dispuesta a destruir todo lo que Batman siempre cuidó. Y siguiendo las órdenes de un falso Caballero Oscuro, el ingreso en el grupo de Remac que lleva a unos Outsiders afligidos, a uno en coma y otro muerto tras una explosión. Pero los muertos serán vengados.

Se cree que Nightwing es responsable de la muerte de una vieja llama. Dos Caras ha jurado venganza sobre el primer Robin y la ciudad de Nueva York. El ácido es su sangre, su arma, su vida; le corresponde a Nightwing detener al villano más traicionero y peligroso que se conoce en Gotham. Entre los responsable de contarlo figuran integrantes de algunos de los grandes equipos creativos recientes de DC como Peter J. Tomasi (Green Lantern Corps), Frank Tieri (Harley Quinn), Don Kramer (Batman: Cara a Cara) y Ryan Benjamin (Escuadrón Suicida). Equipo que tengo que decir que crean en general un nivel bastante bueno en cuanto a dibujo y guión.

Con otros ojos, Batman R.I.P. es exactamente lo que uno esperaría de un cómic moderno. Dicho esto, que no tiene porqué ser malo, uno se centra particularmente en la trama que es lo que aquí brilla especialmente. Rencillas, secretos y giros que no esperas de ciertos personajes, vais a encontrar en El Gran Salto. Un tomo con una dramática historia que continúa manteniendo el interés por saber en qué deparará la saga.